santo bebedor

La leyenda del Santo Bebebor de Joseph Roth.

Publicada por primera vez en 1939, pocos meses después de la muerte de Roth. Un vagabundo recibe, sin previo aviso y sin solicitarlo, 200 francos de un desconocido, la única condición es que tiene que devolverlos depositándolos debajo de la estatua de Santa Teresa de Lisieux en una Iglesia de Paris.

A esta historia la acompañan otras cuatro: Abril, El jefe de estación Fallmerayer, El profeta mudo y El Leviatan.

Para los que no leen: Hay película con Rutger Hauer.