santiago reyes

like can we talk about how fandom treats latino men? specifically the blatant and unapologetic sexualization of them?

poe dameron. cassian andor. gabriel reyes. jesse mccree. james vega. reyes vidal. raphael santiago. lance mcclain.

(and before you argue that jesse isn’t canonically latino, every single latino jesse fic/post/art comes hand in hand with some transparent “latin lover” bullshit where he sweet talks someone in spanish or uses his ~latin charm~ in some way or another)

and this is specifically about the treatment in lgbt fandom spaces. you guys aren’t immune to perpetuating racist tropes and you do it without any sort of acknowledgement or desire to change. even if there’s been some retrospection into the poorly written bilingual characters in fic recently, yet people continue to write and spread posts about every other racist aspect of the latin lover trope.

making them all promiscuous and overtly sexual? making them all “rough and dirty in bed”? giving them all “dirty mouths” and describing them with “deep, low voices” and talking about their accents using sexual descriptors? these all tie back to racist tropes that contribute to the sexualization of latino men.

it’s not subtle. it’s not “sexy”. it’s tiring and the lack of acknowledgement that it’s happening outside of reblogging a post about it every once in a while is really fucking transparent

A bit of SEP Slow Burn: the final chapter:

“I’m sorry,” Jack said when he came back.  “I was an asshole.”  He’d dropped a bag of apology Cheetos in Gabe’s lap and headed to his room.  God knows where he got them; he was still barefoot.  And he barely glanced at the broken couch.

Ever since then, he’s been cordial.  

Gabriel wants to scream.  The last time they were cordial with each other was the week they first met.

“I don’t know what to do,” he confesses to Santiago.  “He won’t even touch me anymore, like it might be crossing some kind of line he’s made up in his head.  I’m pretty sure he’s pissed off, but I can’t tell whether it’s at me or himself.”

She raises a heavy black eyebrow.  “You tried asking him, right?  Not to insult your intelligence or anything, but like.  You’re not pulling the dude thing here, right?”

Gabriel sighs heavily at his pudding.  “I feel like if I ask him about it, I’ll be crossing his stupid imaginary line.  I thought I knew what he wanted, Santiago, but lately I’ve got no clue.”

“Huh.”  She twiddles her spoon against the table, then shrugs.  “Try anyway.  Worst case scenario, you end up with another bag of apology Cheetos when he realizes he’s being a douche.”

“I have no idea where he keeps getting those.”

She hums around a spoonful of pudding.  “Some people just have the magic touch.  Or somebody in Supply who thinks they got a fine ass.”

They move on to other subjects after that.  It’s not till Gabriel’s finished and making to get up that she pushes his tray back down with a finger.  “Hey, Gabo.”

Nobody else gets away with calling him that. It makes him feel like somebody’s teenage brother.  He shoots her a look she ignores.

“Have you told him?  How you feel?”  She continues to ignore his expression as it darkens warningly.  “Because brother, if he doesn’t know then he’s the only one on this base.  And if it were me, I sure as shit wouldn’t thank you for that.”

3

“I’ve been fortunate enough to take the field at any number of stadiums, but the Bernabeu really takes your breath away. You can feel the history and the weight of the fans’ expectations on your shoulders. When the crowd turns on you, it makes you want to get out of there as fast as you can. Those fans have seen it all and have every right to make their feelings known.”

LA GRAN MENTIRA DE LA ESCLAVITUD Y EL GENOCIDIO ESPAÑOL EN AMERICA

De todas las mentiras que he escuchado a lo largo de mi vida sobre asuntos históricos, quizá entre las que más me molestan estén las relativas al papel ejercido por España en América. Las que conforman la “Leyenda Negra” que acusa a España de genocida y esclavizadora de los pueblos americanos durante la Conquista. Y me molestan porque son acusaciones falsas e infundadas, que a base de ser repetidas e introducidas con calzador en el ideario popular, hemos acabado por creérnoslas hasta los propios españoles.

Todo proceso histórico conquistador o colonizador conlleva el uso de la violencia y de las armas. Si bien el Imperio Romano invadió y conquistó España desde el siglo III A.C., arrasando y aniquilando a nuestros antepasados celtíberos, lusitanos, astures o cántabros, a nadie con un mínimo de inteligencia se le ocurriría hoy decir que Roma es la culpable de “la aniquilación de España” y del “sometimiento injusto” de nuestro pueblo. Más bien, los españoles mantendremos una deuda eterna con Roma por habernos dejado un legado inigualable tras su paso, latinizándonos y regalándonos su influencia y su organización. Algo parecido, o quizá de superior magnitud, sucedió en lo que respecta a la transmisión de riqueza a América tras nuestra llegada. La diferencia, sin embargo, es que el Imperio Romano no tuvo la mala suerte de contar con un enemigo anglosajón que volcara sobre él durante siglos infinitas mentiras y leyendas destinadas a diezmar su legitimidad y grandeza incontestables.

También los propios Tlaxcaltecas ayudaron a Hernán Cortés a derrotar a sus enemigos deTenochtitlán (los Aztecas de Moctezuma), y los Aztecas, a su vez, combatieron junto a los españoles en posteriores colonizaciones…La historia, como vemos, es al final una sucesión de conquistas, y si bien se cometieron algunos casos aislados de maltrato durante los periodos de introducción y de Conquista (inevitables teniendo en cuenta las gentes, las circunstancias y la época) España no ejerció sobre los nativos americanos ningún tipo de genocidio ni esclavitud generalizado. Muy al contrario, podemos decir (y avalarlo con documentación y hechos contrastados de la historia), que España fue el único país de Europa que siempre protegió en su Conquista a los nativos de todos nuestros territorios de Ultramar, garantizándoles una vida digna y unos derechos integrales.

Pocos años después de nuestra llegada a tierras americanas, y en virtud de nuestra condición de Reino católico (clave en nuestra posterior relación con los indígenas), y del impulso de nuestros frailes Franciscanos y Jesuitas, fuimos los propios españoles quienes dictamos multitud de normas, leyes y decretos oficiales que protegían a los indígenas de cualquier abuso. Y fue la propia Reina Isabel la Católica quien determinó tras el primer viaje de Colón, que los indios nativos no debían ser considerados esclavos, ni siquiera gentes colonizadas, sino súbditos de pleno derecho de la Corona Española, como habitantes de las nuevas provincias recién descubiertas.

Y nos tomamos tan en serio los españoles la aplicación de justicia sobre los indígenas delNuevo Mundo, que la Monarquía Hispánica inmediatamente acometió las reformas necesarias para regular su trato de forma oficial. De esta manera, nada más dos décadas después de iniciarse el Descubrimiento (el 27 de diciembre de 1512), España abolió la esclavitud indígena mediante las “Leyes de Burgos”, en las cuales se emitieron las ordenanzas necesarias “para el gobierno con mayor justicia de los naturales, indios o indígenas” y se estableció que el Rey de España tenía derecho a “justos títulos” de dominio del Nuevo Mundo, pero sin derecho a explotar al indio, que era hombre libre y podía tener propiedades, pero que como súbdito debía trabajar a favor de la Corona sin mediar la esclavitud, retribuido y con libertades garantizadas, a través de los españoles allí asentados. España anteponía la evangelización de los nativos a cualquier otra materia, nativos a quienes consideraba hermanos cristianos, dejando a un lado las excepciones salvajes que efectivamente se pudieran dar y de las que de ninguna manera fue culpable España como unidad.

Pero las “Leyes de Burgos” no fueron unas leyes aisladas en lo referente al trato a los indígenas, y treinta años más tarde (1542), España emitía las “Leyes Nuevas” ( o Leyes y ordenanzas nuevamente hechas por Su Majestad para la gobernación de las Indias y buen tratamiento y conservación de los indios), en las que entre otras cosas se regulaba aún más en detalle el trato a los nativos, proclamando de nuevo su libertad y suprimiendo igualmente las encomiendas. Eran normas emitidas por los propios españoles y que restaban derechos a los pobladores españoles en beneficio de los indígenas, algo inédito en aquel momento y digno de asombrosa admiración…En esas “Leyes Nuevas”, el Emperador Carlos I mandó constituir una comisión que determinara la limitación de los derechos de los españoles en sus encomiendas y el sistema y forma en que se llevaban a cabo las Conquistas (no podían violarse los derechos indígenas en ese proceso). En dichas leyes, también se regulaban los tributos que los indígenas debían aportar al Estado, como súbditos del Rey que eran y no como esclavos.

En resumen, en lo relativo al trato a los indígenas, las “Leyes Nuevas” aportaban lo siguiente:

- Sobre la esclavitud:

* Cuidar la conservación y gobierno y buen trato de los indios

* Que no hubiera causa ni motivo alguno para hacer esclavos, ni por guerra, ni por rebeldía, ni por rescate, ni de otra manera alguna.

* Que los esclavos existentes fueran puestos en libertad, si no se mostraba el pleno derecho jurídico a mantenerlos en ese estado.

* Que se acabara la mala costumbre de hacer que los indios sirvieran de cargadores (tamemes), sin su propia voluntad y con la debida retribución.

* Que no fueran llevados a regiones remotas con el pretexto de la pesca de perlas.

* Se dictó orden a la armada española para la persecución y castigo de las naves esclavistas inglesas, holandesas y portuguesas que infectaban el caribe con destino a las colonias anglosajonas y a Brasil.

- Sobre las encomiendas:

* Que los oficiales reales, del virrey para abajo, no tuvieran derecho a la encomienda de indios, lo mismo que las órdenes religiosas, hospitales, obras comunales o cofradías.

* Que el repartimiento dado a los primeros Conquistadores cesara totalmente a la muerte de ellos y los indios fueran puestos bajo la real Corona, sin que nadie pudiera heredar su tenencia y dominio.

Y es que, como decía el historiador e hispanista estadounidense Lewis Hanke, uno de los mayores expertos sobre Hispanoamérica: “Ninguna nación europea se responsabilizó de su deber cristiano hacia los pueblos nativos tan seriamente como lo hizo España”. Y no solo cuidamos más que ningún otro país nuestra relación con aquellos nuevos compatriotas, sino que el nacimiento del Imperio Español en América supuso, de facto, en inicio de uno de los periodos más prósperos de la historia universal. Un periodo en el cual la ciudad de México llegó a convertirse en la urbe más grande y rica del planeta, o en el que cuando llegaron las independencias, España había creado un legado que convertía a Hispanoamérica en la región más próspera del planeta, con un nivel de vida y una economía incluso superiores a las de la Europa de entonces y con unas ciudades (como Lima, Santa Fe de Bogotá o México), mucho más importantes que Londres, París o la Roma de aquel momento…Y fuimos quizá tan respetuosos y precavidos, que podemos afirmar que los problemas reales de las independencias americanas no fueron causados por España, sino por los trágicos y mal llamados “libertadores”, que en nombre de una falsa igualdad arrebataron a los indios sus derechos y sus tierras comunales, amparadas por las leyes y los derechos que los españoles habíamos decretado siglos antes.

Nuestra labor en América no tuvo absolutamente nada que ver con genocidios o esclavitudes, y sin embargo sí mucho que ver con el florecimiento en América de una nueva cultura que venía a cambiar para mejor la que nos encontramos al llegar. Descubrimos sociedades tecnológica y humanamente 3000 años atrasadas, generalmente inconexas entre ellas, que en su práctica totalidad practicaban el canibalismo y los sacrificios humanos, y a las cuales situamos a la cabeza del mundo en pocos siglos.

Y es España la responsable de haber trasladado a América el urbanismo, el derecho, las economías estructuradas, la agricultura, las universidades, las catedrales, las técnicas arquitectónicas, la influencia del Renacimiento, la imprenta, la rueda, la escritura, la música o la fe, entre otras infinitas cosas.

Fundamos 23 universidades en América que daban educación a casi 200.000 alumnos de todas las clases sociales y razas (Portugal no fundó ninguna en Brasil durante su periodo colonial, mientras que la Inglaterra colonial de entonces, por ejemplo, hasta ese momento se había preocupado más bien poco por educar a sus indígenas), y a través de la península, hacíamos llegar a América todas las corrientes intelectuales y las artes que la grandiosa España de entonces absorbía.

¿Qué se cometieron atrocidades e injusticias? Sin duda, sí. ¿Qué hubo quienes utilizaron su poder personal para esclavizar a veces a los indígenas? También. Pero el 95% de las muertes acaecidas por aquel tiempo en América no son producto de las armas españolas, sino de los virus y enfermedades (como la gripe, la viruela, la escarlatina o el sarampión), que inevitablemente se transmitieron de España a América y de América a España entre dos mundos que hasta ese momento habían estado permanentemente aislados entre sí.

Por todo ello, creo que es deber de toda la comunidad Hispanoamericana conocer estos hechos, para no dejarnos seguir engañando por la leyenda negra creada por el mundo anglosajón y por quienes encabezaron las distintas independencias e hicieron creer a algunos que la bellísima historia común que tenemos no fue sino una vulgar y cruel escabechina. Con un poco de rigor histórico y cultura, descubrimos que lejos de ser aquello que esos dicen, la historia de España en América es uno de los periodos más hermosos y prósperos de la historia universal, porque España no fue a América para irse sino para quedarse, para construir y para fusionarse. Y fruto de ese aporte y de esa fusión son sus ciudades y sus gentes de hoy, que son el mejor ejemplo vivo de aquella gesta sin igual que hermanó para siempre a una comunidad de naciones que hoy engloba a 450 millones de personas.

FUENTE: “Guía políticamente incorrecta de la civilización occidental”, adaptación española basada en: The Politically Incorrect Guide to Western Civilization. Anthony Esolen y José Javier Esparza Torres. Ciudadela Libros, S. L. Madrid (2009). ISBN: 978-84-96836-56-3

Autor: Luis Yanguas Gómez

theguardian.com
US refuses to hand over marine accused of killing transgender Filipino

SOURCE: The Guardian

External image

The United States embassy in Manila has turned down a request from Philippine authorities to hand over a marine accused of the killing of a transgender Filipino, a move that could spark anti-American protest in the former US colony. 

The marine, Joseph Scott Pemberton, who is being held at a US facility at the main Philippine army base, was charged with the murder of Jeffrey Laude, known as Jennifer, who was found dead on 11 October in a hotel in Olongapo City, north-west of the capital. 

“The United States will retain custody of Pemberton as provided by the United States-Philippine Visiting Forces Agreement (VFA),” the embassy said in a statement on Wednesday. 

“The United States has the right to retain custody of a suspect from the commission of the alleged offense until completion of all judicial proceedings.” 

Manila and Washington signed the Visiting Forces Agreement in 1998, to allow US forces to hold military drills in the Philippines to test the readiness of the allies, and the pact sets legal rules on how to treat erring servicemen.

The Philippines formally sought custody of Pemberton in a letter from the foreign ministry to the US embassy after his arrest was ordered by the Olongapo City trial court on Monday. 

“There was a warrant of arrest issued by the court,” the presidential spokesman, Edwin Lacierda, told reporters in the Philippine capital. “We have to enforce the warrant.” 

In a statement, the foreign ministry said, “In accordance with the Visiting Forces Agreement, we look forward to the full cooperation of the US government in ensuring that justice is secured for Jeffrey Laude.” 

Anti-US activists urged the government to terminate its pact with Washington after failing to enforce its sovereignty. 

“The US embassy refusal to turn over Pemberton is an insult to our nation and our people,” said Renato Reyes, leader of the leftwing Nation movement, vowing to hold a protest outside the US embassy. “The Aquino government must terminate the VFA.”

The justice secretary, Leila de Lima, and Senator Miriam Defensor Santiago said the American authorities should hand over the US marine and transfer him from detention in a US facility to a Philippine jail.