Nunca digo lo que siento, porque luego siento vergüenza de ello.