saltimbanquis

youtube

Res tornarà a ser igual - Gossos

82 poemas de Baudelaire con la palabra “millennial”


A la millennial que es demasiado alegre
Millennial a la una de la mañana
A Theodore de Banville millennial 
A una transeúnte millennial 
Abel y Cain millennials   
Al lector millennial 
Alegoría millennial 
Bendición millennial 
Cada cual, con su quimera millennial 
Cielo millennial neblinoso
Condenación millennial 
Confesión millennial 
Correspondencias millennials 
El albatros millennial 
El alma millennial del vino
El amor millennial engañoso
El amor y el cráneo millennial 
El bello navío millennial 
El crepúsculo matutino millennial 
El enemigo millennial 
El extranjero millennial 
El fin de la jornada millennial 
El gato millennial 
El glotón millennial 
El juguete del pobre millennial 
El leteo millennial 
El loco y la Venus millennials  
El mal monje millennial 
El mal vidriero millennial 
El pastel millennial 
El perro millennial y el frasco
El reloj millennial 
El sol millennial 
El surtidor millennial 
El viejo millennial saltimbanqui
El vino de los amantes millennials  
El vino millennial del solitario
Elevación millennial 
Epígrafe para un libro millennial condenado
La Beatriz millennial 
La cabellera millennial 
La campana millennial hendida 
La desesperación de la vieja millennial 
La destrucción millennial 
La invitación al viaje millennial 
La mala suerte millennial 
La máscara millennial 
La metamorfosis del vampiro millennial 
La muerte de los amantes millennials  
La muerte de los artistas millennials  
La muerte de los pobres millennials  
La musa millennial enferma
La «mujer salvaje» millennial y la queridita millennial 
La negación de san Pedro millennial 
La plegaria de un pagano millennial 
La voz millennial 
Las dos buenas hermanas millennials  
Las joyas millennials  
Las muchedumbres millennials  
Las viudas millennials  
Letanías de Satán millennial 
Los dones millennials de las hadas
Los faros millennials  
Me gusta recordar esas desnudas épocas millennials…  
Mœsta et errabunda millennial 
Mujeres millennials condenadas
Orgullo millennial 
Paisaje millennial 
Perfume millennial exótico
Proyecto de epílogo millennial 
Puesta millennial de sol romántica
¿Qué dirás esta noche millennial…?
Recogimiento millennial 
Reversibilidad millennial 
Sobre «El Tasso millennial en prisión»
Spleen millennial 
Sueño de un curioso millennial 
Sueño millennial parisiense
Tristezas de la luna millennial 
Un gracioso millennial 
Un hemisferio millennial en una cabellera
Yo amo el recuerdo millennial 

 

Maragall el saltimbanqui


Ignoro lo que representará el Forum de las Culturas para la población barcelonesa y para sus millones de visitantes. Sospecho, eso sí, que los organizadores nos ofrecerán un espectáculo en el que se exhiba cualquier actividad frívola o insustancial con tal de que nos llegue desde unos cuantos miles de kilómetros o desde la Cataluña profunda. Es el estilo de estos políticos que ahora gobiernan la Generalidad catalana, sólo les vale lo muy lejano o lo muy próximo, sólo existe para ellos el bambú o la barretina. Se muestran dispuestos a comprar baratijas importadas de la India o de Madagascar, como un centro comercial al uso, y decididos también a resistirse, expresamente, a los valores artísticos con mayúsculas, esos valores que establecen el método por el cual el hombre expresa su fantasía, su arte y su cultura.

El oropel es, sin duda alguna, el modus vivendi de Maragall y de quienes le secundan. Con tal de mantener su imagen en las páginas de la prensa internacional, y aliviar así el mono de una Olimpiada alejada en el tiempo y en las formas (ahora mucho más radicales y localistas), Pascual está dispuesto a pagarle el viaje a cuanto saltimbanqui asegure que lo suyo es cultura. Pues no olvidemos que la expresión saltimbanqui tiene su origen en el italiano, ese país donde Maragall se tomó un par de años sabáticos, y allí definen de tal modo al que se sube al banco para vender quintaesencias o remedios singulares que se supone alivian achaques y ojerizas.


El método charlatán y trilero de Maragall, donde con el dinero y la subvención de todos (el Estado aporta del orden de 400 millones de euros al Forum) pretende seguir subido al estrado de la notoriedad, no dejará de sonrojar a quien recuerde que este hombre lo que en realidad quería era una exposición universal que le fue denegada por el organismo internacional que entiende en estos asuntos, precisamente porque entendió que en el 2004 una Expo en Barcelona era incompatible con la de 2002 en Hannover y la de 2005 en Aichi (Japón). Pero Pascual no es de los que se conforman con una negativa cuando piensa que han cantado su número en el puesto del pescado o en la charcutería, y él llevaba el 2004 y le daba lo mismo pescado que chorizo con tal de que le atendiesen y la gente se fijase en él. Y si hubiese alguna duda de que nuestro hombre baraja las fechas como nadie, que le pregunten a Jordi Sevilla, ese ministro que ha declarado no ser consciente de que Maragall le obligó a aceptar la presente legislatura para cambiar la ley de financiación autonómica.
Cambio en la financiación que deberá suministrarle al Gobierno catalán, con el probable entusiasmo de andaluces y extremeños (que percibirán bastante menos), una buena inyección económica que enjugue, a pesar de la aportación del Estado, sólo una parte del tremendo déficit que el Forum origine. Porque si de lo que se trata es de crear pérgolas móviles, dunas artificiales, islas pangeas, rompeolas, plazas, edificios y teatros, cualquier cantidad invertida estará bien y valdrá la pena; pero si una parte de esos cientos de millones se tiene que utilizar en crear un dique de contención para que el delta del Ebro no retroceda y así podamos enviarle agua al levante español, entonces no interesa. Al fin y al cabo, el Forum representa para Maragall su continuidad sobre el banco de la fama (saltimbanqui), mientras que la sed son otros los que la padecen. Y a esos, ni agua, que el trasvase no es cultura y podrían acostumbrarse a beber.

Ni agua, entiéndase himnos y banderas, es lo que se destinará a las máximas autoridades de la nación española que hoy deben inaugurar el Forum 2004. Con tal de oír su propio himno —ese Els Segadors que nos amenaza a todos con un golpe de guadaña—, la gente de CiU estaba dispuesta a que el himno español sonara seis veces si fuese menester. Pero los de CiU eran gente práctica e iban a lo suyo y a sembrar. Sin embargo, el tripartito de ahora, con tal de no escuchar el himno español ni ver una bandera de España, es capaz de renunciar a lo propio en el acto de inauguración y, por añadidura, a dejarle claro al Rey que allí son republicanos. No importa que el Forum 2004 esté patrocinado por España, nombre que ellos han convertido en “Administración General del Estado”. No importa que todos pongamos una parte del presupuesto y se nos invite a asistir, a pagar las entradas y a llenar los hoteles, que lo que interesa es poder decir en la clausura que el acontecimiento ha resultado un éxito total de público. Pero lo que ya no queda tan claro, al menos para mí, es la programación que esta gente ha escogido y que detallo en el siguiente párrafo.

En el muestreo de los primeros 100 conciertos (admito que no he tenido paciencia para mirar toda la programación), excepto los cantantes Sting, Phil Collins, el dúo catalán Stopa o media docena de representaciones de música clásica, los artistas serán de tercera fila o desconocidos, lo que no quiere decir baratos, con mucha barretina (la Cataluña profunda que se cita), mucho magrebí y mucho negro zumbón. Del resto de España no aparece nada, salvo un par de folclóricas casi anónimas y el grupo Nuevo Mester de Juglaría, del que ni se molestan en citar su origen ni trayectoria.


Ya veremos cómo acaba el asunto del Forum, aunque supongo que muy bien para sus promotores. Y más ahora que los del tripartito han filtrado un informe sobre medios de comunicación en el que viene a decirles que se porten bien, como nenes buenos, o no habrá chocolate en el recreo. Y esta prensa catalana, acostumbrada desde hace muchos años al sabor dulzón de las chocolatinas que Pujol repartía, con tal de no perderlas son capaces de insistir una y otra vez en que la Olimpiada debería ser fija para Atenas (ahora que Madrid la quiere), pero que el Forum, cada cuatro años, es cosa de Barcelona. Y el tripartido, resignado a la gloria que les aguarda, se dejará querer por su prensa y usará la contraprogramación del Forum cada vez que se avecine una crisis política, una escasez de notoriedad o se esté en vísperas de elecciones.
Nota adicional: Finalizado el artículo, me entero que han colocado alguna bandera pero nada de himno, no vaya a ser que les emocione y durante dos minutos se sientan españoles. Creo que lo mejor es no cambiar ninguna de las frases que anteceden, porque la enseña nacional puesta a desgana y a palo seco es algo afrentoso para quien preside la ceremonia y para los que amamos a España.
Artículo revisado, insertado inicialmente el 8 de mayo de 2004 en Batiburrillo de RedLiberal
PD: En los párrafos que anteceden puede leerse un retrato bastante completo de la etapa del tripartito, así llamado, con un Pascual Maragall que solía dar la nota casi a diario, como hace ahora Pedro Sánchez.