saliah

LUCHEMOS POR ESTO

Capítulo 49
Narrado por Mangel

 … Sus labios… ¿Esto es real?
-Ten un buen viaje- Fue lo único que me dijo, luego de hacer eso que, me había dejáoh petrificado.
- ¡Ehpera!- Sentí que le gritaba ehto, pero de hecho sólo me alcanzó pa’ decihlo en un susurro.
    Vi como se alejaba rápidamente de mi láoh, corriendo a máh no poder bajo la lluvia.
-¿Me besó?- Toqué mih labioh, en un acto involuntario, sin poder creehme que ehto fuese verdáh.
    Comencé a reir como un idiota, mientrah sentía como mih lágrimah bajaban involuntariamente.
-¿Qué acaba de hacéh?- Me preguntaba una y otra véh, mientrah mih emocioneh se mehclaban entre risah y llanto. ¿Ehtoy trihte, o ehtoy jodíamente felíh?
-Ehtoy felíh, definitivamente- No dejaba de tenéh una sonrisa boba plantáh en mi rohtro, mientrah aún trataba de aceptar lo que acababa de ocurríh.
-Ha salíoh de la náh, y me ha besáoh… ¿Cómo supo que ehtaba aquí?- Me interrogaba a mi mihmo, mientrah seguía paráoh, debajo del pequeño techo del paradero, ehperando a que alguien me dehpertara de ehte jodíoh sueño.
-Eh que tío… no me lo creo- Comencé a reíh a carcajáh, actuando como un demente.
     Suh labioh ehtaban fríoh y muy tembloroso… Fue un beso bahtante malo, de hecho, fue de labioh cerráoh y apretáoh.
-Pero que felíh me tiene, jodéh- Suhpiré recordándolo, como uno de loh mejoreh beso de tóah mi víah.
-Fue tan simple… Él ehtaba tan nervioso. Suh manoh ehtaban tan fríah- Cerré loh ojoh, posando mih manoh donde él había puehto anteriormente la suyah; en mi propia cara.
-Su rohtro anteh de hacerlo. Su labio temblaba- Sonreí, bahtante avergonzáoh, mientrah miraba al final de la calle, por donde Rubiuh había ehcapáoh.
-No me dio ni una ehplicación- Susurré, repitiendo una y otra véh, aquella mirada que me había otorgáoh, segundoh anteh de hacéh eso que era impensable pa’ mi.
-¿Qué significa tóh ehto?- Salí de mi sueño mágico, pa’ comenzáh a cuehtionarme el porqué de tóh ehto.
-¿Le guhto?- Saqué de inmediato esa idea de mi cabeza; no quería hacehme ehpectativa de absolutamente náh.
-De seguro andaba pedo- Comenté con un dejo de anguhtia, recordando lo poco y náh que sentí de suh labioh.
-No tenían sabor a alcohol- Hice una sonrisa de medio láoh, tratando de dehpejar mi mente, y dirigirme de vuelta a mi casa. Lah ganah de irme se habían ehfumáoh por completo.
—————————————————————————-
-Como te quiero, ioputa- Me lancé encima de Cheeto, en el inhtante en que abrió la puerta del departamento, con cara de sueño.
-¿Mahe? ¿Pero que pasa, tío?- Cheeto no entendía que cojoneh me pasaba, pero me dio igual.
-Graciah por esoh jodíoh dieh minutoh. Graciah- Lo mantenía abrazáoh, sintiendo como mojaba su pijama por culpa de mi ropa.
-¿Eh? ¿Por qué?- Sabía que lo preguntaba adrede, pero en el camino a casa, había podíoh sacáh algunah cosah por conclusión. Si de algo ehtaba seguro, era de que Cheeto había teníoh que ver con el tema de Rubiuh.
-Rubiuh…- Le susurré, separándome de él. De tóah formah no quería incomodarlo.
-¿Qué ha pasáoh ahora?- Me miró un poco cabréaoh, suhpirando pesadamente.
-Que te ehtoy dando lah graciah, cojoneh. Si hubiese pasáoh argo malo, no te lah ehtaría dando- Le comenté de manera subliminal, entrando por fin, y cerrando la puerta.
-¿Entonceh?- Lo ehcuchaba preguntar por mih ehpaldah, mientrah yo caminaba en dirección a mi habitación, con una sonrisa de oreja a oreja. Eh que náh me puéh quitar la felicidáh de encima.
-Náh tío… vete a dormíh, que eh jodíamente tarde- Me dehpedí de él, sin anteh darle otro abrazo y unoh golpecitoh en la ehpalda. Sabía que con eso quedaría intrigáoh, lo que me hacía muchísima gracia.
    Cerré la puerta de mi habitación, me quité tóah la ropa mojáh, pa’ buhcar mi pijama y lanzarme a la cama lleno de energía. ¿Hace cuanto tiempo que no me sentía así?
-No me lo creo- No dejaba de miráh el techo, inhalando con tóah mih fuerza y cerrando loh ojoh, tranhportándome nuevamente a ese preciso inhtante.
-¿Ehtoy logrando algo?- Abrí loh ojoh, aún sonriendo, pa’ tomar mi móvil y notáh algunah llamáh perdíah de mi madre.
-Debería ir a visitarla mañana, dehpuéh de tóh eh Sábado- Comenté encogiéndome de hombroh, mientrah me tapaba con lah frazáh, pa’ intentáh conciliar el sueño.
-Ehto será imposible- Me decía una y otra véh, acurrucáoh en la cama, dihfrutando de la lluvia, y de ese nuevo pensamiento que tenía en mi mente.

-Así que pude dormir- Comenté bohtezando, luego de esa ehtraña pero ehpectacular noche.
-¿El día? ¿Y ehto que eh?- Comenté, mirando como entraban loh rayoh del sol, por mi ventana. ¿Mi suerte ehtá cambiando?
-Que lindo ehtá el día, madre mía- Sentía como me llenaba de energía. Ehte va a ser un buen día.
     Me levanté de la cama, sin anteh enviarle un mensaje a mi madre de que la iría a visitáh por el fin de semana. Tomé una maleta y comencé a hecháh lo primordial.
-Eh Mahe, ¿Qué hace tan temprano, en pie?- Ehcuché la vóh de Cheeto, dehde la puerta de mi habitación.
-Me ha dehpertáoh el sol- Mentira.
-Se te ve felíh- Comentó con una sonrisa en el rohtro… Le he dáoh tantoh problemah que de seguro se alegra de verme tan felíh dehpuéh de tenéh tanto tiempo el rohtro por el piso.
- Lo ehtoy; voy a véh a mi madre- Lo miré, sonriendo por ese motivo, y por el de anoche.
-¿Te vah por el fin de semana?- Me preguntó con un interéh neutral.
-Si. Quiero dehcansáh un poco; dehconectarme y véh a loh míoh- Le comenté dándole la ehpalda, mientrah terminaba de arregláh mi maleta.
-Mucha suerte. Si necesitah argo, me llamah- Ehcuché como se retiraba de mi habitación, mientrah yo aún me mantenía preocupáoh de mi maleta.
-Graciah tío… ereh la polla- Susurré, cerrando con dificultáh la maleta de loh cojoneh.
————————————————————–
   El viaje hahta la ehtación de treneh fue bahtante tranquilo. El conductor se fue conduciendo con calma, mientrah yo miraba por la ventana la cantidáh de movimiento que había en Madríh.
-El sol anima a la gente- Comenté para mi, mientrah me acomodaba la bufanda. Que er sol de invierno no calienta náh.
    Me mantuve mirando lah calleh aún húmedah, luego de la lluvia torrencial de anoche, cuando sin previo aviso, ya ehtábamoh en la ehtación.
-Graciah. Buen día- Le comenté al chofer, luego de haberle pagáoh lo que debía.
     Comencé a camináh con mi maleta a la ehtación, sin anteh rehpirar hondo, y sentíh ese rico aroma a tierra mojáh que queda luego de la lluvia.
-Ya voy por ti, Algarinejo- Comenté con lah mejillah un tanto calienteh. Hace mucho que no voy a mi pueblo.
   

       El viaje fue de lo máh tranquilo. Me fui tóh el recorríoh mirando por la ventana, la transición que vivía el paisaje. De edificio y cocheh por tóh láoh, a tranquilidáh; vacah pahtando y mucho verde.
-Dioh, ehtoy tan felíh- Sonreía cada doh por tréh, y eh que pese a que no pensaba mucho en la situación actual de Rubiuh, si pensaba en ese beso que se había lleváoh parte de tóah lah mierdah vivíah en ehtoh últimoh meseh.
-¿Y si te envío un mensaje?- Pensé, mirando de reojo mi móvil en silencio. ¿Tengo que abusáh de la situación? Jodéh, eh que quiero habláh con él.
-Quiero preguntarle que cojoneh pensaba- Ocultaba mih risa con la palma de mi mano. Ehtoy actuando como una chica enamoráh.
-Ehtaba tan nervioso- No pude evitáh recordáh nuevamente su rohtro. Su mirada temerosa y suh labioh fríoh y temblorosoh.
-Jodéh, ehtoy enamoráoh de una manera behtial- Suhpiré, acomodándome en el asiento, tomando el móvil con fuerza, pa’ lentamente, quedarme dormíoh, mientrah loh rayoh de ese sol de invierno, chocaban con mi rohtro.

      Me mantuve en un ehtáoh de ensueño. Ehtaba durmiendo, pero consciente de lo que ocurría a mi alrededor. Fue así como dehperté al sentíh el pitíoh del tren, anunciando la llegada a dehtino.
-Que rápido- Me dehperecé, incorporándome en el momento, pa’ bajáh mi cosah y camináh por loh pasilloh del tren, junto con el rehto de personah. Al momento de bajáh lah ehcalerilla del tren, vi a mi madre y a mi hermana, con una sonrisa que me lleno el corazón de alegría.

//// http://www.youtube.com/watch?v=u5WiqJFq2-o Salió el sol :’) ////

-¡Hijo!- Mi madre gritó con euforia, acercándose a mi, pa’ besarme en tóh el rohtro, sin dejar sección alguna libre de suh besoh.
-Hola mamá- Le sonreí, pa’ luego miráh a mi hermana que me miraba con esoh ojitoh inocenteh que ocultaban lo inteligente que era.
-Hola pequeña demonio-  Le ehtiré loh brazoh, recibiendo por su parte un abrazo apretado, lleno de emoción.
-Te ehtrañaba, tonto. ¿Dónde ehtabah?- Me recriminó haciendo un puchero que me partía el corazón en doh. Ehta niña me chantajéa como quiere.
-Ehtaba ocupáoh tontita. Ya ehtoy contigo- Tomé de su pequeña manito, pa’ dirigirme con mi madre al coche.
    El camino fue bahtante tranquilo. Me dio tiempo de darme cuenta cuanto había cambiáoh el pueblo en ehte último periodo.
-¿Cómo están las cosas por allá?- Ehcuché como mi madre me preguntaba, sin dirigirme ni una miráh, concentráh en el camino.
-Bien. Todoh ehtamoh bien- Comenté mirándola, pa’ luego miráh para atráh, y encontrarme con la mirada de mi hermana.
-¿Y Rubiuh? ¿Cómo ehtá Rubiuh?- Se me hizo un pequeño nudo en la garganta, al ehcucháh a mi hermana preguntáh por él. Siempre se han lleváoh de maravilla. Rubiuh se lleva bien con tóh loh jodíoh niñoh. Al menoh mi hermana lo amaba.
-Ehtá bien. Ahí anda como loco con lo de loh video. ¿Recuerdah que él hace videoh?- Le pregunté, entreteníoh de hablarle de algo que me sabía como la palma de mi mano.
-Si, recuerdoh cuando tu saliah dándole tortazoh en la cara- Me dehcojoné, sabiendo que se refería al video del ehpecial doh milloneh de suhcriptoreh, de Rubiuh.
-Si… fue un buen video- Comenté alegre, pero sintiendo un leve descenso en mi ánimo, al recordáh que muchah de esah cosah, lah vivimoh ehtando juntoh, en un mihmo departamento.
-Bueno chicos. Abajo- Dijo mi madre, apagando el motor, dándonos el pase para bajar del coche.
-¡Tommy!- Grité alegre, al ver como se acercaba mi lindo husky, moviendo la cola y saltando como si no hubiese un mañana. Que perro máh lindo, jodéh.
-Tommy te ehtrañaba- Ehcuché la voh de mi hermana, acercándose a mí, pa’ luego acariciáh al perro.
-¿Y mi papá?- Le pregunté a mi madre, mientrah ella bajaba algunah cosah del coche.
-Trabajando. Le tocó cambiar turno con un colega- Me comentó, mientrah se acercaba a la casa, a abríh la puerta.
      Me quedé unoh minutoh máh, abrazando a ehte jodíoh perro que, vaya que ehtaba gordo, pa’ luego dirigirme a la casa en si, y entráh, sintiendo un verdadero golpe de recuerdoh.
-Dioh, que cambiáoh ehtá- Comenté, mirando absolutamente tóh con detalle.
-Si. Con tu papá hicimos algunas remodelaciones. Pero siguen las mismas cosas, solo que en otra posición- Me comentó alegre, dirigiéndose a la cocina a dejar lah bolsah de anteh.

      La tarde pasó bahtante rápido. Mi hermana me contaba como le había ido en su nuevo año ehcolar, mientrah me comentaba de suh nuevoh compañero y de lo bien que lo pasaba. Tambie´n me recriminaba conhtantemente por no visitarla máh seguíoh.
-Entiende que yo trabajo en Madríh, chica- Le revolví el pelo, mientrah ella me miraba con cara de no ehtar convencía.
-¿Eh porque vah a ehtrañáh a tuh amigoh?- Me comentó, cruzándose de brazoh.
-Te digo que eh por trabajo. ¿Ehtáh celosa?- Me dehcojoné al ver como se ponía coloráh poh ehte simple comentario.
-No eh eso. Mentiroso, eh por tu amigoh- Comentó bahtante irritáh luego de habéh dehcubierto suh celoh subliminaleh.
-Pero claro que también eh por mih amigoh. También loh ehtrañaría mucho- Comenté dedicándole una media sonrisa, mientrah ellah calmaba suh ánimoh.
-¿Ehtrañaríah máh a Rubiuh? Él eh un buen amigo- Ella lo dijo sin ninguna intensión, y de hecho se lo tomó a la ligera, pero había dáoh juhto en el clavo, y eh que siempre él ha síoh mi prioridáh.
-Si chica… Lo ehtrañaría máh a él- Hice un amago de reíh, pero preferí calláh, mirando como mi pequeña hermana, trataba de sacarme información.
-Él te quiere. La última véh que vino, me contó que tu erah una buena persona. Pero eso yo ya lo sabía- Suh palabrah me causaron una punzada en el pecho, lo que me hizo abrazarla inhtintivamente.
-Como te quiero chica… Ereh una niña tan inteligente, ademáh de linda, como tu hermano- Le besé la frente, pa’ levantarme del sofá y dirigirme donde mi madre que ahora ehtaba en el patio trasero, recogiendo la ropa de mi hermana, que se encontraba tendíah.
-Cómo ha crecíoh ehta niña- Comenté, notando como se daba la vuelta, pa’ mirahme y sonreíh.
-Si, muchísimo. Te ha extrañado mucho a ti y a Rubén. Quizá deberías invitarlo alguno de estos días- Hizo un gehto con la cabeza, pa’ luego seguíh en su labor.
-Debería…- Susurré, entrando nuevamente en la casa, pa’ dirigirme a mi habitación. Había síoh un día bahtante tranquilo, pero aún así me sentía cansáoh.

     Al llegáh a ehta, sentí un gran alivio de ver que, prácticamente tóh ehtaba en su lugar. Fue tomarse una medicina pa’ retrocedéh en el tiempo.
-Que bueno eh ehtar en casa- Suhpiré lanzándome a la cama, para mirar mi móvil.
-¿Qué hago contigo?- Me giré, sin sabéh que hacéh. ¿Tomo contacto con él?
     Fue en ese inhtante, en el que me decidí. No haría náh muy directo, pero al menoh le ehcribiría algo que le recordara que yo seguía vivo.
-Me da iguáh que me rehponda… sólo quiero que sepah que llegué bien- Comenté, metiéndome al menú de mensaje, pa’ ehcribíh algo simple.

“Buenas noches Rubius, te quiero”

    Tragué saliva, sintiendo vergüenza por algo tan insignificante, mientrah apretaba el botón de enviar. Cerré loh ojoh, sintiendo mi corazón un tanto aceleráoh, pa’ luego sentirlo casi en la garganta, al sentíh mi móvil vibráh.

“Buenas noches Mangel. Yo también”

     Fue con ese mensaje, tan sencillo, que sentí como lah mejillah me ehplotaban de lo rojah que ehtaban.
-Seráh gilipollah- Susurré ehto, abrazando mi móvil, pa’ dar un último suhpiro, cerrando loh ojoh, sintiendo que ehta noche, realmente dehcansaría.
——————————————————
Que taaaaaaal????!!!!! Es super duper tarde!!!! Pero da igual! xD He vuelto con un nuevo capítulo de “Luchemos por esto” *Música muy happy!!!! :D*
    AL FIN UN CAPÍTULO SIN LLANTO!!!! XD (para que vean que puedo escribir cositas sin salseo xDDDD) Y sip!!! Este es como el “amanecer” de Mangel… tooodo el mundo tiene derecho a tener un día de calma, y Mangel se lo tenía mas que merecido ^^
    LA CANCIÓN! DAT CANCIÓN! tiene una letra hermosa!!!! *O* Si se dan el tiempo de buscarla, me comprenderán (Tiene mucho que ver, ya verán!) Peeero no les diré nada, solo para dejarlos con la duda ÑAKAÑAKA!!!!
     Me encanta la hermana de Mangel… es tan tierna!! :3 (y le gusta el rubelangel (?))) xD… Yyyy creo estar 99,9% segura de que el perro de Mangel se llamaba Tommy, o sino era Bobby… no lo recuerdo, lo siento :‘c
    ¿Rubius lo está pasando igual de bien? (NO) 'Que pasará en ese fin de semana con sus padres? ¿Jen se dará cuenta de algo? ¿Mangel hará mas cositas locas por aquí por allá? Tooooodo eso y mucho mas, en los capítulos que siguen!!!!!
    MADRE MÍA! EL CAPÍTULO ANTERIOR LLEGÓ A 112 NOTAS?! O.O No me lo creo xD, y es que este relato partió con tan solo 20 notas… Se dan cuenta como ha crecido la familia? :’D quiero llorar!!!! (y mi cuello con tortícolis también D;) SOMOS MUCHOS!!!!!! *O* Estoy tan feliz, en serio!
   Gracias por leer, muchas muchas muchas gracias!!! No saben lo importantes que son para mi. Cada una de las personitas que rebloguea y da corazoncito, es parte de esta historia :’)
    Les agradezco de corazón la paciencia; los mensaje; las críticas; TODO! esto crece como la espuma, y es solamente gracias a ustedes, en serio!
   Si les gustó el capítulo, regálenme un corazoncito!!!!! Y si desean que otros lean el relato, y se contagien muajajajaj un reblog Ñeeeee!!!!
    Un beso enorme! De esos gorrrdos y jugozos!. Espero que disfruten mucho este capítulo simple, pero tranquilo uf! Nos vemos prontito! Bye bye!!!! <3

Scorpione
  • Elemento: Acqua
  • Qualità: Fisso femminile
  • Corpo: Organi genitali
  • Governatore: Plutone
  • Giorno: Martedì
  • Stelle fisse: Princeps, Acrux, Alphecca, Zubenelgenubi, Zubeneschamali, Unukalhai, Agena, Bungula
  • Angeli: Veuliah, Yelahiah, Saliah, ariel, Asaliah, Mihael
  • Metallo: Ferro
  • Pietre: Ossidiana, Granato
  • Motto: Io trasformo
  • Partner consigliati: Toro, Cancro, Pesci
  • Limiti da superare: Il gusto per la sfida a tutti i costi, la tendenza a sospettare di tutto e di tutti, l'istinto alla vendetta
  • Difetti che non hai: Superficialità, Ingenuità, Distacco