sal conmigo

Ha de volver la primavera,
Siempre que quieras y al besar
Sigues cambiando las mareas.

Han de llegar nuevos amores,
Que a otros les fugue tu bondad,
Te pasara la vida y yo seré tu paz.


Se de ese viento que te peina,
Noche que tiembla en tu mirar
Cuando dormida te venzan
De alguna manera te haré despertar.
Seré señal cuidándote de cerca.

Cambia la historia como siempre,
Vuelve a contar tu otra mitad,
Cuando te abracen y tiembles
Y un golpe de suerte te llame mamá.
Te va a pasar, sal a volar y vuelve.


Siembra de ti este mundo enfermo,
Sálvalo y luego sal de aquí,
Como conmigo has hecho, dime que sí.

Me llevo tanto amor que el tiempo
Irrepetido bastará,

No llores más, la vida ya te espera.

Cuenta conmigo cuando cuentes,
Salta a la hoguera y yo detrás,
Sigue sin miedo a la muerte,
Mi niña valiente y no mires atrás.
Te va a pasar, la vida ya despierta

Made with SoundCloud
La primera cita- Drabble Wigetta.

-¿Puedes decirme porqué estas tan nervioso, Vegetta?

Vegetta no estaba nervioso. Estaba al borde de un colapso. Siendo la persona que era se había organizado para que todo saliera a la perfección, inclusive llego a escribir lo que tenía que decirle a Willy y ahora estaba sentado como  un parguela con su mejor amigo viéndolo con el ceño fruncido y la cabeza inclinada y nada de lo que había planeado estaba saliendo bien. O bueno hasta este momento.

La película estuvo excelente así que la charla de camino al restaurante fluyo con tranquilidad. La mesa estuvo a tiempo, las entradas exquisitas y la comida también estuvo excelente. El ambiente del restaurante era romántico y relajado, y cuando entregasen el postre iba a ser el momento de decir lo planeado.

Los dos habían terminado ya de comer sus copas de helado con fruta y Vegetta había tropezado con lo que quería decir demasiadas veces para ser contadas.

-Sal conmigo- soltó de momento. Y así es como sus horas de ensayo frente al espejo se fueron a la basura en cuestión de segundos.

-Estamos fuera- comento Willy sin comprender.

-Me refiero como salir. En plan pareja. Una cita- divagó mientras lo observa con miedo.

Willy se quedó callado durante unos segundos tratando de procesar lo que Vegetta le estaba diciendo para luego soltar una risa suave.

-Ahora entiendo porque el interés en ver esa película cursi y venir a uno de los restaurantes más románticos de todo España-

Vegetta lo observa en silencio en espera de una respuesta. Willy rueda los ojos con una sonrisa en el rostro.

-Está bien- antes de que alguno pueda agregar algo más el mesero llega con la cuenta y ambos se retiran del restaurante.

Caminan por las calles en silencio disfrutando de la cálida noche.

-¿Acepto salir contigo y no me dices nada? Qué manera de tratar a tu cita Vegettita-le dice Willy mientras se recuesta en una baranda.

-No me digas que si por compromiso ni nada Willy, no quiero tu lástima, puedes perfectamente decir que no. No hay ningún problema- Vegetta continua divagando sobre el rechazo que el menor no le ha dado mientras este solo lo mira caminar de un lado a otro.

Willy ríe por la torpeza de su amigo (¿cita?) y en un impulso se inclina y le da un pico en los labios. El contacto no dura más de cinco segundos pero es suficiente para que Vegetta deje de hablar, se detenga y lo mire sonrojado.

-Vamos a casa Vegetta. Quiero ver una película decente y comer nutella con frutas-

Sin dejarlo hablar extiende su mano con una sonrisa, Vegetta la toma y entrelaza sus dedos, es extraño pero se siente bien.

-Y no estaba nervioso- comenta el mayor.

-Sí, claro-

Y bajo la noche estrellada de España,caminan de regreso a casa.

Te amo, no te dejaré; quiero seguir viendo esos cachetitos sonriendo, quiero abrazarte, quiero darte besos en la guatita, quiero estar contigo, quiero que comamos juntos, quiero que veamos muchas películas, quiero que nos droguemos, quiero que cocinemos juntos mientras escuchamos música fuerte, quiero que lo hagamos todo, saquémonos fotos, veamos las estrellas en el techo de mi casa, o del tuyo, quiero que hablemos de misterios, de cosas sin sentido, quiero que me escribas cartas para así reírme y saber que me amas, quiero asustarte y luego abrazarte, quiero que nos bañemos juntos, quiero burlarme de ti y que te burles tú de mí, quiero besarte, mirarte, dormir juntos, quiero que nos escapemos, gritemos lo más fuerte que podamos, juguemos, pinta en todo mi cuerpo, sal conmigo a caminar, en el auto, manejemos, perdámonos, vamos a la playa, o hasta a la luna si quieres para que desde allí veamos todos los lugares hermosos en los que hemos estado, te llevo en mi moto de agua hasta la profundidad, vivamos juntos en la Luna con Ikis, sin ángeles ni demonios porque allá nadie muere, tengamos nuestra casita en nuestro pequeño mundo, hagamos las compras en un auto que vuele, casémonos, tengamos un hijo, lloremos juntos, pintemos las rosas de negro, compremos 20 iphone para hablar 20 veces a la vez, adoptemos perritos feos de la calle ¿quién dice que lo feo es malo? tengamos 1000000 motos, para que esas 1000000 veces que ande en moto te preocupes por mi , saquémonos la ropa y nos abrazamos, ¿qué tiene de malo? andemos en tu bicicleta, recorramos el mundo, dibújame un tatuaje porque me gusta que me dibujes, salgamos en una cita y demórate aunque eso me estresa, bailemos, riamonos de la gente rara con caras raras. ¿Hagamos todo eso? ¿Por qué no? ¿Y si te digo otra vez que te amo?
—  Aún te amo.