sabores

8

“Hasta que un día como cualquier otro, me pareció escuchar el sonido de tu voz y sin pensarlo saliste del olvido, recordé tu aroma, el sabor de tus besos, recordé por completo el tono de tu voz, me empezaste a doler como antes, me volviste a desvelar y me atormentaste de nuevo… Así descubrí que nunca se puede olvidar a quien se ama todavía.” / Anónimo 

Y que lo único amargo en nuestro amor… sea el café de cada mañana.
—  Valo Jones - Delirios textuales
Y si te encuentro una tarde,
podríamos hablar de tantas cosas,
de tus gustos, aptitudes, miedos, sueños,
del color del pasto o del sabor de la miel,
de la luna de octubre,
de los escarabajos en la lluvia,
de cine, de fotografía,
de la migración de las tortugas,
del nombre de cada planta en el valle,
del olor de las almendras,
de las gafas de pasta,
de tu mirada tan profunda,
de tu sonrisa tan breve,
de tu voz que estremece,
o de mí, pensándote tanto…
—  Clara Ajc