sabina les

Yo le caigo bien a la gente rara, a los locos que no se cansan de tener esperanza, le caigo bien a esos seres que andan buscando todo sin encontrar nada, a los que pasan y no se quedan, a los que llegan y sin temor te muestran lo que son porque no les importa lo que alguien diga de ellos, le gusto a la gente rara como a las chicas que beben cerveza en su casa y no andan bailando en las discotecas con minifalda para conseguir la triste atención de hombres máquina, le gusto a los que andan viajando y no saben cuándo van a regresar, a los poetas que van a los bares a beber sin vergüenza de que los vean solos, también a las chicas que leen poesía en las noche y se imaginan que alguien se las dice al oído y se sienten bonitas, le gusto a los que traen un caos en la cabeza pero lo usan para crear.  No sé si soy extraño, pero le gusto a la gente rara.
—  Volviendo al viaje, Quetzal Noah