sábado

4

E ele fez melhorar tudo que há…

Deixo aqui bem brevemente o meu sincero desejo de felicidade imensurável na vida do Cícero, esse menino maravilhoso que a cada dia me (nos) encanta mais.

Feliz aniversário!  ♥ 

(Eu queria muito poder fazer um textinho simpático (e digno) para postar, mas acontece que eu ando tão sem tempo, e… enfim, não deu! E também não vai dar pra responder ask hoje; sorry!)

Promesa de Restauración (#wtsedevo #UnDiosdeOportunidades)

“Desde lejos el Señor se le apareció, diciendo: Con amor eterno te he amado, por eso te he atraído con misericordia. De nuevo te edificaré, y serás reedificada, virgen de Israel; de nuevo tomarás tus panderos,
y saldrás a las danzas con los que se divierten” Jeremías 31:3-4

Estos son sin duda de los versículos que más amo de la Biblia. Israel y Judá se habían apartado de Dios, se convirtieron un pueblo idólatra e infiel, se volvieron a otros dioses. Durante 30 capítulos del libro de Jeremías, Dios habla a través del profeta advirtiendo a su pueblo los castigos que habrían de venir. Sin embargo en el capitulo 31 hay una profecía que conmueve mi corazón, la promesa de restauración del Señor.
Promesa que aún sigue vigente, que no estaba dirigida para aquel pueblo de Israel idólatra, sino para nosotros hoy en día. Muchas veces volvemos nuestra mirada a otras cosas terrenales, aunque no nos demos cuentas incluso llegamos a idolatrarlas. Cuando en nuestra vida hay algo más importante que Dios, cuando nuestras prioridades no están en orden, nos convertimos como en ese pueblo de Israel que se apartó de los mandamientos del Señor.
Pero Dios es bueno, su misericordia es eterna y nos ama de tal manera que aún sus castigos, aunque parezcan duros, son por amor. Su palabra dice que Dios corrige a quien ama como un padre corrige a su hijo favorito.
Aún en los castigos que vienen a nuestra vida son de bendición, son lecciones las cuales nos acercarán más a Dios y llegaremos a conocer la profundidad de su amor.
Hay promesas de restauración a nuestra vida, el cambiará nuestro llanto en alegría y cambiará nuestra tristeza en gozo. Al ser llenos de su Espíritu Santo daremos fruto de labios que confiesan su nombre. Nuestra alabanza será en gratitud, de lo más profundo de nuestra corazón por la salvación que el Señor ha traído a nuestra vida, por el amor que sentimos por Él.  

“En esto consiste el amor: no en que nosotros hayamos amado a Dios, sino en que él nos amó a nosotros, y envió a su Hijo en propiciación por nuestros pecados.” 1 Juan 4:10

________________________________________

Serie devocional: Un Dios de Oportunidades (#wtsedevo
#UnDiosdeReinicios)

Publicado por: Laura // Personal // Walk The Same Español