Lo más doloroso de nuestra ruptura fue el dejar de hablar, esas hermosas conversaciones de temas completamente random por horas, pues nadie me entendía como tu lo hacías.
—  Este soy yo, dejándote ir.
No te voy a pedir que te quedes, si quieres vete y no, no es porque ya no te quiera, pero si tú no me quieres yo no te puedo detener, todos debemos buscar nuestra felicidad y claramente yo ya no soy la tuya.
—  No me olvides.

Tengo dos opciones: marcharme o quedarme.

Créeme. Tengo más motivos para marcharme que quedarme.

—  Nothing-would-be-better
Eres eso que quiero olvidar pero a la vez tener.
—  Nothing-would-be-better