ruido

DEVOCIONALES DIARIOS 08 DE DICIEMBRE DE 2016.


La carroza vacía.

Cierta mañana, mi padre me invitó a dar un paseo por el bosque y yo acepté con placer.
El se detuvo en una curva y después de un pequeño silencio me preguntó:
-Además del cantar de los pájaros, ¿escuchas alguna cosa más?

Agudicé mis oídos y algunos segundos después le respondí: - Estoy escuchando el ruido de una carroza.
-Eso es, -dijo mi padre. -Es una carroza vacía…..
Pregunté a mi padre: -¿Cómo sabes que es una carroza vacía, si aún no la vemos?
Entonces mi padre respondió.
-Es muy fácil saber que una carroza esta vacía, por causa del ruido. Cuanto más vacía la carroza mayor es el ruido que hace.
Me convertí en adulto, y hasta hoy, cuando veo a una persona hablando demasiado, inoportuna, interrumpiendo la conversación de todo el mundo, tengo la impresión de oír la voz de mi padre diciendo: -Cuanto más vacía la carroza, más ruido hace……

Proverbios 10:19 “En las muchas palabras no falta pecado: Mas el que refrena sus labios es prudente.”

Proverbios 29:20 “¿Has visto hombre ligero en sus palabras? Más esperanza hay del necio que de él.”

Eclesiastés 5:3 “Porque de la mucha ocupación viene el sueño, y de la multitud de las palabras la voz del necio.”

#Reflexion

Quedarse en silencio ,nos hace entender donde la vida presenta ruidos. No siempre acabaremos con ellos, mas Dios puede transformarlos en música. Quédate quieto …. escucha mas….,y abre el espacio para crecer. Crecer puede ser simplemente disminuir. Las paradojas divinas. Perder para ganar, morir para vivir, disminuir para crecer, humillarse para vencer.

La mañana era dorada.
una suave e incandescente luz cubría el lugar
rayos de sol, calles gritando pasos
cada uno de ellos haciendo ruido
ruidos
aves
llaves
voces con tonos azules
del cielo emanaba la pureza del mundo
habían algunas zonas que no podían observarse desde aquella ventana
pero el mundo me rodeaba
me susurraba
y me llevaba a estar tan cerca de la verdad
todo aparecía ante mí con claves
en las flores
en la brisa
en los árboles
en las aceras
en los lugares ocultos
el mundo era dorado
y parecía no apagarse.

Es el ruido de mi mente el que me hace apreciar el silencio. Los errores me avisaron que puedo intentarlo de nuevo. las aventuras no planeadas me han dicho que no debo tener miedo. La tristeza me ha hecho apreciar a quienes quiero y las decepciones me hacen apreciar los cortos, pero lindos momentos. He aprendido a la mala, que no todo es bueno.