ridiculos

¿Qué es el amor? Parte 23, fanfic wigetta

Samuel y Guillermo habían acordado el ir juntos al gimnasio pues Guillermo aseguraba que se vería ridiculo un chico como él ahí, y aunque a Samuel le causó gracia no se negó, ¿como se negaría a pasar más rato con su chico?, finalmente se decidieron de que irían a las cinco de la tarde al gimnasio y pasarían como mínimo una hora y media allí; a decir verdad Guillermo con una hora le bastaba aunque Samuel por él contrario prefería ir al menos dos horas pero eso no tenía importancia si estaba con Guillermo.

-¿te veré en la tarde?-pregunto Samuel antes de salir del aula.

-claro, ¿iras a recogerme?

-cuenta con ello-respondió Samuel guiñando el ojo, haciendo que Guillermo se sonrojase un poco.

-pero que bello es el amor-exclamó Alex.

-si me dais asco y todo de lo bellos que son ustedes-bromeó Miguel Ángel mientras guardaba sus libretas-que igual y no lo sabes pero eres el chico que más ha durado en una relación con Samuel, en verdad no creí que fuera posible pero esta loquito por ti.

-¿estás bromeando no?-pregunto Guillermo sorprendido-se como era pero ¿en verdad tan poco duraba con otros chicos?

-Mangel dice la verdad-confirmó Rubén-su récord habíamos sido Sergio y yo con una semana, y te prometo que jamás lo había visto tan enamorado.

Guillermo volvió a ruborizarse, en verdad él también se había enamorado bastante de Samuel pero ya se había enamorado antes y por lo pronto Alonso había sido su récord personal, esperaba que Samuel rompiese ese récord.

-bueno te veremos mañana, ¿no faltaras cierto?

-¿a tu casa? Claro que no, ¿importa si llego un poco tarde?

-¿no era broma sobre ir al gimnasio?-exclamó Frank sorprendido.

-no macho, que en verdad apostamos e iré al gimnasio, deséenme suerte y esperen que no muera en el primer día.

-mis mejores deseos y espero que mañana puedas levantarte como mínimo.

Guillermo soltó una risa y se despidió de sus amigos, busco a Karol y estos partieron a casa, como de costumbre Guillermo cocinó para ambos e hicieron los deberes al terminar de comer, Karol le pidió ayuda en sus deberes de matemáticas y comenzó a contarle sobre su día.

-después de comerme mi sándwich fui a los columpios con Elisa y Julieta y me encontré con Andrés y sus amigos.

-¿ya son novios?-pregunto Guillermo en broma.

-que es mi amigo-exclamó Karol al darle un empujón a Guillermo.

-que Alonso también era mi amigo y ya sabes que sucedió.

-pero es diferente.

-cuando vengas irradiando alegría porque te ha pedido que seas su novia te diré “te lo dije”, que mi hermana va a tener novio, ¡que alegría!

-¿puedo seguir contándote o seguirás diciendo tonterías Guille?

-vale, continúa.

-y comenzamos a charlar y me compartió del pastel que tenía y me dijo que me mañana me llevaría una rebanada para mí sola.

-¿y no quieres guardarle una rebanada a tu hermano mayor?

-no, si vas a ir al gimnasio no puedes comer chuches- Guillermo la miro sorprendido-mamá me lo contó.

-anda, solo un pedazo-insistió haciendo un puchero.

-vale vale, a veces creo que el hermano menor eres tú.

-¿disculpa?-dijo Guillermo mientras reía-¿quién es la que me saca la lengua si se enfada? ¿Quien tiene diez años y quien tiene diez y siete?

-vale ya entendí-dijo Karol antes de mostrarle la lengua.

-pero que mona hermana tengo.

Terminaron los deberes y cada uno se puso a hacer sus cosas, mientras que Guillermo miraba la televisión se dio cuenta que la hora se acercaba por lo que se puso ropa deportiva, se dio cuenta de que tenía poca a decir verdad y si iba a ir al gimnasio con su novio tenía que verse bien y no llevar la misma ropa todos los días.

-ya iré a comprar más ropa con mamá-dijo para si mismo.

Cuando terminó de vestirse tomo su móvil y un jersey por si las dudas, bajo las escaleras para esperar abajo a Samuel, escucho como su hermana bajaba también y noto se sentaba al lado suyo.

-¿harás mucho ejercicio?-Guillermo asintió-¿te veras como Samuel?

Aquella pregunta tomo desprevenido al mayor y la miro confundido.

-¿como se ve Samuel?

-pues tú eres como un fideo guille, pero Samuel se ve como los de las películas, o como los modelos masculinos que has visto en tu computador.

-¡¿Qué?!, ¿pero tú como sabes eso?

-porque un día tenía que buscar unas imágenes en internet y papá se llevó su computador a la oficina y mamá me dijo que usara el tuyo.

Guillermo se sonrojó demasiado, tendría que borrar aquellas fotos lo más pronto posible.

-¿entonces si te veras como Samuel?-preguntó Karol de nuevo.

-igual y si, aunque lo dudo mucho.

Ella asintió y comenzó a tararear una canción mientras esperaba a Samuel junto a su hermano, fueron unos minutos los que pasaron para que el timbre sonase y los hermanos corrieran a abrir la puerta.

-¡samu!

-¿que tal Karol?-preguntó Samuel arrodillándose para estar a la altura de la menor y abrazarla-¿como vas con las clases?

-muy bien, que aún no entiendo algo de mate pero guille me ha explicado.

-me alegro mucho, mira que buen hermano tienes, ¿que tal te va con Andrés?

-¡le has dicho!, que es mi amigo.

-que no le he dicho yo, le ha dicho mamá cuando lo recibió la semana pasada, y tú fuiste la que le dijo a ella.

El ceño de la menor se relajó, aunque no lo admitía ella sentía “mariposas en el estomago” cuando veía a Andrés pero no le gustaba decirlo.

-está bien.

-cuídate Karol, no le abras la puerta a nadie y si escuchas un ruido extraño¿que debes hacer?

-llamar al vecino, luego llamarte a ti y esconderme en el armario de tu habitación.

-excelente, llego en un rato pequeña, te quiero.

-yo te quiero también guille-respondió la menor abrazándolo-hasta más tarde, ¡ponte como Samuel!

Guillermo tomo la mano de Samuel y salió de su casa apresurado, quería ahorrase que su hermana lo avergonzase.

-¿que te pongas como yo?-preguntó Samuel mientras intentaba parar de reír.

-mi madre le ha dicho que iría al gimnasio contigo y dice que me ponga igual que tú porque dice que pareces igual de fuerte que los tíos de las películas.

La respuesta de comentario hizo que Samuel estallase en carcajadas, ¿en verdad una pequeña de diez años se había fijado en eso?

-¿pero que da tanta gracia?

-no lo sé macho, que es una niña de diez años y no la imagino viéndome si estoy fuerte o no.

-lo peor de todo es que me dijo que yo estaba como un fideo.

Eso provocó que Samuel riese más, durante el resto del camino al gimnasio este no paro de reír.

-ni te hubiera dicho nada tío.

-no me río de ti mi niño- respondió Samuel besando la mejilla del otro-que me ha causado gracia y ya.

Guillermo solo rodo los ojos pero no borro la sonrisa de su rostro, le gustaba el sonido de la risa de Samuel y al fin y al cabo él también había reído bastante por cosas que Luzu o lana le contaban de él.

-bueno, empezaremos con algo ligero para ti.

-anda, ¿serás mi instructor personal?

-pero claro, y de gratis macho, ya puedes irme agradeciendo.

Guillermo soltó una risita y se acercó a los labios de Samuel.

-gracias.

Junto sus labios en un corto pero suave beso, eran pocas las veces las que Guillermo tomaba esta clase de iniciativas pero cuando lo hacía era bastante tierno.

-bueno, ¿te parece si empezamos?-propuso Samuel sonrojado.

-me parece bien.

Al menos por hoy, Samuel decidió hacer una cantidad más leve de ejercicio pues sabía que Guillermo quería seguirte el ritmo y a decir verdad Samuel se forzaba bastante en esto por lo que decidió empezar a correr en las caminadoras, hizo unas cuantas sentadillas y abdominales, y uso unas cuantas máquinas más.

-joder que no sé cómo puedes hacer esto todos los días-dijo Guillermo entre jadeos-que estoy agotado.

-si quieres no vienes mañana pero me pagas mi dinerito-lo decía en broma pues quería seguir pasando tiempo con Guillermo.

-eso jamás tío, ya te digo que el que pagará serás tú.

-eso ya se vera guille, anda toma tu móvil y a las duchas.

-¿qué?, pero si solo tengo mi jersey.

Samuel sonrío burlón.

-¿por qué me veía venir esto?, he traído una toalla extra y un cambio de más, espero que mañana traigas tu propia ropa.

Guillermo asintió y subió las escaleras con Samuel, este le indicó el locker en el que podía dejar su móvil y su jersey y lo llevó hacia las duchas.

-me meteré en este para prestarte mi shampoo y el jabón, ¿vale?-Guillermo asintió-la que está a la izquierda es el agua caliente.

-gracias samu.

Él mayor no dijo nada, sólo beso su mejilla y se metió dentro de una ducha, cada uno comenzó a desvestirse y a abrir la llave del agua, Samuel estaba controlando todos sus impulsos de salir de su ducha y meterse en la de Guillermo.

-solo llevan tres semanas juntos, cálmate Samuel, ten paciencia seguro que lo hizo con Alonso después de un año o algo similar, piensa en otra cosa-hablaba lo más bajo posible para que Guillermo no le escuchase.

-¿samu puedes darme el jabón?

-claro Guille.

Ambos se ducharon tranquilamente; igual y Guillermo un poco más tranquilo que Samuel, y salieron enrollados en una toalla para dirigirse a los lockers.

-espero te quede, creo que soy unas tallas más grandes.

Guillermo asintió, realmente no podía pensar con claridad, Karol tenía razón, Samuel era como los modelos de su computador pero mil veces mejor, su abdomen estaba muy bien trabajado e incluso tenía la línea “V”, intentaba no mirar de más pero le resultaba casi imposible.

-eh, gracias Samu.

-iré a vestirme a un cubiculo para que no sea incómodo para ti, si escuchas que alguien viene tú solo cúbrete con la toalla, ¿vale?

Guillermo asintió y volvió a fijar su mirada en Samuel mientras se iba, incluso tenía la espalda bien marcada, el comenzó a vestirse pero se miro en el espejo antes de ponerse la camiseta, él no era nada comparado con Samuel, tenía el abdomen plano pero solo porque era muy delgado, no tenía ni un solo músculo definido y su espalda era de risa, si se tomo el comentario de karol a broma ahora se lo tomó bastante en serio, quería ponerse como Samuel, y no sólo para impresionar a su hermana o a su chico sino para sentirse bien consigo mismo. Termino de vestirse y espero a Samuel ahí.

-¿puedo pasar guille?

-oh claro.

Samuel ya estaba vestido también e incluso con camiseta se notaba el ejercicio que hacía, a comparación de él a Guillermo se le veía grande la camiseta, aunque los pantalones si le quedaban bien.

-¿te apetece dar una vuelta por ahí antes de que te lleve a casa?

-claro.

Samuel y Guillermo bajaron las escaleras tomados de la mano, en el camino a la salida se encontraron con una chica, alondra, aunque Guillermo no tenía ni idea de quién era ella.

-hombre Samuel, nunca logró pillarte para hacer alguna rutina juntos, avísame tu horario tío.

¿Y está quién demonios es? Pensó Guillermo.

-estaré viniendo como a las cinco Alondra, pero estaré con Guille, ¿recuerdas el chico del que te hable? Es él.

-un gustazo, soy Alondra, Samuelito habla maravillas de ti.

-oh un gusto, soy Guillermo-al menos sabia de su relación, eso era bueno-¿puedo preguntar cómo se conocen?

-llevamos años viniendo a este gimnasio y comenzamos a charlar, ambos creíamos que el otro coqueteaba con el otro pero nos confesamos un día nuestras preferencias y bueno, digamos que Samuel me ha ayudado a mí relación con Sara y cuando me contó sobre ti me alegré tanto que al fin encontrará a alguien que ama tanto.

-oh-fue lo único que dijo Guillermo cuando se dibujó una sonrisa en su rostro.

-bueno creo que los dejo chicos que tengo que comenzar la rutina, igual y los veo mañana.

Ambos asintieron y salieron del lugar, Samuel comenzó a reír de nuevo.

-¿ahora de que te ríes?

-te pusiste celoso.

-claro que no.

-¿ah no? Y ese ceño fruncido cuando se acercó a saludar, ¿así recibes a toda la gente o estabas celoso?

Guillermo rodo los ojos y siguió caminando, no admitiría sus celos.

-anda, dilo, hubo celos pequeño guille.

-joder si, que esa tía esta to’ buena y mírame a mí y no sabia si te estaba coqueteando y creí que si porque se puso alegre cuando te vio y tú también y no me hubiera sorprendido que te fijaras en ella pero solo me puse un poco celoso, ¿listo?

Samuel se quedo sorprendido con las palabras de Guillermo, no sabía hasta qué punto eran las inseguridades de su chico y ahora lo noto, extremas, pero ya se ocuparía de subirle él autoestima.

-jamás vuelvas a tener celos solo porque alguien tiene un buen cuerpo, si quisiera salir con un chico to’ masao estaría con cualquiera de ese gimnasio pero no Guillermo te quiero a ti, eres increíblemente atractivo tal y como eres y me gustas así tal cual eres, estoy tremendamente enamorado de ti Guillermo y ni una persona con un buen cuerpo ni cualquier otra cosa cambiara eso, ¿vale?

Guillermo asintió apenado, todo lo que tenía acumulado había explotado pero las palabras de Samuel lo habían reconfortado.

-anda dame un beso mi niño.

Guillermo sonrío y acerco su rostro al de Samuel, este colocó sus manos en la nunca del menor y junto sus labios, un profundo beso con tantos sentimientos detrás.

-¿vamos a ver el atardecer en el retiro?

Guillermo asintió, Samuel tomo marcha al lugar sin dejar de tomar la mano del menor, no había duda de que tenía mucho que ayudar a Guillermo y vaya que se encargaría de hacerlo solo necesitaba tiempo y darle amor, mucho pero mucho amor.







¿Que tal gente? Había estado ocupada con proyectos y salidas pero he vuelto y mañana subiré más, espero les esté gustando leerlo como a mí escribirlo, esto es solo una pequeña parte de lo mucho que se viene, que tengan un gran fin de semana

Te prometo que te quería de verdad, incluso demasiado. .
Y ese fue el error, cuando quieres tanto es como estar borracho; que no piensas con claridad, no te das cuenta de que estás haciendo el ridículo. Pero…al final llega la resaca.
—  Mundos Divididos
vine

Alerta te quieren robar a tu hombre #niurka #Telenovelas #pendejadas #ridiculo #pelea #vinefamous #vineMexico

Made with Vine
Me gustaría conocer a una persona con quien pueda estar sin sentirme incomoda, Una persona que me haga saber que mis defectos me hacen perfecta, que me ayude a matar esta inseguridad. Me gustaría conocer a una persona que me enseñe a vivir sin miedo, que me de la valentía para escaparme de casa en la media noche y correr sin mirar atrás tomada de su mano. Una persona que sueñe conmigo, con quien pueda reír sin importar que tan ridículos nos miremos; Una persona que me de momentos que recordar y yo a el, aun que yo solo sea una persona pasajera en su vida.
—  cosas que no van a pasarme.
No me gusta

Aries: Ser ignorado

Tauro: Que me malentiendan

Géminis: Que me digan que exagero

Cáncer: Que me critiquen

Leo: Ser la segunda opción

Virgo: Que me desprecien

Libra: Que me ridiculicen

Escorpio: Ser olvidado

Sagitario: Que me mientan

Capricornio: Que me obliguen a hacer cosas

Acuario: Digan que hacer

Piscis: Ser sobrestimado