ricardo liniers siri

Los libros son, entre mis consejeros, los que más me agradan, porque ni el temor ni la esperanza les impiden decirme lo que debo hacer.

2

Image by Camilo Garzón for NPR

Ricardo Liniers Siri, known professionally as Liniers, holds a unique position in the broad swath of Latin American culture.

He is by trade a cartoonist, and he’s becoming a presence in the United States after his recent covers for The New Yorker. But Argentines have been familiar with him for over a decade — he’s had a daily cartoon strip called Macanudo in the Argentine newspaper La Nación for 15 years.

Fans of his cartoons may not know that there is a very musical side to him. He’s collaborated with musicians like Uruguayan Jorge Drexler and the Argentines Kevin Johansen and Andrés Calamaro. Liniers currently resides in Vermont with his family on fellowship with the Center for Cartoon Studies.

Alt.Latino’s Camilo Garzón had a great conversation with him at a recent tour stop in DC – check out their chat here.

– Petra

“Me interesaba dibujar la violencia y hacerlo con violencia”

En las ilustraciones para el libro Crímenes ejemplares, de Max Aub, aparece otro costado de Liniers: una faceta diferente en su trabajo, que puede sorprender a los seguidores de las tiras Macanudo.

¿Coincide, entonces, que este trabajo refleja “otro” Liniers?
Será otro Liniers… pero las hizo el mismo. Todos tenemos muchas personas adentro nuestro. Solo hace falte que cambien un par de estímulos y esas otras personas aparecen. Este libro se trata de esas otras personas. Esperemos no encontrarlas en nuestro camino.

Macanudo 1- Liniers

Como lo había mencionado antes, este libro fue un regalo que me hizo una amiga (aparentemente era una sorpresa, pero yo descubrí cuando ella lo estaba comprando,se enojo porque arruiné todo, pero no importa, igual lo recibí con alegría). Los libros también tiene una historia para aquellos que los leen, los compran y los regalan, este paréntesis no es una divagación pomposa.

Descubrí a Liniers (Ricardo Liniers Siri)  por un cantante cantante argentino llamado Kevin Johansen (sé que muchos que conocen a Liniers saben de él y de sus trabajos y admirable amistad juntos). Para mi fue un descubrimiento estupendo, ver la mezcla de la pintura con las canciones indefinidas de Kevin, esa alegría que le imponen a la música y a los dibujos, en un ritmo armónico y con sentido. 

Ahora si paso a lo concreto, el libro. Macanudo 1 fue publicado en 2003, pero la historieta como tal tiene aparentemente tiene sus orígenes  en Bojour desde 1999, el libro por lo tanto es una recopilación de lo hecho hasta ese momento. Macanudo 1 sin avergonzarme aunque sé que no era para leerlo de esa manera, me atrapó de seguido pese a no ser una historia con una continuidad, cada historia te obligaba a leer la otra y otra y otra, así continué hasta leérmelo en alrededor de dos horas, claramente lo tengo siempre al lado, para abrirlo y descubrir eso que no vi la primera vez. 

Son historias que te hacen reír, pero también a analizar con el tinte irónico de Liniers, por ver detalles de literatura, del cine y de la pintura que antes no sabias o sencillamente no abarcabas cómo se podía aplicar a otro contexto. El pesimismo y optimismo, el inconformismo, el humor a veces tonto, la vergüenza y la sinceridad son lo que cada historieta recorre, lo que cada historia enseña. 

Los personajes son de una apariencia infantil, son cómicos y hacen parte de un mundo fantástico, los pinguinos, los duendes, el gato suprema mente(Fellini) inteligente,el robot sensible, los animales y sus pequeños chistes hacen parte de lo “irreal”. Sin embargo por otro lado esta esa gente que anda por ahí, esa gente del común que disfruta un abrazo, que trabaja, que camina, que se enoja y que se enamora y  por ultimo la excepcional Enriqueta. 

Al final de todo esto, descubrí que Liniers me calma y lo hace con sonrisas pero también con tristeza, por el temor al mañana, por el vivir el ahora, por recordar el pasado y comprender que la cosas que hago todos los días aunque parezcan tontas también me pueden hacer feliz. 

¡Gracias Liniers!

macanudodeliniers (Espero les guste) 

Conocí al conejo, al dibujante, al papá y a la persona que más admiro al mismo tiempo: Liniers.

Conocer a Liniers indirectamente y después conocerlo en persona fue una de las cosas más memorables que tengo ahora.

Conocí las tiras alrededor de 2009, cuando vagaba por Facebook. Alguien de mis contactos había compartido una tira que me llamó la atención; una pequeña niña con vestido azul y un conejo platicaban en el papel, en otra, la misma niña hablaba de su futuro como actriz de películas de horror, de zombies, para ser preciso. Tuve la necesidad de buscar quién era el autor de dichas ilustraciones, hasta que encontré una fanpage que decía Ricardo Siri Liniers. Fue hasta ese momento en que supe que existía, cerca del cono sur, una persona a la que le daban risa cosas igual de bobas que a mí y lo empecé a seguir. Al principio fue esporádico, veía sus tiras de vez en cuando y seguía haciendo mis deberes o perdiendo el tiempo (como es de costumbre) en cualquier red social. Después, entraba por las mañanas a ver su blog o twitter, para ver en qué andaba o de que iba la tira del día de hoy.

Soy una melómana empedernida y sin querer, me encontré un día con la música de Kevin Johansen, inmediatamente hice click con los temas que componía y su manera de ver la realidad en la que vivimos. Cuando llegué a un concierto en vivo, reconocí los dibujos que aparecían en la parte de atrás, que, apenas, se estaban formando con brochas y pinceles. Justo estaba terminando la cara de aquella niña que vi, Enriqueta, cuando pause el vídeo. Era él, al que nunca había visto en persona, que lo conocía con su traje de conejo, lentes y cuidando las travesuras de la pequeña Matilda que discutía con los tipos del banco en aquella tira. Que había creado a Z-25, a Fellini, a Oliverio la aceituna y al mal traductor de películas. Me emocioné como si lo hubiera conocido en persona, siendo que lo veía a través del monitor de mi computadora. Inmediatamente me hice fan de Johansen y aún más admiradora de Ricardo.

Para ese entonces, mi único contacto con su trabajo era su blog y las tiras diarias, hasta que a mi hermano se le ocurrió hacer un viaje a Europa. El día que me platicó que iría, le di todo el dinero que tenía ahorrado y le dije: - toma, por favor, necesito que me busques unos libros allá – Él extrañado me argumentaba que para qué quería yo unos libros si podía traerme algún afiche de la torre Ifel cuando estuviera en Paris. Yo, inocentemente, ya había buscado en todas las librerías de mi ciudad (Guadalajara, México) todo lo que tuviera relación con él. ¿Cuál fue el resultado? Nada, cero, ningún artículo en existencia. Pensé que el viaje de mi hermano podía ser la ocasión más adecuada para adquirir algún libro o cosa que se le pareciera. Mi hermano a regañadientes tomó el dinero y semanas después, salió en un tour para allá. Estuvo en distintas ciudades, fue alrededor de medio mes lo que estuvo fuera de casa, una espera que me pareció eterna. Cuando por fin volvió, sacó de su maleta tres libros: Macanudo 1, 2 y 3. – Los encontré en un librería de Barcelona, costaron más del dinero que me diste, pero no importa, los encontré para ti. Fui la más feliz del mundo en ese entonces.

Cuanto más leía, investigaba y seguía a Liniers, más llegaba a entender lo que quería transmitir en sus tiras, en su humor y su forma de ser. Busqué en una feria del libro que se realiza en mi ciudad y pude conseguir Macanudo 5 y Bonjour!. Supe lo de su cambio de editorial y cuando empezó a realizar giras con Kevin, él tocando en vivo, Liniers dibujando. Busqué si ya habían estado en México alguna vez, Kevin sí, en solitario y solo en la Ciudad de México, que es a 7 horas de donde vivo. Pasó casi un año y medio, cuando de repente, otra vez en tiempos de ocio, me encontré un poster que decía “Kevin Johansen + The Nada + Liniers, en Guadalajara, Jalisco, México”. Mi corazón tuvo un salto de alegría, no podía creer que eso estuviera pasando, simplemente era demasiada suerte. Compré mis boletos lo más pronto posible y espere a la fecha, cada día más nerviosa. Sabía que sería la primera vez que Liniers estaría en México, recuerdo que era días antes (o después) del tradicional Festejo del Día de Muertos que la mayoría conoce y me di a la tarea de buscarle algún regalo que fuera representativo y útil para él. Tenía en mente dos cosas, las busqué por todos lados y las tuve listas para ese día, el problema ahora sería cómo entregárselas. Cuando llegó el día del concierto, estaba sumamente nerviosa y feliz de poder estar ahí, guarde y empaqué muy bien los regalos y me fui al lugar donde sería el concierto. Los minutos transcurrían como años para mí, hasta que el reloj marcó las nueve en punto de la noche. Las luces se apagaron, en el escenario apareció una mesa, Los the nada, Kevin y Liniers. Temas y dibujos inundaron el lugar, pintura de acordes eran buenos amigos para esa noche.

Los temas transcurrían entre baile y risas, hasta que en el tema de “Guacamole”, Ricardo se levanta de su asiento, baja al público y pide a algunas chicas que lo sigan para subir al escenario, para mi fortuna, yo estaba entre esas chicas. Con las piernas temblando y un mar de gente cantando “carne con frijoleeeeees” saqué de mi bolso una calavera de azúcar con el nombre del famoso conejo, se la dí y el entre la emoción, lo único que ató a hacer fue darme un abrazo y mostrársela a todo el mundo. Se sentó en su mesa y hizo el correspondiente dibujo de guacamole y me lo entregó, yo lo único que podía hacer era sonreírle. Bailamos todos en círculo, nos abrazamos una vez más y bajamos del escenario. El show cerró con “Fin de fiesta” y todos salimos el recinto, cada quien hacia sus hogares. Ese día no pude dormir, reía y el estomago me daba vueltas, fue una noche increíble.

Al día siguiente, en mi móvil, tenía una notificación que correspondía a twitter.

Decía lo siguiente:

Los ojos se me llenaron de lagrimas, de verdad se había dado cuenta de quién era, había conservado la calavera y todavía, me había agradecido por dársela.

Tiempo después me mandaron esto: 

Y lo único que pude decir fue: ¡GRACIAS GENIO! <3 – 

pequenaenriqueta