revolucionarte

Déjame ser tu García Márquez, tu Cortazar, tu Vargas Llosa, tu Fuentes, como si fueras mi literatura latinoamericana. Déjame amarte, renovarte, revolucionarte y ser tu boom, ese con el cual te desveles todas las noches examinando y analizando cada página, letra, coma y punto de mi ser.