revolucion-cubana

Ensayaron otros medios; no podían con el valor de los hombres y probaron el valor de las mujeres.  Con un ojo humano ensangrentado en las manos se presentaron un sargento y varios hombres en el calabozo donde se encontraban las compañeras Melba Hernández y Haydeé Santamaría, y dirigiéndose a la última, mostrándoles el ojo, le dijeron: “Éste es de tu hermano, si tú no dices lo que él no quiso decir, le arrancaremos el otro”.  Ella, que quería a su valiente hermano por encima de todas las cosas, le contestó llena de dignidad: “Si ustedes le arrancaron un ojo y él no lo dijo, mucho menos lo diré yo”.  Más tarde volvieron y las quemaron en los brazos con colillas encendidas, hasta que por último, llenos de despecho, le dijeron nuevamente a la joven Haydeé Santamaría: “Ya no tienes novio porque te lo hemos matado también”.  Y ella contestó imperturbable otra vez: “Él no está muerto, porque morir por la patria es vivir”.  Nunca fue puesto en un lugar tan alto de heroísmo y dignidad el nombre de la mujer cubana.

Fidel Castro, La Historia me absolverá. 

“Moderados son los que piensan traicionar”

Muy apropiado para toda esa gente, supuestamente chavista, que en los últimos tiempos están mostrando su verdadero rostro burgués.


Llegó entonces el 1ro de enero y la Revolución de nuevo, sin pensar en lo que había leído, pero oyendo lo que tenía que hacer de labios del pueblo, decidió, primero y antes que nada, castigar a los culpables y los castigó.

Las potencias coloniales en seguida sacaron a primera plana la historia de eso, que ellos llamaban asesinatos, y trataron enseguida de sembrar algo que siempre pretenden sembrar los imperialistas: la división. Porque “aquí había asesinos comunistas que mataban, sin embargo había un patriota ingenuo llamado Fidel Castro (Aplausos), que no tenía nada que ver y podía ser salvado”.

Trataban de dividir con ello a los hombres que habían luchado por una misma causa, con pretextos y argumentos baladíes, y siguieron manteniendo durante cierto tiempo esa esperanza. Pero un día se encontraron con que la Ley de Reforma Agraria aprobada era mucho más violenta y profunda que lo que habían aconsejado los sesudos autoconsejeros del Gobierno -todos ellos, entre paréntesis, están hoy en Miami o en alguna otra ciudad de Estados Unidos- Pepín Rivero en el Diario de la Marina o Medrano en Prensa Libr… (Gritos y chiflidos) o había más, había incluso un primer ministro que aconsejaba mucha moderación, porque “estas cosas hay que tratarlas con mucha moderación”.

La moderación es otra de las palabras que les gusta usar a los agentes de la colonia. Son moderados todos los que tienen miedo o todos los que piensan traicionar de alguna forma. (Aplausos) El pueblo no es de ninguna manera moderado.


*Fragmento del Discurso en el Primer Congreso Latinoamericano de Juventudes, 28 de Julio de 1960. Tomado de Che en la Revolución cubana, Compilación de Orlando Borrego Díaz, Tomo II, p 208-209. Editorial José Martí, La Habanam, 2013.

“Dirán exactamente de fidel
gran conductor el que incendió la historia etcétera
pero el pueblo lo llama el caballo y es cierto
fidel montó sobre fidel un día
se lanzó de cabeza contra el dolor contra la muerte
pero más todavía contra el polvo del alma
la Historia parlará de sus hechos gloriosos
prefiero recordarlo en el rincón del día
en que miró su tierra y dijo soy la tierra
en que miró su pueblo y dijo soy el pueblo
y abolió sus dolores sus sombras sus olvidos
y solo contra el mundo levantó en una estaca
su propio corazón el único que tuvo
lo desplegó en el aire como una gran bandera

como un fuego encendido contra la noche oscura
como un golpe de amor en la cara del miedo
como un hombre que entra temblando en el amor

alzó su corazón lo agitaba en el aire
lo daba de comer de beber de encender
FIDEL ES UN PAIS
yo lo vi con oleajes de rostros en su rostro
la Historia arreglará sus cuentas allá ella
pero lo vi cuando subía gente por sus hubiéramos
buenas noches Historia agranda tus portones
entramos con fidel con el caballo.”

Fidel por Juan Gelman Del poemario “Gotán” (1962).

Una de las características de nuestra Revolución es que suprime el robo, la malversación y la corrupción. Si la Iglesia decía: amar al prójimo como a ti mismo, eso es precisamente lo que nosotros predicábamos.
—  Frei Betto. FIDEL Y LA RELIGIÓN. 1985

“Porque los que allí hablaron contra nuestra patria sus mentiras, no hicieron más que repetir las consignas criminales de sus amos. Y detrás de las palabras huecas de los impugnadores de la patria cubana, no había un pueblo; detrás estaban los asesinos de obreros y de estudiantes, de campesinos; detrás estaba lo más corrompido, lo peor de nuestras hermanas naciones.  ¡Pueblo no, sino ausencia de pueblo, vacío de pueblo!  ¿Hasta cuándo tendrán la desvergüenza y el cinismo de hablar de democracia?  ¿Hasta cuándo estarán usando, hasta desgastar, esa pobrecita palabra, infeliz palabra de “democracia representativa”?  Representativa solo de la voluntad del imperialismo, representativa solo de la explotación, representativa solo de la traición; democracia que es la democracia de la ausencia del pueblo.” 

Fidel Castro (Discurso, 4 de Febrero de 1962)