revolución bolivariana

Ya terminó la guerra en Venezuela

El Leviatán de Hobbes ya no alcanza para describir el caos político internacional que ha provocado la insistencia de Estados Unidos por hacerse de la mayor reserva de petróleo y oro que hay en el mundo, Venezuela. Su pacto donde los pueblos alimentan al monstruo ya no funciona; el Leviatán anda sin cabeza, dando tumbos con su fuerza bruta, sin mente, sin ojos, sin sentidos. Da coletazos y los que se han montado en tal masa descontrolada de poder, están condenados a caer por el filo de la historia, hacia el olvido.

Los liberales. Esos que acusan que los extremos se tocan. Que da lo mismo el ataque que la defensa, que al cabo las dos son violencia. Esos que se llenan la boca hablando de derechos humanos con los pies flotando sobre el piso, creyendo que la democracia es un equivalente del libre mercado, qué risa. A finales de 1990 defendieron con cartas al turco Recep Tayyip Erdogan a quien calificaron preso de conciencia, y hoy piden ayuda pues, una vez suelta la bestia y vuelta presidente de Turquía, se fue contra quienes lo sacaron de la cárcel. No. La libertad no es un cheque en blanco. La libertad, es dignidad, o no es. Es justicia, o es una farsa. Es social, o es un engaño. En Venezuela claman porque suelten a un tal Leopoldo López, dicen que es un “preso de conciencia”, otra vez ¿y piden justicia para las 43 personas que fueron asesinadas en su nombre? Pasa que su concepto de libertad no es teoría, es agenda de medios.

Se han hartado en decir que Venezuela es una dictadura, pero olvidan los muertos que tocan a su propia puerta. Dicen que Venezuela es una dictadura, sí, la que ha convocado a 21 elecciones seguidas, sin berrear las que ha perdido. Dicen que Venezuela es una dictadura, pintan en sus portadas un escenario de guerra, con bombas, pistolazos y metrallas porque en una calle de Caracas los manifestantes sueltan petardos contra una oficina de gobierno. Dicen, los que dicen, y no saben, que ese país es más que una calle. Quienes hemos estado ahí sabemos que, en todo el territorio, los niños y niñas van a la escuela, que el obrero se va a la fábrica, que la taxista sigue cargando pasaje, la televisión sigue prendida. Curiosa dictadura donde la gente puede hacer su vida normal, sin temor a que los estudiantes desaparezcan o una familia sea asesinada en carretera.

El Leviatán se ha quedado sin cabeza, eso pasa. No sabe a dónde va, ni tiene maldita idea de lo que hace. Sólo se deja llevar por su mandamás en Washington, sus amos, tirantes de correa, la Sociedad Interamericana de Prensa o Donald Trump, que suenan las trompetas de guerra porque saben que, en las calles venezolanas, han sido derrotados. La estrategia del Euromaidan ucraniano, falló. ¿Qué oposición es la que no puede tomarse ni una plaza? ¿Qué oposición es la que cobra hasta 70 mil dólares por viaje al extranjero? ¿Qué oposición es la que se divide porque todos, colmados de ego, quieren salir en CNN?

Venezuela prevalecerá. Guarda este comentario y reclámamelo después. Estados Unidos no la invadirá militarmente. Su famosa “opción militar” es el signo de su derrota, precedida por la desesperación. Su Ejército está atrapado en Siria y aún no puede salir de Irak. Además, la República Popular Democrática de Corea lo mantiene a raya a jabs de pólvora. Dicho sea de paso, Washington ha perdido todas las guerras que ha emprendido. Cuba, Vietnam, Corea, por ejemplo. Sin mencionar Sudáfrica, Nicaragua y El Alamo también. ¿Un bombazo en América Latina? Hasta los liberales se rasgan las vestiduras. Esta arepa ya se coció y está más dulce que nunca. Bolivar sigue andando. (FOTO: AVN / @buitresenlaciudad)

hey guys, for everyone concerned about the textpost i made the other day (this one) i decided to translate what nicolás maduro (president of venezuela) said for all of you non-spanish speakers. you can watch the video here if you want.

this is exactly what he said:

“Nosotros somos la única opción de paz que tiene Venezuela. Y yo se lo digo al mundo, escuchen eso. […]  Y aspiro que el mundo escuche después de 90 días de violencia, de destrucción, y de muerte. Si Venezuela fuera sumida en el caos y en la violencia, y fuera destruida la Revolución Bolivariana nosotros iríamos al combate, nosotros jamás nos rendiríamos. ¡Y lo que no se pudo con los votos lo haríamos con las armas! ¡Liberaríamos nuestra patria con las armas! Liberaríamos la patria grande como lo hicieron Bolívar, Sucre, Negro Primero… Que nadie se llame a engaño, queremos paz; somos hombres y mujeres de paz, pero somos guerreros.”

and this is my translation, however, it might not be 100% accurate because my english is not really good:

“We are the only option of peace Venezuela has. And I say this to the world, listen to this… I hope the world listens after 90 days of violence, of destruction, and of death. If Venezuela was pungled in chaos and violence, and the Bolivarian Revolution was destroyed, we would go to combat, we would never give up. And what we couldn’t accomplish with votes we would accomplish with weapons! We’d free our homeland with weapons! We’d free our homeland like Bolívar, Sucre and Negro Primero did. Don’t be fooled, we want peace. We’re men and women of peace, but we are warriors.”

we are literally living a dictatorship hiding behind the name of democracy. this is not the first time maduro admits he won’t leave his position no matter what we do. the government has basically admitted they are dictators, and they’re still doing their best to hide everything from the media. please, keep us in your thought and spread what you can about our situation. we’re literally being murdered, tortured, starved and ignored by those in power who should be protecting us. again, i ask you to signal boost all news you can find about venezuela. this is not okay.

En 1908, 40.000 costureras industriales de grandes factorías se declararon en huelga demandando el derecho de unirse a los sindicatos por mejores salarios, una jornada de trabajo menos larga, entrenamiento vocacional y el rechazo al trabajo infantil.

Durante esa huelga, 129 trabajadoras murieron quemadas en un incendio en la fábrica Cotton Textile Factory, en Washington Square, Nueva York. Los dueños de la fábrica habían encerrado a las trabajadoras para forzarlas a permanecer en el trabajo y no unirse a la huelga. El 8 de marzo es día de conmemorar y no de festejar.

Carta a Caracas

Solo alguien que nació en este peculiar lugar puede entender todo lo que tiene para ofrecernos, todo lo que se ha desgastado, todo lo que muchos no valoran y no saben apreciar.

Caracas, mi ciudad, la ciudad donde respiro, sueño, río, lloro; la ciudad que me enamora y me desamora constantemente. Envidio tanto aquellos que vieron tus años dorados, que vieron en tí las mejores oportunidades, aquellos que te disfrutaron plenamente, caminaron por tus calles, te fotografiaron y te vivieron sin miedo.

Me decepciona que muchos se hayan dado por vencidos contigo, el típico venezolano pilas que logra sacar provecho de cualquier situación pasó a ser lo común entre nosotros, ciudadanos sin respeto por la vida, por el orden, por la justicia, por lo que está bien.

Esto es simplemente un comportamiento adquirido que nos enseña la “Revolución Bolivariana”. Si tan solo dejaran de usar su nombre en vano y escucharan un segundo lo que Bolívar dijo una vez: “Las naciones marchan hacia su grandeza al mismo paso que avanza su educación” todo sería diferente.

Así como, en un abrupto período de tiempo, pasamos de ser la ciudad innovadora de América Latina, llena de inmigrantes enamorados de esta tierra a “Caracas, ciudad de despedidas”, catalogada actualmente como la segunda ciudad más peligrosa del mundo, yo tengo esperanzas en que voy a verte revertir y voy a formar parte de ese cambio.

To all my non-Spanish speaking FB and Tumblr contacts:

Right now I am very concerned about what is happening to my country. These legislative elections are pretty important for Venezuela because things are very, very bad, as you may know.

Censorship, State terrorism and an untruthful elections system (which is allowing almost ALL THE THINGS a true system shouldn’t allow to the government) are suffocating our democracy. If you are fed up with this, I hope you can understand my position. I try to stay positive, but things here are very harsh.

I’ll work as an electoral witness in my electoral domicile in order to help to restore democracy in my country, but the path won’t be easy and I don’t know what will happen the day after December 6th. Nicolás Maduro is threatening people with violence if his representatives and members of the National Assembly wouldn’t win their seats.

My only wish is to be wrong and these elections take place in peace.
Greetings and I hope we can stay in touch the day after the election…

Esto lo escribí hace cinco años; seguro hoy son muchos más los logros de la Revolución Bolivariana, pero sirve como una muestra.

¡Hasta siempre, Comandante, siempre serás una gran inspiración para nosotros!

________________

«…los aspectos negativos son despreciables cuando consideramos los aspectos positivos de su gobierno:

● Mayor participación del pueblo mediante elecciones populares, referendos y otros medios de democracia participativa.

● Soberanía petrolera: la Revolución Bolivariana ha recuperado los ingresos provenientes del petróleo [considerado como recurso estratégico].

● Reforma agraria [expropiación de campos improductivos en manos de latifundistas y su reparto entre campesinos pobres].

● Disminución de la tasa de desempleo [del 26% en 2002 al 7,5% en 2007].

● Aumento del salario mínimo [286 dólares].

● Disminución de la pobreza [de 50% en 1998 a 33,9% en 2006] y la pobreza extrema [de 21% en 1998 a 10,6% en 2006].

● Creación de las Misiones Bolivarianas, con impresionantes logros en materia de salud y educación, tales como:

- La alfabetización de 1.500.000 de adultos mediante el Plan Robinson, lo que determinó que la UNESCO declarase a Venezuela como “Territorio Libre de Analfabetismo”. Otras Misiones con objetivos educativos son la Misión Robinson II, la Misión Ribas y la Misión Sucre.

- El abastecimiento de alimento a bajo costo a las familias de escasos recursos mediante la Misión Mercal.

- La creación de un sistema de salud preventivo para la población de escasos recursos [Misión Barrio Adentro].

- Otras Misiones con diversos objetivos: restituir los derechos de los Pueblos Indígenas [Misión Guaicaipuro], operar defectos en la vista en forma gratuita a ciudadanos de pocos recursos [Misión Milagro], combatir la marginalidad y la pobreza [Misión Negra Hipólita], fomentar el aprovechamiento racional y organizado de los recursos mineros y forestales [Misiones Piar y Árbol], entre otros.

● Acceso al agua potable por parte de 2.300.000 personas que vivían en barrios insalubres.

● Creación de 110.000 nuevas viviendas para familias de bajos ingresos.

● Creación de los Consejos Comunales.

● Crecimiento económico sostenido [desde 1999].

● Incremento de las reservas internacionales [desde 8 millones de dólares en 1998 hasta más de 37.000 millones de dólares en 2006].»

Mi pésame a todxs los chavistas, aunque no soy “socialista bolivariana” ni creyera que Chávez llevaría a Venezuela al socialismo, creo que se fue un héroe de la patria Venezolana y un hombre fiel a sus principios, no los mismos que los míos, pero eso es ya admirable, pues eran nobles. Un abrazo fraterno al pueblo revolucionario venezolano, espero con todas mis fuerzas que valientes como ustedes sepan defender su proceso que vale la esperanza de América Latina.

youtube

Discurso de Hugo Chávez en su primera visita a Cuba (1994)

En este discurso, pronunciado en la Universidad de La Habana, se puede ver cómo, en ese entonces, el Comandante Hugo Chávez ya tenía una visión estratégica de la necesidad de la integración latinoamericana, un profundo conocimiento de la historia de los pueblos de Nuestra América y un pensamiento claro de las raíces y dirección del Movimiento Bolivariano.

A continuación, les dejo el texto del discurso:

«Señor Comandante en Jefe de la Revolución Cubana y presidente de la República de Cuba; señor rector de esta insigne casa de estudios; señor presidente de la Federación de Estudiantes Universitarios; señor presidente de la Casa Simón Bolívar; queridos compatriotas, profesores universitarios, estudiantes de Cuba, de esta tierra de Martí y de Bolívar. Compañeros de armas: reciban, en primer lugar, un caluroso y sentido abrazo bolivariano que viene de esa tierra venezolana, de la cual nos sentimos tan llenos y en la cual tenemos comprometida nuestra vida entera.

Anoche, en este viaje fugaz pero profundo a Cuba, una compatriota cubana me preguntaba en el avión que sí era la primera vez que yo venía a Cuba, le dije que sí, pero al mismo tiempo le dije algo que quisiera repetir en este momento, tan emotivo y tan emocionante: primera vez que vengo físicamente, porque en sueños a Cuba vinimos muchas veces los jóvenes latinoamericanos.

En sueños a Cuba vinimos infinidad de veces, los soldados bolivarianos del Ejército venezolano, que desde hace años decidimos entregarle la vida a un proyecto revolucionario, a un proyecto transformador. Así que, de verdad, agradezco este nuevo honor que me hace el presidente Fidel Castro, que me hacen todos ustedes, y como les decía anoche, cuando recibí la inmensa y agradable sorpresa de ser esperado en el Aeropuerto Internacional José Martí por él mismo, en persona, le dije: Yo no merezco este honor, aspiro a merecerlo algún día, en los meses y en los años por venir.

Lo mismo les digo a todos ustedes, queridos compatriotas cubano-latinoamericanos, algún día esperamos venir a Cuba en condiciones de extender los brazos y en condiciones de mutuamente alimentarnos en un proyecto revolucionario latinoamericano, imbuidos como estamos desde siglos hace, en la idea de un continente hispanoamericano, latinoamericano y caribeño, integrado como una sola nación que somos.

En ese camino andamos, y como Aquiles Nazoa dijo de José Martí, nos sentimos de todos los tiempos y de todos los lugares, y andamos como el viento tras esa semilla que aquí cayó un día, y aquí en terreno fértil retoñó y se levanta, como lo que siempre hemos dicho, y no lo digo aquí en Cuba porque esté en Cuba, y porque como dicen en mi tierra, en el llano venezolano, me sienta guapo y apoyao, sino que lo decíamos en el mismo Ejército venezolano antes de ser soldados insurrectos, lo decíamos en los salones en las escuelas militares de Venezuela: Cuba es un bastión de la dignidad latinoamericana y como tal hay que verla y como tal hay que seguirla y como tal hay que alimentarla.

Hay –por supuesto– en este momento un huracán de emociones, de ideas, de pasiones y de sentimientos cruzando mi mente y anidándose en el alma de soldado, de revolucionario, de latinoamericano. ¡Tantas cosas que se agolpan en la mente, tantos recuerdos, tantas veces soñar con Cuba, estar en Cuba y al fin, estar aquí!

Recordaba, dentro de tanto cúmulo de cosas que me llega ahora en este momento, en esta Aula Magna de esta Universidad de La Habana –donde, por cierto, me decía un ilustre compatriota de esta universidad que aquí estuvo Andrés Eloy Blanco con sus poemas, con sus sueños–, haber leído en la cárcel, comandante Castro, presidente de Cuba, haber releído en primer lugar, en la cárcel de Yare, aquella encendida defensa, aquella encendida palabra suya, “La historia me absolverá”, y haber leído también en la cárcel Un grano de maíz. La entrevista hecha en este tiempo por el comandante Tomás Borges, y haber comparado, y dentro de tantas comparaciones, de tantas ideas, con 40 años casi de diferencia, una de la otra, sacar varias conclusiones como soldado prisionero. Una de ellas, que vale la pena, que hay que hacerlo, mantener la bandera de la dignidad y de los principios en alto, aún a riesgo de quedarse solo en cualquier momento, mantener contra vientos desfavorables las velas en alto, mantener posiciones de dignidad. Eso lo releíamos, lo leíamos en la cárcel, y fue para nosotros alimento de prisioneros, y fue, y sigue siendo para nosotros, alimento de rebeldes.

Y hablando de rebeldes, subrayo lo dicho por el presidente de la Federación de Estudiantes, y lo dicho por el comandante en jefe Fidel Castro, acerca de la cumbre de Miami: Esa cumbre no se hizo para rebeldes, por lo tanto no estuvieron allí los cubanos.

Nosotros tampoco podemos entrar a territorio norteamericano, nos tienen prohibida la entrada. Lo dije una vez en Colombia y lo vuelvo a decir ahora en Cuba con más fuerza y con más vigor: Nos honra como soldados rebeldes que no nos dejen entrar a territorio norteamericano.

Ahora, sin duda que están ocurriendo cosas interesantes en la América Latina y en el Caribe; sin duda que ese insigne poeta y escritor nuestro, de esta América nuestra, don Pablo Neruda, tiene profunda razón cuando escribió que Bolívar despierta cada 100 años, cuando despierta el pueblo.

Sin duda que estamos en una era de despertares, de resurrecciones, de pueblos, de fuerzas y de esperanzas; sin duda, Presidente, que esa ola que usted anuncia o que anunció y sigue anunciando en esa entrevista a la que me he referido, Un grano de maíz, se siente y se palpa por toda la América Latina.

Sin duda que estamos en era bicentenaria. Nosotros tuvimos la osadía de fundar un movimiento dentro de las filas del Ejército Nacional de Venezuela, hastiados de tanta corrupción, y nos juramos dedicarle la vida

a la construcción de un movimiento revolucionario y a la lucha revolucionaria en Venezuela, y, ahora, en el ámbito latinoamericano.

Eso comenzamos a hacerlo en el año bicentenario del nacimiento de Bolívar. Pero veamos que este próximo año es el centenario de la muerte de José Martí, veamos que este año que viene es el bicentenario del nacimiento del Mariscal Antonio José de Sucre, veamos que este año que viene es el bicentenario de la rebelión y muerte del zambo José Leonardo Chirinos en las costas de Coro, en Venezuela, tierra, por cierto, de los ascendientes del prócer Antonio Maceo.

Veamos entonces que, como que el tiempo nos llama y nos impulsa, es sin duda tiempo de recorrer de nuevo caminos de esperanza y de lucha. En eso andamos nosotros; después de 10 años de trabajo intenso en el seno del Ejército venezolano, después de una rebelión y otra rebelión, ahora dedicados al trabajo revolucionario en tres direcciones fundamentales que voy a permitirme resumir ante ustedes para invitarlos al intercambio, para invitarlos a extender lazos de unión y de trabajo, de construcción concreta.

En primer lugar, estamos empeñados en levantar una bandera ideológica pertinente y propicia a nuestra tierra venezolana, a nuestra tierra latinoamericana: la bandera bolivariana.

Pero en ese trabajo ideológico de revisión de la historia y de las ideas que nacieron en Venezuela y en este continente hace 200 años, cuando se fue levantando el primer proyecto de nación, no solamente venezolana, sino latinoamericana, aquel proyecto que Francisco de Miranda llamó Colombeia y que Bolívar tomo después para llamar Colombia, lo que hoy conocemos como la Gran Colombia, el sueño bolivariano; en ese sumergirnos en la historia buscando nuestras raíces, hemos diseñado y hemos lanzado a la opinión pública nacional e internacional, la idea de la inspiración en un árbol de las tres raíces –llamamos nosotros–: la raíz no solamente del pensamiento bolivariano, aquel Simón Bolívar que llamaba, por ejemplo, a esa unidad latinoamericana para poder oponer una nación desarrollada como contrapeso a la pretensión del Norte que ya se perfilaba con sus garras sobre nuestra tierra latinoamericana; aquel Bolívar que planteaba en Angostura la necesidad de incorporar, además de los tres poderes clásicos de Montesquieu, un cuarto poder, el Poder Moral; aquel Bolívar o aquellas ideas de Bolívar que planteaba en la Constitución de Bolivia la necesidad de un quinto poder, el Poder Electoral; aquel Bolívar que desde su tumba casi, ya en Santa Marta, dijo: “Los militares deben empuñar su espada para defender las garantías sociales”; aquel Bolívar que dijo que el mejor sistema de gobierno es el que le proporciona mayor suma de felicidad a su pueblo, mayor suma de estabilidad política y seguridad social.

Esa raíz profunda, esa raíz bolivariana, nosotros la hemos unido porque creemos –no es que nosotros la hayamos unido– que está unida por el tiempo, por la historia misma a la raíz robinsoniana, tomando como inspiración el nombre de Samuel Robinson o Simón Rodríguez, a quien conocemos muy poco los latinoamericanos porque nos dijeron desde pequeños: “El maestro de Bolívar”, y allí se quedo, como estigmatizado por la historia, el loco estrafalario que murió anciano, deambulando como el viento por los pueblos de la América Latina.

Simón Rodríguez, quien inyectó gran parte de las ideas revolucionarias a Simón Bolívar; Simón Rodríguez, el que llamaba a los americanos meridionales a hacer dos revoluciones: la política y la revolución económica. Aquel Simón Rodríguez que llamaba a la construcción de un modelo de economía social y un modelo de economía popular. Aquel Simón Rodríguez que dejó para todos los tiempos de América Latina, como un reto para nosotros, aquello de que la América Latina –en ese tiempo América Meridional en el término– no podía seguir imitando servilmente, sino que tenía que ser original y llamaba a inventar o errar. Ese viejo loco, para los burgueses de la época, que andaba recogiendo niños ya anciano y abandonado, y que decía: “Los niños son las piedras del futuro edificio republicano, ¡vengan acá para pulir las piedras para que ese edificio sea sólido y luminoso!”; aquel viejo que ya al borde de la tumba se dedicó a construir velas y cuando alguien le preguntó: “¿Qué hace usted construyendo velas, maestro?”, dijo: “Es que no consigo otra forma de darle luces a la América”. Esa es otra raíz fundamental, profunda y filosófica dentro de nuestro planteamiento ideológico.

Y una raíz más reciente, la raíz zamorana, tomada del general del pueblo soberano Ezequiel Zamora; Zamora líder de la Revolución Federal venezolana, Zamora el general que usaba doble cubre cabezas, un sombrero de cogollo y un quepí militar sobre el sombrero de cogollo, y lo explicaba en un concepto, que después Mao Tse Tung reflejó de otra manera, en otro tiempo, y en otro lugar. Mao señalaba –ustedes lo saben mejor que nosotros– que el pueblo es al ejército como el agua al pez. Y ustedes no solamente lo saben, sino que lo han aplicado. Y yo aprovecho, y me disculpan la disgresión, para darle un inmenso abrazo, gigantesco, un gran abrazo a las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Cuba, que se han identificado con su pueblo para siempre.

En muy pocas horas nos vamos, y digo nos vamos, porque conmigo anda el teniente Isea Romero, teniente de paracaidistas y de blindados del Ejército venezolano, rebelde y exprisionero político.

Nos vamos, queridos compañeros de armas de Cuba, convencidos, a pesar de lo poco que pudimos ver, de que ustedes se aplican eso de que están -como el título de una buena obra de un estudioso del tema panameño- como pez en el agua.

Nosotros, como militares, andamos tras esa búsqueda, y hoy nos vamos mas afianzados en la convicción y en la necesidad de que el Ejército de Venezuela tiene que ser de nuevo lo que fue: un ejército del pueblo, un ejército para defender eso que Bolívar llamó las garantías sociales.

Ezequiel Zamora, de quien les hablaba como tercer componente del árbol de las tres raíces, decía yo que se adelantó, quizás, en la concepción que después reflejó Mao. Zamora explicaba que el sombrero de cogollo representaba al pueblo de Venezuela, y el quepis militar al ejército que deberla estar unido a ese pueblo para poder lograr la Revolución Federal que estaba en boga en Venezuela.

Ezequiel Zamora tomó el proyecto bolivariano; lamentablemente murió comenzando la Guerra Federal, y con él enterraron el sueño de los campesinos pobres de Venezuela, que fueron también traicionados después de la Guerra de Independencia.

Esa vertiente de trabajo nuestra, por supuesto, y por cierto que tiene su complemento en toda la América Latina. Nosotros, seguramente por venezolanos, tomamos como raíces a tres venezolanos para nuestro proyecto ideológico, empeñados en resistirnos a esa tesis que viene del Norte –alguien me decía hace poco que todo lo malo nos viene del Norte–, esa tesis del fin de la historia, del último hombre, de la era tecnotrónica, de que las ideologías ya no sirven, que están de modé. No, nos resistimos, no lo aceptamos, y hemos tornado esas tres figuras simbólicas.

Pero me decía un capitán panameño, que todavía hace cuatro meses andaba escondido –a quien yo le preguntaba en la Universidad de Panamá, por cierto, una noche, que por qué andaba escondido, y me dice: “Yo ando escondido, comandante, porque ahorqué a un gringo y tengo auto de detención por asesinato”; ahora, ¿dónde están los autos de detención por los miles de muertos que hubo en la invasión a Panamá?: “Comandante, usted tiene allá a su dios, que es Bolívar; nosotros tenemos nuestro santico, que es Omar Torrijos”.

De forma tal que hay en toda la América, Martí; más reciente, Omar Torrijos; más reciente Juan Velasco Alvarado, como símbolo de soldado del pueblo también en el Perú y la experiencia inmensa del plan inca.

O en el Cono Sur. Una madrugada, de Montevideo, hace unos meses, me llegó un emisario secreto con una carta de oficiales activos del Ejército de Uruguay, que se llaman los soldados artiguistas, con un regalo sobre el pensamiento político de Artigas.

San Martín, Sandino, Mariátegui y tantos otros latinoamericanos –y aprovecho para decir que también me siento muy honrado de haber conocido y haber abrazado hoy al comandante Daniel Ortega, de la Revolución nicaragüense, quien se encuentra acá en La Habana, como ustedes saben–, ahí están las raíces de un proyecto de nación, una sola nación que somos todos los latinoamericanos y caribeños.

Ahora, esa es una primera vertiente de trabajo bien adecuado, mi comandante: el próximo año del centenario de la muerte de Jose Martí, para estrechar ese trabajo ideológico, ese binomio de Bolivar y Martí, como forma de levantar la emoción y el orgullo de los latinoamericanos.

La otra vertiente de nuestro trabajo, para el cual también necesitamos estrechar nexos con los pueblos de nuestra América, es un trabajo organizativo, y desde la cárcel, o en la cárcel, recibíamos muchos documentos de cómo el pueblo cubano se fue organizando después del triunfo de la Revolución, y estamos empeñados en organizar en Venezuela un inmenso movimiento social, el Movimiento Bolivariano Revolucionario 200; y mas allá, estamos convocando para este próximo año a la creación del Frente Nacional Bolivariano, y estamos llamando a los estudiantes, a los campesinos, a los aborígenes, a los militares que están en situación de retiro –porque lamentablemente los militares en los cuarteles en Venezuela siguen amordazados; el sistema político, o los políticos venezolanos, pretenden tener para siempre militares que sean mudos, sordos y ciegos ante la tragedia nacional–, a los militares que estamos en la calle, a los intelectuales, a los obreros, a los pescadores, a los sonadores, a todos, a conformar ese frente, un gran frente social que enfrente el reto de la transformación de Venezuela.

En Venezuela nadie sabe lo que puede ocurrir en cualquier momento. Nosotros, por ejemplo, que estamos entrando en un año electoral, 1995, dentro de un año, en diciembre, habrá en Venezuela otro proceso electoral, ilegal e ilegítimo, signado por una abstención –ustedes no lo van a creer– de 90% en promedio; es decir, 90% de los venezolanos no va a las urnas electorales, no cree en mensajes de políticos, no cree en casi ningún partido político.

Este año nosotros aspiramos, con el Movimiento Bolivariano, con el Frente Nacional Bolivariano, polarizar a Venezuela. Los que van al proceso electoral –donde hay gente honesta también que respetamos, pero en lo que no creemos es en el proceso electoral–, ese es un polo; y el otro polo que nosotros vamos a alimentar, a empujar y a reforzar es la solicitud en la calle, con el pueblo, del llamado a elecciones para una Asamblea Nacional Constituyente, para redefinir las bases fundamentales de la República que se vinieron abajo; las bases jurídicas, las bases políticas, las bases económicas, las bases morales, incluso, de Venezuela están en el suelo, y eso no se va a arreglar con pequeños parches.

Bolívar lo decía: “Las gangrenas políticas no se curan con paliativos”, y en Venezuela hay una gangrena absoluta y total.

Alguien me decía, hace unos meses atrás, que por qué no permitíamos que el sistema democrático –ese que llaman en Venezuela democrático–, madure, y yo le decía que, y aprovechando que he probado unos dulces de mango muy exquisitos aquí en La Habana, les ponía el ejemplo del mango, que en Venezuela se pierde porque no sabemos aprovecharlo, y le decía un mango madura cuando está verde, pero un mango podrido jamás va a madurar; de un mango podrido hay que rescatar su semilla y sembrarla, para que nazca una nueva planta. Esto pasa en Venezuela hoy, porque el sistema no tiene manera de recuperarse a sí mismo.

Y lo que voy a decir, voy a utilizar de nuevo la expresión de la gente de mi pueblo, del llano venezolano, no lo voy a decir porque estoy aquí guapo y apoyado; lo he dicho en Venezuela, lo he dicho en el Ateneo de Caracas, lugar que ustedes conocen muy bien, lo he dicho a la prensa, a la televisión, a los pocos programas a los cuales nos dan cabida, lo dije frente al Palacio de Gobierno, en una ocasión después que salí de la cárcel: nosotros no desechamos la vía de las armas en Venezuela, nosotros seguimos teniendo –y lo dicen las encuestas del mismo gobierno– más de 80% de opinión favorable en los militares venezolanos por eso decimos que no desechamos la vía de utilizar las armas del pueblo que están en los cuarteles, para buscar el camino nosotros estamos pidiendo Constituyente, y el año que viene, como ya les dije vamos a empujar esa salida como recurso estratégico de corto plazo. Y la tercera vertiente en la que estamos trabajando, para ir concluyendo estas palabras, este saludo, esta pasión que me mueve esta noche, un proyecto estratégico de largo plazo, en el cual los cubanos tienen y tendrían mucho que aportar, mucho con discutir con nosotros, es un proyecto de un horizonte de 20 a 40 años, un modelo económico soberano, no queremos seguir siendo una economía colonial, un modelo económico complementario.

Venezuela tiene inmensos recursos energéticos, por ejemplo, ningún país del Caribe o latinoamericano, debería importarle combustible a Europa, por qué si Latinoamérica tiene entre ellos a Venezuela, con inmensos recursos energéticos, por qué Venezuela va a seguir exportándole a los países desarrollados 2.5 millones de petróleo crudo al día. Así como hace 500 años se llevaban la materia prima, hoy se la siguen llevando de la misma forma. Un proyecto que nosotros hemos lanzado ya al mundo venezolano con el nombre de Proyecto Nacional Simón Bolívar, pero con los brazos extendidos al continente latinoamericano y caribeño, y al respecto hemos entrado ya en contacto con algunos centros de estudio en Panamá, Colombia, Ecuador, Uruguay, de Argentina, de Chile, de Cuba, un proyecto en el cual no es aventurado pensar, desde el punto de vista político, en una asociación de estados latinoamericanos, por qué no pensar en eso, que fue el sueño original de nuestros libertadores, por qué seguir fragmentados.

Hasta allí en el área política llega la pretensión de este proyecto, que no es nuestro, ni es original, tiene 200 años al menos, así que, en esa área, o en esa tercera vertiente, en el proyecto político transformador de largo plazo, extendemos la mano a la experiencia, a los hombres y mujeres de Cuba, que tienen años pensando y haciendo por este proyecto continental.

El siglo que viene para nosotros, es el siglo de la esperanza, es nuestro siglo, es el siglo de la resurrección del pueblo bolivariano, del sueño de Martí, del sueño latinoamericano. Queridos amigos, ustedes me han honrado con sentarse esta noche a oír estas ideas, de un soldado de un latinoamericano entregado de lleno, y para siempre, a la causa de la Revolución de esta América nuestra. Un inmenso abrazo bolivariano para todos ustedes.»

(Palabras de Hugo Chávez en el acto efectuado en su honor, durante su primera visita a la República de Cuba, Aula Magna de la Universidad de La Habana, miércoles, 14 de diciembre de 1994)

Efemérides - #Venezuela - Chávez gana el referéndum presidencial

- El 15 de agosto de 2004, Venezuela vota en el primer referéndum presidencial que se realiza en el mundo para ratificar o revocar a un presidente, a propuesta del propio presidente Hugo Chávez. El líder socialista gana por casi 60 por ciento de los votos por 10 millones de sufragios totales, permaneciendo dos años más en el poder hasta las elecciones del año 2006 donde vuelve a ganar por un 62 por ciento de ventaja.

anonymous asked:

¿Has escuchado de la situación actual de Venezuela? ¿Qué te hace admirar a Cháves? Pregunto, no juzgo.

Sí, como Venezolana he podido vivir los recientes hechos de violencia pero bien puedo decir que es muy distinta la realidad a la manipulación mediática que se escucha internacionalmente.

Se me hace imposible no admirar y apoyar el proceso de la Revolución Bolivariana impulsada por Chávez cuando este mismo fue el que le garantizó al pueblo derecho a la educación, a la vivienda, a la alimentación y a la salud totalmente GRATIS. Nacionalizó sus riquezas como el petróleo (el cual es mucho más barato incluso que el agua), el banco central, la electricidad el mercado sementero y la compañía de teléfonos; de esta manera lo que antiguamente iba al bolsillo de grandes empresarios y banqueros  ahora forma parte de los recursos del Estado para ofrecerle todos estos servicios al pueblo. Chávez impulsó la unión latinoamericana donde realizó la creación de diversos organismos internacionales y reivindicó todo el pueblo Venezolano (Incluyendo: Indígenas y clase obrera).

http://regeneracionsigloxxi.wordpress.com/2013/03/05/10-logros-del-gobierno-de-hugo-chavez/

#Venezuela: ¿Paz, pero sin comunistas?; El @PCV_Venezuela denuncia...

OFICIO ROJO - El Partido Comunista de Venezuela (PCV), denunció que le fue excluida su participación durante el Encuentro de Paz convocado por el presidente Nicolás Maduro con la franja golpista venezolana, y se pregunta si ésto se debe a “un pase de factura” por las opiniones críticas que la organización ha tenido respecto al proceso político venezolano.

A través de una conferencia de prensa, su Secretario General, diputado Oscar Figuera, expresó este viernes que “valora positivamente las iniciativas de diálogo y fortalecimiento de la cultura de paz, promovidas y convocadas por el Presidente Nicolás Maduro; en dependencia de que las mismas no deriven en la práctica –aunque se exprese lo contrario en el discurso– en un nuevo ‘Pacto de Punto Fijo’”.

“Un indicio demostrativo de esa preocupación, viene a ser la exclusión inconsulta del derecho de palabra de la que fue objeto el PCV, por parte de la dirección del Encuentro por la Paz, realizado en el Palacio de Miraflores, el pasado jueves 10 de abril, con factores de la autodenominada MUD”, puntualizó Figuera en declaraciones recogidas por Tribuna Popular.

Keep reading