retrot

Te quiero; sin condiciones, sin malinterpretaciones, sin segundas versiones, sin dudas, sin desesperanzas, sin causas perdidas, sin retrote ni prisas, sin dolor ni caída, sin posesiones ni restricciones, sin tiempo ni pausas, sin muros ni interrupciones, sin cerrojos ni trampas, sin grietas ni pleitos, sin criticas ni reversos, sin celos ni desapegos, sin reclamos ni ruegos, sin juegos ni titubeos, sin vendas en los ojos y sin condenar los actos locos. Quererte como se debe y sin caer en algún abismo, sin desenredarnos y tomar tu mano con mi mano, que mi sombra se enamore de tu sombra, que nada en este amor se esconda y que nada nos duela en esta marea, que digan lo que quieran y pase lo que tenga que pasar, ahora somos reales y soñamos despiertos, ya no llevamos dentro un gran desierto y llueven verdades de nuestras bocas, que empiece este misterio y el caos que desemboca, que ya nada nos interesa más que nuestra propia pintura y ver cómo se arman las piezas de este rompecabezas con cada caricia que emana, inventamos un nuevo lenguaje y viajamos sin pensar en lo que atrás dejaste, sólo llevarnos uno al otro y no esperar demasiado del mundo, porque nosotros lo vivimos a nuestro modo y sentimos sin temer despertar a este sueño sin fondo.
—  Te quiero sin modificaciones, Joseph Kapone