respeto

Me estiro el short mientras voy caminando por la calle
Hace mucho calor
pero no,
no quiero ser una más.
Hay una chica con un top,
un grupito de pibes le gritan cosas y ella se tapa con la cartera,
no,
ella no quiere ser una más.
María está volviendo tarde de la facultad, camina rápido y al menor ruido sostiene el gas pimienta que se obligó a comprar, María no quiere ser una más.

Las mamás dicen “cuidate”
pero ellas saben, son mujeres
Entienden que es imposible cuidarse ni prevenir, porque en vez de enseñar al otro: “respetá a la mina” nos enseñan a nosotras: “cuidate, no los mires, no les hables, caminá rápido”

Y no tengo que mostrar piel;
porque después dicen “le pasó por como iba vestida”
Y no tengo que mirar mucho a un vago, porque lo estoy provocando, lo estoy calentando.
Y si estoy sola de noche yendo para casa, me pasó por puta.

No, no es mi culpa.
No, no tengo que cuidarme.
Tengo derecho a ir de camino a casa
sin estar paranoica mirando para los lados,
Sin preocupar a mi vieja,
Sin portar nada para defenderme,
Sin que llegar a casa sea para mi un futuro incierto.

No, no tengo que cuidarme.
Vos tenés
que respetarme
.

16 disculpas que nunca recibiste y que te hicieron ser más fuerte:

1. “Disculpa por haberte hecho bullying todos esos años”.

2. “Disculpa por haber fingido ser tu amigo“.

3. “Disculpa por nunca demostrarte cuánto te amaba“.

4. “Disculpa por nunca haber respondido ese mensaje de texto“.

5. “Disculpa por no haberme molestado en seguir en contacto“.

6. “Disculpa haber huido y haber roto tu corazón”.

7. “Disculpa que permití que nos alejáramos“.

8. “Disculpa por haberme olvidado de ti“.

9. “Disculpa haber hecho promesas que nunca pensé cumplir”.

1o. “Disculpa por no haberte respetado“.

11. “Disculpa por no haber creído en tus sueños“.

12. “Disculpa por haber dejado de amarte y haber roto tu corazón”

.13. “Disculpa por no poder perdonarte“.

14. “Disculpa por haberte hecho sentir insignificante“.

15. “Disculpa por no haber luchado más por nuestro amor”.

16. “Disculpa por haberte engañado y no haber pensado en cuánto sufrirías“. 

Ella merece sentirse hermosa. Merece sentirse importante. Merece sentir que la cuidan. Merece sentirse respetada. Merece sentir que hay al menos otra persona en este mundo que la acepta justo por lo que ella es.
—  Maybe Not, Colleen Hoover
Respeto la religión, pero no soy parte de ella. Respeto la homosexualidad, aunque no lo soy. Respeto a los hombres, y aún así sigo siendo mujer y me valoro. No me gustan mucho los estereotipos, pero no me interesa ocasionar una guerra por eso. No me gustan las mujeres que le buscan el lado malo a todo y aprovechan cualquier gilada para armar una pequeña o enorme batalla contra el género masculino y demás, pero no me considero feminazi. Lo que más respeto es a las personas que saben respetar. A esas que no tienen nada en contra de las parejas igualitarias, esos hombres que respetan a las mujeres, y esas mujeres que se saben respetar y también respetan, esas personas que se encierran en su mundo y simplemente prefieren no opinar sobre nada. Respeto al mundo porque todos somos personas, todos somos iguales y diferentes.
Manual de la mujer inteligente :)

(cabronas absténganse):

1- Mande a todos a la chingada.
2- No mande mensajes ni stalkee a el sujeto en cuestión.
3- Báñese, aunque se quiera quedar en cama, métase a bañar.
4- Pongase perfume en el escote, (indispensable) y lápiz labial.
5- Use única y exclusivamente rímel en base agua, para cuando sienta ganas de llorar lo piense dos veces.
6- Salga de su casa, no importa si no tiene a quien visitar.
Agarre al perro y salga.
No tiene perro?, agarre un libro y diríjase al parque mas cercano.
7- Sonría, nadie quiere estar con una persona con cara de amargada.
8- Hágase el amor.
Usted solita, en su cuarto, con o sin estímulo.
Las sonrisas mas bellas se muestran cuando uno está satisfecha.
9- Coma, bien y copioso. Consiéntase. Un antojo no matará a nadie.
Las dietas están hechas para romperse una vez al mes.
10- Quiérase, suena fácil, ya se.
Mírese en el espejo con respeto y serenidad.
Si no tiene nada agradable que decirse permanezca en silencio.
Si no aprende a respetar su sobrepeso, su estatura, el tamaño de su busto, sus estrías y celulitis, es fácil que alguien pueda herirla en su intimidad.
11- Recuerde que todo esto pasará.
Nada dura para siempre.
Deje salir sus lagrimas, pero no se regodee en su dolor.
Ya mañana puede volver a comenzar.

- Sirena Morena.