resonante

Diván

El tejado de madera parecía venirse abajo. Tenía mi mirada concentrada en un punto fijo: una lámpara de techo que oscilaba entre la simplicidad y la complejidad. El discurso monótono que venía desde atrás de mi cabeza me sumergía en el sueño de a poco, aunque siempre estaba el grito para despertar.

Nunca podíamos llegar a un acuerdo, la persona incorpórea que no paraba de susurrar acusaciones y yo. Me culpaba de cosas tan pequeñas que ni siquiera había notado. Al final terminaba yo escuchándolo más que él escuchándome.

- ‘E hiciste esto, y aquello también. Hacés y deshacés. Creás y destruís.’ – Me enumeraba delitos que ni siquiera conocía. De a ratos acomodaba la cabeza en el delicado respaldo que fomentaba la somnolencia, pero no había posición que me hiciera sentir cómodo en medio de la sala perfectamente cuadrada.

Todo esto pasaba hasta que arañó el clímax. Estallé de furia y mi voz por primera vez fue más resonante que la suya. Se calló de forma súbita. Me levanté del diván amarillo uniformemente y giré para encontrar una réplica mía sentada en una silla de madera, que me miraba con temor. Lo inspeccioné con la mirada desafiantemente y se disipó como niebla en cuestión de segundos. Volví a recostarme y me interné en el intento a adormecerme, ya estaba cansado de tanto pensar.

Volvía a ser de noche. En la posada Roca de Guía reinaba el silencio, un silencio triple.
El primer silencio era una calma hueca y resonante, constituida por las cosas que faltaban. Si hubiera habido caballos en los establos, estos habrían piafado y mascado y lo habrían hecho pedazos. Si hubiera habido gente en la posada, aunque solo fuera un puñado de huéspedes que pasaran allí la noche, su agitada respiración y sus ronquidos habrían derretido el silencio como una cálida brisa primaveral. Si hubiera habido música. De hecho, no había ninguna de esas cosas, y por eso persistía el silencio.
En la posada Roca de Guía, un hombre yacía acurrucado en su mullida y aromática cama. Esperaba el sueño con los ojos abiertos en la oscuridad, inmóvil. Eso añadía un pequeño y asustado silencio al otro silencio, hueco y mayor. Componían una especie de aleación, una segunda voz.
El tercer silencio no era fácil reconocerlo. Si pasabas una hora escuchando, quizá empezaras a notarlo en las gruesas paredes de piedra de la vacía taberna y en el metal, gris y mate, de la espada que colgaba detrás de la barra. Estaba en la débil luz de la vela que alumbraba una habitación del piso de arriba con sombras danzarinas. Estaba en el desorden de unas hojas arrugadas que se habían quedado encima de un escritorio. Y estaba en las manos del hombre allí sentado, ignorando deliberadamente las hojas que había escrito y que había tirado mucho tiempo atrás.
El hombre tenía el pelo rojo como el fuego. Sus ojos eran oscuros y distantes, y se movía con la sutil certeza de quienes saben muchas cosas.
La posada Roca de Guía era suya, y también era suyo el tercer silencio. Así debía ser, pues ese era el mayor de los tres silencios, y envolvía a los otros dos. Era profundo y ancho como el final del otoño. Era grande y pesado como una gran roca alisada por la erosión de las aguas de un río. Era un sonido paciente e impasible como el de las flores cortadas; el silencio de un hombre que espera la muerte.
—  El nombre del viento, Patrick Rothfuss.

Publican el tráiler de una nueva película sobre la vida de Jobs que muestra su faceta “despiadada” *Javier Fernandez auditor*

La vida de Steve Jobs, cofundador de Apple y celebridad de la industria tecnológica, ha despertado el interés de numerosos cineastas y productoras, máxime tras su muerte en 2011.

jObs, con Ashton Kutcher en el rol protagónico, pasó por los cines en 2013 con más pena que gloria. Los meses que restan de 2015 no esperan con el estreno de dos nuevos filmes que enfocados en el hombre detrás de Apple o que, al menos, proponen una visión en torno a su vida.

El caso más resonante es Steve Jobs, a secas, producida por Universal Pictures, con guión adaptado por Aaron Sorkin (conocido por su trabajo en The Social Network), basada en el bestseller de Walter Isaacson, y con Michael Fassbender en el rol de Jobs.

Más desapercibido y con menores acciones de marketing, aparece Steve Jobs: The Man Behind the Machine. Se trata de un documental que circuló por el circuito de festivales tal como puede advertirse en el detalle de IMDb. El estreno en los cines de Estados Unidos está previsto para el día 4 de septiembre y ya circula una tráiler oficial, que agregamos a continuación.

El director, Alex Gibney (también conocido por su trabajo en We Steal Secrets: The Story of WikiLeaks) dijo que esta película no sólo muestra a Steve Jobs como un visionario, sino también como un líder despiadado, postura que se advierte desde el minuto cero en el afiche de la película.

Fuente: Engadget

La entrada Publican el tráiler de una nueva película sobre la vida de Jobs que muestra su faceta “despiadada” aparece primero en RedUSERS.


Javier Fernandez
http://ift.tt/11Szaf6
http://ift.tt/1I0Hefp

He aquí una de las novelas más sensacionales de este maestro del género de terror. Se trata de la escalofriante historia de cinco amigos, uno de los cuales muere inesperadamente. Los que sobreviven se reúnen para contarse relatos de fantasmas. La llegada de una misteriosa y hermosa mujer hace que las pesadillas se conviertan en realidad. La población en la que viven empieza a ser víctima de apariciones, suicidios y hechos alucinantes. “Fantasmas” ha constituído un resonante éxito internacional y ha sido llevada al cine.

Link de descarga (español)

Ulises. Alfred Tennyson.

De nada sirve que viva como un rey inútil

junto a este hogar apagado, entre rocas estériles,

el consorte de una anciana, inventando y decidiendo

leyes arbitrarias para un pueblo bárbaro,

que acumula, y duerme, y se alimenta, y no sabe quién soy.

No encuentro descanso al no viajar; quiero beber

la vida hasta las heces. Siempre he gozado

mucho, he sufrido mucho, con quienes

me amaban o en soledad; en la costa y cuando

con veloces corrientes las constelaciones de la lluvia

irritaban el mar oscuro. He llegado a ser famoso;

pues siempre en camino, impulsado por un corazón hambriento,

he visto y conocido mucho: las ciudades de los hombres

y sus costumbres, climas, consejos y gobiernos,

no siendo en ellas ignorado, sino siempre honrado en todas;

y he bebido el placer del combate junto a mis iguales,

allá lejos, en las resonantes llanuras de la lluviosa Troya.

Formo parte de todo lo que he visto;

y, sin embargo, toda experiencia es un arco a través del cual

se vislumbra un mundo ignoto, cuyo horizonte huye

una y otra vez cuando avanzo.

¡Qué fastidio es detenerse, terminar,

oxidarse sin brillo, no resplandecer con el ejercicio!

Como si respirar fuera la vida. Una vida sobre otra

sería del todo insuficiente, y de la única que tengo

me queda poco; pero cada hora me rescata

del silencio eterno, añade algo,

trae algo nuevo; y sería despreciable

guardarme y cuidarme el tiempo de tres soles,

y refrenar este espíritu ya viejo, pero que arde en el deseo

de seguir aprendiendo, como se sigue a una estrella que cae,

más allá del límite más extremo del pensamiento humano.

Éste es mi hijo, mi propio Telémaco,

a quien dejo el cetro y esta isla.

Lo quiero mucho; tiene el criterio para triunfar

en esta labor, para civilizar con prudente paciencia

a un pueblo rudo, y para llevarlos lentamente

a que se sometan a lo que es útil y bueno.

Es del todo impecable, dedicado completamente

a los intereses comunes, y se puede confiar

en que sea compasivo y cumpla los ritos

con que se adora a los dioses tutelares

cuando me haya ido. Él hace lo suyo, yo, lo mío.

Allí está el puerto; el barco extiende sus velas;

allí llama el amplio y oscuro mar. Vosotros, mis marineros,

almas que habéis trabajado y sufrido y pensado junto a mí,

y que siempre tuvisteis una alegre bienvenida

tanto para los truenos como para el día despejado, recibiéndolos

con corazones libres e inteligencias libres, vosotros y yo hemos envejecido.

La ancianidad tiene todavía su honra y su trabajo.

La muerte lo acaba todo: pero algo antes del fin,

alguna labor excelente y notable, todavía puede realizarse,

no indigna de quienes compartieron el campo de batalla con los dioses.

Las estrellas comienzan a brillar sobre las rocas:

el largo día avanza hacia su fin; la lenta luna asciende; los hondos

lamentos son ya de muchas voces. Venid, amigos míos.

No es demasiado tarde para buscar un mundo nuevo.

Zarpemos, y sentados en perfecto orden hiramos

los resonantes survos, pues me propongo

navegar más allá del poniente y el lugar en que se bañan

todos los astros del occidente, hasta que muera.

Es posible que las corrientes nos hundan y destruyan;

es posible que demos con las Islas Venturosas,

y veamos al gran Aquiles, a quien conocimos.

A pesar de que mucho se ha perdido, queda mucho; y, a pesar

de que no tenemos ahora el vigor que antaño

movía la tierra y los cielos, lo que somos, somos:

un espíritu ecuánime de corazones heroicos,

debilitados por el tiempo y el destino, pero con una voluntad decidida

a combatir, buscar, encontrar y no ceder.

Di hola

Todo es porque se sintió como estúpida, como desesperada por algo que de desesperarse no tiene nada. Las calles son peligrosas a esas horas si caminado anda. Las calles decían ser resbalosas a esas horas si en dos ruedas viajas. Posibilidades que agobian hasta que se recurre a los medios olvidados. Pero ahí él quizás acostado, viendo que se mueve la silla pero mejor lo lee más tarde. El último recurso sería mover la silla hasta que se harté, fue entonces que lo tomó y lo vió, tocó. Nada se escuchó. Un perdón y buenas noches, lo sé que debí pero no quise. La noche se puso turbia y húmeda, palpitante y estúpida. La madrugada fría y tonta, resonante y alterada. El día siguiente fue seco aunque llovía. Ya para qué le dices, no hace falta. Pedrito y el lobo se van porque no ven por dónde ganar. Quizás con una mirada lo puedan olvidar. (No se olvida, se ignora).

Un hombre es en esencia lo que está dispuesto a escribir.
José Manuel Figueroa, el hombre nacido en un pequeño pueblo llamado Juliantla enclavado en la sierra de Guerrero una de las regiones más pobres de México, entendió desde muy joven que hombre es aquel que se atreve a expresar lo que siente, lo que le nace del alma, lo que hace latir su corazón.
José Manuel, toma el nombre de Joan Sebastian n (Juan que significa libre y Sebastián en honor a los Llanos de San Sebastián, campos en donde trabajo de pequeño) y nace con el uno de los cantautores más representativos de la música vernácular mexicana.
Hoy se ha ido un hombre que siempre tuvo el valor de escribir lo que sentía, para luego ponerle música y expresarlo a través de una voz resonante y armoniosa.
Detrás de cada canción escrita por Joan Sebastian existen miles de historias, yo tengo la mía detrás de esta canción…

Quiero y Necesito:

Quiero,quiero,quiero y necesito,
quiero, quiero,quiero y necesito,
mirarme otra vez en tus ojos
quedarme contigo, fundirme en tu ser,
amanecer siendo el sol de tus valles,
amanecer junto a ti, amanecer.

Quiero,quiero,quiero y necesito
quiero, quiero,quiero y necesito,
sembrarte tierra prometida
y un soplo de vida te haga florecer,
amanecer dando gracias al cielo
y anochecer junto a ti, anochecer.

Quiero,quiero,quiero y necesito,
quiero, quiero,quiero y necesito,
borrar de tu alma los temores,
y que te enamores de mi mas que ayer
y amanecer enrredado en tu talla,
amanecer juanto a ti, amanecer,
amanecer siendo el sol de tus valles
amanecer junto a ti
amanecer………

Hoy ya no estas pero tu música y tu canto estan presentes… Porque el cantor vive en el recuerdo de quienes escuchamos su canto en la memoria.

Estoy tan cansada de estar aquí
Reprimida por todos mi miedos infantiles
Y si te tienes que ir
Desearía que solo te fueras
Porque tu presencia todavía perdura aquí
Y no me dejará sola

Estas heridas no parecerán sanar
Este dolor es simplemente demasiado real
Hay tanto que el tiempo no puede borrar

Cuando tu llorabas yo secaba tus lágrimas
Cuando gritabas yo luchaba contra todos tus miedos
Tomé tu mano a través de todos estos años
Pero tu tienes todavía
Todo de mí

Tu solías fascinarme
Por tu vida resonante
Ahora estoy limitada por la vida que dejaste atrás
Tu rostro ronda por
Mis, alguna vez agradables, sueños
Tu voz ahuyentó
Toda la cordura en mí

Estas heridas no parecerán sanar
Este dolor es simplemente demasiado real
Hay tanto que el tiempo no puede borrar

He intentado duramente decirme a mi misma te has ido
Pero aun así todavía estás conmigo.

La fábrica que fue orgullo del país, hacía aviones, autos, lanchas... Hoy languidece

CÓRDOBA.- Unos 11.000 empleados (el equivalente al personal de todas las automotrices instaladas en el país) trabajaban en 1952 en el IAME, hoy Fábrica Argentina de Aviones (Fadea). Producía aviones, motos Puma, autos (el Justicialista Sport y el Institec), lanchas y tractores. En la actualidad ocupa a 1700 personas, con una actividad reducida al mínimo pese a los resonantes anuncios hechos por el gobierno nacional cuando fue reestatizada, en 2009.

La fábrica había estado 15 años bajo la concesión de Lockheed Martin, una multinacional de origen norteamericano. La presidenta Cristina Kirchner planteó que la crisis internacional de ese momento significaría una oportunidad para iniciar una sustitución de importaciones en áreas en las que el país tuviera ventajas. Equiparó la decisión a la estatización de Aerolíneas Argentinas y de la jubilación privada. La operación costó $ 110 millones (70 se destinaron a la recompra de acciones y el resto, a recuperar capacidad). Desde entonces, entre capital de trabajo y sueldos, el Estado gasta unos US$ 70 millones anuales.

Fernando Forbes, integrante de la comisión directiva de la Asociación del Personal Técnico Aeronáutico (Apta) en Fadea, afirma que, efectivamente, la estatización, que el gremio apoyó, puede equipararse a la de Aerolíneas: “La conducción está en manos de quienes no tienen ni la formación ni el entendimiento necesario para hacer que funcione”. Gabriel Morcelli, secretario general de Apta Córdoba, agrega que “la política está por encima de la industria” y entonces las empresas no funcionan. “Nos vamos degradando día a día.”

Entre los técnicos crece la preocupación: la actividad es mínima y no se hacen trabajos para el exterior. El gremio afirma que no se requieren más de 60 personas para lo que se está haciendo.

Con la estatización, el Gobierno anunció que se harían 40 aviones IA-63 Pampa III, se repotenciaría el Pucará, avanzaría el proyecto de avión de la Unasur y se fabricaría un helicóptero sobre la base de un prototipo chino (CZ 11). Después firmó un acuerdo para la producción de piezas para el KC-390 de Embraer. Hace pocos meses, el director, Tulio Calderón, agregó que en sociedad con Invap la planta se subiría a la industria de los drones. Según Apta, todo quedó en anuncios. Del Pampa no hay nada concreto. “Los técnicos hacen lo que pueden”, dice Forbes. Del helicóptero se ensambló el prototipo chino y ahí terminó el proceso. Del avión para la Unasur empezó el proyecto y pronto se detuvo. De los cinco conjuntos de partes comprometidas con Embraer se entregaron tres y el resto está demorado; en la empresa responsabilizan a la firma brasileña.

La actividad se concentra en mantenimiento para la Fuerza Aérea. En estos días hay un Fokker que, según se anunció a los operarios, sería el último porque el proyecto fue desactivado. Entre los técnicos crece la preocupación: la actividad es mínima y no se hacen trabajos para el exterior. El gremio afirma que no se requieren más de 60 personas para lo que se está haciendo.

Durante su gestión, la Lockheed logró que el centro de mantenimiento funcionara para toda la región. En esos años llegaron algunos aviones de Colombia, pero no se consiguieron acuerdos de envergadura. Desde entonces, Chile y Brasil concentran los trabajos.

Pese a la insistencia, LA NACION no pudo ingresar en la planta ni conversar con sus autoridades; no hubo respuestas ni en Fadea ni en el Ministerio de Defensa.

El brigadier ® Roberto Engroba, que entre 1985 y 1989 estuvo a cargo de la entonces Fábrica Militar de Aviones, sostiene que la interrupción permanente de los proyectos impide que el país sea confiable: “El que compra un avión o contrata el mantenimiento necesita garantías de largo plazo, saber que durante no menos de una década lo que busque seguirá allí”.

Las políticas aeronáuticas, puntualiza, no se limitan a la Fuerza Aérea. “Hay que determinar si es un objetivo estratégico y seguir. Así lo hicieron Brasil y Chile. Los gobiernos pasan, pero los planes continúan.” A modo de ejemplo, cita que en los 90 hubo un proyecto en conjunto con Brasil para construir un avión guía del Vector CBA 123. Nació en la administración de Raúl Alfonsín, y cuando llegó Carlos Menem “tiró todo por la borda”.

La Cámpora

La actual conducción de Fadea llegó a fines de 2013 de la mano de La Cámpora. El presidente del directorio, Matías Savoca, fue director de Negocios en Defensa y Seguridad de Fabricaciones Militares; lo acompañan el salteño Walter Wayar (el de los videos de campaña bailando) y el cordobés Diego Atala. Según trascendidos, Defensa decidió apartar de la conducción a Raúl Argañaraz -hoy trabaja en la campaña de Daniel Scioli- por “inconsistencias en las cuentas”, que se relacionarían con deudas en divisas a proveedores. Argañaraz dice que renunció cuando cambió el ministro de Defensa, “tras haber cumplido en tiempo récord el objetivo de que volviera a ser una fábrica”. Sobre las supuestas inconsistencias contables dice que son absolutamente falsas. “Nuestra obligación era recuperar la cadena logística del Pampa, incluyendo la modernización de la aviónica, para su producción en serie por primera vez en su historia.”

Su paso por Fadea fue muy polémico. Apta lo acusa de perseguir a sus afiliados y delegados, y lo denunció por obligar a los trabajadores a contestar un cuestionario político y por imponer al personal cursos de “adoctrinamiento”.

Ya con la conducción camporista hubo un polémico catering. En octubre pasado, cuando el ministro de Defensa, Agustín Rossi, presidió el 87º aniversario y anunció el acuerdo con Embraer, se pagaron $ 646.000 para un almuerzo de 1900 personas.

Durante la gestión de Argañaraz se constituyó un nuevo gremio, que todavía no tiene personería. Parte de su consejo directivo son ex delegados de Apta; su posición es más afín a la empresa, que les dio su aval. “La mayoría de los delegados renunciaron por oponerse a un plan de sabotaje -dice el ex directivo-. Hicimos las denuncias penales correspondientes. La crisis de representatividad del que era el único gremio, hegemónico, provocó que al final de mi gestión sólo el 4% de los trabajadores siguiera ahí.” Desde la estatización, el número de empleados creció alrededor de 40%. “Mucha militancia no productiva”, ironiza Forbes. En el 95, cuando la Lockheed se hizo cargo de la concesión, despidió a 800 operarios; quedaron 1050.

En octubre pasado, cuando el ministro de Defensa, Agustín Rossi, presidió el 87º aniversario y anunció el acuerdo con Embraer, se pagaron $ 646.000 para un almuerzo de 1900 personas.

Sobre la viabilidad de la planta, Horacio Viqueira, que integró el cuerpo directivo entre 2009 y 2013, advierte que los años de oro, en la década del 50, se fundamentaron en una fuerte inversión estatal, aunque faltaba un proceso integrado. “Se producía para un mercado cautivo, a baja escala y alto costo.”

Argañaraz sostiene que en dos años y medio se invirtieron unos $ 240 millones. “Creo que es la gestión más importante desde la época del brigadier San Martín, tanto desde el punto de vista cuantitativo como desde el cualitativo, dejando una fábrica con tecnología de nivel global.” Está convencido de que alcanzó la meta de que “volviera a ser una fábrica”.

Capacidad ociosa

Para Viqueira, las mayores posibilidades de desarrollo están en mantenimiento, ya que se pueden hacer trabajos integrales y producir fumigadores y unidades chicas para uso privado. “La relación con Brasil debería servir para subirse al plano internacional”, apunta, y reconoce que la escasez de divisas fue un condicionamiento.

Morcelli señala que la planta está en condiciones de encarar diversas producciones, como chasis de colectivos o aspas para generadores eólicos, que hoy se importan de China. Una de sus últimas realizaciones fue la reparación de Floralis Genérica, la escultura metálica que está en la avenida Figueroa Alcorta, a metros de la Facultad de Derecho de la UBA.

Aunque la planta de pintura se puso a punto para, entre otras labores, servir a Aerolíneas Argentinas, cuyo centro de mantenimiento no cuenta con ese sector, sólo se trabajó en un avión. “Es inentendible, pero manda los aviones a pintar afuera”, señala Mocelli.

La Fábrica Militar de Aviones fue fundada en 1927 y cuatro años más tarde, con el AC 1, inició la familia de los “aviones argentinos”, que tiene su período más prolífico desde mediados de los 40 hasta el golpe militar del 55. Nada de lo que se construyó en esa época fue bajo licencia, sino que se volcó al desarrollo de proyectos nacionales con la dirección del brigadier Juan Ignacio San Martín, que en el 1952 fue designado ministro de Aeronáutica.

Aunque la planta de pintura se puso a punto para, entre otras labores, servir a Aerolíneas Argentinas, cuyo centro de mantenimiento no cuenta con ese sector, sólo se trabajó en un avión. “Es inentendible, pero manda los aviones a pintar afuera”, señala Mocelli.

Su nieto, Juan San Martín -conocedor en detalle de la historia de la fábrica y hoy en el área de Comunicaciones Institucionales de Fadea-, destaca entre los hitos la producción de los DL 22 y el I Ae 24 Calquín, 201 unidades hechas con pino misionero usado como material compuesto y entelado. De esas joyas no quedó ninguna. “Fueron hachados y la madera se usó para hacer calderas”, cuenta Engroba.

En 1947 tuvo su bautismo de vuelo el Pulqui I, primer avión a reacción construido en América latina, y en 1950 fue el turno del Pulqui II. “La Argentina se situó ahí en los primeros lugares en materia aeronáutica. Esos aviones de caza estaban entre los tres mejores del mundo”, dice San Martín. Fue el comienzo de la industria metalmecánica, ya que muchos emprendedores empezaron a trabajar para la fábrica. Engroba coincide en el análisis, pero subraya que los planes fueron siempre “zigzagueantes, atados a intereses políticos”, y los que se presentaban como “de punta” terminaban sin alcanzar la trascendencia pretendida.

En 1957 la planta pasó a llamarse Dirección de Fabricaciones e Investigación Aeronáutica (Dinfia), y continuó con la fabricación aeronáutica y de vehículos. Una década después se transformó en el Área Material Córdoba, que desarrolló el Guaraní, el Pucará y el Pampa, a la vez que produjo el Rastrojero (dejó de hacerse en la década del 70 por un decreto del ministro de Economía José Alfredo Martínez de Hoz).

Del Pucará, hasta 1975 se construyeron 108 unidades, algunas vendidas a Uruguay, Colombia y Sri Lanka; 23 se perdieron en la Guerra de Malvinas. Quedan algunas células y el proyecto de remotorización. “Se podría haber vendido al mundo, pero parece que no tenemos espíritu comercial”, apunta Engroba.

El Pampa tiene distintos modelos. En 1987 hizo una gira por Estados Unidos y quedó preseleccionado para una licitación de la Fuerza Aérea Naval. Durante dos años, dos unidades fueron perfeccionadas en su diseño, visitaron 40 bases y las volaron 100 pilotos. “Terminó descalificado por intereses políticos -explica Engroba-. Dijeron que era muy avanzado y que pretendían uno más elemental.”

En su opinión, el problema no son los aviones, sino el país: “La discontinuidad quita competitividad; los potenciales clientes desconfían”. Cuenta que la fábrica perdió una licitación en un país asiático porque no podía garantizar repuestos y mantenimiento técnico por 20 años.

Fiasco privado

Los casi 15 años de gestión de la Lockheed fueron un rotundo fracaso. En 1995, el presidente Menem le otorgó la concesión por 25 años, con opción a 20 más. La Argentina se comprometió a comprar 36 aviones a la Marina de Estados Unidos, que serían repotenciados en Córdoba. En una etapa más avanzada la empresa construiría una base aeroespacial. De ahí surge la célebre frase de Menem en una escuela de Tartagal, Salta, en 1996. “Dentro de poco se va a licitar un sistema de vuelos espaciales por el que desde una plataforma que quizá se instale en la provincia de Córdoba esas naves van a salir de la atmósfera, se van a remontar a la estratosfera y desde ahí [van a] elegir el lugar adonde quieran ir. En una hora y media podemos estar desde la Argentina en Japón, en Corea o en cualquier parte”.

Para Engroba, hay posibilidades de relanzar la fábrica, pero subraya que se requieren por lo menos 15 años de trabajo serio. “Embraer nació 42 años después, aprendieron con nosotros y hoy es una potencia.”

Lo cierto es que la Lockheed hizo ambiciosas promesas para la expansión de las líneas de negocio y terminó manteniendo lo que después le vendió al Estado, a la vez que insistía en que iba a relanzar la producción del IA-63 Pampa. “Fue el negocio de la vaca atada. Una administración de fuegos artificiales”, resume Engroba.

Del Pampa -la perla de la fábrica- se terminaron 18 unidades hasta fines de 1994; durante la gestión de Néstor Kirchner se armaron (no produjeron) seis. San Martín reconoce que el modelo industrial de los 50 hoy no es viable porque el contexto mundial cambió. “Ya no hay producción autónoma. Cada sector está vinculado con otro y las exigencias de calidad son altas. Pero Fadea tiene la capacidad para insertarse.”

Para Engroba, hay posibilidades de relanzar la fábrica, pero subraya que se requieren por lo menos 15 años de trabajo serio. “Embraer nació 42 años después, aprendieron con nosotros y hoy es una potencia.”

Cotto-Canelo será en Las Vegas; iría al Mandalay Bay

(NotiFight.com) Una nueva edición de la que es la rivalidad más acendrada en el boxeo y que estará a cargo del puertorriqueño Miguel Cotto y el mexicano Saúl “Canelo” Álvarez, está más próxima al hotel Mandalay Bay de Las Vegas, Nevada, Estados Unidos, que a cualquier otro escenario.

Para el ex campeón mundial y promotor estadounidense Oscar De La Hoya, quien protagonizó en el Centro de Eventos de ese lujoso hotel y casino la llamada Pelea del Milenio, contra el boricua Félix “Tito” Trinidad, podría tratarse del más grande encuentro entre estrellas de México y Puerto Rico y superará ediciones anteriores.

En charla con ESPN, el presidente de Golden Boy Promotions, tras asegurar que el combate sería en Las Vegas, asentó que Cotto y Álvarez vienen de victorias resonantes contra el australiano Daniel Geale y el estadounidense James Kirkland, respectivamente.

“Lo va a superar por la simple razón de que Cotto se vio excelente, se vio explosivo en su última pelea y ‘Canelo’ se vio explosivo, se vio fuerte contra James Kirkland. Esta pelea va a ser entretenida, esta pelea va a ser explosiva y son las peleas que la gente quiere ver”, manifestó Oscar.

A continuación, De La Hoya trajo a la memoria los duelos de Julio César Chávez contra Edwin Rosario, Wilfredo Gómez-Salvador Sánchez y Gómez-Pintor, y el suyo ante Trinidad como los clásicos enfrentamientos entre púgiles de ambos países, México-Puerto Rico. Cotto tiene una división de éxitos con Antonio Margarito y el asunto se exacerbó por las supuestas vendas con yeso del “Tornado de Tijuana”.

Aunque no descartó del todo al MGM Grand de Las Vegas, el que fuera seis veces campeón del mundo en divisiones diferentes calificó al Mandalay Bay como la mejor opción.

“El Mandalay Bay es una arena muy interesante”, estimó. “Le caben como 14 mil personas, pero cada asiento, cada persona va a tener una vista excelente hacia el cuadrilátero. Estás enfrente, encima de toda la acción. Si estás comprando un boleto del más barato, quizás vas a tener la mejor vista de todos. Ahí peleé contra Trinidad, es una arena histórica y muy bonita para ver boxeo”, consideró.

El combate sería en pago por ver en HBO y se afirma que el 21 de noviembre es la fecha más probable, según reportó Alfredo R. Berríos, de ESPNDeportes.com .

Por su parte, Carlos Narváez Rosario escribió que el asesor legal de Cotto, Gabriel Peñagarícano, reveló que el MGM Grand quedó fuera y le dio la bienvenida al Mandalay Bay. No obstante, no desechó como posibilidad al Thomas & Mack Center de Las Vegas. “Todavía no hay nada definido”, apuntó.

Se habla de que el Mandalay Bay habría ofrecido 12 millones de dólares para quedarse con la sede, lo cual supera con creces la propuesta de cinco millones de “verdes” del Madison Square Garden de Nueva York, que ha escenificado nueve de los once combates de Cotto en la Gran Manzana.

Los Castro toman el ballet por asalto

Los Castro toman el ballet por asalto
El Ballet Nacional de Cuba ensaya la puesta en escena de “Vilma”, que
habría sido escrito por Déborah Castro
lunes, julio 27, 2015 | José Hugo Fernández

LA HABANA, Cuba. – Si Kim Il-Sung escribió una ópera (según se cuenta),
no hay por qué extrañarse de que Déborah Castro, hija de Vilma Espín y
Raúl Castro, haya escrito un ballet, aun cuando su perfil profesional
resulte tan ajeno al ballet y tan distante de sus vibraciones
sensoriales como lo estuvo la ópera de El Gran Líder.

Si el sátrapa coreano movilizó todos los medios económicos y
propagandísticos de su país para conseguir que “La muchacha de las
flores”, aquella ópera escrita por él -con la indudable ayuda de
alguien-, fuese convertida en el acontecimiento cultural más resonante
de Corea del Norte, la hija y sobrina de nuestros grandes timoneles
parece resuelta a no quedarse atrás, pues ha conseguido movilizar al
Ballet Nacional de Cuba, nada menos, para llevar al escenario el ballet
“Vilma”, escrito por ella, también con la indudable ayuda de alguien.

Por lo pronto, ya empezó a ocasionar estragos entre las huestes de
Alicia Alonso. Es que se muestra impaciente porque su ballet sea
estrenado. Así que los bailarines que han tenido el patriótico honor de
ser escogidos para la representación, no podrán disfrutar de sus
correspondientes vacaciones de verano -muy en particular los que son del
interior del país-, puesto que deben ensayar a paso de conga durante lo
que resta de este mes de julio y la primera quincena del próximo, con el
fin de que la obra esté lista el 23 de agosto, fiesta de la Federación
de Mujeres Cubanas (FMC), para homenajear a su protagonista.

Se cuenta que los ensayos para la puesta en escena de la ópera “La
muchacha de las flores”, estuvieron rodeados de un nivel de secretismo
muy similar al que han empleado siempre los norcoreanos en sus maniobras
militares. Pues, por lo que parece, tampoco en esto se quiere quedar
corta Déborah Castro, o su edecán para el caso, Eduardo Blanco, servil
persona, además del más mediocre entre los coreógrafos mediocres que
padece hoy el Ballet Nacional de Cuba.

Con el mayor sigilo, a puertas cerradas, sin que se permita el acceso ni
siquiera a los propios integrantes de la compañía que no forman parte
del elenco, tienen lugar por estos días los ensayos para la puesta del
ballet “Vilma”.

Es obvio que pretenden virarnos a todos al revés por la sorpresa y la
admiración con el estreno de este gran acontecimiento de la cultura
nacional. Incluso, ya es posible prever los elogios de la prensa oficial
especializada. La ópera de Kim IL-Sung, estrenada en 1930, sería
adaptaba al cine en 1972. El Gran Líder no se conformó conque
constituyese un acontecimiento sin precedentes para la cultura
norcoreana. Así que dispuso que vez en de uno, fueran dos.

Más valdría entonces que los directores y guionistas del ICAIC fueran
tomando nota.

Source: Los Castro toman el ballet por asalto | Cubanet -
http://ift.tt/1DIPuPq

via Blogger http://ift.tt/1KvU34A

Momentos Resonantes
Curaduría: Patricio Dalgo
Viernes 31 de Julio a las 19:00
Casa Dieciocho Espacio de Arte
Calle 18 de Septiembre No 1040 y América
Quito, Ecuador

Muestra que recorre las bitácoras, los apuntes y los instantes de creatividad de grandes artistas de diferentes disciplinas

Participan:
Eder Castillo (México) Hector Canonge (USA) Jason Mena (Puerto Rico) Carlos No (Ecuador) Ernesto Salmerón (Nicaragua) Paula Bustos (Chile) David Celi (Ecuador) Florencia Salazar (Argentina) Clemente Padin (Uruguay) Patricio Ponce (Ecuador) Oswaldo Terreros (Ecuador) Alex Schlenker (Ecuador) Moises Yunga (Ecuador) Amaranta Moral (Ecuador) Marit Lindberg (Suecia) Wagner Rossi Campos (Brasil) Sara Paniagua (España) Carlos Vaca (Ecuador) Gianine Tabja (Perú) Pablo Almeida (Ecuador) Jorge Vsconéz (Ecuador) Adrián Balseca (Ecuador) Omar Puebla (Ecuador) Daniel León (Ecuador) Jorge Ismael Rodríguez (México) Juan Shapan (Ecuador) Oscar Salamanca (Colombia) Yoko Jácome (Ecuador) Ana Fernandez (Ecuador) Jenny Jaramillo (Ecuador) Luis Alvarado (Perú) Angel Poyón (Guatemala) Karina Cortez (Ecuador) Angélica Alomoto (Ecuador) Berioska Meneses (Ecuador) Isabel Llaguno (Ecuador) José Luis Macas (Ecuador) Chritians Luna (Perú) Guillermo Arias (Ecuador) Adrián Gómez (Cuba) Christian Proaño (Ecuador) Ricardo Garlet (Brasil) James Bonachea (Cuba) Juan Carlos león (Ecuador) Carlos Martiel (Cuba) Gabriela Flores (Perú) Zanktasantorum (Ecuador) Leonardo Gonzalez (Honduras) Bam Fia (Ecuador) Pamela Pazmiño (Ecuador) Belén Granda (Ecuador) Edisón Vaca (Ecuador) Gimena Castellón (Argentina) Pablo Ayala (Ecuador) Cristina Salas (Ecuador) Juan Javier Salazar (Perú) Raúl Ayala (Ecuador) Johan Sunenson (Suecia) Pablo Helguera (México) Taniel Morales (México)

DJ. Catalina
DJ. Fetanyl
DJ. Fat

Los Castro escriben un ballet llamado “Vilma”

Deborah Castro juega un rol importante en la escritura del ballet Vilma (foto tomada de Internet)

LA HABANA, Cuba. – Si Kim Il-Sung escribió una ópera (según se cuenta), no hay por qué extrañarse de que Déborah Castro, hija de Vilma Espín y Raúl Castro, haya escrito un ballet, aun cuando su perfil profesional resulte tan ajeno al ballet y tan distante de sus vibraciones sensoriales como lo estuvo la ópera de El Gran Líder.

Si el sátrapa coreano movilizó todos los medios económicos y propagandísticos de su país para conseguir que “La muchacha de las flores”, aquella ópera escrita por él -con la indudable ayuda de alguien-, fuese convertida en el acontecimiento cultural más resonante de Corea del Norte, la hija y sobrina de nuestros grandes timoneles parece resuelta a no quedarse atrás, pues ha conseguido movilizar al Ballet Nacional de Cuba, nada menos, para llevar al escenario el ballet “Vilma”, escrito por ella, también con la indudable ayuda de alguien.

Por lo pronto, ya empezó a ocasionar estragos entre las huestes de Alicia Alonso. Es que se muestra impaciente porque su ballet sea estrenado. Así que los bailarines que han tenido el patriótico honor de ser escogidos para la representación, no podrán disfrutar de sus correspondientes vacaciones de verano -muy en particular los que son del interior del país-, puesto que deben ensayar a paso de conga durante lo que resta de este mes de julio y la primera quincena del próximo, con el fin de que la obra esté lista el 23 de agosto, fiesta de la Federación de Mujeres Cubanas (FMC), para homenajear a su protagonista.

Se cuenta que los ensayos para la puesta en escena de la ópera “La muchacha de las flores”, estuvieron rodeados de un nivel de secretismo muy similar al que han empleado siempre los norcoreanos en sus maniobras militares. Pues, por lo que parece, tampoco en esto se quiere quedar corta Déborah Castro, o su edecán para el caso, Eduardo Blanco, servil persona, además del más mediocre entre los coreógrafos mediocres que padece hoy el Ballet Nacional de Cuba.

Con el mayor sigilo, a puertas cerradas, sin que se permita el acceso ni siquiera a los propios integrantes de la compañía que no forman parte del elenco, tienen lugar por estos días los ensayos para la puesta del ballet “Vilma”.

Es obvio que pretenden virarnos a todos al revés por la sorpresa y la admiración con el estreno de este gran acontecimiento de la cultura nacional. Incluso, ya es posible prever los elogios de la prensa oficial especializada. La ópera de Kim IL-Sung, estrenada en 1930, sería adaptaba al cine en 1972. El Gran Líder no se conformó conque constituyese un acontecimiento sin precedentes para la cultura norcoreana. Así que dispuso que vez en de uno, fueran dos.

Más valdría entonces que los directores y guionistas del ICAIC fueran tomando nota.

Nota: Los libros de este autor pueden ser adquiridos en las siguientes direcciones: http://ift.tt/137dlGo y http://ift.tt/KvJJPP Su blog en: http://ift.tt/1iQmbSd



Los Castro escriben un ballet llamado “Vilma”
La fábrica que fue: orgullo del país, hacía aviones, autos, lanchas... Hoy languidece

CÓRDOBA.- Unos 11.000 empleados (el equivalente al personal de todas las automotrices instaladas en el país) trabajaban en 1952 en el IAME, hoy Fábrica Argentina de Aviones (Fadea). Producía aviones, motos Puma, autos (el Justicialista Sport y el Institec), lanchas y tractores. En la actualidad ocupa a 1700 personas, con una actividad reducida al mínimo pese a los resonantes anuncios hechos por el gobierno nacional cuando fue reestatizada, en 2009.

La fábrica había estado 15 años bajo la concesión de Lockheed Martin, una multinacional de origen norteamericano. La presidenta Cristina Kirchner planteó que la crisis internacional de ese momento significaría una oportunidad para iniciar una sustitución de importaciones en áreas en las que el país tuviera ventajas. Equiparó la decisión a la estatización de Aerolíneas Argentinas y de la jubilación privada. La operación costó $ 110 millones (70 se destinaron a la recompra de acciones y el resto, a recuperar capacidad). Desde entonces, entre capital de trabajo y sueldos, el Estado gasta unos US$ 70 millones anuales.

Fernando Forbes, integrante de la comisión directiva de la Asociación del Personal Técnico Aeronáutico (Apta) en Fadea, afirma que, efectivamente, la estatización, que el gremio apoyó, puede equipararse a la de Aerolíneas: “La conducción está en manos de quienes no tienen ni la formación ni el entendimiento necesario para hacer que funcione”. Gabriel Morcelli, secretario general de Apta Córdoba, agrega que “la política está por encima de la industria” y entonces las empresas no funcionan. “Nos vamos degradando día a día.”

Entre los técnicos crece la preocupación: la actividad es mínima y no se hacen trabajos para el exterior. El gremio afirma que no se requieren más de 60 personas para lo que se está haciendo.

Con la estatización, el Gobierno anunció que se harían 40 aviones IA-63 Pampa III, se repotenciaría el Pucará, avanzaría el proyecto de avión de la Unasur y se fabricaría un helicóptero sobre la base de un prototipo chino (CZ 11). Después firmó un acuerdo para la producción de piezas para el KC-390 de Embraer. Hace pocos meses, el director, Tulio Calderón, agregó que en sociedad con Invap la planta se subiría a la industria de los drones. Según Apta, todo quedó en anuncios. Del Pampa no hay nada concreto. “Los técnicos hacen lo que pueden”, dice Forbes. Del helicóptero se ensambló el prototipo chino y ahí terminó el proceso. Del avión para la Unasur empezó el proyecto y pronto se detuvo. De los cinco conjuntos de partes comprometidas con Embraer se entregaron tres y el resto está demorado; en la empresa responsabilizan a la firma brasileña.

La actividad se concentra en mantenimiento para la Fuerza Aérea. En estos días hay un Fokker que, según se anunció a los operarios, sería el último porque el proyecto fue desactivado. Entre los técnicos crece la preocupación: la actividad es mínima y no se hacen trabajos para el exterior. El gremio afirma que no se requieren más de 60 personas para lo que se está haciendo.

Durante su gestión, la Lockheed logró que el centro de mantenimiento funcionara para toda la región. En esos años llegaron algunos aviones de Colombia, pero no se consiguieron acuerdos de envergadura. Desde entonces, Chile y Brasil concentran los trabajos.

Pese a la insistencia, LA NACION no pudo ingresar en la planta ni conversar con sus autoridades; no hubo respuestas ni en Fadea ni en el Ministerio de Defensa.

El brigadier ® Roberto Engroba, que entre 1985 y 1989 estuvo a cargo de la entonces Fábrica Militar de Aviones, sostiene que la interrupción permanente de los proyectos impide que el país sea confiable: “El que compra un avión o contrata el mantenimiento necesita garantías de largo plazo, saber que durante no menos de una década lo que busque seguirá allí”.

Las políticas aeronáuticas, puntualiza, no se limitan a la Fuerza Aérea. “Hay que determinar si es un objetivo estratégico y seguir. Así lo hicieron Brasil y Chile. Los gobiernos pasan, pero los planes continúan.” A modo de ejemplo, cita que en los 90 hubo un proyecto en conjunto con Brasil para construir un avión guía del Vector CBA 123. Nació en la administración de Raúl Alfonsín, y cuando llegó Carlos Menem “tiró todo por la borda”.

La Cámpora

La actual conducción de Fadea llegó a fines de 2013 de la mano de La Cámpora. El presidente del directorio, Matías Savoca, fue director de Negocios en Defensa y Seguridad de Fabricaciones Militares; lo acompañan el salteño Walter Wayar (el de los videos de campaña bailando) y el cordobés Diego Atala. Según trascendidos, Defensa decidió apartar de la conducción a Raúl Argañaraz -hoy trabaja en la campaña de Daniel Scioli- por “inconsistencias en las cuentas”, que se relacionarían con deudas en divisas a proveedores. Argañaraz dice que renunció cuando cambió el ministro de Defensa, “tras haber cumplido en tiempo récord el objetivo de que volviera a ser una fábrica”. Sobre las supuestas inconsistencias contables dice que son absolutamente falsas. “Nuestra obligación era recuperar la cadena logística del Pampa, incluyendo la modernización de la aviónica, para su producción en serie por primera vez en su historia.”

Su paso por Fadea fue muy polémico. Apta lo acusa de perseguir a sus afiliados y delegados, y lo denunció por obligar a los trabajadores a contestar un cuestionario político y por imponer al personal cursos de “adoctrinamiento”.

Ya con la conducción camporista hubo un polémico catering. En octubre pasado, cuando el ministro de Defensa, Agustín Rossi, presidió el 87º aniversario y anunció el acuerdo con Embraer, se pagaron $ 646.000 para un almuerzo de 1900 personas.

Durante la gestión de Argañaraz se constituyó un nuevo gremio, que todavía no tiene personería. Parte de su consejo directivo son ex delegados de Apta; su posición es más afín a la empresa, que les dio su aval. “La mayoría de los delegados renunciaron por oponerse a un plan de sabotaje -dice el ex directivo-. Hicimos las denuncias penales correspondientes. La crisis de representatividad del que era el único gremio, hegemónico, provocó que al final de mi gestión sólo el 4% de los trabajadores siguiera ahí.” Desde la estatización, el número de empleados creció alrededor de 40%. “Mucha militancia no productiva”, ironiza Forbes. En el 95, cuando la Lockheed se hizo cargo de la concesión, despidió a 800 operarios; quedaron 1050.

En octubre pasado, cuando el ministro de Defensa, Agustín Rossi, presidió el 87º aniversario y anunció el acuerdo con Embraer, se pagaron $ 646.000 para un almuerzo de 1900 personas.

Sobre la viabilidad de la planta, Horacio Viqueira, que integró el cuerpo directivo entre 2009 y 2013, advierte que los años de oro, en la década del 50, se fundamentaron en una fuerte inversión estatal, aunque faltaba un proceso integrado. “Se producía para un mercado cautivo, a baja escala y alto costo.”

Argañaraz sostiene que en dos años y medio se invirtieron unos $ 240 millones. “Creo que es la gestión más importante desde la época del brigadier San Martín, tanto desde el punto de vista cuantitativo como desde el cualitativo, dejando una fábrica con tecnología de nivel global.” Está convencido de que alcanzó la meta de que “volviera a ser una fábrica”.

Capacidad ociosa

Para Viqueira, las mayores posibilidades de desarrollo están en mantenimiento, ya que se pueden hacer trabajos integrales y producir fumigadores y unidades chicas para uso privado. “La relación con Brasil debería servir para subirse al plano internacional”, apunta, y reconoce que la escasez de divisas fue un condicionamiento.

Morcelli señala que la planta está en condiciones de encarar diversas producciones, como chasis de colectivos o aspas para generadores eólicos, que hoy se importan de China. Una de sus últimas realizaciones fue la reparación de Floralis Genérica, la escultura metálica que está en la avenida Figueroa Alcorta, a metros de la Facultad de Derecho de la UBA.

Aunque la planta de pintura se puso a punto para, entre otras labores, servir a Aerolíneas Argentinas, cuyo centro de mantenimiento no cuenta con ese sector, sólo se trabajó en un avión. “Es inentendible, pero manda los aviones a pintar afuera”, señala Mocelli.

La Fábrica Militar de Aviones fue fundada en 1927 y cuatro años más tarde, con el AC 1, inició la familia de los “aviones argentinos”, que tiene su período más prolífico desde mediados de los 40 hasta el golpe militar del 55. Nada de lo que se construyó en esa época fue bajo licencia, sino que se volcó al desarrollo de proyectos nacionales con la dirección del brigadier Juan Ignacio San Martín, que en el 1952 fue designado ministro de Aeronáutica.

Aunque la planta de pintura se puso a punto para, entre otras labores, servir a Aerolíneas Argentinas, cuyo centro de mantenimiento no cuenta con ese sector, sólo se trabajó en un avión. “Es inentendible, pero manda los aviones a pintar afuera”, señala Mocelli.

Su nieto, Juan San Martín -conocedor en detalle de la historia de la fábrica y hoy en el área de Comunicaciones Institucionales de Fadea-, destaca entre los hitos la producción de los DL 22 y el I Ae 24 Calquín, 201 unidades hechas con pino misionero usado como material compuesto y entelado. De esas joyas no quedó ninguna. “Fueron hachados y la madera se usó para hacer calderas”, cuenta Engroba.

En 1947 tuvo su bautismo de vuelo el Pulqui I, primer avión a reacción construido en América latina, y en 1950 fue el turno del Pulqui II. “La Argentina se situó ahí en los primeros lugares en materia aeronáutica. Esos aviones de caza estaban entre los tres mejores del mundo”, dice San Martín. Fue el comienzo de la industria metalmecánica, ya que muchos emprendedores empezaron a trabajar para la fábrica. Engroba coincide en el análisis, pero subraya que los planes fueron siempre “zigzagueantes, atados a intereses políticos”, y los que se presentaban como “de punta” terminaban sin alcanzar la trascendencia pretendida.

En 1957 la planta pasó a llamarse Dirección de Fabricaciones e Investigación Aeronáutica (Dinfia), y continuó con la fabricación aeronáutica y de vehículos. Una década después se transformó en el Área Material Córdoba, que desarrolló el Guaraní, el Pucará y el Pampa, a la vez que produjo el Rastrojero (dejó de hacerse en la década del 70 por un decreto del ministro de Economía José Alfredo Martínez de Hoz).

Del Pucará, hasta 1975 se construyeron 108 unidades, algunas vendidas a Uruguay, Colombia y Sri Lanka; 23 se perdieron en la Guerra de Malvinas. Quedan algunas células y el proyecto de remotorización. “Se podría haber vendido al mundo, pero parece que no tenemos espíritu comercial”, apunta Engroba.

El Pampa tiene distintos modelos. En 1987 hizo una gira por Estados Unidos y quedó preseleccionado para una licitación de la Fuerza Aérea Naval. Durante dos años, dos unidades fueron perfeccionadas en su diseño, visitaron 40 bases y las volaron 100 pilotos. “Terminó descalificado por intereses políticos -explica Engroba-. Dijeron que era muy avanzado y que pretendían uno más elemental.”

En su opinión, el problema no son los aviones, sino el país: “La discontinuidad quita competitividad; los potenciales clientes desconfían”. Cuenta que la fábrica perdió una licitación en un país asiático porque no podía garantizar repuestos y mantenimiento técnico por 20 años.

Fiasco privado

Los casi 15 años de gestión de la Lockheed fueron un rotundo fracaso. En 1995, el presidente Menem le otorgó la concesión por 25 años, con opción a 20 más. La Argentina se comprometió a comprar 36 aviones a la Marina de Estados Unidos, que serían repotenciados en Córdoba. En una etapa más avanzada la empresa construiría una base aeroespacial. De ahí surge la célebre frase de Menem en una escuela de Tartagal, Salta, en 1996. “Dentro de poco se va a licitar un sistema de vuelos espaciales por el que desde una plataforma que quizá se instale en la provincia de Córdoba esas naves van a salir de la atmósfera, se van a remontar a la estratosfera y desde ahí [van a] elegir el lugar adonde quieran ir. En una hora y media podemos estar desde la Argentina en Japón, en Corea o en cualquier parte”.

Para Engroba, hay posibilidades de relanzar la fábrica, pero subraya que se requieren por lo menos 15 años de trabajo serio. “Embraer nació 42 años después, aprendieron con nosotros y hoy es una potencia.”

Lo cierto es que la Lockheed hizo ambiciosas promesas para la expansión de las líneas de negocio y terminó manteniendo lo que después le vendió al Estado, a la vez que insistía en que iba a relanzar la producción del IA-63 Pampa. “Fue el negocio de la vaca atada. Una administración de fuegos artificiales”, resume Engroba.

Del Pampa -la perla de la fábrica- se terminaron 18 unidades hasta fines de 1994; durante la gestión de Néstor Kirchner se armaron (no produjeron) seis. San Martín reconoce que el modelo industrial de los 50 hoy no es viable porque el contexto mundial cambió. “Ya no hay producción autónoma. Cada sector está vinculado con otro y las exigencias de calidad son altas. Pero Fadea tiene la capacidad para insertarse.”

Para Engroba, hay posibilidades de relanzar la fábrica, pero subraya que se requieren por lo menos 15 años de trabajo serio. “Embraer nació 42 años después, aprendieron con nosotros y hoy es una potencia.”

LA LUNA SERA MI ULTIMO RECUERDO...

Bajo las lágrimas un Águila Galactica Azul volaba solitaria

Era el día, era la noche y la alegría y la esperanza había perdido
Mientras buscaba sus recuerdos ancestrales en la tierra,
Algo mágico sucedio…

Una hermosa LUNA RESONANTE ROJA en el horizonte negro aparecio
y no hubo escapatoria al destino que aguardaba silencioso…

El ÁGUILA le pregunto al SOL acerca de la LUNA
Y este le dijo al AGUILA que era su SANADORA
Que era su banco de memoria estelar
Que recordaría todo lo que antes el AGUILA Y LA LUNA habían soñado juntos…

El ave levanto el vuelo y hacía su luna se dirijio a toda prisa
para contarle lo que el sacerdote Sol le había revelado…

El AGUILA AZUL le dijo a la LUNA ROJA
que ella había aparecido para despejar las dudas
y que no debía tener miedo de nada
pues su alegría y esperanza le regalaría…

LUNA RESONANTE ROJA

DESEO QUE SEAS MI ULTIMO RECUERDO DE AMOR…

Estadounidense que espió para Israel podría quedar libre

WASHINGTON (AP) — Jonathan Pollard, un estadounidense que fue condenado por espiar para Israel en un caso resonante de espionaje, podría quedar libre dentro de algunos meses, dijeron su abogado y el Departamento de Justicia.

Pollard tiene derecho a solicitar la libertad condicional en noviembre, en el trigésimo aniversario de su arresto acusado de vender informaciones secretas a Israel. Presumiblemente podrá conseguirla a menos que la Comisión de Libertad Condicional determine que ha tenido mal comportamiento en la cárcel o que considere que podría cometer nuevos delitos.

Las autoridades estadounidenses dicen que es improbable que objeten la gestión, pero el Departamento de Justicia espera que Pollard cumpla su condena entera.

“El Departamento de Justicia siempre ha sostenido y sigue sosteniendo que Jonathan Pollard debería cumplir su sentencia completa por los delitos graves que cometió, que en este caso es la sentencia a 30 años como determinan los estatutos”, afirmó el viernes el vocero Marc Raimonddi.

Su abogado Eliot Lauer dijo el viernes a The Associated Press que espera que su cliente consiga la libertad, pero aclaró que no ha recibido ninguna promesa al respecto del gobierno.

Pollard fue arrestado en noviembre de 1985 mientras intentaba infructuosamente asilarse en la embajada de Israel en Washington. Desde entonces, el caso ha suscitado opiniones divididas. Sus partidarios sostienen que recibió un castigo excesivo puesto que espió en favor de un país aliado de Estados Unidos. Los críticos, incluso los fiscales y funcionarios del gobierno, lo consideran un traidor que perjudicó a su país al revelar numerosos documentos delicados.

“La situación del señor Pollard será decidida por la Comisión de Libertad Condicional según los procedimientos vigentes”, afirmó el vocero del Consejo Nacional de Seguridad Alistair Baskey. “No hay absolutamente ninguna relación entre su situación y cualquier consideración de política exterior”.

Pollard, de 60 años, está en una prisión federal en Carolina del Norte. El cibersitio de la Oficina Correccional indica la fecha de su posible libertad el 21 de noviembre.