resigno

La distancia ha hecho lo suyo y nosotros no hemos luchado lo suficiente. Lo que queda ahora son las huellas de nosotros cuando éramos valientes. ¿Recuerdas esa sensación de ser pronósticos del amor? Siempre llegábamos antes de que fuera la hora. Recorríamos las calles como quien tiene la seguridad de que alguien le está esperando adonde se dirige. Y claro, éramos nosotros y nuestras ganas de llenarnos de tanta felicidad, que en nuestras vidas no hubiera espacio para el invierno. Era una vida de película, de momentos que hoy permanecen fotografiados en la memoria. No voy a mentirte, contigo fui feliz. Feliz que se dice, haber logrado olvidar la tristeza en tus brazos. ¿Qué ha sido de tu vida? De la mía te diré que no me permito soñar como antes. No estoy triste, ni dolido, sólo me resigno a entender que ahora estamos únicamente dentro de aquellas promesas que rompimos.
—  Abstracta tangibilidad | Heber Snc Nur
A comparación de muchas personas, demasiadas diría yo, a mi no me buscan, no me escriben, a nadie le importo, nadie se me ha declarado, nadie me ha dicho que le gusto de verdad, nadie me ha aguantado, hombres no me corren, ni guapos ni feos, al contrario me olvidan de un día para otro y eso es mucho; podría decir que en un día ya me han olvidado. Quisiera saber que es lo que hago tan mal para que me dejen sola, me critiquen, no me valoren y a nadie le llame la atención. Realmente tengo tan poco valor para que no me puedan dedicar aunque sea un minuto? De verdad soy tan fea como para que nadie se acerque a hablarme o si quiera voltear a verme con agrado, ya me resigno a estar sola y ser solamente un objeto de burla.

Quise escribir algo decente
En la completa oscuridad,
Mientras afuera el mundo se vuela
Y se destroza de a poco en poco

Si el alma existe como dicen que existe,
Me hubiera gustado que mi alma
Hubiera sido perfecta
Para vos.
Pero si el alma existe como dicen que existe,
Entonces supongo que mi alma está encerrada,
Agotada y asfixiada, 
Entre humo de cigarrillo

Pero nunca fui bueno para quejarme,
Porque me resigno rápido y me canso
Y busco la paz en los lugares más turbios

Me hubiera gustado un alma perfecta para vos
Pero en definitiva esto es lo que soy,
Carne y palabras amontonadas,
Hedor de licorería,
Y la oscuridad que me abraza
Como casi todos los días


León McMiller.

Me falta amor
para decirme a mí mismo que no vuelves.
Para comprobar por fin
que la luz de la luna es la misma
aunque te hayas ido.

Me falta amor
dentro de esta taza de café
que voy terminando a sorbos
mientras me acuerdo
de cuando la tomábamos juntos.

Hace falta valentía
para enfrentarme a la realidad
en la que tú existes sin mí.
En la que tú y yo no somos nosotros
y vamos por separado
a buscar nuestro lugar en el mundo.

Antes hubiera deseado nunca haberte conocido,
hoy sólo me resigno
y deseo que nunca más vuelvas a cruzarte.
Que aunque se me quede la sensación de pérdida,
sea capaz de levantarme sobre los pies
y caminar por nuestros lugares
sin recordar nada
y salir vivo en el intento.
Que si tengo que soportar algún dolor
no sea el que siento en la garganta
cada vez que el recuerdo se atora y me asfixia
y no vuelvo a mirar al resto con los ojos de siempre.

Me hace falta reconocer que cometí errores,
que querer hacer las cosas bien
no siempre funciona como se espera.
Que debí dejarme de rosas y romances,
que tú no estabas para sentimentalismos.
Que pude apuntar con la misma arma
a otro sitio.

Hoy me ves inventando finales felices
a la historia que tú y yo nunca terminamos de escribir,
y mientras pienso que el amor debió inventarlo alguien
que no sabía muy bien lo que estaba haciendo.

Qué se hace cuando ves en alguien todo lo que nadie vio en ti.
La misma cuestión con tantas respuestas.
Y ninguna es suficiente.

Que te supere, me dicen.
Que te olvide.
Que me vaya con otra.
Que mujeres sobran.
Nadie entiende que el vacío de mi pecho
está amoldado a tus formas,
que ninguna otra más encaja ahí,
que hiciste tuyo el espacio y los ecos,
y que dejaste tus pertenencias a propósito.

No es el problema quedarme solo,
a ver si lo entiendes,
el problema es quedarme sin ti.
Que no es lo mismo, porque es peor.

Qué más quisiera yo que poder levantarme un día
y tener la certeza de que ya no me haces falta.
Que, al mirar alrededor,
no haya nada tuyo que me envíe saludos desde el pasado.

Qué más quisiera, amor,
que encerrarte en mi más completa indiferencia.

Qué más quisiera.

Pero te quiero más a ti.
—  Cautiva libertad | Heber Snc Nur

[Clickeame♥]


Porque jugando al olvido no me quedan inventos
yo se que me lleve mucho pero quiero volver por el resto
Si un cruel destino no dejo mas, no me resigno a morir igual
Si creo que todo puede cambiar…
¿Cómo no voy a esperarte?

Es tan hermoso saber
que un encuentro destinado
a ser invisible como la nada
haya marcado mi corazón
es tan hermoso saber
que las promesas sinceras
pueden cumplirse
si no me resigno
es sumamente complicado
no verte e imaginarte, 
desnuda de miedos
ansiosa de caricias al oído
es tan hermoso saber
que no soy un héroe
y pensar que la gloria
de ganar con detalles tu atención
podría darme ese título
para después estudiar
con maestría las señales
que me vuelvan tu cómplice
tu sonrisa no se equivoca
cuando topas mi figura,
juegas tímidamente
con la mirada
a no delatarte, ilusionada
hablas un lenguaje
más bonito que todos los libros
es tan hermoso saber
que mi memoria te acompaña
y le cuesta trabajo dejarte sola
por la sencilla razón
de haber descubierto
que tocas más mi alma
que mi cuerpo
—  De las estrellas a Sofía, Quetzal Noah
Y tuuu que te ganas con decir que me olvidaste? apuesto lo que tengo que esto es obra de tus padres que no pueden soportar que tu me ames.. y yo, yo no voy a renunciar a tu cariño, corre y dile a tus padres que yo no me resigno a perderte nadamas por sus caprichos 😘
Olvido

Olvido.

Decidí volver a escribir y romper con todas las promesas que hice en contra de tu nombre. Y es que a fin y al cabo, tuve que aprender a nadar entre tu mar de promesas rotas, y creo que una más ya no haría la diferencia.

Ya van un par de mañanas que el cielo no desiste en recordarme que ahora estoy y estaré sin ti. 

Ya van un par de tardes que te has limitado a lanzar sólo una señal pequeña de que sigues viviendo en la misma ciudad que yo, pero nada más.

Ya van un par de noches que me resigno a hablarle al espejo porque no te encuentro al otro lado del teléfono al final del día.

Veo cómo las nubes grises cubren todo el cielo, y lo van envolviendo lentamente hasta que va desapareciendo el azul pastel que lo hace brillar en primavera. 

Así es como el miedo y yo nos volvemos uno solo; va cubriendo lento mi piel, y va trepando desde mis raíces hasta el límite de mis pensamientos, hasta ese lugar en donde habitas y te gusta decorar con telarañas y agua salada. 

¿Qué pasará si no vuelvo a verte? 

¿Qué pasará si mis dedos jamás vuelven a enredarse con tu pelo, con tus manos? 

Si los días siguen pasando con prisa y si al despertar ya no recuerdo tu cara, ¿qué pasará? 

Si al pasar por aquel parque y fumar un cigarro no te recuerdo, y si al escuchar aquella canción no me viene tu nombre a la mente primero, ¿qué es lo que pasará? 

¿Qué pasará con todo el mundo que construimos con tanto esfuerzo?

¿Dejaremos que sólo se derrumbe como si nada hubiera importado jamás

¿Dejaremos que nuestros sueños, ahora inútiles, tontos e infértiles se rompan para quedarnos con retazos en las manos y conformarnos con unos cuántos recuerdos? 

Por eso es que tengo miedo. 

Porque la incertidumbre me gobierna cuando pienso en el día en que comience a olvidar el tono de tu voz o la textura de tu piel. Porque no sé qué va a pasar cuando comience a olvidarte, y porque ¡no sé si quiero hacerlo! 

Porque no sé qué encontraré después de ti; porque no sé si me gustará.

Porque no imagino ver al cielo y no encontrarme con tus ojos, ver al horizonte y no encontrar tu mano sosteniendo la mía.

Porque veo esta historia cada vez más tenue…

Por eso es que tengo miedo.

Poesía original de Miriam Gris.

Tu ausencia
es el símbolo para seguir
aunque te extraño
me resigno en lo humano
aceptando que cada que te busco
terminó por encontrar un motivo
que me acelera el daño
—  La ciudad dormida by Quetzal Noah
Intensidad

Lloro.

Me rompo.

Me quiebro en mil y un pedazos…

Mientras, el dolor desgarra, el dolor destruye… tú, y tus iniciales bien marcadas dentro de mí.

Mis ojos parecen derretirse y mis pómulos, se irritan por la dureza de mis manos desesperadas por secar tanta sal recorriendo mi piel.

La oscuridad de mi habitación me abraza, y  a mí, débil, sin fuerzas, deja de importarme, y me resigno a sentir ese dolor en el pecho que tanto odio. Me entrego toda, y el dolor se adueña de mí.

Estoy sumergida, ahogada, las olas de tu mar me revuelcan una y otra vez, me golpean y me azotan. La arena raspa mis piernas y siento cómo tambalean y fracasan cuando intento ponerme de pie.

Entonces, siento el frío del suelo quemando en mis rodillas, en las palmas de mis manos, en todo mi cuerpo. Y ahí, tumbada, sin habla, sin nada, te recuerdo…

te quiero,

te aborrezco…

…y te vuelvo a querer.

Y pasan las horas como si fueran días y la puta madrugada ¡no se acaba! Y el sabor de mis letras es amargo, y va muy bien con mis lágrimas saladas…

Te odio y te amo con la misma fuerza de un tornado, y escribo esto con amor y rabia, para que quede plasmada la evidencia en un papel, que nadie te amará con tanto desdén y locura que yo. Que nadie jamás te amará con la misma intensidad… que yo.

— Miriam Gris

Recuerda no olvidar

Recuérdame amor mío
y dime cuando nos veremos,
el ser eternos nos espera
mientras el destino nos separa.

Tu corres entre brillantes lienzos,
yo me resigno a este frío
y convivo entre sinsabores;
sólo quedan sensaciones y momentos.

Amada mía, imagina y nunca dejes de hacerlo,
así podré volver a tocar tu piel,
ya que hace un tiempo he muerto
y vivo entre tus recuerdos.

Soy un viajero del tiempo,
todavía me revuelco entre pensamientos,
te pertenezco, tú le das vida a esta fantasía
y yo me adueño de algunos sucesos,
como la singularidad de nuestro enamoramiento.

-Josué Cabrera
Recuerda no olvidar

Recuérdame amor mío 
y dime cuando nos veremos, 
el ser eternos nos espera 
mientras el destino nos separa.

Tu corres entre brillantes lienzos,
yo me resigno a este frío
y convivo entre sinsabores.,
amada mía, imagina y nunca dejes de hacerlo.

Así podré volver a tocar tu piel,
por qué yo sólo vivo entre tus recuerdos,
ya que hace un tiempo he muerto,
y solo quedan sensaciones y momentos.

Soy un viajero del tiempo, 
hace años que me revuelco entre pensamientos,
te pertenezco, tú le das vida a esta fantasía
y yo me adueño de algunos sucesos,
como la singularidad de nuestro enamoramiento.

-Josué Cabrera