resigno

Não me indigno, porque a indignação é para os fortes; não me resigno, porque a resignação é para os nobres; não me calo, porque o silêncio é para os grandes. E eu não sou forte, nem nobre, nem grande. Sofro e sonho. Queixo-me porque sou fraco e, porque sou artista, entretenho-me a tecer musicais as minhas queixas e a arranjar meus sonhos conforme me parece melhor a minha ideia de os achar belos. Só lamento o não ser criança, para que pudesse crer nos meus sonhos. Eu não sou pessimista, sou triste.
—  Fernando Pessoa.
La distancia ha hecho lo suyo y nosotros no hemos luchado lo suficiente. Lo que queda ahora son las huellas de nosotros cuando éramos valientes. ¿Recuerdas esa sensación de ser pronósticos del amor? Siempre llegábamos antes de que fuera la hora. Recorríamos las calles como quien tiene la seguridad de que alguien le está esperando adonde se dirige. Y claro, éramos nosotros y nuestras ganas de llenarnos de tanta felicidad, que en nuestras vidas no hubiera espacio para el invierno. Era una vida de película, de momentos que hoy permanecen fotografiados en la memoria. No voy a mentirte, contigo fui feliz. Feliz que se dice, haber logrado olvidar la tristeza en tus brazos. ¿Qué ha sido de tu vida? De la mía te diré que no me permito soñar como antes. No estoy triste, ni dolido, sólo me resigno a entender que ahora estamos únicamente dentro de aquellas promesas que rompimos.
—  Abstracta tangibilidad | Heber Snc Nur
Tu ausencia
es el símbolo para seguir
aunque te extraño
me resigno en lo humano
aceptando que cada que te busco
terminó por encontrar un motivo
que me acelera el daño
—  La ciudad dormida by Quetzal Noah
Es tan hermoso saber
que un encuentro destinado
a ser invisible como la nada
haya marcado mi corazón
es tan hermoso saber
que las promesas sinceras
pueden cumplirse
si no me resigno
es sumamente complicado
no verte e imaginarte, 
desnuda de miedos
ansiosa de caricias al oído
es tan hermoso saber
que no soy un héroe
y pensar que la gloria
de ganar con detalles tu atención
podría darme ese título
para después estudiar
con maestría las señales
que me vuelvan tu cómplice
tu sonrisa no se equivoca
cuando topas mi figura,
juegas tímidamente
con la mirada
a no delatarte, ilusionada
hablas un lenguaje
más bonito que todos los libros
es tan hermoso saber
que mi memoria te acompaña
y le cuesta trabajo dejarte sola
por la sencilla razón
de haber descubierto
que tocas más mi alma
que mi cuerpo
—  De las estrellas a Sofía, Quetzal Noah
Eres en mí una sombra, eres todo y un nada

Te quiero en mí y en todo
y quiero el pasado en tinta lágrima
y porque te quiero me resigno a la palabra
en la tonada que resuena mi ser incómodo

el pasado se divisa prolífico en la llanura
y en mis manos posan pájaros mensajeros
subliminales
azulados que transparentan el cielo

mas el firmamento crece nublado
nacen tambores y albores
subyugados a las cartas de pálido perfumado

te quiero y aunque mi interés parezca vano  
por lo mismo te quiero
porque mi vía y tu vida
ya difurcan, renacida

te quiero ahora y por siempre
porque mi presente eres tú
ya no en ruta, pero si en mente

ya no eres risas y besos
eres recuerdo concreto

te quiero ya que, a pesar del fin
eres en mi poesía un surgir
y entre celos y determinación

quiero que seas feliz, sin mí

- Vladimiro San Martín

Me falta amor
para decirme a mí mismo que no vuelves.
Para comprobar por fin
que la luz de la luna es la misma
aunque te hayas ido.

Me falta amor
dentro de esta taza de café
que voy terminando a sorbos
mientras me acuerdo
de cuando la tomábamos juntos.

Hace falta valentía
para enfrentarme a la realidad
en la que tú existes sin mí.
En la que tú y yo no somos nosotros
y vamos por separado
a buscar nuestro lugar en el mundo.

Antes hubiera deseado nunca haberte conocido,
hoy sólo me resigno
y deseo que nunca más vuelvas a cruzarte.
Que aunque se me quede la sensación de pérdida,
sea capaz de levantarme sobre los pies
y caminar por nuestros lugares
sin recordar nada
y salir vivo en el intento.
Que si tengo que soportar algún dolor
no sea el que siento en la garganta
cada vez que el recuerdo se atora y me asfixia
y no vuelvo a mirar al resto con los ojos de siempre.

Me hace falta reconocer que cometí errores,
que querer hacer las cosas bien
no siempre funciona como se espera.
Que debí dejarme de rosas y romances,
que tú no estabas para sentimentalismos.
Que pude apuntar con la misma arma
a otro sitio.

Hoy me ves inventando finales felices
a la historia que tú y yo nunca terminamos de escribir,
y mientras pienso que el amor debió inventarlo alguien
que no sabía muy bien lo que estaba haciendo.

Qué se hace cuando ves en alguien todo lo que nadie vio en ti.
La misma cuestión con tantas respuestas.
Y ninguna es suficiente.

Que te supere, me dicen.
Que te olvide.
Que me vaya con otra.
Que mujeres sobran.
Nadie entiende que el vacío de mi pecho
está amoldado a tus formas,
que ninguna otra más encaja ahí,
que hiciste tuyo el espacio y los ecos,
y que dejaste tus pertenencias a propósito.

No es el problema quedarme solo,
a ver si lo entiendes,
el problema es quedarme sin ti.
Que no es lo mismo, porque es peor.

Qué más quisiera yo que poder levantarme un día
y tener la certeza de que ya no me haces falta.
Que, al mirar alrededor,
no haya nada tuyo que me envíe saludos desde el pasado.

Qué más quisiera, amor,
que encerrarte en mi más completa indiferencia.

Qué más quisiera.

Pero te quiero más a ti.
—  Cautiva libertad | Heber Snc Nur