reflexions

Es Navidad desde finales de octubre. Las luces se encienden siempre antes, mientras que las personas son cada vez más intermitentes. Yo quiero un diciembre con las luces apagadas y con las personas encendidas
—  Charles Bukowski

EL MUNDO DE MAÑANA -6

Hoy, en el medio mismo del torbellino, más allá de los sangrientos holocaustos humanos, por encima de las mortíferas nubes de tortura y desesperación de los humanos, a veces en el medio mismo de los fuegos infernales del odio humano aletea y se agita una gran realización, la que no es percibida sólo por los que permanecen ciegos aún, en su egoísta empecinamiento.

En la próxima realización la que se agita sobre todo el mundo indicando que las naciones y los individuos, los hombres y mujeres, los grupos chicos o grandes, no pueden coexistir más de manera individual, no pueden vivir más una vida de separación y encierro en sí mismos, pero deben, por necesidad perentoria, decisiva y terminante, vivir como una sola familia humana.

Por encima del redoblar de tambores las hordas en conflicto, sobre todo el tronar de las batallas y el espantoso estruendo de un amenaza mecanizada que frases estereotipadas han querido elevar sobre reales y antiguos principios de conducta, se escuchan sobre tono, el leit-motif de una cercana sinfonía cuya nota clave es la Conciencia Global, el amanecer del reconocimiento de que la única manera de escapar a los modernos horrores de la presente civilización es pensando, sintiendo, actuando y reconstruyendo unos cimientos más universales, con una amplitud que lo abarque todo: uno para todos y todos para uno.

Atravesando tormentos y luchas; del encuentro de corrientes divergentes del pensamiento; de los dolores del gran alumbramiento; de los sufrimientos ante las cosas que cambian y se desarrollan; de todos eso está naciendo el Mundo de Mañana, y si de las ideas espirituales y morales que son su base y pugnan por manifestarse encuentran acogida es este mundo nuevo, una nueva civilización podrá abrirse paso, una civilización basada en el valor espiritual, intelectual y ético del individuo: un ser digno de formar parte integral de la humanidad Total.

* * *

Artículo extraído de la revista Devenir Nº XV -junio de 1948