reducir

Hoy habláremos acerca de por qué duele un corazón roto.

Una mini-lección de ciencia que tal vez te ayude a entender cosas.
Existe una razón por la cual decimos cosas como “mi corazón duele”, o “es doloroso verlx”, o “mi corazón está roto”, para describir cómo nos sentimos después de una separación. Tener el corazón roto duele; y dos doctoras, la doctora Helen Fisher y la doctora Lucy Brown, analizan escáners de MRA’s de gente que acaba de ser rechazada por alguien a quien aman para tratar de comprender este dolor.
Lo que encontraron fue que la parte del cerebro que se iluminó cuando les mostraban a estas personas una foto de su ex fue la misma región del cerebro asociada con el dolor físico, así que el dolor de un corazón roto es tan real como el dolor de golpearte el dedo meñique del pie, de hecho, es tan similar al dolor físico que un estudio reciente muestra que tomar un analgésico como Tylenol puede ayudar.
El dolor comienza a tener más sentido cuando piensas en ello desde una perspectiva evolutiva. Muchos, muchos años atrás era beneficioso para nosotros mantenernos unidos para poder sobrevivir como especie y ultimadamente reproducirnos. El dolor era una buena manera de mantenernos de alejarnos en los arbustos, justo como el dolor es una buena señal para no dejar reposando nuestra mano sobre una estufa encendida. El dolor nos protege. Pero en la vida moderna algunas veces es en nuestro mejor interés alejarnos de alguien, y algunas veces ni siquiera tenemos decisión en el asunto, a veces la otra persona se aleja de nosotrxs. El dolor de este tipo de rechazo no es necesario, pero aún así es algo que sentimos porque aún somos humanos, y hay maneras de aliviar el dolor naturalmente que hemos estado explorando juntxs, algunas de ellas ya las has aprendido, respirar ha mostrado una manera efectiva de reducir el dolor físico, el ejercicio es también una de las maneras más poderosas de reducir el dolor.
Así que la próxima vez que sientas que de verdad estás sintiendo el dolor de un corazón roto detén lo que sea que estés haciendo, recuerdan que eres humano, y haz algo activo para que tus endorfinas comiencen a fluir; puede ser una rutina de ejercicio en tu casa, un viaje al gimnasio o bailar alrededor de tu cuarto.

"Ser como ellos" por Eduardo Galeano


En un hormiguero bien organizado, las hormigas reinas son pocas y las hormigas obreras, muchísimas. Las reinas nacen con alas y pueden hacer el amor. Las obreras, que no vuelan ni aman, trabajan para las reinas. Las hormigas policías vigilan a las obreras y también vigilan a las reinas.

La vida es algo que ocurre mientras uno está ocupado haciendo otras cosas, decía John Lennon. En nuestra época, signada por la confusión de los medios y los fines, no se trabaja para vivir: se vive para trabajar. Unos trabajan cada vez más porque necesitan más que lo que consumen; y otros trabajan cada vez más para seguir consumiendo más que lo que necesitan.

Parece normal que la jornada de trabajo de ocho horas pertenezca, en América Latina, a los dominios del arte abstracto. El doble empleo, que las estadísticas oficiales rara vez confiesan, es la realidad de muchísima gente que no tiene otra manera de esquivar el hambre. Pero, ¿parece normal que el hombre trabaje como hormiga en las cumbres del desarrollo? ¿La riqueza conduce a la libertad, o multiplica el miedo a la libertad?

Ser es tener, dice el sistema. Y la trampa consiste en que quien más tiene, más quiere, y en resumidas cuentas las personas terminan perteneciendo a las cosas y trabajando a sus órdenes. El modelo de vida de la sociedad de consumo, que hoy día se impone como modelo único en escala universal, convierte al tiempo en un recurso económico, cada vez más escaso y más caro: el tiempo se vende, se alquila, se invierte. Pero, ¿quién es el dueño del tiempo?

El automóvil, el televisor, el vídeo, la computadora personal, el teléfono celular y demás contraseñas de la felicidad, máquinas nacidas para ganar tiempo o para pasar el tiempo, se apoderan del tiempo. El automóvil, pongamos por caso, no sólo dispone del espacio urbano: también dispone del tiempo humano. En teoría, el automóvil sirve para economizar tiempo, pero en la práctica lo devora. Buena parte del tiempo de trabajo se destina al pago del transporte al trabajo, que por lo demás resulta cada vez más tragón de tiempo a causa de los embotellamientos del tránsito en las babilonias modernas.

No se necesita ser sabio en economía. Basta el sentido común para suponer que el progreso tecnológico, al multiplicar la productividad, disminuye el tiempo de trabajo. El sentido común no ha previsto, sin embargo, el pánico al tiempo libre, ni las trampas del consumo, ni el poder manipulador de la publicidad. En las ciudades del Japón se trabaja 47 horas semanales desde hace veinte años. Mientras tanto, en Europa, el tiempo de trabajo se ha reducido, pero muy lentamente, a un ritmo que nada tiene que ver con el acelerado desarrollo de la productividad. En las fábricas automatizadas hay diez obreros donde antes había mil; pero el progreso tecnológico genera desocupación en vez de ampliar los espacios de libertad. La libertad de perder el tiempo: la sociedad de consumo no autoriza semejante desperdicio. Hasta las vacaciones, organizadas por las grandes empresas que industrializan el turismo de masas, se han convertido en una ocupación agotadora. Matar el tiempo: los balnearios modernos reproducen el vértigo de la vida cotidiana en los hormigueros urbanos.

Según dicen los antropólogos, nuestros ancestros del Paleolítico no trabajaban más de veinte horas por semana. Según dicen los diarios, nuestros contemporáneos de Suiza votaron, a fines de 1988, un plebiscito que proponía reducir la jornada de trabajo a cuarenta horas semanales: reducir la jornada, sin reducir los salarios. Y los suizos votaron en contra.

Las hormigas se comunican tocándose las antenas. Las antenas de la televisión comunican con los centros de poder del mundo contemporáneo. La pantalla chica nos ofrece el afán de propiedad, el frenesí del consumo, la excitación de la competencia y la ansiedad del éxito, como Colón ofrecía chucherías a los indios. Exitosas mercancías. La publicidad no nos cuenta, en cambio, que los Estados Unidos consumen actualmente, según la Organización Mundial de la Salud, casi la mitad del total de drogas tranquilizantes que se venden en el planeta. En los últimos veinte años, la jornada de trabajo aumentó en los Estados Unidos. En ese período, se duplicó la cantidad de enfermos de stress.


Fragmento de Eduardo Galeano, “Ser como ellos y otros artículos”

Me gusta tu sonrisa,
tu cuello, tu boca.
Me gusta cómo manejas las palabras,
me las introduces en el alma
y las dejas haciendo eco,
tan adentro,
que durante el día no logro ni llego a tener ganas
de pensar en otra cosa.

Me gustan tus manos,
tus uñas;
me gustan porque pienso que,
algún día,
serán para mí todas sus caricias.

Me gustan tus silencios,
los titubeos;
me gusta observarte callada,
pensando en todo,
reducir cualquier instante
a tus ojos.

Me gusta tu mirada,
tus ojos suspendidos en el cielo;
me gusta cuando me miras
y me dices «te quiero».

También cuando no dices nada y me reprochas.
También cuando te abrazo y te alejas.
También cuando te espero y me olvidas.
También cuando, estando contigo, estoy en todas partes.

Me gusta tu manera de herirme,
tu seducción en cada desvelo;
me gusta porque eres mía
y me gusta cuando dices que soy tuyo.

Me gustas completa, con tu falta de confianza,
con tu exceso de cariño;
me gustas porque con una palabra,
le das explicación a mil sucesos.

«Te quiero», me dices.
Yo también te quiero, cariño.
Desde aquí hasta el alma.
—  Débil fortaleza | Heber Snc Nur
Acércate hasta que me olvide a qué saben los besos sin lengua.
Acércate, que tengo un secreto urgente
que sólo puede contarse boca a boca.
Voy a besarte como sólo lo puede hacer alguien
que tiene infinitos en los ojos, huracanes en el pecho
lagunas en los labios.
Te diré que te he estado esperando ya no sé cuánto
pero que por ti lo olvido con tal de que llegues.

Que me olvido de cuánto duele amar y no ser correspondido
sólo para que me correspondas aunque no me ames.

Acércate hasta que la pausa sean nuestros suspiros sordos
bailando al compás del silencioso latir de nuestros roces,
acércate hasta que la luna brille menos,
hasta que la poesía parezca una puta de lujo. Acércate.

Te voy a meter la idea en la cabeza
de que lo mejor siempre está por llegar,
aunque lo mejor seas tú y estuvieses ansiosa por irte
de tanto quedarte esperando.
Eres tan hermosa como ver un atardecer tras la ventana,
simple y clara como un estanque lleno de agua de lluvia,
tan profunda como el océano
que siempre invita a sumergirse en él.
Yo no creo ser lo suficientemente fuerte para resistirlo;
te quiero y voy a desnudarte hasta que dejes la memoria
al borde de cualquier barranco
que no sea tan alto como el cielo
ni tan bajo como la profundidad a la que caigo
cada vez que te miro de espaldas.

Voy a formar estrellas con tus lunares
y a contarlas todas con un beso,
justo un beso por cada estrella
justo en el lugar donde la tengas.

Quiero amarte hasta que olvides el color del mar
y te encuentres naufragando en tantas muertes
que luego tengas que pedirme que me detenga,
aunque para detenerme
sea necesario morir por ti.

Me he pasado toda la vida soñando contigo
que ahora, cuando se trata de dormir a tu lado,
sólo quiero mantenerme despierto
para cuidar que no te escapes
una vez que cierre los ojos.

Haré que te brille la mirada aunque tengas los ojos cerrados,
porque lo que vale la pena ver siempre está adentro,
aunque lo tengas afuera.
Como yo, que voy tocándote como un pianista
que aprende las notas con precisión de terciopelo.

Te quiero aunque confundas el querer con el orgasmo.
Y el orgasmo con amor.

Voy a demostrarte que los abrazos también queman,
hasta que no tengas más remedio
que enfriar tu cuerpo con el mío.
Voy a quererte hasta que no tengas salida,
ni encuentres más abrigo que mis manos
que de tanto esperarte se han ido congelando
hasta reducir un suspiro a un soplo de brisa.

Acércate lo suficiente hasta que sepas que te quiero.
Que te quiero sabiendo que tú no
y que tampoco espero que sea diferente.
—  Dashten Geriott

Receta. Pizza Margarita

Ingredientes:

Masa (rinde para dos bases de aproximadamente 15 pulgadas):
2 tazas de harina integral
1 taza de harina blanca (multiusos)
1 taza de agua tibia
1 sobre de levadura en polvo
1 cucharada de miel
1 cucharadita de sal
1 cucharada de aceite de oliva

Salsa
1 lata de 255 g de tomates pelados San Marzano
4 ajos
Oregano al gusto
sal y pimienta al gusto
1 cucharada de aceite de oliva
1 cucharadita de azúcar

Toppings
Queso mozarella (rayado o en trozos) al gusto
1 Tomate
Albahaca fresca

Instrucciones:

Para la masa:

1. Poner en un recipiente hondo la taza de agua tibia (aprox 40 grados centígrados), la miel, y la levadura; mézclalos hasta incorporarlos y añade una cucharada de aceite de oliva.

2. Incorpora una a una las tazas de harina y mezcla al ir incorporando. Después de la segunda taza la masa va a cambiar de poco a poco. Una vez que la masa deje de pegarse a las paredes del tazón puedes vertirla sobre una superficie previamente enharinada y comenzar a amasar a mano.

3. Para amasarla lo mejor es que la dobles a la mitad y la aplanes con toda tu palma muchas veces por aproximadamente 10 minutos o hasta que la masa se sienta firme.

4. una vez firme, pon aceite en el recipiente en el que la mezclaste y colócala ahí, asegurándote de que quede bien cubierta de aceite. Cubre el tazón con un trapo húmedo y déjala reposar de 45 minutos a 1 hora en un lugar no muy frío (puedes meterla a tu horno no encendido).

Mientras esperas…

Salsa:

1. Pica el ajo finamente y ponlo a freír en una sartén grande hasta que esté ligeramente dorado.

2. Vierte los tomates pelados en la sarten y con una espátula tritúralos mientras se guisan.

5. Agrega sal, pimienta y orégano al gusto

6. Para reducir la acidez de los tomates agrega una cucharadita de azúcar mientras se sigue cocinando la salsa.

7. Cocina a fuego medio durante aproximadamente 20 minutos.

De vuelta a la masa…

1. Cuando la masa haya duplicado su tamaño después del tiempo en reposo, aplástala con los dedos para quitar las burbujas y viértela sobre una superficie previamente enharinada.

2. Corta la masa en dos y separa, puedes congelar una parte sin problema o utilizar ambas partes para haces dos bases.

3. Con ambas manos dobla las orillas de la masa haca abajo y al centro, haciendo una bola.

4. Con un rodillo previamente enharinado comienza a darle forma a la base de tu pizza hasta dejarla del grosor que más te guste. En este punto debes encender tu horno a 175 grados centígrados.

5. Pon tu base sobre una bandeja para horno previamente enharinada o con papel para hornear.

5. Vierte poco a poco la salsa de tomate, esparciéndola por toda la base. Agrega el queso mozarella rayado o en trozos, las rodajas de tomate, y la albahaca fresca.

6. Mete tu pizza al horno caliente (175 grados centígrados) y cocínala por aproximadamente 30 minutos.

Quiero pedirte perdón

Sé que nunca leerás esto porque, sobre todo, viene siendo muy tarde, y con un par de palabras no se logra recuperar el tiempo perdido, ni reducir las cicatrices, ni aclarar los machucones.

Quiero pedirte perdón.
Perdón por haber sido una persona tan egoísta, que por no querer ver más allá de su propio ombligo, no se daba cuenta de que te estaba matando con su propia indiferencia.

Perdón por haber puesto mis intereses antes que vos y no haberte prestado atención cuando realmente me necesitabas.

Perdón por haber respondido siempre con tanta frialdad a tus escasos pedidos de cariño. Por todas esas veces que me buscaste para robarme una sonrisa o regalarme un abrazo, y yo te corrí con la excusa de que estaba ocupada con la mente en otra cosa.
Esta chica nunca supo amar y vos tuviste que pagar el precio por ello.

Pero creo que todavía nos queda un poco de tiempo. Y es ese tic tac que me llena de remordimiento. Porque me recuerda que ya no se puede compensar lo perdido.

Y si ahora te marchás, te vas a llevar un pedazo de cielo azul, un lucero de la noche, mis canciones favoritas.

Y si ahora me abandonás,
quiero que sepas que una parte de vos siempre va a quedar conmigo. Porque es lo mínimo que puedo hacer, a pesar de todo en lo que te fallé. Porque yo nunca te merecí, y aún así, tuve el lujo de tenerte en mi camino.

Quiero pedirte perdón, por no haberte dado de mí, lo mejor.


Juego de palabras.

Para un ser que me lo entregó todo, y yo nunca supe devolverle ni la mitad.

Porque en dónde buscar sin sentirme perdido, si eres tú el objeto de mis pesquisas. A quién preguntarle sobre lo infinito y que no titubee al responderme, con qué chica hablar de varios temas sin cansarme. De dónde recuperar las orillas de tu ombligo, en qué cuerpo buscar tus caderas irrepetibles, las curvas de tu espalda. En dónde. Y tus cimas, tus acantilados, el abismo de tus ojos, el océano de tu mente. En dónde buscar tu risa. Qué manos encierran tu calor. Quién sería capaz de reducir a un soplo todos los suspiros que caben en el universo. Porque eso eres tú y yo lo entendí desde la primera vez que sonreíste. Eres las nubes de mi cielo, el arcoíris de mis lluvias, la paz de mis tormentas. Y no es mi culpa quedarme sin buscarte, mi culpa es haber aceptado perderte. Yo nunca supe lo triste que había estado viviendo hasta que alguien me dijo que desde tu llegada yo sonreía más seguido. Yo no voy a por ti porque es el asesino quien regresa al lugar del crimen y no al contrario. Tarde, pero hemos entendido al final que cuando dos se quieren de una manera como ninguna otra, después las siguientes personas a las que queramos nos recuerdan al amor que dejamos a medias. Yo seguí buceando bajo mi intento de olvidarte, y ya en el fondo, donde creía haber encontrado el límite, di con un piso más abajo, y allí tampoco estabas tú. Ahora tu presencia es un juego de luces y sombras que toman la forma de cualquier recuerdo. Y mis manos tratan de imitar tus caricias, como si de pronto el amor se hubiera convertido en la soledad más amarga desde que se inventaron los celulares. No estuviste allí tampoco. No estuviste en ninguna parte. Ya luego cesé de buscarte.
—  Heber Snc Nur

anonymous asked:

Tenía 3 años con mi novio, me dejó por irse con una niña muy linda. Yo antes de él no tenía nada de seguridad en mi, no dependía de él pero realmente me dolió que se fuera. Me siento triste siempre, no puedo siquiera concentrarme en mis libros y eso nunca me había pasado.. dime que podría hacer😫

Hola, primero lo siento mucho. Sé que es difícil terminar una relación, uno coloca tanto esfuerzo en construirla y que así de la nada se desvanezca no es fácil.  Pero vamos a hacer claros, si te dejo de un momento a otro por alguien más “linda”, no era el indicado para ti y quizá si no hubiera sucedido ahora, igual iba a suceder más adelante. 

  1. Primero déjalo salir

Romper o terminar una relación es algo difícil, y es normal sentirse triste. Así que no finjas que estas bien, si quieres llorar hazlo, procesa tus sentimientos, y como te sientes. Llorar te hará reducir la ansiedad, estrés y la furia que puedes llegar a sentir. 

2. Háblalo con alguien.

Desahogarse es la mejor de drena lo que sientes en el momento, puedes hablar con alguien en quien realmente confíes. 

3  Borra todo lo que te recuerde a él (ella)

4. Sal con amigos 

Ve con amigos (as) al cine, parques, la idea es que te distraigas y no pienses tanto en él (ella). 

5. Enfócate en ti

Haz ejercicio, aprende un idioma, práctica un nuevo pasatiempo.  Aprende nuevas habilidades. 

6. Pasa la página. 

Sigue adelante, Eres una mujer hermosa  y te mereces lo mejor. Te mereces una persona que realmente te quiera y te aprecie tal como eres. ¡No dejes que nadie te cambie! ¡Eres hermosa, soñadora, valiente, fuerte! 

“El amor propio es la fuente de todos los amores.” 

Pierre Corneille.

¡Un abrazo! ♥

Porque si se trata de ti, debo admitir que antes yo he sido más fuerte. Créeme. Cuando se trata de ti mi estabilidad tambalea, se crean ciertos temores y algunas fortalezas dejan de funcionar como antes. Hace tiempo que me he dado cuenta de esto, sólo que no te lo he dicho por temor a que te aproveches y vengas cualquier día a reducir estos escombros a polvo. Antes era capaz de ser feliz sin pensar en alguien; la soledad me veía, se acercaba y pasaba de largo (de vez en cuando también se quedaba, pero sin hacer ruido).

Fue como haber estado todo el tiempo caminando sobre las nubes hasta que te vi y, antes de tomar otro rumbo, me sorprendí hablando contigo, queriendo conocerte a fondo, encontrándome con la sorpresa de que eres de esas mujeres con las que uno podría soñar a gusto, pero un soñar distinto, un soñar de verdad: con los ojos abiertos. No supe decirlo, o saber con certeza qué fue lo que me hizo quedarme. Al verte pensé «es una más», pero después tuve miedo de perderte.

De ti recuerdo que hasta en tus días malos eras hermosa. Guapa como la luna abriéndose camino en la noche. Sensual como la lluvia acariciando el cristal cualquier domingo. De ti guardo un álbum de fotografías que nos tomamos el día de nuestro primer beso. En aquel sitio donde también aprendí que el amor eras tú todo este tiempo. Te quise como se quiere a alguien con quien se espera cumplir todos los planes que no funcionaron con ninguna otra persona. Quise hacerte posible, reinventar contigo el calendario, agregarle meses a los años, cambiar las estaciones y mantenernos juntos dentro de las horas. Me mirabas y yo decía: «Aquí me quedo», señalando tu boca. Y entonces tus labios…, tus labios simétricos y lúdicos, brillaban como un tesoro abierto a plena luz del día.

Estás hecha de fuego, de frío y calma, de sueños y advertencias. Eres peligro y yo el suicida que ha soñado tantas veces con besarte los silencios y hacerle el amor a tu sonrisa. Si te quedas te prometo que voy a quererte hasta cambiarte la vida. Aunque yo no sea de promesas y tú permanezcas escondida. Si eres consciente, admitirás que has estado dando pasos agigantados donde sólo debías caminar despacio. Pero te perdono. Esta vez y todas las que vengan a partir de ahora porque yo también quiero que llegues lo más pronto posible. Y si te quedas le aumentaré horas a la noche, te buscaré constelaciones en la espalda, te besaré detrás de la oreja, crearé galaxias con un abrazo. Eres la promesa más bonita que me han hecho, así que correré los riesgos por ti. Escribiré poemas en tu cuerpo cuyo lenguaje sólo entendamos los dos. Y digan lo que digan, estoy seguro de que contigo viviré el mejor tiempo de toda mi vida.
—  Dashten Geriott
El primer disco duro del tamaño de un átomo, según IBM

Investigadores de IBM han descrito en la revista Nature la creación del imán más pequeño del mundo: fabricado a partir de un solo átomo.

El equipo lo considera el último límite para reducir el tamaño de los medios de almacenamiento magnéticos utilizando el enfoque clásico, tras conseguir incorporar en este diminuto imán un bit de memoria.

Holmio

El secreto de este diseño reside en el holmio, un metal que es paramagnético, pero a medida que la temperatura disminuye se convierte en antiferromagnético y luego al sistema ferromagnético.

El este elemento fue seleccionado por su potente campo magnético creado por una gran cantidad de electrones no emparejados. Los electrones y su proximidad a su núcleo proporcionan a cada átomo más estabilidad de lo normal y permiten que se use para almacenar un solo bit de datos. Según los investigadores:

No sólo se puede almacenar información (un bit por átomo), sino que de la investigación se ha extraído que es legible y se puede reescribir la información de forma relativamente sencilla.

Para crear este pequeño imán, se ha empleado un microscopio de efecto túnel para manipular los átomos de holmio colocados en una placa de óxido de magnesio (para mantener los polos magnéticos estables).

Como el equipo de IBM, en la actualidad, se necesitan aproximadamente 100.000 átomos para contener un solo bit de información. Si se pudiera encontrar una técnica para comercializar su enfoque de un solo átomo, observan además que permitiría tener algo tan masivo como la biblioteca de canciones de iTunes de Apple en algo tan pequeño como una tarjeta de crédito.

anonymous asked:

Esto no es tanto un shipp, pero desde que CQ hablo sobre la estatura no puedo evitar imaginarme que cada vez que pelea con Geno o Fresh, estos se burlan diciendo "El pitufo Gruñón" o algo tontera así jsjsjsj

A pesar que CQ aya dicho que Error es un Pitufo Cabreado como Ink (??????) No lo reducire en tamaño por que la verdad ya me acostumbre a dibujarlo así de alto, y ¿¡CABIARLO OTRA VEZ?! Naaaaaa, no me agrada la idea XD


Pero admito que da risa imaginar a Error como el hermano medio con tamaño menor por que mi hermana es la mas pequeña que Diego y Yo XD Da risa de experiencia propia

Así es mi cuerpo

“Así es mi cuerpo, no es de portada, de revista, pero tiene la capacidad de abrazar a las personas que amo, de disfrutar un delicioso pastel mientras hablo horas con mis amigas, de saborear una rica pizza, comer es una de las cosas que más disfruto. Tal vez tenga “grasita” donde debería tener músculo y al comerme esos tacos le esté regalando a mis piernas la textura de un famoso cítrico mencionado en todas las revistas de belleza… Parece que es un invasor, por que todos dan recetas para “combatirlo” cosa que dejó de ser prioridad para mí.
En un tiempo estuve tan preocupada por las calorías, el sodio, carbohidratos, azúcares, la dieta de luna, de la piña y todas las que prometen milagros en una semana, haciendo ejercicio extremo para reducir medidas y bajar de peso sólo por sentir que podía “entrar” en unos jeans de una famosa tienda, que parece que vende ropa para los que comen una vez al día y pura lechuga.
Creí que de verdad tenía un problema grave de obesidad, pues ni en sueños iba a comprar un pantalón talla 2 y lo que para ellos ya eran tallas grandes, para mí era la talla ideal para una mujer normal, una mujer sana y con curvas; entendí que en realidad sí tenía un problema, estaba dañando mi cuerpo y no me daba cuenta, no hacía ejercicio para mantener mi cuerpo sano o por placer, no comía sano, más bien iba retirando poco a poco alimentos de mi dieta, estaba de mal humor y cansada, con dolor de cabeza y literal moría de hambre. Empecé a sobrevivir y dejé de vivir y de disfrutar la vida.
¡No más! trato de vivir al máximo disfruto cada momento con mi familia con mis amigos, hago lo que me hace feliz, eso no significa que “tiré la toalla” y me descuidé ¡claro que no! uso bikini y ¡sí!… 
Uso la ropa que me haga sentir bien y me guste sin importar la talla ni la marca, afortunadamente tengo algo que no venden en los centros comerciales se llama seguridad y amor a mí misma puedo salir con la cara lavada sin que eso me traume y tirarme en la cama a ver películas y comer chatarra sin sentirme culpable, trato de balancear mi alimentación porque quiero estar sana ; pero eso no quiere decir que tengo que renunciar a lo que me gusta.
No tengo el cuerpo de modelo, ni la piel perfecta, menos un cabello de comercial, pero soy feliz con mi cuerpo perfectamente imperfecto.”