reducir

“Te escribo esta carta a ti, aunque nunca la leas. Me hiciste daño, mucho daño. En la naturaleza no existe la justicia y yo sigo sufriendo. Pero hoy me he dado cuenta que de alguna forma tengo que sacar de dentro de mí el profundo pesar que siento y eso es lo que voy a hacer.
Desconfío del rencor porque no es un buen amigo, por eso no lo quiero conmigo. Además el rencor nos lleva a sentir miedo y es precisamente lo que necesito que desaparezca. No es que te tema, es que tengo miedo a revivir mi sufrimiento y a volver a caer en el mismo error.
Por eso he decidido que tengo que afrontarlo, ponerme frente a frente a tu persona y a todo lo que tú significas; sea en mi mente o no, y hacerme valer. Si reduzco este miedo conseguiré reducir todos los demás.
Yo te quería y confiaba en ti, ¿sabes? En realidad no pedía nada extraordinario pero si lo hubiese sabido no hubiese permitido que me dañaras. No voy a olvidar nunca lo insoportable que es este dolor ni lo mucho que me ha enseñado. Al fin y al cabo te tengo que dar las gracias por algo.
He aprendido que no puedes darle a alguien algo que no quiere recibir. Te permitiste el lujo de dejármelo demasiado claro; tanto como lo importante que es saber lo que es malo en tu vida y te está consumiendo.
Pues sí, me he dado cuenta de que eras tan perjudicial para mí que me has impedido avanzar durante mucho tiempo.  
Como alguien dijo alguna vez el verdadero odio es el desinterés, y el asesinato perfecto es el olvido. No pienso arrojar una piedra hacia arriba, pues lo más probable es que caiga en mi cabeza. Desde luego que no aportaría felicidad, sino que sumaría miseria a mi vida sin contemplación.
Dicen que sangrar no duele, que es placentero, que es como si te disolvieras en aceite y respiraras muy hondo. Lo mismo pasa con el dolor en el alma, de alguna forma te anestesia y no eres consciente de lo que está suponiendo para ti hasta que es demasiado tarde.
Quizás estoy escribiendo estas líneas con lágrimas de sangre y de puro dolor pero estoy cogiendo el mando y haciéndome con el timón porque he llegado a tiempo de ir más allá y superar lo que tú provocaste en mí.
He de decirte que escribo esto porque detrás de mi coraje existe una gran tristeza, una infinita humillación y una delicada decepción. Siento que camino por encima de un volcán mientras mi vida pende de un hilo, por lo que tengo que soltar el lastre que supone cargar con lo que tú ocasionaste en mi interior.
Necesito muy poco para estar bien pero es por eso que tengo que sacar de dentro de mí todo este dolor. A partir de hoy no te guardo rencor ni ira ni rabia, no quiero cosas innecesarias en mi corazón. Toda experiencia dolorosa encierra dentro una gran semilla de crecimiento y liberación.
La realidad es que hoy me pregunté si podía hacer algo valioso, entonces decidí escribir esto. Esta carta no es por ti, es por mí, porque necesito liberar de mi espalda tu carga. Me he parado a pensar en que no quiero nada negativo en mi vida y me he dado cuenta de que ahí estás tú y todo lo que hiciste, así como la forma en la que me haces sentir.
Me he percatado de que reflexionar sobre ti es el mayor acto de amor propio que puedo llevar a cabo. Hoy puedo decir que me estás haciendo un favor porque ahora más que nunca me quiero y sé que no quiero hacer de mi cuerpo la tumba de mi alma, que puedo afrontar todo lo que hay en mi interior. No hay que tener miedo a vivir porque todo consiste en reaprender a hacerlo.”

Copa con alas / José Martí

Quiero que me mires a los ojos, y ahí te quedes. Quiero que nos comuniquemos a través de una mirada. Quiero que sintamos un montón de cosas por tan sólo mirarnos. Quiero sentir que con tan sólo una simple mirada, sientes cosas por mí. Y, que poco a poco, nuestros rostros comiencen a reducir los centímetros. Hasta que nuestros labios se rocen entre sí, hasta que nuestras respiraciones se junten y mi corazón se acelere cada vez más, como una locomotora. Quiero sentir ese sentimiento de no saber qué hacer en ese momento, de no saber cómo reaccionar. Y que mis impulsos hagan chocar nuestros labios, mientras que a partir de ahí, nos dejemos llevar por el suave movimiento de nuestros labios.
8

#NiUnaMenos, Basta de Femicidios (Bahia Blanca, Argentina)

En Argentina en los ultimos 7 años, 1808 mujeres fueron asesinadas en contexto de violencia de genero, eso es una mujer cada 30 horas.

Hoy asisti a una marcha contra la violencia de genero, y en reclamo de mejores politicas para reducir los casos de violencia domestica.

——-

In Argentina in the past 7 years, 1808 women were murdered in the context of gender violence, that’s a woman every 30 hs.

Today I attended a march against gender violence, and in claim for better politics to reduce the cases of domestic violence.

June 3rd, 2015

ph: Matias Alonso Revelli

La capacidad de estar solo es la capacidad de amar. Puede parecerte paradójico, pero no lo es. Es una verdad existencial: solo aquellas personas que son capaces de estar solas son capaces de amar, de compartir, de ir al centro más profunto de otra persona, sin poseer al otro, sin ser dependiente del otro, sin reducir al otro a una cosa y sin convertirse en adicto al otro
—  Osho
Las Tres R

Cada vez es más común que la gente se interese en el reciclado o al menos que se entere por diversos medios de la importancia de reciclar materiales para aliviar un poco los problemas generados por el consumo constante de recursos naturales renovables tales como madera o no renovables como combustibles fósiles. Parte de la realidad es esa, que debemos tener conciencia de reciclar aquello que sea susceptible de reciclado, pero esto es solo parte de la tarea; reciclar se convierte solo en una de las tres R.

 

Reusar es una más de las R, no es lo mismo que reciclar. Reciclar consiste en el reaprovechamiento de ciertos materiales para convertirlos en materia prima para otros productos. Reusar es buscar un nuevo uso a productos que aun resultan útiles para el propósito que fueron creados o que pueden ser reutilizados con adaptaciones en otro objeto terminado. Ejemplos de el reuso sin modificación sería el pasar de manos prendas, utensilios que ya no usamos pero que alguien mas puede encontrarle utilidad. Como reuso con adaptaciones puedo mencionar una tabla de patineta, un par de ménsulas y una capa de pintura que encuentran un refrescante giro en su destino como repisa.

( © 31 & Change Furniture Co.)

Reducir, la faltante R. Si reusar implica creatividad que nos resulta elusiva, o somos ligeramente perezosos para reciclar cartones, hojas secas, orgánicos, inorgánicos o nos resulta confuso el sistema; el primer paso que debemos dar para favorecer la recuperación de nuestros lastimados ecosistemas es la practica de la Reducción. Reducir los productos que consumimos, no adquirir más de lo que necesitamos, hacer buen uso de lo que requerimos en nuestra vida diaria. Si mantengo a raya mis instintos de comprador compulsivo y compro solo lo que necesito y no todo en el botadero por estar al 2x1, tendré menos cosas que guardar, por tanto menos posibilidad de atascar los armarios con media docena de pantalones de lana color morado dinosaurio, lograré tener mejores finanzas y ayudaré al ambiente al no propiciar un consumismo irracional.

Entonces pues, ¿Qué tiene que ver las tres R en mi proceso de organización? Todo; es importante reconocer que todas nuestras actividades cotidianas, están encadenadas una a otra; debemos mantener balance en nuestro interior y exterior para ser seres exitosos a nivel personal. Mantener orden en nuestra vida depende del control que tenemos de nuestras cosas, ser conscientes de nuestro entorno, consumir responsablemente y así encaminarnos a un balance interno y externo. Aplicar el poder de las tres R es armarnos de una visión diferente de la que hasta hoy teníamos.


“Recomendación especial”

Visita el blog Unconsumption para ideas de como reusar muchas cosas.

 

 

Horóscopo del día.

LEO.

Etapa para que comience a reducir su grado de reacción inmediata. Empiece a practicar el poder de análisis y de auto-control.

ARIES.

La energía planetaria lo favorecerá en sus deseos de aprender cosas nuevas y mejorar sus habilidades intelectuales.

TAURO.

Intente planificar las tareas cuidando los detalles, de esta forma, conseguirá mejores resultados en lo que se proponga.

GÉMINIS.

Si en algún momento alguien trata de ofenderlo, hoy lo mejor será que apele a su paciencia y le brinde una sonrisa.

CÁNCER.

Tiempo oportuno para emplear sus enormes habilidades y dedicarse a una actividad que realmente lo gratifique.

VIRGO.

Tenga cuidado ya que su falta de sentido práctico y previsión harán tambalear algunos logros que ya fueron conseguidos con anterioridad.

LIBRA.

Tome distancia de los perjuicios que vuelven del pasado, dé vuelta de página y focalícese en el futuro con una energía positiva.

ESCORPIO.

A causa de los aspectos positivos de los astros verá que desaparecerán ciertos obstáculos que lo fastidiaban.

SAGITARIO.

Aparecerán cambios nuevos en su vida personal. No será conveniente que se detenga en este momento y actúe.

CAPRICORNIO.

Será bueno que abandone la rutina y apueste a una transformación en su vida personal, disfrutará de una vitalidad plena.

ACUARIO.

Etapa propicia para meditar en aquellas cuestiones que le preocupan y que requieren de su paciencia para poder resolverlas.

PISCIS.

Etapa óptima para alejarse poco a poco de la exposición constante y ejercitar en lo posible, su bajo perfil.

Quiero pedirte perdón

Sé que nunca leerás esto porque, sobre todo, viene siendo muy tarde, y con un par de palabras no se logra recuperar el tiempo perdido, ni reducir las cicatrices, ni aclarar los machucones.

Quiero pedirte perdón.
Perdón por haber sido una persona tan egoísta, que por no querer ver más allá de su propio ombligo, no se daba cuenta de que te estaba matando con su propia indiferencia.

Perdón por haber puesto mis intereses antes que vos y no haberte prestado atención cuando realmente me necesitabas.

Perdón por haber respondido siempre con tanta frialdad a tus escasos pedidos de cariño. Por todas esas veces que me buscaste para robarme una sonrisa o regalarme un abrazo, y yo te corrí con la excusa de que estaba ocupada con la mente en otra cosa.
Esta chica nunca supo amar y vos tuviste que pagar el precio por ello.

Pero creo que todavía nos queda un poco de tiempo. Y es ese tic tac que me llena de remordimiento. Porque me recuerda que ya no se puede compensar lo perdido.

Y si ahora te marchás, te vas a llevar un pedazo de cielo azul, un lucero de la noche, mis canciones favoritas.

Y si ahora me abandonás,
quiero que sepas que una parte de vos siempre va a quedar conmigo. Porque es lo mínimo que puedo hacer, a pesar de todo en lo que te fallé. Porque yo nunca te merecí, y aún así, tuve el lujo de tenerte en mi camino.

Quiero pedirte perdón, por no haberte dado de mí, lo mejor.


Juego de palabras.

Para un ser que me lo entregó todo, y yo nunca supe devolverle ni la mitad.

Porque si se trata de ti, debo admitir que antes yo he sido más fuerte. Créeme. Cuando se trata de ti mi estabilidad tambalea, se crean ciertos temores y algunas fortalezas dejan de funcionar como antes. Hace tiempo que me he dado cuenta de esto, sólo que no te lo he dicho por temor a que te aproveches y vengas cualquier día a reducir estos escombros a polvo. Antes era capaz de ser feliz sin pensar en alguien; la soledad me veía, se acercaba y pasaba de largo (de vez en cuando también se quedaba, pero sin hacer ruido).

Fue como haber estado todo el tiempo caminando sobre las nubes hasta que te vi y, antes de tomar otro rumbo, me sorprendí hablando contigo, queriendo conocerte a fondo, encontrándome con la sorpresa de que eres de esas mujeres con las que uno podría soñar a gusto, pero un soñar distinto, un soñar de verdad: con los ojos abiertos. No supe decirlo, o saber con certeza qué fue lo que me hizo quedarme. Al verte pensé «es una más», pero después tuve miedo de perderte.

De ti recuerdo que hasta en tus días malos eras hermosa. Guapa como la luna abriéndose camino en la noche. Sensual como la lluvia acariciando el cristal cualquier domingo. De ti guardo un álbum de fotografías que nos tomamos el día de nuestro primer beso. En aquel sitio donde también aprendí que el amor eras tú todo este tiempo. Te quise como se quiere a alguien con quien se espera cumplir todos los planes que no funcionaron con ninguna otra persona. Quise hacerte posible, reinventar contigo el calendario, agregarle meses a los años, cambiar las estaciones y mantenernos juntos dentro de las horas. Me mirabas y yo decía: «Aquí me quedo», señalando tu boca. Y entonces tus labios…, tus labios simétricos y lúdicos, brillaban como un tesoro abierto a plena luz del día.

Estás hecha de fuego, de frío y calma, de sueños y advertencias. Eres peligro y yo el suicida que ha soñado tantas veces con besarte los silencios y hacerle el amor a tu sonrisa. Si te quedas te prometo que voy a quererte hasta cambiarte la vida. Aunque yo no sea de promesas y tú permanezcas escondida. Si eres consciente, admitirás que has estado dando pasos agigantados donde sólo debías caminar despacio. Pero te perdono. Esta vez y todas las que vengan a partir de ahora porque yo también quiero que llegues lo más pronto posible. Y si te quedas le aumentaré horas a la noche, te buscaré constelaciones en la espalda, te besaré detrás de la oreja, crearé galaxias con un abrazo. Eres la promesa más bonita que me han hecho, así que correré los riesgos por ti. Escribiré poemas en tu cuerpo cuyo lenguaje sólo entendamos los dos. Y digan lo que digan, estoy seguro de que contigo viviré el mejor tiempo de toda mi vida.
—  Dashten Geriott