reducidos

—Te apuesto cincuenta dólares a que esos dos se irán juntos de aquí— dijo con una sonrisa entretenida mientras señalaba a dos chicos un tanto ebrios que estaban coqueteando entre si, Steph ni siquiera llevaba encima dicho dinero, claro que podría sacar de su enorme cuenta bancaria, pero eso era el punto de las apuestas; ella sabía que ganaría.

Miley había salido temprano con los niños para llevarlos a la escuela ya que Nick había llegado tarde esa noche y quería dejarlo dormir lo más que pudiera, además pasar un poco de tiempo con los niños no le haría daño, más bien extrañaba pasar tiempo con ellos. Desde que su última gira no pasaba tiempo con su familia y ahora que se había reducido un poco su agenda quería aprovecharlo al máximo.
En cuanto llegó a casa su teléfono móvil sonó, ella sin ver contesto y esbozo una amplia sonrisa al escuchar la voz de Patrick, hacía ya como seis meses se habían frecuentado mucho: llamadas, almuerzos, textos, desayunos y salidas. Literalmente paraba de arriba y abajo con él ya que pasaba momentos verdaderamente memorables con él.
- ¡Hola! -Contesto. - Te cuento, acabo de dejar a los niños a la escuela, Nick sigue dormido así que ¿desayunamos? No quiero despertarlo, creo que le haré el desayuno y ya, no sé ¿me ayudas? Dale, será divertido. -Intenta convencerlo haciéndole voz de nena. Un crujido escucho cuando aún intentaba convencerlo. - No, creo que Nick se despertó, iré a verlo y te espero. Chau, te quiero. -Se despidió y se levanto del sillón para ir hacía la habitación. Al ver a Nick que dormía volvió a llamar a Patrick. - Falsa alarma ¿en que estábamos? -Preguntó, caminando hacía la cocina soltando de vez en cuando una risita.

No comprendo este tipo de chaquetismo, encerrar a un animal tan libre en un espacio tan reducido es lo mismo que matarlo, el encierro también es caza.

El hecho de sacar una foto y no haber intervenido me hace cómplice, la poca consecuencia está demasiado impregnada en nosotros como patria y sociedad, yo voy a comenzar por dejar de tener peces, espero sentirme más humana. 

La gran fila de alumnos que decoraba la estancia de la cafetería era inmensa, probablemente porque era lunes, además de una de las primeras horas de la mañana, y los jóvenes alumnos necesitaban algo de cafeína en su cuerpo. Aurora no podía ser menos, por lo que allí se encontraba, a la espera de la bebida que lograría despertarla por completo. Pocos minutos después, por fin, la pequeña castaña logró conseguir su consumición y, cómo no, deseando salir de aquel agobiante lugar, apresuró su paso. La cosa es que, de un momento a otro y para su mala suerte, se vio empujada por una de las tantas personas que ocupaban aquel reducido espacio. Un suave quejido escapó de sus labios al sentir toda aquella cafeína, que se encontraba por cierto ardiendo, recorriendo parte de su cuerpo. Lo peor no era eso, no, lo peor era que se le transparentaba gran parte de su ropa interior. Avergonzada por lo ocurrido, le urgió salir del lugar con rapidez y así hizo. Aún estando desorientada por lo sucedido y queriendo encontrar un cuarto de baño para intentar arreglar un poco el desastre, algo difícil la verdad, se coló en el primero que encontró, teniendo la mala suerte de ser el de chicos en vez el de chicas. ¿Es que todo le pasaba a ella o qué?—. Y-yo, uh, no quería —se disculpó, abochornada al reconocer de quien se trataba—, me equivoqué —ladeó su rostro y, al estar allí colgado un gran espejo, pudo recordar que su ropa interior se transparentaba, cosa que sólo hizo aumentar el sonrojo de sus mejillas. Se tapó como pudo, deseando que la tierra la tragase en cualquier momento.

Hackeable || A bug's life

[A dos semanas del penoso, lamentable, terrible, trágico incidente, Myu seguía en cama reducido a un despojo humano]

Adiós, mundo cruel.

[Aquel Raid debía ser de tipo industrial o algo. En fin, no sientan pena por él, en su convalecencia alguien le hacía compañía]

[Aunque claro, no era del todo grata cuando el simpático bailecito lo ejecutaba sobre la cabeza del enfermo… como en ese preciso momento lo hacía]

¡Déjame morirme en paz!

Semillas Autoflorecientes

Su estatura es escasa, llegan a alcanzar raras veces los 80 cm (esto ha ido mejorando a medida que la genética se va a acentando mientras avanzan sus generaciones lo cual ha generado que algunas puedan llegar a medir más de 150 cm) . El lado positivo es que uno no debe esperar mucho menos tiempo para llegar a su cosecha. Comúnmente una semilla normal tarda unos 2 a 3 meses del periodo vegetativo y 2 a 3 meses de floración, la autofloreciente tarda en total aproximadamente 3 meses y hasta poco menos de 2 meses en otros casos desde semilla a cosecha. Al tener un tamaño más reducido que una planta normal produce menos cantidad.

Hay muchas variedades enanas, hibridadas entre ellas, o mezcladas genéticamente con plantas regulares para obtener parte sus características conservando la propiedad autofloreciente. A diferencia de las demás plantas, las auto necesitan mayor cantidad de luz. Una planta de cannabis normal necesita en periodo vegetativo 18/6 y en periodo de floración necesitan 12/12, en cambio una planta auto necesita siempre desde la germinación hasta la cosecha 20/4. Ya se han vuelto muy populares hoy en día.

"El miedo no se va, no desaparece, sólo se retira unos pasos atrás hasta un lugar húmedo y oscuro, y se queda ahí, esperando, reducido a poco más que un pequeño LED rojo que puedes ver aunque no quieras, aunque lo niegues, porque de otra forma no se puede vivir. Y sabía también que el miedo es propiedad privada, que la sinceridad que te permite ponerle nombre y mostrarlo no es suficiente para desligarte de eĺ, ni siquiera para compartirlo. Había creído que el amor lo podía todo, que abrir la puerta que le permitió mostrarse ante él con toda la carga de su pasado sería suficiente."

Keep reading

Ninguna animita

¿sabes? lo sentirás en los huesos, un día cualquiera, te derrumbarás sobre cada articulación, se te caerá el pene y lo verás con impotencia. Quedarás reducido, sin espina dorsal, y aunque sean 4 segundos, serán sin ninguna clase de esperanza. ¿Dolor? no, olvido eterno; Ninguna animita, ningún epitafio, ningún recuerdo con sonrisa, nada.

xpastmemoriesx asked:

✴ (pARA TOBIO-CHAN *sufre* )

SEND ME ✴FOR MY CHARACTER'S REACTION TO SEEING YOURS KISSING SOMEONE ELSE

                                                       Tobio lo sabía.

Podía ser demasiado joven todavía y su mente quizás se había reducido a los simples parámetros que el deporte le dejaba, pero eso no implicaba que fuera estúpido y no pensara. 

Era consciente de muchas cosas. Acumulaba experiencias, escenarios, sonidos, palabras y llegaba a integrarlos a su modo; mas el límite era, que no sabía como percibirlo, asimilarlo ni entenderlo

Los sentimientos le sabían tan triviales y extraños, que no había forma de comprenderlos sin que llegase a sentir que ese tema nunca le pertenecería, que no era algo que armonizara con todo lo que él era

¿Qué más podía pensar, de todos modos, un simple niño de su edad quién solo tenía volley en la cabeza?

Nada, quizás. No sabía nada, nada de ese mundo lleno de sonrisas y lágrimas. Para él, su único universo era el del aprendizaje y esfuerzo; no había algo aparte capaz de generar esa permeación que tan fácil se le daba a los demás. 

Y aún así, de una sola cosa estaba seguro: Admiraba tanto, tanto a Oikawa Tooru, que todas esas discrepancias y esas barreras, cuando se trataba de mirar su espalda y anhelar su enseñanza, fácilmente se derrumbaban. 

Le gustaba su destreza, ese modo en que el balón parecía bailar entre sus manos cada vez que levantaba, la suspicacia y seriedad que proyectaba; admiraba ese talento indiscutible que en la boca de todos nunca sobraba.

Por eso supo que la extraña ausencia de aliento y el ardor que sintió al ver a sus dos senpais compartir un beso aquella tarde post práctica, fue porque la imagen que tenía de Oikawa se había vuelto dolorosamente humana

                                             Se sentía herido.

                                   Pero no estaba sangrando

                                Entonces, ¿qué otra cosa sería?

               ”…”

Y atentando a no decir una palabra, ese simple y tonto niño retrocedió por el mismo camino que había construido, ingenuamente añorando que ese día finalmente sería reconocido. Regresó, sin embargo, de un modo distinto: Vistiendo otra decepción aún más frustrante que lo vivido antes, y apretando fuertemente la blanca playera entre sus dedos.  

Sintiendo que nunca sería capaz de comprender por qué esa experiencia había sido la primera en tentar esas lágrimas que hacia tiempo no podía llorar.


paradisememorial asked:

Fuyumi, I'm about to take a shower — join me?

◤ ʙᴇᴀᴜᴛɪғᴜʟ ᴡɪɴᴛᴇʀ ◥

— Ya voy — Murmuro, con calma como siempre mientras terminaba de quitarse las medias de sus piernas. Desde muy pequeña que ya había tomado baños junto con su hermana mayor, pero esta seria la primera vez luego de mucho tiempo. 

Justo cuando Fuyumi ingreso la baño, cubriendo la parte delantera de su cuerpo con una toalla, se fijo recién del reducido espacio de la ducha.

— ¿V-Vamos a caber las dos dentro? — No es que le incomodara pero… Ya las dos dejaron de ser una niñas desde hace bastante tiempo.

Panesito Exprés.

Esta receta es exprés y sin complicaciones, no necesitas horno, todo lo cocinas al sartén, esta propuesta de pan es algo así como una tortilla española o un pastel tatin, la coces a fuego bajo a que se cosa bien, luego bañas el panesito con una salsa de fresa y vino blanco, si te quedan fresas úsalas para decorar tu plato. Ya tienes una opción de postre para la comida, que lo disfrutes. 

Ingredientes para 4 porciones

Para la salsa:

1 taza de fresas

½ taza de vino blanco

2 Cdas de azúcar

Para el panesito:

3 dátiles sin hueso

2 Cdas de miel de agua miel de maguey

1 cdita de vainilla

2 huevos

1 taza de avena

¼ cdita de polvo para hornear.

Instrucciones:

Añade el vino blanco con el azúcar y hierve a fuego bajo.

Licúa las fresas y cuando se haya reducido a la mitad el vino o ya no te de olor a alcohol, añade las fresas licuadas. Cocina por 5 minutos a fuego bajo y reserva.

Para el pan:

Licúa todos los ingredientes del panesito, calienta un sartén de preferencia de teflón o cerámica para que no se pegue, unta un poco de aceite y vierte la mezcla de la licuadora. Cose a fuego bajo, cuando este firme voltea el panesito con cuidado, imagina que es un hot cake muy gordo.

Cose por el otro lado otros 5 minutos aproximadamente o hasta que sientas firme el centro del panesito. Retira del sartén y córtalo en 4, vierte la salsa de fresas encima y sirve.

Todo desaparece y queda reducido a fábula...

Las palabras que en otros tiempos estaban en boga han caído hoy en desuso.
Lo mismo sucede con los nombres de los personajes célebres de otras épocas….Todo desaparece y queda reducido a fábula, hasta que se pierde por completo su memoria. Y debo advertir que me refiero únicamente a los nombres de los personajes más extraordinarios e ilustres; porque respecto a los demás, en cuanto han exhalado el postrer suspiro, caen de una vez en el olvido y ya no se habla más de ellos. Luego ¿qué es, en suma, la fama imperecedera? Pura vanidad. ¿Qué debemos, pues, ambicionar y a qué dedicar todos nuestros cuidados? A esto únicamente: a tener pensamientos justos, acciones útiles a la sociedad, un lenguaje sinceramente riguroso y una conformidad absoluta con todos los accidentes de la vida, considerándolos como necesarios y familiares, puesto que provienen del mismo principio y del mismo origen que nosotros.

Marco Aurelio

indievalleyrp asked:

"Close to You"

OUR MUSES GET STUCK IN A NARROW SMALL SPACE TOGETHER, BY SOME STRANGE SITUATION, THEIR BODIES PRESSED FIRMLY TOGETHER, CHEST TO CHEST, THEIR NOSES SOFTLY RUBBING TOGETHER, BOTH ABLE TO FEEL EACH OTHER’S HOT BREATH ON THEIR LIPS. SEND “CLOSE TO YOU” FOR WHAT MY MUSE WOULD SAY AND DO TO YOUR MUSE IN THIS SITUATION

Nunca creyó encontrarse en una situación como esta, pero a veces el destino tiene una manera divertida de hacer suceder las cosas y ahora Robin no tiene ni la más jota idea de como va a salir de tal situación. 

El aire se siente pesado en este lugar y el mayor de los hermanos Keller está comenzando a sentirse un poco claustrofóbico—sin mencionar que la muchacha frente a él le está causando un poco de deconcierto. Después de todo, no hay ninguna parte de su cuerpo que esté exenta al roce con el cuerpo de la otra persona en aquél espacio reducido. 

Vaya, si no sale de aquí pronto, Robin tendrá un ataque de pánico, de seguro. 

—¿Puedes…?— su voz no es nada más que un susurro entrecortado, mientras el muchacho intenta buscar una posición que no sea tan incómoda para los dos —¿Quizá podrías moverte un poco a la izquierda? Estás parada sobre mi pie. Por favor.