Diariamente ignoro el sentimiento
de inestabilidad que me maneja.
Suelo dejar de lado las ganas de salir a buscarte,
de verte y decir que te necesito.
Luego llega la noche y debo atar mis deseos de hablarte
y volverte a besar.
Para así terminar el día,
con la lucha constante
de negar que no te he dejado de amar
—  Brenda Ramírez.