recostados

Ayer me compraron chuches de fresa, y me fue inevitable no escribir esto <3

Drabble: “Strawberry candy.”

El pequeño caramelo con aquel característico sabor dulce se derretía en la boca de un peculiar pelinegro, quien observaba la televisión desganado recostado en la cama que compartían su novio y él, luego de pensar un par de minutos que hacer para quitar su aburrimiento tomó como último requisito para matar aquel hastío; Comenzar a jugar con el caramelo que tanto le encantaba. No sabía la razón de su amor hacia las fresas, absolutamente todo lo que contenía aunque sea un pequeño toque de esa fruta tan… Indescriptible, le fascinaba.

Quizá su amor hacía ella nació y floreció por su abuela, a la cual siempre visitaba junto a sus padres y hermana entre febrero hasta finales de mayo, aquella mujer a la que tanto amaba, a menudo tenía aquella pequeña y roja frutita que le encantaba y siempre que la visitaba le daba un bol gigante de fresas cortaditas, preparaba dulces que conlleva como elemento principal la exquisita fresa, tartas con pequeñas fresas encima, etcétera. El punto es que, siempre le daba fresas y Guillermo no se quejaba, pero sus padres y hermana si, los pobres estaban hasta la coronilla de tantas fresas… Pero eso es un tema aparte.

Ahora que cruzaba por su cabeza el tema de aquella fruta…

Quería fresas… Pero no fruta, sino un chuche que poder morder, chupar y sentir cómo se deshacía en su boca, tampoco refiriéndose a la golosina que vagaba en su boca…

“Willy, he terminado de grabar ¿Te apetece cenar?” La voz de Samuel, lo hizo despabilar. Lo observó, Samuel estaba sentado en los pies de la cama -¿En qué momento entró a mi habitación?- Se cuestionó. Finalmente Guillermo se alzó en la cama, tomando asiento, aún jugueteando con el caramelo en su boca.

“No quiero cenar, quiero fresas.” Guillermo habló como un niño pequeño, gateando hacia Samuel, quien abrió sus ojos castaños más de lo normal para posteriormente soltar una risa, divertido ante la situación.

“Tú tío, eres tonto.” Le sonrió Samuel, pero Guillermo no soltó ninguna risa, mostraba su ceño fruncido. “Willy, no estamos a temporadas de fresas y dudo mucho que hayan.” Murmuró el castaño, quien miró desconcertado a su pareja cuando esta enfocó su vista en su boca de una manera para nada disimulada. Guillermo acercó peligrosamente su rostro al de Samuel, rozó su nariz con la del mayor en un beso esquimal. El mayor mentiría si dijera que no sentía aquellas molestas mariposas en su estómago, y es que el pelinegro lo hacía tocar el cielo con solo sentir sus respiraciones chocar y entrelazarse en una danza, hasta acabar desvaneciéndose en el aire.

“Tus labios son como fresas… Solo que necesitan color, sabor y tamaño… Yo me encargare de que tus labios sean rojos, sepan a fresa y estén hinchados…” Susurró Guillermo, soltando una pequeña risa y sonrisa traviesa. El olor a caramelo de fresa inundó uno de los sentidos de Samuel, dejándolo un tanto atontado. Observó como el menor cerraba sus ojos y finalmente sintió aquel roce de labios que tan ansiado lo tenía, pero antes de por fin ambos chicos se besaran, una pequeña frase salió de los labios de Guillermo.“Te quiero… ”

Y se besaron, ambos cayendo en el mismo abismo de emociones, sintiendo aquel cosquilleo mutuo que con un par de rozes y mimos se instalaba en sus estómagos, sin importar cuantas veces se hayan besado, el calor y los sentimientos no empezaban a desaparecer, algo que claramente, demostraba que aún se amaban, como el primer día y se podría llegar a decir que mucho más. Guillermo de manera atrevida sacó la punta de su lengua y remarcó parte de el labio inferior de su pareja, para posteriormente ahuecar sus manos y tomar el rostro de Samuel entre ellas, el menor llevaba el control de la situación porque en menos de un par de minutos ya le estaba devorando la boca al mayor, en un beso desesperado… El caramelo pasó a la boca de Samuel, quien sintió aquel sabor a fresas instalarse en su boca. Ambos empezaron a jugar con el caramelo, lo derretian con sus tibias salivas juntas, y una que otra vez Guillermo mordía o dejaba lamidas en los labios del castaño.

La espalda de Samuel cayó en la cama igual que todo su cuerpo, sus bocas se separaron unos cuantos segundos en los cuales el menor gateó hasta su novio, para finalmente volver a besarlo. Amaba aquella sensación de sentir tu mundo patas arriba, como tu respiración se acelera de manera casi instantánea cada vez que esa persona roza la yema de sus dedos contra tu piel, el como te lleva a tocar el cielo siempre que te besa, esas mariposas tan molestas que invaden tu estómago cada vez que sientes el tacto directo de él…

Amaba todo de Samuel, ese hombre eran tan dulce… Como el caramelo. Amaba las fresa, además estas se parecían a los labios de su novio cada vez que terminaba de hacer el amor y para Guillermo… Sentir ambos sabores juntos era lo máximo, era el clímax de su cerebro, era absolutamente una sensación tan inolvidable que pocas veces había llegado a experimentar.

Samuel era un caramelo de fresa.



“¿Quién dijo que trabajar juntos en esto impedía de alguna forma que me besaras a mi también?” Inquirió a Amelia, recostado sobre el puesto de Kissing Booth que ambos tenían a cargo, con toda la atención sobre la morena. “Podemos divertirnos mucho más nosotros juntos que con el resto de idio—” Sus palabras se vieron interrumpidas en cuanto un tercero se acercó a su punto de trabajo. Aún dándole la espalda a quien fuese dicha persona, el rubio rodó la mirada. “¿Puedes venir más tarde? Estamos teniendo problemas técnicos con el juego y por el momento está cerrado.

anonymous asked:

Si estuvieras con la persona que deseas ahora mismo, ¿qué estarían haciendo? 7u7

No soy tan pervertido como parezco sdfghj
Lo más probable es que estemos sentados en mi cama, y yo recostado en su regazo mientras me hace cariño en el pelo y yo le digo lo mucho que siento en ese momento (?)
Lo siento, mátenme.

I need you to come here and save me; Yoonchan x Haru

Ela demorou um pouco mais no bar, enquanto ouvia um cara qualquer a cantando. Só estava aturando aquilo, porque suas amigas haviam acabado de sumir e ela não estava com muita vontade de deixar seu posto antes de terminar seu copo com Bacardi. Quando isso finalmente aconteceu, foi um pouco difícil manter-se em pé e em linha reta até a saída, tendo recusado a ideia de enviar uma mensagem às amigas avisando para onde estava indo. Como uma delas havia a visto conversando com Yoonchan – e dissera para não fazer aquilo, inclusive –, certamente avistaria as outras que ela estava acompanhada por alguém que certamente prestava mais do que qualquer outra pessoa ali dentro.

Agora no meio fio, com os joelhos recostados no peito e os cabelos coloridos caindo em cascata, ficou por alguns bons minutos daquela maneira, controlando sua vontade de dormir. Continuaria naquela posição, se não tivesse sentido braços em seus ombros, envolvendo-na. Achando que era Yoonchan, ergueu a cabeça com um sorriso nos lábios, mas este sumiu assim que viu que se tratava do cara que estivera dando em suas ideias no bar. Suas bochechas começaram a esquentar conforme ela se sentia desconfortável com os novos comentários dele. Irritada, colocou-se em pé, mas teve o braço envolvido pelo rapaz bem maior que ela, por sinal. – Me solta! – Rosnou algumas vezes, tentando se desvencilhar.

Tiempo

¡Es algo imposible!, dadas las leyes de la física y tantos estudios al respecto revelados hasta el día de hoy pero hoy en la tarde recostado en mi cama observando el nubado cielo que nos regalaba las condiciones climatológicas de mi ciudad pareciera como si las nubes no se movieran o si lo prefieres pareciera que la tierra no estaba girando;

Es conocido que la rotación de la tierra en su propio eje es lo que conocemos como un día completo o veinticuatro horas, y una vuelta completa de la tierra alrededor del sol es conocido como un año o 365 días a excepción de años bisiestos.

Esto me hizo pensar en que, si en realidad la tierra dejara de girar más allá de las catástrofes biológicas conocidas y desafiando también las leyes de la física, esto haría que el tiempo se detuviera … ¿te imaginas si esto ocurriera?

Quedarte con la misma edad que ahora mismo tienes, seguir teniendo en tu vida las personas que amas y a las que no tanto, para ¡siempre! ¿te lo imaginas?

¿Acaso el vagabundo al ver que su situación jamás cambiara haría algo por mejorar?, o acaso con esta ya costumbre de siempre estár innovándonos con la tecnología, ¿dejaríamos de lado nuestro celular de última generación para convivir con nuestros seres queridos? O el millonario al saber que ya no puede generar más o dejar de tener menos dinero, ¿le daría otro uso? Que el tiempo se detuviera ¿sería algo benéfico para nosotros? ¿O nos perjudicaría más de lo que nos imaginamos?

Porque me atrevo a decir que casi la mayoría de las personas que rebasan los 15 años han dicho alguna vez en su vida “ojalá el tiempo se detuviese”.

A veces como ayer...

Sueño contigo…
Anoche tuve un sueño que pareció tan real, estabas ahí recostado en tu cama ocupado como suelo pensar que lo estás, me acercaba y comenzaba a acariciar tus piernas, si esa extraña manía mía y comenzaba a besar tu pecho desnudo, hasta llegar a tu cuello y de ahí a tu boca para perderme en tu intenso beso y después bajar haciendo el mismo recorrido solo que esta vez tu hombría me detiene y me perdía en ella y sabor a miel tuyo… Entonces desperté y mi corazón estaba agitado.