reciclar

Haz tu propia alfombra de musgo para el baño

Cambia tu alfombra por una natural, que tenga vida propia y prevenga malos olores.

Hace un par de años, David Montalvo compartió con nosotros un hermoso diseño de Nguyen La Chanh que daba una solución ecológica y limpia a la famosa alfombra para el baño: una alfombra de musgo.

Un concepto genial que llamó la atención a varios, amantes de la naturaleza y ecologistas, todos aquellos quienes tenemos un estilo de vida consciente. Así esta idea se fue replicando, hasta llegar al movimiento DIY (hazlo tu mismo).

Hoy compartimos con ustedes la forma de diseñar y hacer nuestro propio tapete de musgo para el baño. Además de dar ese toque de verde que necesitamos, evitará malos olores e infecciones. El mismo musgo hace lo propio para mantener todo en equilibrio.

Materiales

  • Espuma Plastazote de alta densidad.

  • Tijeras.

  • Cúter o exacto.

  • Esténcil.

  • Pistola de silicona.

  • Marcador blanco o gis.

  • Musgo, variedad a elección.

  • Atomizador con agua.

Instrucciones

Seguro han visto esos tapetes de espuma gruesa y resistente, que se usa a veces en los gimnasios o en áreas infantiles. Viene en cuadrados y se puede armar de acuerdo al área que necesitas cubrir. Ese tipo de espuma necesitamos.

Para este tapete necesitamos 4 cuadros de este material, color o colores a elección — todo depende del baño y tu creatividad —. Comenzamos con 2 cuadros de esta espuma, unidos para formar un rectángulo. En la parte lisa dibuja una figura orgánica con un marcador blanco o un gis; la forma de una piedra, por ejemplo. Recuerda, la parte texturizada debe ir hacia abajo.

En una superficie resistente, que no se raye, coloca el tapete y comienza a cortar la orilla con el cúter, el exacto o las tijeras, lo que mejor te acomode. Este material es muy duro, así que hacer el corte requiere fuerza, empeño y una buena herramienta. Esta es la base de tu tapete; colócala a un lado.

Toma otros 2 cuadros de espuma, únelos como la vez anterior. Ahora, con la parte texturizada hacia abajo, dibuja el contorno de tu base y distintas formas en su interior, huecos donde colocarás el musgo. Toma tu tiempo para cortar cada espacio.

Después que tengas todo listo, toma la pistola de silicona, aplica una capa en la parte texturizada y pega con la base de tu tapete. Aprieta para quede muy bien pegado. Deja reposar por lo menos 3 horas. Este sería el resultado.

Cuando la silicona este seca y todo esté muy bien pegado, toma el atomizador y aplica agua en todo el tapete. Deja que se absorba y, otra vez, aplica otro tanto de agua. Ahora el tapete está listo para el musgo.

Coloca en cada espacio el musgo que hayas comprado. En esta etapa también puedes ser creativa, utilizando la variedad de musgo que elijas. Puede ser uno sólo o varios tipos y colores. Estos los puedes comprar en línea o en un invernadero local. Y ¡listo! Coloca el tapete en el baño, cerca de la regadera o la tina.

En cuanto el mantenimiento, con el agua que escurre del cuerpo después del baño debe bastar, sin embargo, en los primeros meses hay que darle mantenimiento hasta que se haya asentado. En los primeros dos meses es recomendable rociar el musgo con agua, con el mismo atomizador que usamos; al tercer mes, cada tercer día, al siguiente, una vez a la semana.