Amo septiembre, por qué hace calor, luego llueve y entonces se siente el frío.

Amo que haya flores brillantes y que también las hojas comiencen, a de los árboles caer.

Amo septiembre, por qué sabe a recta final, pero con la sensación de que aún falta mucho, mucho más.

Amo septiembre, por qué este mes siempre asesinó a la que era, para florecer en lo que soy.

Amo septiembre, por qué soy septiembre, con sus múltiples facetas, con su confusión escrita, con la mirada en el pasado, con el pie en el futuro, por que aún no me decido si me quedo o me voy, si me gusta más el frío o el calor, o si quiero más verano o ya me place el invierno. ¡Soy Septiembre carajo! ¡Amo septiembre! ¡Quiero su sol y sus nubes! La gota de sudor en la espalda o el inminente temblor de la noche. Lo quiero todo, ¡Todo! Y luego morir…sin que nadie me recuerde.

yosoyeran

Adiós

Cuando una mujer reclama es una histérica, que está en sus días, amargada, loca, dramática, pero cuando un hombre reclama no salen a la luz tantas malas palabras, es una mierda que aun las mujeres tengan que estar luchando por algo que deberían haber tenido hace años, igualdad.

Juan C García.

“Se puede aprender con los errores de otros, también puedes hacerlo analizando el entorno y la más dolorosa que es de un golpe de la vida, pero al final lo que importa es no olvidar aquello que te enseñaron, es la única forma de evitar sentir tristeza, sufrimiento, decepción, frustración y muchas de las cosas que sientes ahora.”

— Juan C García.

Sabe uno que no está pendiente de la vida de los demás cuando nada nos afecta, cuando no andamos de inmaduros criticando y chismoseando. Critiquese a usted mismo, corrija sus errores, no viva pendiente de los demás ni del qué dirán.

-Alejandra Avila.