rasgan

Aviones de papel - {WIGETTA}

Avión 1

*

“Es increíble, pero…También me gustas”

Estimado Guillermo;

¿Sabes? Me ha hecho mucha ilusión saber que soy la primera persona a la que le escribes una carta. Al menos confesando tus sentimientos.

Tu comportamiento directo me ha encantado. También admito que sigo tan sorprendido al igual de cuando leí tu carta. No miento al decirte que me quede estático con aquel avión en la mano, luego de desarmarla y leer su interior, sin creerme lo que me confesabas. Después, estuve sonriendo toda la tarde hasta que llegué a mi casa. Ahora, unos minutos después, te escribo mi respuesta.

Tal vez no pensabas que lo haría, pero aquí me tienes. Es mi turno de confesarte mi secreto.

Es increíble, pero…También me gustas. Joder. Guillermo, me gustas mucho para siquiera creérmelo o imaginármelo. Eres un joven especial. Distinto a todos y quizás sea eso lo que me atrapa a ti. Desde tu sonrisa inocente hasta tus ojos que se rasgan cuando generas esa mueca.

Sinceramente no comprendo cómo no te diste cuenta antes. Es que soy muy obvio. Hasta Frank—el chico que se sienta a mi lado en matemáticas—sabe que me encantas. Recuerdo que una vez me regañó por observarte en vez escuchar sus historias. Entre nosotros, te diré otro secreto; Sus historias son aburridas. Al menos, algunas. Igual lo aprecio mucho. Pero no ese no es el punto. A ti siento que te quiero más de lo que debería. Por ello, no vuelvas a creer que te ignoro o paso de ti, porque es como me sentía yo, antes de que me escribieras la carta, que por cierto, está guardada entre mis objetos más preciados. Si te tuviera, te metería allí, como lo más importante que tuviese. Pero sé que no eres un objeto, y si me dieses una oportunidad, te haré sentir único y hermoso. Eres hermoso, me ha disgustado que lo negaras.

Sé que te sientas detrás de nosotros. A veces no me atrevo a voltearme porque si te encuentro con la mirada podría sonrojarme inmensamente. Y no es que no lo quiera. La verdadera razón es que nunca quiero mostrar debilidad frente a ti. Guillermo, me debilitas por completo. Tienes algo que traspasa todas las barreras de mi apariencia de tipo duro, convirtiéndome en un niño atrapado en el inexperto mundo del amor.

Por supuesto que sé que te relacionas perfectamente con los libros. Incluso, te confieso que siento envidia de ellos. Hubo muchas ocasiones en las que te observé caminando a tu paso—lento y firme—dirigiéndote hasta la biblioteca del instituto. A veces estaba apoyado en el marco de la puerta de algún salón, hablando con Frank o con otros amigos, y repentinamente me perdía en ti, olvidándome completamente del resto. Simplemente siguiendo tus pasos, hasta que la puerta de aquella habitación se cerrase y mis amigos me llamaran hasta lograr sacarme de mi burbuja. Si alguna vez callé mis palabras cuando cruzabas, fue porque no estaba consciente de mi alrededor. Simplemente seguía tus movimientos. Y aquella vez, la tarde en la que le comenté a Rubén que me gustaba alguien. Recuerdo haberlo dicho a propósito. Vi cuando cruzabas lentamente y me apresurar a intentar llamar tu atención con eso. Quería saber si algún gesto o mueca se formaría en ti, demostrando celos o algún sentimiento que me diese esperanzas de hablarte. Nada. Solo seguiste tus pasos como si yo no estuviese allí, clavando mis ojos en tu perfil. Creo que no es necesario decir sobre quien hablaba, pero te lo diré. Esa vez me refería a ti, porque me gustas desde hace tiempo.

Prácticamente todo lo que me has contado de ti, ya lo sé. Y de verdad me siento orgulloso de saberlo. Además, me hace muy feliz saber que sientes lo mismo. Te has expresado de una manera que ¡Ahg! Te expresas perfectamente. Me has quitado el aire cuando leí tu carta. ¡Y las letras en morado! Como olvidarme de eso. Es un color precioso y tú lo plasmas para escribirme tu confesión. Es en este momento, cuando mis ganas de besarte incrementan. No me hago cargo si casualmente, cuando camines perdido en tus pensamientos hacia la biblioteca, me cruce en tu camino para posteriormente tomarte posesiva-mente de la cadera, y una vez apoyados contra alguna pared cercana, te quite el aliento con mis labios en un beso profundo y demandante. Porque es algo que planeo desde hace tiempo.

Perdona, suelo ser así de franco cuando me siento cautivado con alguien. Bueno, realmente eres la primera persona que me hace sentir así. Entonces, creo que despiertas algo nuevo en mí.

Como dijiste en tu carta, no esperabas respuesta. Pues bien, yo soy un poco malo para expresarme a comparación con tu escritura, pero creo que te dejé claro lo mucho que me importa tenerte en mi vida.

Tan solo dame una oportunidad y cambiaré tu mundo. Nuestro nuevo mundo, juntos.

Y, para finalizar este pequeño escrito que convertiré en un avión de papel y luego posaré sobre tu escritorio, llámame Samu.

-Samuel-

————————————-

Yei, me encantó escribir la respuesta de Samuel ^^
¡Muchas gracias por leer! ♥

Natty z4 /// Mi wattpad