quizasalgundia

No permitas que se te escape

“-Recuerdas aquella obra de teatro que hicimos en sexto?
-Si.
-Pero recuerdas la obra?
-Claro que si. Yo era el protagonista.
-Ya… Y recuerdas que quedamos los últimos en el concurso que hicieron?
-A que viene esto ahora? No estoy de humor para recordar viejos tiempos!
-Craig, lo que intento decirte es que eres un actor pésimo. Siempre lo has sido y siempre lo serás. No has engañado a nadie diciendo que no quieres a Kate, no la has engañado ni a ella! Por dios, creo que ni siquiera tú te has creído mientras lo decías.
-Y qué quieres que haga ahora? Ya es tarde. Ya se ha ido.
-Pues quiero que vayas a buscarla. Que le digas todo lo que sientes y que la hagas volver. Para ese maldito avión si hace falta! Pero no dejes que se vaya. No permitas que se te escape!”

10 razones para odiarte

“Odio como me hablas y también tu aspecto.
No soporto que lleves mi coche ni que me mires así.
Aborrezco esas botas que llevas y que leas mi pensamiento.
Me repugna tanto lo que siento que hasta me salen las rimas.
Odio que me mientas y que tengas razón,
odio que alegres mi corazón, pero aún más que me hagas llorar.
Odio no tenerte cerca y que no me hayas llamado.
Pero sobre todo odio no poder odiarte
porque no te odio ni siquiera un poco,
nada en absoluto…”

Esta frase pertenece a “Diez razones para odiarte”, una de esas películas que veo cada vez que echan en la televisión. Casi me sé hasta los diálogos de memoria. Hay películas y series que podría ver una y mil veces y no me aburriría nunca. Gracias a mi memoria de pez siempre descubro una nueva frase, un nuevo detalle o me vuelvo a fijar en algo que ya me había llamado la atención la primera vez y que no recordaba.
Además en esta película me “enamoré” de un joven y desconocido Heath Ledger y verla es rendirle un pequeño homenaje cada vez.
Es una película sobre adolescente, para adolescente, pero tiene alguna frase muy buena como la que le dice Patrick a Cameron en el baile de fin de curso:“ No dejes que nadie te haga pensar nunca que no mereces lo que te gusta”.