quiltro

3

Apareciste un día cualquiera afuera de mi casa  yo me acerque a ti y te ofrecí un poco de comida, con miedo la aceptaste, devoraste un plato en pocos minutos y desapareciste enseguida. 

Al siguiente día apareciste otra vez traías el mismo hambre y otra vez comiste y desapareciste en un par de minutos. Los días pasaron y tu seguiste apareciendo afuera , mi familia al igual que yo se encantaron con tu presencia y estaban felices con que vinieras a casa. 

Con el paso del tiempo se hizo costumbre que tu vinieras a mi casa en busca de un poco de agua y comida, te acercabas a nosotros aún cuando sentías un inmenso temor hacia las personas pero de seguro tu hambre era aún mayor que tus miedos. 

Aparecías una o dos veces al día mostrando tu adorable rostro en la calle, tu porción era la misma todos los días comida de perro y luego cuando acababas te regalaba un pan el que tu te llevabas en el hocico y desaparecías sin decir adonde. Nunca dejaste que te acariciáramos sentías un tremendo temor al ver nuestras manos cerca de tu cuerpo y no te culpo por ello de seguro habías sufrido mucho maltrato en tu vida y no estabas acostumbrada a las caricias;  al terminar de comer y con el pan en el hocico te marchabas rápidamente por la calle pero siempre te detenías un poco mas allá y me mirabas con una hermosa expresión en tu rostro como dando las gracias por todo.  

Recuerdo que tenias una horrible mastitis y por ello muchas veces intentamos llevarte al veterinario pero tu te resistías, nos hubiera encantado adoptarte, darte un hogar y brindarte los mejores cuidados pero el espacio en mi casa es pequeño y más aún con nuestros perros.

Un día como cualquiera comiste y te quedaste un rato más afuera, fue extraño porque fue la única vez que dejaste que te acariciaran estabas muy contenta y ya no sentías miedo de nosotros, sin embargo tu problema se veía muy mal. 

Desde aquel día no apareciste nunca más te esperábamos como siempre y no regresaste, al pasar los días salimos a buscarte por las calles y cerros cercanos; nuestra búsqueda no tuvo resultados.

Nunca más volvimos a verte, nunca supimos que fue de ti ni de donde venias, si tenias dueños que no te querían o simplemente eras de la calle como muchos otros. 

Donde seas que estés ahora te quiero dar las gracias por aparecer en nuestras vidas y deseo que te encuentres bien, en mi casa nunca te olvidaremos y siempre serás para nosotros un bonito recuerdo.

Te quiero mucho mi bonita ♥