que te pasa en la cara

No puedo ni escribir. No sé ni qué tipeo. No sé ni para qué. Fumo. Lloro. Vuelvo a escribir. Borro. Ando sola por la calle y tengo miedo. Y me da una bronca… A mí que toda la vida hice lo que quise. Que anduve por todos lados… La reputa madre que lo parió.
Se llevaron otra. Se cargaron una más. 21 años tirados literalmente como basura a un descampado sólo porque un hijo de puta sintió ganas de ponerla y eso hizo. Salió a cazar. SIEMPRE. Una, dos, tres veces. ¿Por qué iba a ser diferente la noche del sábado? Si estos forros saben que podés violar tranquilamente cuanta mujer se te cruce y seguir libre. Lo sabemos todos. Así funciona.
Volver caminando a tu casa para no llegar jamás. No pasa nada.
Para que te suban a un auto y hagan desastres con tu cuerpo. Para que te caguen a trompadas mientras te la van metiendo y te la van metiendo y te la van metiendo hasta que dejás de respirar. Y te vas yendo. Te vas apagando. Y a lo mejor ves la cara de tu vieja ese último segundo y sonreís porque ya no estás acá. Ya está. Ya se termina. Te nos fuiste carajo. Desfigurada. Indefensa. Llena de semen. Llena de barro. Desnuda.
“Me pegó mucho y me violó, todo en veinte minutos” dijo una de las chicas que agarró este tipo. La primera. Año 2010. Después siguieron dos más.
Siete años después, el juez Juan Carlos Rossi, decidió que estaba bien dejarlo libre. NO PASA NADA.
Mirá Juan Carlos: Mirá lo que hiciste. MIRALO BIEN. Porque está muerta por tu culpa también. Sos tan asesino como él. Igualito. A lo mejor vos crees que no te violaste a nadie. Yo creo que nos cogiste a todas. Se te cantó la chota decidir que este señor no era un peligro. Con una soberbia descomunal ignoraste los informes negativos del Servicio Penitenciario que explicaban bien clarito que este tipo NO ESTABA APTO PARA SER PUESTO EN LIBERTAD.
¿Y ahora? ¿Qué le decimos a la madre? ¿Señora calmese? ¿Está todo en manos de la justicia?
¿Qué justicia? ¿Qué jueces? ¿De que mierda están hablando?
Tengan la dignidad de no decirle nada. De no hablar pelotudeces. De respetar su dolor ya que no tienen los huevos de protegernos cuando todavía estamos vivas.
Cierren el orto cuando nos vean en la calle como nos van a ver hoy.Cuando pintemos paredes y lloremos gritando su nombre. Cuando pasemos por la puerta de la Catedral maldiciendo esa iglesia que poderosa y calladita protege violadores en nombre de no sé qué Señor. Ni qué leyes divinas. Ni qué mierda. Que amasa guita y nos desprecia. Que rezará por Micaela, seguramente, para que descanse en paz, pobrecita, Dios la tenga en su gloria. No me pinten la pared. VAYANSE A LA CONCHA DE SU MADRE.
“Los padres reconocieron el cuerpo” rezan los medios. Cómo reconocer a tu hija en esos restos. En ese cuerpo que se fue pudriendo a la intemperie. Con qué cara mirás a esa mamá, pregunto, al destapar la sábana blanca de la morgue y preguntar si esa es su hija.
Esa no es Micaela. Esa no. Esa no es. Esos son los restos. Eso es lo que dejó la bestia que dejaron libre después de comersela.
Micaela es la de la sonrisa con la remera de Ni una menos.
La de la militancia.
La de la risa y la libertad.
La ingenua que se creyó con derecho a caminar sola a casa.
La que estaba viva y hoy no está.


-NO ME CALMO NADA.

8 señales no verbales de que le gustas a los signos

Aries:

1. Se pone nerviosx.

2. Le es difícil sostenerte la mirada.

3. Es de lxs primerxs en dar like a tus publicaciones.

4. Escuchas algunos rumores de que le gustas.

5. Te hace bromas.

6. Cuando pasas sus amigxs te quedan mirando (esto depende de los tipos de amigxs que tenga).

7. En alguna ocasión puede ponerse rojx.

8. Sacude la pierna nerviosamente.

Originally posted by rpvisualosities

Tauro:

1. Se toca mucho su pelo, aunque esto es casi siempre.

2. Aprovecha cualquier oportunidad para tener un mínimo contacto físico.

3. Es más atentx.

4. Celos, lo notas en su cara.

5. Contesta los mensajes rápido.

6. Te sonríe mucho.

7. Muerde sus labios.

8. Te lanza miradas sugerentes cuando hablan.

Originally posted by lets-stay-hipster

Géminis :

1. Te habla bastante.

2. Te saca SIEMPRE tema de conversación.

3. Se quiere hacer tu amigx.

4. Te mira.

5. Te prefiere a vos antes que otrxs.

6. Te invita a sus salidas.

7. Te sostiene la mirada.

8. Te coquetea.

Originally posted by shippedonroyal

Cáncer:

1. Se siente cómodx a tu lado.

2. Te mira mucho.

3. Te cuenta cosas más íntimas.

4. Demuestra su cariño con abrazos o cosas así.

5. Te habla de su familia.

6. Está siempre para lo que necesites.

7. Siempre están en contacto.

8. Si cree que estás tonteando con alguien se le nota, celos.

Originally posted by couplenotes

Leo:

1. Te coquetea.

2. Es muy amable, si es un hombre es todo un caballero.

3. Es muy posesivo.

4. Te mira te una forma muy intensa.

5. Contacto físico.

6. Apreta sus labios.

7. Te mira la boca cuando hablas.

8. Te hace detalles.

Originally posted by gosto-de-voce-um-tantao-assim

Virgo:

1. Es algo tímidx con vos, al principio.

2. Cuando agarra confianza está a gusto con vos.

3. Te escucha atentamente.

4. Trata de estar a tu lado, si no le gustas huirá.

5. Te mira cuando le hablas.

6. No se siente incómodo en momentos de silencio.

7. Cuando esté cerca tuyo mira puede que acomode la ropa o algo por el estilo.

8. Si cree que se equivoca en algo se ruboriza.

Originally posted by spain5h

Libra:

1. Te hace cumplidos.

2. Te mira muchísimo .

3. Quiere saber sobre vos.

4. Se preocupa muchísimo por vos, es muy atentx.

5. Los pequeños detalles cuentan, ya sea que te dé un simple caramelo.

6. Se frustra si conoces alguna imperfección de él/ella.

7. Te escribe constantemente.

8. Cuando estás cerca suyo se acomoda el pelo.

Originally posted by iistrawberry

Escorpio:

1. Te fulmina con la mirada.

2. Contacto físico.

3. Si estás a solas con él/ella y se quedan en silencio, notarás la tensión.

4. Te analiza de pies a cabeza.

5. Las bromitas no pueden faltar

6. Le gusta hablar de sexo, y te tirará indirectas, aunque creas que es uno de sus chistes, no lo es.

7. Observa tus labios.

8. En ocasiones sentirás que te ignora, pero seguramente son celos.

Originally posted by secretgif-s

Sagitario:

1. Te observa mientras caminas con mucha atención.

2. Se acerca a tu círculo de amistades.

3. Te hace bastantes cumplidos.

4. Te sostiene la mirada.

5. Te hace reír .

6. Te pregunta sobre vos.

7. Te invita a sus fiestas o a salir.

8. No está pegado a vos las 24 horas del día, te deja tu espacio.

Originally posted by thecouplesromance

Capricornio:

1. Te mira sin que te des cuenta y cuando te das cuenta aparta enseguida la vista.

2. Busca cualquier excusa para acercarse.

3. Ten por seguro que alguna vez te miraron los labios.

4. Intenta ocultar su nerviosismo, pero no siempre puede hacerlo.

5. Averigua sobre tus intereses.

6. Coincide con vos muchas veces.

7. Te habla y de un día para el otro te ignora.

8. Cuando hablan te presta toda la atención del mundo .

Originally posted by yunueht

Acuario:

1. Te esquiva la mirada.

2. Un días será muy amable y otro cortante.

3. Va y viene, es así, hasta que se aclare.

4. Apreta sus labios.

5. Te invita a salidas.

6. En ocasiones puedes a llegar a sentir que le desagradas.

7. Hace sonar sus dedos

8. Te pregunta sobre tus intereses.

Originally posted by asstrxlxgy

Piscis:

1. Cuando te ve un brillo salta en sus ojos.

2. Su mirada es muy dulce y presta atención a todos tus movimientos, con discreción.

3. Te habla más por las redes que en persona.

4. Siempre te saca sonrisas.

5. Te pregunta sobre tus sueños.

6. Te cuenta secretos.

7. Te cuida.

8. Cuando se pone nerviosx se muerde las uñas.

Originally posted by ruby-of-the-rose

*Revisar signo ascendente y solar*

Todo tiene un propósito.

Las personas llegan a tu vida con un propósito, este rara vez puede ser quedarse para siempre, ya que también puede ser un avance más, para llegar a esa persona que se va a quedar eternamente a tu lado sin importar qué. Llegan muchas personas a tu vida, la mayoría se mete dentro de tu corazón, demasiado dentro, tanto, que ya ni siquiera podés imaginar como sería una vida sin esa persona. Pero lamentablemente se termina yendo. Abrís los ojos un día, todo parece ir bien, mirás un mes atrás, una semana atrás, e incluso, un día atrás, unas horas atrás, y te causa un dolor en el alma darte cuenta de que en este preciso momento esa persona que tanto querés se está esfumando de tu vida. Se está despidiendo y te está diciendo que te quiere, pero que no puede, y te cuesta entenderlo, pero sólo querés verla bien, aunque no sea a tu lado, y la dejás ir. Al igual que a tu alegría. A la par de tus ganas de conocer a alguien más. Pero el tiempo pasa y todo duele cada vez menos, aunque no lo creas, aunque al principio parezca imposible. Aunque creas que nunca más habrá alguien igual, o alguien mejor, o alguien. Empiezan a pasar los meses, estuviste tanto tiempo evitando saber de esa persona, pero la volvés a ver, y su sonrisa sigue luciendo hermosa, sus expresiones aún no han cambiado, su pelo sí. Pero te mira, sus ojos y los tuyos se miran y no se reconocen. Nunca habías visto esa mirada reflejada en su cara, esa mirada de sorpresa, de asombro e inquietud. Sorpresa por encontrarte en donde menos lo esperaba. Asombro porque has cambiado tu forma de vestir y tu pelo se ve diferente. Inquietud, porque sabe, claramente se da cuenta de que tu mirada está rota, de que tus ojos brillan al verlo, y recuerda todo el daño que te hizo al irse. Porque sabe con poca exactitud lo mucho que lo amabas, pero lo sabe. Y gira la cara, sin siquiera sonreír, sin mover un sólo dedo para saludarte. Esa persona continúa con su vida, quizás ni siquiera se le estruja un poco el corazón al verte, pero a vos, a vos se te paraliza hasta el cuerpo. Es la persona más resiliente del mundo; y vos, la más frágil. Pero vuelven a pasar los días y dejás de pensar en aquel efímero reencuentro, y te olvidás nuevamente de si tenía seis o cinco lunares en su cara. Te das cuenta de que es tiempo de conocer a alguien más, dejás de quedarte encerrada en los recuerdos y aceptás que es tiempo de dejar de vivir en esa época de dolor. Te das cuenta de que hay que avanzar, y llega alguien que parece ser bueno, y te encanta que esté en tu vida, pero en el fondo tenés miedo de volver a pasar por aquello, y cuesta confiar desde el alma, completa y honestamente, pero lo intentás. Reaccionás lo que dije al principio, y sí, valió la pena todo el dolor, todas las personas del pasado fueron un puente para tener a quien tenés ahora caminando a tu lado. Y sonreís, y agradecés, deseando que nunca se vaya esa nueva persona de tu vida, como antes lo deseaste con diferentes corazones. Todo es un ciclo. No lo dudes, todo en esta vida tiene sentido y algún propósito.

Siempre hay alguien que viene a hacer un desmadre en tu vida. A ese alguien le dices que sí con los ojos cerrados mientras toma tu mano para tirarte del abismo.  Ese alguien es el amor que quieres que te suceda pero nunca pasa. Ese alguien es una especie de elevación montañosa que por tratar de alcanzar pierdes meses rompiéndote la cara de tanta caída por el capricho de vivir en ella. Y prostituye tu esencia, aplasta tu sinceridad, te enfría los huesos y una sola de sus palabras te basta para rodar por el suelo. Todo sigue girando pero el corazón lo traes detenido y entonces entras en depresión y bebes en exceso, te engañas diciendo que todo está mejor y leyendo una que otra pendejada de espiritualidad que te hable sobre el desapego a las personas pero nada de eso sirve porque tu tristeza es sumamente profunda porque lo diste todo pero se burlaron de tu cariño y ahora esa persona está con otra y tú tirado en los vicios y es ahí donde dices ¿A mí cuando me toca un amor que me corresponda?
—  Las viejas cartas para Ana, Quetzal Noah
UBER

El lunes salí de carrete a la casa de mi amiga en La Florida, aprovechando el feriado, tomamos caleta. Era tarde y me bajó la calentura, pensé “demás que encuentro un webeo en la calle” camine hasta vespucio y naaada. Prendí un cigarro y ahí estaba, mirando el paquete de todos los wnes que pasaban, y nada de nada, filo, pa la casa. La 210 nada, los colectivos nada y pensé… llamaré un UBER, ojala me toque un wn rico, lo pido y cuando aceptan el viaje veo la foto del “Jorge”. Moreno, joven y con pinta de flow. Llega, me hace cambio de luces y me subo, escuchando su regetón, por supuesto, hola, hola, estay hace rato, si wn llevo caleta de rato esperando, si demá está desierta vicuña, si la cagó, pero ya llegaste. Seguimos conversando wueas y disimuladamente le mire el paquete. Polerón negro con capucha, buzo gris y sus nike negras, moreno, no muy bonito, pero tenia cara de caliente, de lechero. Le miro el paquete y se notaba un leve bulto hacia la izquierda. Mientras avanzábamos le hablaba mirando el paquete y cuando me miraba corroa la mirada, pa ver si se daba la wuea. Semáforo y me dice, nos vamos derecho por vicuña o tení un atajo, si quieres puedes doblar por Isabel Riquelme y tomar Sierra Bella, yapo vamos, le seguía mirando el paquete, doblamos por el zanjón y ahí es más oscuro, cuando con la mano que llevaba la palanca se agarra la cabecita, xuxa pensé, parece que quiere webeo. Hizo el gesto mirando hacia afuera, lo que me permitió mirar tranquilamente. Llego el momento del “andabai donde tu polola” y le dije naaa donde una amiga, aaah wuena y es rica tu amiga? jajajaja si igual ta rica, y tu trabajando toda la noche? Naaa sali hace poco, andaba donde mi polola, buena igual paja salir y dejarla solita, si pero la wuea es así, si total llego en la mañana y me espera calentita, jajajaja buena y ahí se ponen al día, jajaja sipo hermano ahí le ponemos wueno (al fin llegamos al sexo) puta bkn, y vo te vay a tu casa solo? Si, vivo solo. Y no te da miedo andar tan tarde? no, estoy acostumbrado. Igual te puede pasar algo. Jajaja ojalá. Aaaah vo andai con la maldá. Noooo pa na, pero qué me va a pasar? Aquí doblo? Si en el semáforo, sino sigues derecho y bajas por la caletera. Ya mejor que estoy que me meo, a sipo dale ahí es más oscurito. Si wn lo malo de ir en esta wuea es que cuando kerí mear no podi parar si vay con gente. Demá, pero dale mea tranquilo. Semáforo y con la mano de la palanca se acomoda el paquete (ya estamos listos pensé, quiere lo oscurito y se agarra el paquete) Te molesta la música? No pa na, no es de mi gusto pero ponela no má. Jajaja ya está puesta sipo. A sipo demá. Voy a parar má adelante ya. Si dale. Habiamos llegado cerca de la caletera. Pero má allá si, que aquí es muy alumbrao. Pasamos metro Rondizonni y se metio por una calle a la derecha, dio unas vueltas y llegamos cerca de una plaza, Ya aqui no má que no aguanto. Dale te espero. Wueeena. Abrió la puerta, se bajo y se giró hacia el auto, quedo entre la puerta y el auto y desde el asiento se veía toda su acción, se bajo el buzo y se saco la tula, una tula morena gruesa, cabezona, rica la wuea, unos cocos grandes más morenos aún, depilado si, y mientras meaba se afirmó con el brazo del techo del auto y con la otra mano sostenía su verga. No deje de mirarla y puta que me calienta ver mear a los wueones. Termino el choro y con las dos manos se la sacudió, unas cuantas veces y se subió y bajo el forrito unas tres veces más, se giro completo frente a la puerta y se subió el buzo despacito, dejando que los cocos entraran primero y luego la cabeza. Conchetumare que rico, ya me había mojado entero. Se subió, y seguimos. Puta vale hermanito, tenia cualqueir gana de miar. Jajajaj si cache. Si wn taba que me miaba. Demá, oye te molesta si prendo un cigarro (ya a esa altura sabía que tenía pico seguro) noooo dale yo igual prendo uno. Aquí podí subir por Santa Isabel. Ya bkn, oye yapo y te gusto la mea? Jajajajaja si wn rica tu mea, gruesa. Yapo y la chupai, si cache como mirabai el paquete. Sipo, te la quiero comer entera. yapo estacionemes aquí. Paramos, en una plaza de Toesca y me dice, igual piola sipo yo no soy maricón. No te preocupí si sé. me saque el cintuón y con la mano le agarre el paquete, teni rica tula wn. La pulenta? primera vez que me la come un loco. Te va gustar, boté el cigarro por la ventana, y me abalancé, comencé mordiendo su bulto sobre el buzo, el de una gimió y me puso la mano en el cuello, le baje el buzo y se la mordí sobre el boxer, seguía gimiendo, le corri el boxer y le lamí los cocos, seguía gimiendo sin decir nada, le baje un poco el boxer y le deje la cabecita afuera, oooooh hermano que rica la wuea (sus primeras palabras) seguía con su mano en mi cuello, le baje el boxer y quedo afuera con cocos y todo, una tula morena gruesa con cocos grandes, más lampiña y con ese olor a wueas que me calienta más. Me la meti de una a la boca y se la chupe como nunca, mientras le tocaba las piernas, gruesas, peluas, y las apretaba cada vez que me la trabaga entera. Ooooog culiao que rica la guea, sigue sigue culiao cómetela, yo obediente, seguía comiéndosela y sentía su olor a sudor y pichi y más me calentaba. bajo la mano de mi cuelo a mi espalda, buscando culo, me metio la mano en el pantalón y con su dedo buscaba mi hoyo,  lo encontró y comenzó a juguetiar, yo entre sus cocos y su pico mamaba con ganas, con harta saliba, pa lubricarla, saco su mano y me puso sus dedos en la boca pa dejarlos mojado, volvió a mi hoyo y empezó a meter los dedos más adentro, con la otra mano me sujetaba la cabeza pa que no dejara de mamarcela. Oooooh culiao que rico la chupai wn te culiaria aquí mismo wn, sigue comiendotela maricón. Se calentó e Jorgito, porque se subió la polera y le languetíe sus guatita planita y sus tetillas, ahí no má no más parriba. si wn relax. baje a su pico y el ya me tenía dos dedos adentro. Te gusta la wuea maricón? te gusta que te la ponga? si wn ponemela entera, su tula ya estaba dura y era gruesa, no tan larga, pero gruesa, cómetela pa tirarte el moco, y me metía los dedos cada vez más rápido, caché que ya se venía cuando me metió 3 dedos y sus tiernas se tenzaron, le agarré las bolas y me metí su pico entero, succionando rapidito cuando siento sus dedos bien adentro y su moco en mi boca, harta leche en mi boca, mientras gemía y me metía los dedos más adentro. OOOOOHhhhhhhhhh Ooooohhhh wn la wuea rica ctm puta que rica la wuuuueaaaa wn ooohhh… No te la traguí mirame y trágatela, le succione hasta la última gota lo mire, abre la boca, deja verte el moco wn, le abri la boca y tenía llena de moco oooohhh maricon culiao trágatela despacito, (seguía con sus dedos adentro mío) y ahí comencé a tragarmela despacito ooooohhh maricon culio que rico, tragatela toaaa y vuelve a chuparla, me la metí en la boca y se la chupe mientras de ponía flácida. me sacó los dedos y me dijo chupame los dedos, se los chupe y me decía eeeeeeso así chupa rico culiao (por suerte estaban limpios) oooohhh wn que eris caliente culiao. prendí un cigarro, el se subió el buzo y me dijo yaaa wn a donde te dejo. sigue derecho yo te aviso. La chupai rico wn me dejaste entero caliente. Puta cuando querai. Si wn la chupaste entero rico. Es que la tení rica. Agárremela mientras manejo, esa wuea me calienta. Pero pasemos a mi casa, te la puedo mamar toda la noche. Jajajajaja naaaa wn si la guea fue de puro caliente y pa probar. aaaah dale, yapo dejame aqui en la esquina. Wuena hermano te las mandaste. cuánto te debo? Dame dos lucas no má, si me hiciste el medio mamón jajajajajaa ya wn en serio no querí subir? Nooo pasa ná hermanito, si era pa probar, te vi con tanta cara de querer pico que me calentó pero vaya no má bendiciones. ya chao, ojala nos topemos. jajajaja ojalá po.

Era ligeramente más joven y tenía el cabello más largo, mi cara más niña y mis miedos más grandes. Pero ya te quería. Iba por la vida sin saber dónde estabas pero sabiendo que ya existías. Que caminabas y respirabas en algún sitio del mundo. Y luego te encontré y te quise más porque eres de esas personas que es un pecado no querer y dejar que se vayan sin abrazarles tantito la vida y dejar que el tiempo pase despacito, juntos…
Y el tiempo pasa como todo en la vida. Crecí en edad, mi cabello se tuvo que ir un poco, mi cara cambió y los miedos han disminuido. Y aún te quiero. Y quizá no de la misma forma en la que solía hacerlo cuando tenía 18, pero aún agradeciendo que en el mundo exista y respire gente como tú…Gente bonita que haga el bien, quiera bien y te rompa bien el corazón…
Maduramos en edad, en sentimientos. Aprendimos a querer mejor y a hacer el bien mejor. Por eso pese a todo y a nada no podemos separarnos tanto. Por eso la justa distancia…
—  Clara Ajc

el pibito que se ríe de vos

el que te habla de sus amigos como si fueran lo mas

el que te canta por nota de voz

el que te acompaña a la parada del bondi 

el que te dice “me voy con los chicos a jugar a la pelota”

el pibito al que le gusta el rock chabón 

el que toma birra 

el que te cachetea el culo cuando te levantás de la cama 

el que te pide que te pongas su remera

el que ama a su vieja

el que te pasa el brazo por los hombros cuando caminan

el que te dice “estás re loca pero sos re linda”

el que te agarra la cara para darte un beso 

el que te pasa a buscar 

el que te invita a caminar

el que te presenta y dice “de la que te hablé” 

el que te pelea y se enoja cuando vos le peleas

en el que pensas en llamar 

cuando no podés mas 

Esto me hizo llorar 😢❤ vale la pena leer...

“Humano, veo que estas llorando porque llegó mi momento de partir. No llores por favor, quiero explicarte algunas cosas. Tu estas triste porque me he ido, y yo estoy feliz porque te conocí. ¿Cuántos como yo mueren a diario sin haber conocido a alguien especial? Los animales a veces pasamos tanto tiempo solos a nuestra suerte! Sólo conocemos el frío, la sed, el peligro, el hambre. Tenemos que preocuparnos por como conseguiremos algo para comer y dónde pasaremos la noche resguardados. Vemos muchas caras todos los días que pasan sin mirarnos, y a veces es mejor que ni nos miren antes de que se den cuenta que estamos ahí y nos maltraten. A veces tenemos la enorme suerte que entre tantas personas pasa un ángel y nos recoge. A veces los ángeles vienen en grupo y están organizados, a veces hay otros ángeles lejos que mandan ayuda para nosotros. Y ahí todo cambia. Si hace falta nos llevan con otro tipo de ángeles que saben mucho y nos dan remedios para que nos curemos. Eligen una palabra rara que la pronuncian cada vez que nos ven, “nombre” creo que le dicen y ahí nos sentimos especiales, dejamos de ser anónimos, de ser uno más de tantos. Y conocemos lo que es una casa! Tienes idea de lo importante que es eso para nosotros? Ya no tenemos que tener miedo nunca más, no más hambre ni frío ni dolor ni peligro. Si te pudieras dar cuenta de lo felices que nos pone eso. Para nosotros cualquier casa es un palacio! Ya no nos preocupa si va a llover, si pasa un auto muy ligero o si alguien nos hará daño. Y principalmente ya no estamos solos porque a ningún animal le gusta la soledad, qué más se puede pedir? Se que te entristece mi partida pero me tenía que ir ya. Quiero pedirte que no te culpes por nada, te escuché sollozar que tendrías que haber hecho algo más por mí. No digas eso, hiciste mucho por mí! Sin ti no hubiese conocido todo lo lindo que hoy me llevo conmigo. Debes saber que nosotros los animales vivimos el presente intensamente y que somos muy sabios: disfrutamos cada pequeña cosa de cada día y olvidamos lo malo del pasado rápidamente. Nuestras vidas empiezan cuando conocemos el amor, el mismo amor que tu me has dado, mi ángel sin alas y de dos patas. Debes saber que aun cuando encuentras un animal que esta muy grave y que solo le queda poco tiempo en este mundo, le prestas un servicio enorme al acompañarlo en su transición final. Como te dije antes, a ninguno de nosotros nos gusta estar solos y menos cuando nos damos cuenta que ya nos estamos por ir. Quizás para ti no sea importante, pero que uno de ustedes esté al lado nuestro acariciándonos y sosteniendo nuestra patita nos ayuda a irnos en paz. No llores más por favor. Yo me voy feliz. Me llevo el recuerdo del nombre que me pusiste, del calor de tu hogar que durante este tiempo se transformo en el mío. Me llevo el sonido de tu voz hablándome aunque no entendiese siempre lo que me decías. Me llevo en el corazón cada caricia que me diste. Todo lo que hiciste por mí fue muy valioso y te lo agradezco infinitamente, no se como decírtelo por que no hablo tu idioma pero seguramente en mis ojos has visto mi gratitud. Voy a pedirte solo dos favores. Lávate la cara y empieza a sonreír. Recuerda lo lindo que hemos vivido juntos en este tiempo, recuerda las travesuras que hacía para alegrarte. Revive como yo todo lo bueno de este tiempo compartido. Y no digas que ya no adoptarás otro animal por que has sufrido tanto con mi partida. Sin ti no hubiese vivido lo lindo que viví. Por favor, no hagas eso! Hay tantos como yo esperando a alguien como tú. Bríndales lo que me has dado por favor, ellos lo necesitan al igual que yo lo necesité. No te guardes el amor que tienes para dar por miedo a sufrir. Sigue mi consejo y atesora lo bueno que compartes con cada uno de nosotros reconociendo que eres un ángel para nosotros los animales y que sin gente como tú nuestras vidas serían más difíciles de lo que a veces son. Sigue con tu noble tarea que ahora me toca a mí ser tu ángel. Te estaré acompañando en tu camino y ayudándote a ayudar a otros como yo. Hablaré con otros animalitos que estén aquí conmigo, les contaré todo lo que has hecho por mí y te señalaré y diré orgulloso “esa es mi familia”.Mi primera tarea ahora es ayudarte desde aquí a que no estés más triste. Esta noche cuando mires el cielo y veas una estrella parpadear quiero que sepas que soy yo guiñándote un ojo, avisándote que llegué bien y diciéndote gracias por el amor que me has dado. Me despido por ahora no diciéndote “adiós” sino HASTA LUEGO. Hay un cielo especial para gente como tú, el mismo cielo a donde vamos nosotros y la vida nos premia volviéndonos a encontrar allí. Te estaré esperando!”

La volverás a ver.

Algún dia, en algún lugar, y por algún motivo la volverás a ver.
A ella, aquella chica de la mirada perdida, aquella a la que ayer jurabas amar, la misma que te amó honesta y verdaderamente.
Volverás a encontrarte con esa “tonta” que antes prefirió hacerte feliz a ti, que ser feliz ella misma.
La volverás a ver y el corazón se te detendrá por un segundo.
Tal vez traerá otro color pelo, quizás estará con otro tipo de ropa, puede ser que ya sea madura, una verdadera mujer.
Y entonces cuando la veas llegar, no podrás dejar de observarla toda la noche, hasta que se vaya.
Te preguntarás que fue de ella, si ya tiene a alguien mejor, si ya te olvidó o si en algún momento pasas por su mente.
Pero ella solo te mirará, con la cara que cualquier persona mira cuando ve a alguien que le hizo dañó unos años atrás, con la mirada pausada, y agachando la cabeza lentamente, pero ya no le dará importancia el volver a verte.
Y cuando se vaya de ese lugar, olvidará haber visto tu cara por ahí.
Pero tú estarás toda la madrugada recordando los momentos bonitos que ella te regaló, recordarás como la conociste, aquellas cosas que adorabas y odiabas de ella, y te preguntarás si sigue siendo la misma.
Recordarás esos malos chistes que ella hacía, pero ésta vez si vas a sonreír.
Extrañarás esos abrazos de amor que ella te daba sólo a ti. Pero sobre todo pensarás en ese momento, en ese reencuentro tan casual, y te preguntarás porque la dejaste ir.

El mate no es una bebida, corazones de otro barrio. Bueno, sí. Es un líquido y entra por la boca. Pero no es una bebida. En este país nadie toma mate porque tenga sed. Es más bien una costumbre, como rascarse. El mate es exactamente lo contrario que la televisión. Te hace conversar si estás con alguien, y te hace pensar cuando estás sola. Cuando llega alguien a tu casa la primera frase es “hola” y la segunda “¿unos mates?”.
Esto pasa en todas las casas. En la de los ricos y en la de los pobres. Pasa entre mujeres charlatanas y chismosas, y pasa entre hombres serios o inmaduros. Pasa entre los viejos de un geriátrico y entre los adolescentes mientras estudian o se drogan. Es lo único que comparten los padres y los hijos sin discutir ni echarse en cara. Peronistas y radicales ceban mate sin preguntar. En verano y en invierno. Es lo único en lo que nos parecemos las víctimas y los verdugos. Los buenos y los hijos de puta.
Cuando tenés un hijo, le empezás a dar mate cuando te pide. El Caio empezó a pedir a los cinco. La Sofi a los nueve. El Nacho a los tres. Se lo das tibiecito, con mucha azúcar, y se sienten grandes. Sentís un orgullo enorme cuando un esquenuncito de tu sangre empieza a chupar mate. Se te sale el corazón del cuerpo. Después ellos, con los años, elegirán si tomarlo amargo, dulce, muy caliente, tereré, con cáscara de naranja, con yuyos, con un chorrito de limón.
Cuando conocés a alguien por primera vez, te tomás unos mates. La gente pregunta, cuando no hay confianza:
—¿Dulce o amargo?
El otro responde:
—Como tomes vos.
Yo les escribo siempre a ustedes con el mate al lado del teclado. Los teclados de Argentina y Uruguay tienen las letras llenas de yerba. La yerba es lo único que hay siempre, en todas las casas. Siempre. Con inflación, con hambre, con militares, con democracia, con cualquiera de nuestras pestes y maldiciones eternas. Y si un día no hay yerba, un vecino tiene y te da. La yerba no se le niega a nadie. Ni a la vieja Monforte.
Escribo esto por algo. Hoy llegamos todos de la calle y el Caio estaba tomando mate solo. Nunca antes había tomado mate solo. Siempre con el Chileno Calesita, o con la hermana, o con nosotros. Solo jamás.

Éste es el único país del mundo en donde la decisión de dejar de ser un chico y empezar a ser un hombre ocurre un día en particular. Nada de pantalones largos, circuncisión, universidad o vivir lejos de los padres. Acá empezamos a ser grandes el día que tenemos la necesidad de tomar por primera vez unos mates, solos. No es casualidad. No es porque sí. El día que un chico pone la pava al fuego y toma su primer mate sin que haya nadie en casa, en ese minuto, es porque ha descubierto que tiene alma. O está muerto de miedo, o está muerto de amor, o algo: pero no es un día cualquiera.
El Caio no sabe qué carajo le pasa. No va a recordar este día. Ninguno de nosotros nos acordamos del día en que tomamos por primera vez un mate solos. Pero debe haber sido un día importante para cada uno. Por adentro hay revoluciones. Yo no me acuerdo de mi día. Zacarías tampoco. Nadie se acuerda. Pero hoy el Caio empezó a tomar mate solo. Hoy, 8 de enero del 2004, a la madrugada. Su padre y yo, escondidos en el pasillo, empezamos a mirarlo con respeto.

—  “Más respeto que soy tu madre” - Hernan Casciari. 

De nuevo, una vez más, matan a otra. Esta vez nos sacaron a Anahí, tiene nombre y apellido, tenía una vida, una familia, lo más importante es que tenía toda una vida por delante. Estoy harta, estoy cansada, estoy enojada, quiero romper todo, prender fuego un patrullero no es nada, pintar una pared no es nada, las pibas no vuelven, nosotras no las olvidamos, como esa mamá que no la va a olvidar, como esa mejor amiga que perdió a la hermana que eligió, nosotras tampoco. Duele en el cuerpo, nos rompen un poquito más el alma. Pienso en que no somos nada para este sistema de mierda, pienso en la policia que no hace nada, pienso en los comentarios de mierda que esa familia va a tener que leer, pienso en cada mente que todavia no despierta y sigue creyendo que es culpa de la victima, que es casualidad, no es algo al azar, es el sistema, ves? No te das cuenta que pasa esto todas las semanas? Cambia la cara, cambia el nombre, el resultado es el mismo, una piba menos en el país, una más empalada por el estado, el estado es responsable, dejemos de ser estupidxs. La consigna de ni una menos cada vez se cumple menos y somos cada vez más en esta lucha, pero duele ¿y cómo no va a doler? 

No somos nada para el sistema de mierda que se nos caga de risa en la cara, que nos exige un montón de cosas, no vamos a seguir calladitas, seguimos desapareciendo. La próxima puedo ser yo, podes ser vos. Defende esta bandera de ni una menos porque somos personas, necesitas que te diga que puede ser tu vieja? No seas tan forrx. DATE CUENTA QUE NOS ESTAN MATANDO TODAS LAS SEMANAS. 

 Anahi, no te conocía hasta que vi que desapareciste, te vi la sonrisa toda una semana donde te buscabamos, no estás más, sé que te gustaba dibujar, que estabas en quinto año, que tenías una vida entera por disfrutar y muchísimos años en los que vivir frustraciones, alegrias, cualquier cosa que tenías ganas de hacer y te sacaron ese derecho, tu ausencia a mi también, a miles nos duele. Te arrebataron esa oportunidad. No te conocía pero tu muerte me duele, no apareciste muerta por casualidad, te mataron. No te voy a olvidar, voy a hacer mierda todo por vos, quiero llorar pero no lo voy a hacer, sigo luchando por vos.  

El patriarcado va a caer. No se olviden. Por vos, Anahí, por todas las que no volvieron a sus casas con vida.

No entiendo como hay gente que no le gusta el invierno, no se dan cuenta que es sinónimo de todo lo bueno; té, café, estar en la cama hasta tarde tapaditos. Esas son cosas que en verano no las disfrutas, mucho calor como para tomar cosas caliente, aún más calor para pasar acostado en la cama tapado o ni siquiera tapado. Y ni hablar de que no corre ni una pizca de aire, y la flojera para moverse es lo primordial. Pero en invierno eso no pasa, tenes un viento que te revuelve hasta las entrañas, pero que lindo es por favor; te hace sentir vivo, ese viento que te pega de frente y te revuelve todo el pelo y que se te cuela hasta por la piela, te hace darte cuenta que estas vivo. Aunque sea la estación de “la muerte” te hace saber que estas vivo, con millones de quilombos arriba capaz, pero teniendo el lujo de poder sentir todos los días el viento en la cara.

130 cosas que me gustan de ti.

1. Me gusta las diversas maneras que tienes para decir mi nombre.
2. Me gusta tu manera de vestir, siempre te ves exageradamente bien.
3. Me gusta que te preocupes por como luces.
4. Me gusta la manera en la que ríes.
5. Me gustan tus ojos.
6. Me gustan tus pestañas, y lo sabes.
7. Me gustan tus gestos, en especial esos que haces cuando te das cuenta que te observo.
8. Me gustan tus lunares, todos y cada uno.
9. Me gusta como se te ven las camisas de cuadros #PorqueIngeniero.
10. Me gusta tu cabello, en especial cuando dices que estas despeinado pero en realidad no es así.
11. Me gusta como luces con gorro, te ves tan asdfghjklñ.
12. Me gustan tus labios.
13. Me gusta cuando imitas voces random de cosas que vimos en internet, aunque algunas suenen creepy.
14. Me gusta que tengas muy presentes tus metas.
15. Me gusta la manera en que te preocupas por mi.
16. Me gusta como me pones en primer lugar dentro de tus prioridades.
17. Me gusta la atención que me brindas.
18. Me gusta tu comprensión, en especial cuando los miedos me invaden.
19. Me gusta cuando te enojas y terminamos riendo.
20. Me gusta tu manera de decirme no cuando quieres decirme sí.
21. Me gusta tu manera de convencerme, quién se podría negar a ese “Por favor, por mi”.
22. Me gustan tus besos en la frente.
23. Me gusta la manera en que siempre me ofreces tu hombro para dormir.
24. Me gusta que tomes mi mano mientras hacemos cualquier cosa.
25. Me gusta la manera en que intentas permanecer despierto por mi aunque mueras de sueño.
26. Me gusta tu acento, aunque finjas que no tienes.
27. Me gusta el modo formal que tienes al hablar.
28. Me gusta hasta como las malas palabras salen con estilo de tu boca.
29. Me gustan tus manos
30. Me gusta la manera en que me abrazas sin dejar de tomar mi mano.
31. Me gusta como me haces dar una vuelta de baile sólo para darme un beso, olvídalo, eso no me gusta, me encanta.
32. Me gusta tu barba, aunque digas que no es barba.
33. Me gustan tus brazos, sin duda mi lugar favorito.
34. Me gustan tus cejas tan expresivas y como las usas a tu favor.
35. Me gusta qué me dejes jugar con tu cabello.
36. Me gusta la manera en que aparentas ser un tipo frío y rudo.
37. Me gusta que no haya secretos entre ambos.
38. Me gusta tu risa nerviosa.
39. Me gusta tu manera de ver la vida, siempre realista.
40. Me gusta tu pasado porque te trajo a mi.
41. Me gusta la manera que tienes de siempre respetarme sin importar la situación.
42. Me gusta tu manera de a veces faltarme el respeto *inserte mi emoji favorito*
43. Me gusta tu forma de caminar.
44. Me gustan tus gestos en situaciones incómodas.
45. Me gusta tu seriedad para decir las cosas.
46. Me gusta tu sinceridad.
47. Me gusta la manera en que me haces sentir confiada cuando algo me preocupa.
48. Me gusta como haces hasta lo imposible para subirme el ánimo.
49. Me gusta la manera en que molestas a tu hermano porque yo sé que lo amas.
50. Me gusta que estés para mi sin importar la hora y lugar.
51. Me gusta que me escuches con atención sin importar que sean pequeñeces las que tenga que contar.
52. Me gusta la manera que tienes de hacerme ver mis errores.
53. Me gusta que me hagas ser mejor persona ~a mi madre también le gusta esto~.
54. Me gusta cuando me cuentas lo que pasa por tu mente.
55. Me gustan tus detalles.
56. Me gusta que seas más “algo” que yo.
57. Me gusta el tono de voz que haces cuando estamos en nuestros momentos cursis.
58. Me gusta cuando me dices que me extrañas.
59. Me gusta que seas más inteligente que el promedio.
60. Me gusta lo presumido que puedes llegar a ser.
61. Me gusta la cara que estas poniendo al leer esto.
62. Me gusta simplemente acostarme contigo.
63. Me gusta no hacer nada contigo, ojalá pudiéramos pasar más tiempo así.
64. Me gusta que te guste mi cabello justo cuando más despeinado y rebelde está.
65. Me gusta que me digas cuanto te gusto.
66. Me gusta la manera en que me haces sentir especial.
67. Me gusta tener planes a tu lado.
68. Me gusta tener primeras veces contigo.
69. Me gusta tu gusto musical.
70. Me gusta que siempre tengas buenas ideas.
71. Me gusta dar paseos tomada de tu mano.
72. Me gusta como tratas a mi familia.
73. Me gusta que siempre encuentras la manera de hacerme feliz.
74. Me gusta la manera en que me complementas.
75. Me gustan tus valores.
76. Me gusta que no te des por vencido cuando se trata de subir mi ánimo.
77. Me gusta como se ve tu cabello por las mañanas.
78. Me gusta como me miras de reojo cuando piensas que algo podría molestarme.
79. Me gusta que te gusten mis detalles y que los guardes aunque pronto llegue su fecha de caducidad.
80. Me gusta que te recuestes en mi, aunque yo siempre termine recostada en ti, probablemente dormida.
81. No me gusta, pero me gusta, qué las horas contigo se pasen volando, no me gusta cuando estamos juntos, y me gusta cuando estamos a la distancia.
82. Me gusta que te guste tenerme de la mano siempre.
83. Me gusta tu compañía, contigo todo es mejor.
84. Me gusta que me hayas dejado entrar a tu vida de manera tan inesperada.
85. Me gusta que des cosas por mi, con excepción de aquellas que tienen que ver con la escuela.
86. Me gusta que pienses en mi.
87. Me gusta cuando te pones algo rebelde.
88. Me gusta que seas tan responsable.
89. Me gusta que inclusive cuando estas molesto te preocupas por mi.
90. Me gusta que seas tan apuesto y encantador aunque lo niegues.
91. Me gusta que seas tan precavido.
92. Me gusta la manera en que me haces sentir tranquila cuando mis celos atacan.
93. Me gusta que me trates con caballerosidad.
94. Me gusta que sientas celos aunque no los admitas.
95. Me gusta que me aceptes con todos mis errores.
96. Me gusta que me ayudes a ser mejor mujer cada día.
97. Me gusta cuando me haces dramas, me resulta lindo.
98. Me gusta que me envíes fotos de cosas cotidianas de tu entorno, me hace sentir cerca de ti.
99. Me gusta la manera en que te llevas con tus amigos.
100. Me gusta que me cuentes como golpeas personas no intencionalmente en tus partidos de fútbol.
101. Me gusta que le cuentes nuestra historia a las personas.
102. Me gusta tu buen gusto para fondos de pantalla.
103. Me gusta cómo has cambiado mi vida para bien.
104. Me gusta que siempre apoyes mis locuras, porque gracias a eso tenerlos buenas anécdotas.
105. Me gusta que siempre encuentres las mejores canciones para dedicar.
106. Me gusta cuando me dejas ayudar con tu tarea.
107. Me gusta tu sentido del humor.
108. Me gusta que seas gruñón.
109. Me gusta el olor de tu loción.
110. Me gustan los motivos por los cuales haces las cosas.
111. Me gusta que me digas que estas orgulloso de mi.
112. Me gusta cuando sonríes.
113. Me gusta que sepas que pienso con sólo mirarme.
114. Me gusta lo guapo que te ves cuando estas distraído.
115. Me gusta cuando cantas los himnos y cantos de tu equipo de fútbol intentado que los aprenda.
116. Me gusta como sabes tanto de temas que el resto de la población mundial no.
117. Me gusta como nuestras visitas acaban siendo un tour por ciudades que uno o el otro no conocía.
118. Me gusta que seas tan ordenado.
119. Me gusta que seas mal perdedor.
120. Me gusta que me compartas historias de tu infancia.
121. Me gusta que me dejes sobre alimentarte.
122. Me gusta que siempre ofrezcas ayuda con las labores de la casa.
123. Me gusta que seas tan atento con todos.
124. Me gusta que me digas que si a todas las locuras que se me ocurran.
125. Me gusta cuando te ríes de mis chistes bobos.
126. Me gusta estar contigo haciendo cualquier cosa.
127. Me gusta la inmensa tranquilidad que me transmites.
128. Me gustan tus mensajes a media noche.
129. Me gusta cuando estas simplemente feliz.
Rayos, creo elegí una lista demasiado larga, pero ya para finalizar:
130. Me gusta lo que tenemos, simplemente me gusta amarte.

Querida Nadie:

Hoy he vuelto a ver a la chica del escaparate.
Hoy, luego de años.
Llevaba de la mano a un niño;
imagino que un sobrino suyo.
Me preguntó que dónde quedaba tal colegio
y casi le doy la dirección de mi casa.
Se marchó ignorando por completo
que varios poemas suyos descansan hoy
en el umbral de mi silencio.

Sigues sin aparecer y yo aún ignoro
a quién escribirle mis próximos versos en prosa
y mi triste prosa con rima.
Nunca me había quedado tanto tiempo sin escribir
y aun hoy, cuando intento plasmar alguna frase,
me es inevitable pensar en alguien
como si mis palabras estuviesen amarradas a un propósito.

No quiero, querida Nadie. No quiero.

También he visto a la chica de la mirada subterfugia.
Nunca te hablé de ella. Y no me extraña.
Era la razón por la que un amigo me odiaba,
pues mientras ella me miraba a mí,
él rogaba por un poco de suerte.
Estudiamos varias semanas seguidas
en la misma academia, en el mismo salón,
en el mismo círculo social
y nunca supe su nombre.
Imagino que tenía algo que ver con sus ojos claros,
pero lo cierto es que nunca una chica
me había inspirado tanta indiferencia.

Y tú, querida Nadie, sigues adornando cada sueño,
cada amanecer, cada transcurrir, cada noche
en las que una palabra mal ubicada
en el incompleto rompecabezas de mi mente
es capaz de alterar mis recuerdos,
hasta volverlos cenizas
al consumirse en el calor de este infierno.

Hay veces en las que incluso
te dibujo tal y como te imagino
y me hago la idea de que por un momento existes
y que la razón de mi soledad es porque te espero
que sólo te has marchado por un instante,
que no tardarás en regresar.

Me permito arrancarme un poema,
como si las heridas se curaran con palabras;
aquella noche estaba tan triste
que no sabía si estaba escribiendo
o si estaba llorando.

Lo peor de crear expectativas
es que luego tienes que sostenerlas.
Será por eso que ya no hago promesas,
ni me sonrío delante del espejo en las mañanas
antes de proseguir con un día
que ya quiero que se termine.
Será por eso que ya no espero nada ni de mí mismo.
Será por eso que el amor me cabe en un suspiro;
será por eso que la felicidad no me dura un minuto completo
y que mis manos siguen humeantes de frío y ausencias.
Será por eso que le tengo miedo a enamorarme,
que ni siquiera sé cómo actuaría ante aquel «sí» tan ansiado;
que sigo en duda si realmente podré hacer feliz a alguien
tal como tantas veces me he permitido imaginar
o si es otro truco de mi inestabilidad emocional
que últimamente no ha dejado de materializarse
entre mis manos frías, mis ojos vacíos,
mi boca sedienta y esta piel desértica.

Debes pensar que miento, querida Nadie.
Pero te equivocas.
Te espero sin quererte,
y te quiero dentro de este odio disfrazado de tristeza.

No es que te ame todavía como para seguir esperándote,
es que ya he aprendido a odiarte como para que cuando vengas
no tenga que molestarme en abrirte la puerta.
Ojalá que aquel día sea invierno como ahora,
así sabrás cuánto duele perseguir un rastro que se pierde
entre un viento que te escupe en la cara
lo muy tarde que has llegado a la cita.

A mi pesar imagino que no te será difícil identificarme.
Sigo siendo aquel que espera en una estación sin trenes,
en mitad del frío, haciendo malabares con sus recuerdos,
mutilando las esperanzas que unas alas rotas
le hicieron perder en su intento de ser feliz.
Sólo tú sabes que no soy tan triste como escribo
ni tan feliz como aparento.
Que llevo las piernas cansadas
de tanto ir detrás de aquellas mujeres
en cuyos rostros esperaba encontrarte.

Si me ves no intentes sonreírme, no intentes hacerme promesas,
no hagas nada que evidencie un amago de cariño;
no finjas nostalgia, no esperes que me emocione.
Simplemente haz como que me ignoras,
pisotea esta última mueca de triunfo que me queda en la cara
y pasa de largo,
directamente hasta la puerta de mi vida.
Seguro que sólo ahí, querida Nadie,
te daré la bienvenida que te mereces.
Debes saber que ahí está tu destino.

Y ojalá que aquel día
siga siendo invierno como ahora.
—  Heber Snc Nur
Soy un desastre:
Es que soy la personificación del desastre.
Como si un tsunami tomara forma de humano.
Destruyo sin querer lo que toco
Y me marcho apenada porque las palabras no arreglarán el daño hecho.
Soy aquella que ves pasar y te volteas,
Pero ella no mira porque va de prisa.
Puedo aprenderme tu cara,
Pero olvidaré tu nombre por falta de interés.
Intentaré abrirme a tí,
Pero lo más probable es que lo arruines sin darte cuenta
Porque lo más mínimo me desanima,
Ya que aunque no parezca,
Si tengo corazón y soy mas sensible de lo que te imaginas.
Prefiero la soledad
Porque jamás entederías lo que pasa en mi cabeza.
Le huyo al amor,
Pero los hombres inteligentes llaman mi atención
Y si me intereso en tí
No trates de resolverme,
Sólo deja que me apoye en tí como dejaré que te apoyes en mí,
Y así conocerás
Un hermoso desastre.
Pero recuerda:
Me arreglo para mí
Porque aprendí a amarme
Y a no depender de un hombre.
—  craving-broken-dreams
43 maneras de soltarse el pelo.

¿Sabes eso de abrazar a alguien y sentir que el entrelazamiento es perfecto? Que no sobran manos, que el tamaño de los brazos es el ideal, incluso la altura de los corazones se ajusta y parece que todo se resuelve en un latido. Pues algo así eres para mí: la compenetración perfecta, la cara de todas mis monedas, y en quien pienso cuando alguien habla de la suerte (qué sabrán ellos de la suerte, si no te conocen).

Cómo explicarlo… nunca me ha asustado llorar, porque tú siempre estás. Eres todos los peros que le pongo a mis miedos. Y si soy valiente, es porque en cada paso que doy, mi meñique va enlazado al tuyo. Y si me caigo, siempre es sobre tus manos, (se está tan a gusto en ellas…).


Sí, la vida es complicada, y a veces se pasa de triste, pero yo veo tus hoyuelos cuando sonríes así, como si trataras de llevarme a tus mejillas, y te juro que entiendo a los poetas cuando hablan de amor.


Me quedo pensando qué diablos hace el mundo tan enfadado, tan ciego, ¿por qué da tanto miedo enamorarse? ¿cómo puede haber gente que prefiera caminar con la luz apagada? si sólo hay que abrir los ojos y verte para llenarse de luz -y de la hostia de belleza que supone mirarte-. Y luego, cuando te vas -es cuando se puede mirar a otro sitio- contemplo al cielo hacerte reverencias, a las aceras bailar al ritmo de tus pasos, a la mirada de la gente llenarse de brillo e interrogación (entiéndelos, verte es lo más parecido a soñar que se puede hacer con los ojos abiertos),  y a las sonrisas empañarse al escribirte “ojalá todas fueran como tú” en el vaho de tus huellas por si consiguen que les mires de vuelta. En definitiva, contemplo al mundo enamorarse de ti, y el amor, es decir, la vida cobra sentido.


A veces, me gustaría salvarte de todo lo que hiere, fosilizar tus lágrimas y cortar el alma de todo aquel que se atreva a romperte. Pero, amor, es que eres tan guapa… Hasta cuando te golpea la rabia y no entiendes qué pasa. Es que es tan bonito verte levantar, contemplarte sobrevivir y ver cómo te rescatas a ti misma; es que el universo tiene tanto que aprender de tus cicatrices y tu forma de sanar los daños, que sería egoísta por mi parte privarles de tu parte frágil.


Porque, amor, la única verdad es que tienes los ojos más valientes del mundo, y el mundo es más valiente cuando te mira a los ojos.


Y yo te quiero. No porque siempre estés conmigo, para mí, por mí… No porque sea imposible no hacerlo, y se dispersen mil motivos (todos ciertos) por las manos al pensarlo, sino porque has nacido para que te quieran, y yo he nacido para quererte, con toda el alma y toda la piel, toda mi vida.

-Elvira Sastre. 

II

Despertamos abrazados. Fabián me tenía envuelto en sus brazos, duros, fuertes. La verdad se sentía la raja. Estaba recostado sobre su pecho y no quería moverme de ahí. Los dos estábamos pegajosos… yo llevaba despierto un buen rato y me hacía el dormido. Empecé a sentir sus caricias. Mi pene se estaba endureciendo. El suyo también. Su boca me buscó. Quería tenerme despierto.

Fabián estaba en su primer año en la u despues de tomarse un año sabático (quien como el) y se vino a vivir conmigo al depa que arrendaba. Aquí vivía yo junto a cierto personaje… y desde que se fué hace ya varios meses que no había dormido con nadie. De alguna manera siento, viéndolo ahora con perspectiva, que me quedé algo pegado con weás que nunca fueron. Creo que pagué el “noviciado”, él fue mi primer loco, con quién descubrí cosas. Pero son weás ya sin importancia, quizás salgan en otra ocasión. Siempre he conservado una parte gamer, y entre eso, la u, carretes en el depa (mi primo casi ni toma, pero es mas motivado que la chucha) y algunos otros asuntos menores me he pasado este último tiempo. Que él llegara me despejó caleta, siempre hemos sido como hermanos y apaña a todas. Siempre ha sido alegre, muy, y eso sube caleta los ánimos, aunque le encante agarrarme pal webeo a cada rato. Sin embargo, nunca lo había mirado con otros ojos, rico ha sido de hace rato, pero pensar en comérmelo… la falta de sexo de seguro me empezó a jugar “malas” pasadas.

-primito despertaste- me susurró apretándome. Le respondí con un beso, sin pronunciar palabras. Solo sabía que lo deseaba. Nos amanecimos teniendo sexo… quizas no como quisiera, pero sexo al fin y al cabo. Hace tiempo que no me sentía tan… tan la raja. Pero ahora no sabía que decirle.

Nos miramos agitados y nos reímos, y seguimos besándonos. Lo acomodé nuevamente alrededor mío. Fabián estaba ahí amarrado y tenía que seguir aprovechándolo.
Lo desaté del respaldo y nos acomodamos sobre la cama, sus brazos, fuertes, aún amarrados con la polera. Sentía que él podía romperla si quería, pero disfrutaba estar semi-inmovilizado. Estaba boca arriba, mirándome con la cara llena de risa, como siempre… y su abdomen y pecho brillante, con nuestro semen. Lo abrí de piernas y puse mi cadera dentro de ellas, yo lo miraba con aún mas deseo. Ahora de poseerlo. Hacerlo mierda. La teníamos dura nuevamente y empecé a puntearlo despacio, mis ojos fijos a los suyos. Para el parecía un chiste, pero lo gozaba. Reír era su manera de gozar, y me estaba volviendo loco. Le hice cosquillas, dejándome llevar por el juego y por él. Cuando éramos chicos siempre lo agarraba para hacerle cosquillas en su cuerpo, inocentemente. Siempre me acriminaba contra su guatita, ahora abdominales marcados y el respondía muriéndose, sin aguantar más… pero nunca me decía que parara. Ahora tampoco. Se reía descontroladamente, siendo atacado en su abdomen por mis manos y en el inicio de su ano por mi pene. El suyo era mas grande que el mío, mas grueso, mas largo, sin tanto bello púbico… hasta para eso me ganaba el muy conchesumadre. Había chupado pico antes… el de mi “ex”… pero el de este wn me estaba volviendo loco. El mío es piola, sus 16 cms, segun yo buen grosor, cabezón, el de él debería estar alrededor de 18. Ya había dejado de hacerle cosquillas y ahora, en la misma posición, lo masajeaba, lo contemplaba. Pasaba mis manos acariciando sus tetillas, sus pectorales, sus oblicuos… puta que estaba rico el weón por la chucha.

-Maxi también quiero tocarte- nunca me llamaba por mi nombre. Me calentaba aún mas
-no weón. Ahora mando yo- le dije serio y caliente.
El weón se pasó por la raja lo que le dije y con un brinco abdominal pasó sus brazos por sobre mí, apretándome contra él, quedando en una especia de misionero sobre la cama.
-primito ya jugaste conmigo, ahora quiero yo- me empieza a besar. Ahora soy yo el que se derrite por él. Aún estando amarrado y debajo mío, incluso con mi pene ad portas de violarlo, Fabián controlaba la situación. No me quiero quedar atrás y lo punteo fuerte, violento. Intento hasta casi violarlo, pero apreta sus cachetes tan fuerte que no me deja avanzar… sin embargo eso también me esta poniendo demasiado. Seguimos en esa harto rato, ambos ya gimiendo, besándonos los cuellos, yo agarrándolo de su cabeza y él con sus brazos amarrados haciendo fuerza sobre mí. No puedo mas y me vengo… Conchesumadre que rico. Le moqueo todo el culo que nl me dejó penetrar.
-Cagaste primito- me grita casi, aprovechándose un momento de debilidad justo luego de eyacular, y se libera. Ahora me tiene debajo de el. Se sienta sobre mi abdomen… siento como mi semen ahora toca mi cuerpo luego de que lo tiré en todo su ano “prohibido” pero caliente. Llega y me meta su pene en mi boca el csm. No puedo hacer nada mas. Se lo mamo disfrutándolo mas que la cresta. Me lo metía hasta el fondo de mi boca… ahora era él quien me estaba violando.
-disfrutaste punteandome y moqueandome o no maxi qlo? “Primito”- pronunció irónicamente- cómetela toda ahora aweonao- apoyaba sus manos en mi cara… tapándome los ojos y la nariz… dificultando algo mi respiración, sin llegar a ahogarme… sentía como se
reía. Quién lo diría, ambos buenos pal pico, calientes, morbosos. La raja. Cuando empezó a gemir cada vez mas fuerte, dejó entre sus dedos que mi ojo derecho lo viera. Yo ya estaba pajeándome de nuevo. Tenía aguante el weón.
-acaba de nuevo y te lleno toda la boca. Depende de tí para que no te ahoguí con mi tula primito- me decía caliente… csm. Nunca había sido “utilizado” de esa forma weón. No la tenía dura al 100% pero me pajeaba como loco. Sentía como el semen que me quedaba empezaba a querer salir, recorriendo dentro de mi pubis… hasta que tuve un orgasmo maravilloso. Medio babeado…pero intenso. Luego de eso, dicho y hecho; me llena la boca de semen. Weón que rico. Nose, su semen sabía mas rico que la chucha. Tragué un poco… pero él fué mas rápido y me besó, compartiendo su semen entre nuestras bocas, abrazándome…

Nos quedamos regaloneando sin decir nada. Mi mente había empezado a racionalizar los momentos, me quedé con mis ojos cerrados, solo pensando, entre sus brazos. El me acariciaba el pelo. Estaba demasiado relajado. Demasiado. Pensaba en lo que habíamos hecho, en secuenciarlo… Se me paró de nuevo y él lo notó. Pensando, me di cuenta que él tuvo todo bajo su control en todo momento. Me empezó a manosear las bolas, a tocarme el pene suavemente, a masajear el glande… hice los mismo con él. Nos pajeamos, nos besábamos mientras lo hacíamos sin aún decirnos nada. Acabé y me quedé dormido, ahí en ese nuevo lugar favorito… entre sus brazos.

-primito- me decía cariñoso despegándose de mi boca, luego de despertar. Me miró fijamente con sus ojitos color miel… me hizo avergonzar y escondí mi cara en su pecho. Él me apretaba mas fuerte.

-que pasa fabi…- le dije tímido. Este qlo me estaba anulando como nunca. Lo consiguió, de la manera mas rica posible…

-primo no te hice nunca la pizza- me reí mucho xd. Estaba mas tenso que la chucha y el ahí sonriéndome. Como siempre.- te voy a traer algo pa comer wn, estaba tan entretenio contigo que se me fue.

-gracias fabi…- me solto y saltó de la cama, hiperkinético. Pero no se fué a la cocina el mierda, me plantó su pene en mi boca. Se la tuve que mamar de nuevo… feliz. Maldito perro.

-deberíamos despertar así todos los días Maxi- obvio que sí, primo… obvio que sí.

Jugaba con mi boca, me la metía lo máximo que yo le permitía y la sacaba, haciendome “osos” con su pico el desgraciao qlo. Con sus manos sostenía mi cabeza fuertemente, empujándome a su pene, pero acariciándome al mismo tiempo. Yo me pajeaba frenético. Llegado el momento me embiste violento la boca hasta que lo saca moqueándome la cara, y acabando el ultimo chorro adentro de mi boca haciendomelo tragar. Yo eyaculo también, ya sin disparar de tantas veces que eyaculé en la noche… cuando porfin saca su tula ya flácida de mi boca despues de jugar un rato, me lame la cara suavemente sacándome su semen, dulcemente… y me besa. Ahora si se me despega y salta de la cama. Al rato vuelve con unos yogures, unos pancitos de molde con queso jamon y una fuente con chocapic. Si es tan tierno cuando quiere este qlo.

-eris la raja fabián. Nunca te lo digo- le digo entre medio del bajon que me pego

-lo sé primito. - me mira fijamente y se rie. Hace que me ria tambien.- se nota que teniai hambre wn. Me encanta ver como lo devorai.

-callate qlo- le digo entre risas

-puta que los pasamos bkn wn. Sabi que desde que llegué que te tenia ganas maxi

-que?

- vo soy el aweonao que pasa pegao jugando y no se da cuenta. - me sentí idiota. Como que se da cuenta y me abraza, riéndose como siempre. Siempre alegre este mierda.-

-tu que onda fabi? Todavia no me la creo que te gusta el pico. Ni que me tenias ganas. Nose weón es tan rara esta weá

-vo déjate llevar…

-yapo weón… si ya estamos en completa confianza jaja

-jajaja…-de verdad que su risa ya me ponía nervioso- de hace rato wn, pero la he hecho re piola. Solo me he comido wns que encuentro exquisitos. No se notó?- me dice mirandome con una sonrisa maliciosa.

No me esperaba escucharlo hablar asi. Le conocí minas.El siempre webea homosexualmente con sus amigos, pero hasta anoche no pensé que de verdad fuera fleto. Seran todo huecos sus amigos en realidad? Igual son todos ricos esos wns :$ Sigo comiendo esperando que siga hablando…

-maxi si vo eri entero rico, esa es la weá. Vo nomas soy el idiota qlo que no se da cuenta. Aparte que eri mas caliente que la chucha. Me encanta esa wea. Cuando llegué acá vi el porno con el que te pajeai y quedé loco. Quería probar weás contigo porque… porque si. -se lleva un pan a la boca pa hacerme hablar algo. Quedé helado sabiendo que veía mi porno… tampoco es la gran weá, fetiches de sumisión bien piolas, pero gay. Este qlo de hace rato sabía donde jugar. No le dije nada. Solo lo miré.

-igual nos comimos maxi, no le di mas vueltas. Igual vamos a dormir los dos juntos aca desde ahora. Y también me gustan las mujeres.-tan fresco como siempre. Todo porque mi cama es dos plazas y media… se me tira encima y me empieza a besar. Caliente qlo… nunca había estado tanto rato ni siquiera pajeándome, pero no me podía negar. Bendito sábado sin clases. Nos manoseamos cuático. Me da vuelta. Me puntea. Se queda en eso su buen rato. Su tula durísima ahí… también quiere violarme.s jamás había estado en esta situación, con nadie, ni con aquel. Lo freno.

-Fabián, yo nunca he sido de nadie, nunca me lo han metido- el weón enloquece y me puntea tal cual lo hice anoche con él, violento y frenético.

-weón… es re rica la weá… se mío.

-a ti ya te la…? -le pregunto entre algunos gemidos… igual se sentía rico tenerlo ahí tan cerca…

-si primito. Ya la he tenido adentro. Déjame ser el primero. - me dice entre gemidos suaves besándome el cuello… imaginármelo siendo pentrado por alguno de sus amigos… me enloquece

-fabi…

-Maxi déjame metértela una vez y yo te dejo metérmela cuando, donde y como tu quieras.

… no se diga más.

Ibas de camino a tu casa, cuando moriste.

Fue un accidente. Ibas manejando y chocaste. Nada particularmente muy escandaloso ni muy mediático, pero sí fatal. Dejaste atrás a tu esposa, tus dos hijos y tu perro. Fue una muerte sin dolor. La gente de urgencias trató de revivirte, pero créeme que fue mucho mejor que no pudieran.

Y aquí estamos. Ahora, ahora nos conocemos.

- ¿Qué pasó? - preguntaste intrigado - ¿Dónde estoy?
- Falleciste - te respondí tranquilamente. No hay necesidad de usar palabras tristes.
- Había un camión… e iba zigzagueando…
- Ajá.
- Me… ¿Me morí?
- Ajá, pero no te preocupes que todo el mundo muere, alguna vez - respondí.

Miraste alrededor, a la nada. Porque estamos en un lugar donde hay nada. Sólo estamos tú y yo.

- ¿Qué lugar es este? - preguntaste muy preocupado - ¿Es esto lo que hay después de la vida?
- Hmmm, más o menos.
- ¿Eres tú Dios?
- Ajá. Yo soy Dios.
- Mis hijos… mi esposa…
- ¿Qué pasa con ellos?
- Ellos van a estar bien ¿Verdad?
- Esto es lo que me gusta ver. Acabas de morir y tu primera preocupación es tu familia. Eso es algo excelentemente bueno.

Me miraste con fascinación. Para ti, yo no era como imaginabas un Dios. Sólo me veía como un tipo. O tal vez, una mujer. Tal vez como una vaga figura autoritaria. Más como mentor que un Dios todopoderoso.

- No te preocupes - dije - Ellos estarán bien. Tus hijos te recordarán como el papá perfecto, ya que no tenían edad suficiente como para tener distintas perspectivas de las cosas y discutirlas contigo. Tu esposa llorará hacia afuera, pero por dentro se sentirá aliviada de que hayas muerto. Veras, tu matrimonio se estaba yendo directo al divorcio. Si es que te sirve un poco de consuelo, ella se sentirá horrible por haberse aliviado.
- Oh… - dijiste con cara de preocupación - ¿Y ahora qué pasa? ¿Me voy al infierno? ¿Al paraíso?
- A ninguno. Ahora, te vas a reencarnar.
- Ah entonces los Hindús eran los que tenían razón sobre la religión.
- Bueno, todas las religiones tienen la razón, de alguna forma. Ven, camina conmigo.

Me seguiste el paso, mientras atravesábamos el vacío.
- ¿Hacia dónde vamos? - me preguntaste.
- A ningún lado en particular. Sólo me gusta hablar mientras camino.
- ¿Cuál es el punto? - dijiste un poco indignado. - Cuando renazca estaré en blanco y no recordaré nada ¿Verdad? Seré un bebé que no esabe nada de mis experiencias y mi vida recién pasada. Nada de lo que hice, importa.

No es tan así. Dentro de ti, tienes todas las experiencias de tus vidas pasadas, sólo que no las recuerdas. - Te tomé de los hombros y te dije - Tu alma es mucho más magnífica, hermosa y grande de lo que puedas imaginar. La mente humana sólo puede contener una pequeña fracción de lo que eres. Es como cuando tocas con un dedo un vaso para saber si está frío o caliente. Pones una pequeña parte de ti en el vaso y luego lo sacas, porque ya tienes todo el conocimiento que podías sacar de ese vaso. Has sido un humano por los últimos 48 años así que aún no puedes estirar y sentir el resto de la inmensa conciencia que tienes. Si te quedas aquí lo suficiente, empezarías a recordar, pero no hay razón para que hagas eso entre cada vida, porque volverás a olvidar.

Te quedaste pensando por un tiempo y me preguntaste:

- ¿Cuántas veces me he reencarnado entonces?
- Muchas. Muchas muchas muchas y en muy distintas vidas. Esta vez, serás una esclava africana, en el 1200 d.C.
- Espera ¿Me estás enviando hacia el pasado?
- Bueno, supongo que sí. Técnicamente, el tiempo como tú lo conoces, sólo existe en tu universo. De donde yo vengo, las cosas son muy distintas.
- ¿De donde tú vienes? ¿Cómo es eso?
- Bueno, lo que pasa es que yo vengo de otra parte y hay muchos otros como yo. Sé que querrás saber cómo es de donde yo vengo, pero créeme que no lo entenderías.
- Ah ya, entiendo - dijiste triste. - Oye, pero si me reencarno en alguien en el pasado, puede que en algún punto empiece a interactuar conmigo ¿O no?
- De seguro. Eso pasa todo el tiempo. Y con cada vida, estarás conciente sólo de la que vives, así que cuando estés interactuando contigo, no te darás cuenta.

El silencio se hizo presente otra vez en la conversación, hasta que la interrumpiste con:

- ¿Cuál es el sentido de la vida entonces?
- Oh ¿En serio me quieres preguntar eso? ¿No crees que es una pregunta un poco predecible, pudiendo hacer otras?
- Bueno, es una pregunta razonable -insististe.

Te miré directo a los ojos y te dije: “La razón de la vida, la razón por la que hice todo este universo, es para que tú puedas madurar”.

- O sea, la humanidad - me dijiste - ¿Quieres que toda la humanidad madure?
- No, sólo tú. Hice todo este universo sólo para ti. Con cada vida que tienes, tu intelecto empieza a expandirse y ser más completo.
- ¿Sólo yo? ¿Y qué pasa con todas las demás personas?
- No hay nadie más. En este universo sólo estamos tú y yo.

Te pusiste pálido y me dijiste:
- Pero ¿Y toda la gente en la tierra?
- Todos ellos son tú. Diferentes reencarnaciones de ti.
- ¿Cómo? ¿Soy yo? ¿Nadie más?
- Ahora lo vas entendiendo - te dije en forma de halago, con una palmadita en la espalda.
- ¿Yo soy todos los humanos que han vivido?
- O que vivirán. Sí.
- ¿Yo soy Victor Jara? ¿Yo soy Pinochet?
- Sí, y eres todas las personas que él mató también.
- ¿Yo soy Jesús?
- Y eres todos sus seguidores.

Te quedaste en silencio, así que te dije:

- Cada vez que has victimizado a alguien, te estabas victimizando a ti. Cada vez acto de bondad que hiciste con alguien, te lo hiciste a ti. Cada momento de felicidad o de tristeza, en la humanidad, será o fue experimentado por ti.

Pensaste mucho y…
- ¿Por qué? ¿Por qué todo esto?
- Porque algún día, tú te convertirás en alguien como yo. Porque eso es lo que eres. Eres mi hijo.
- ¿En serio? - me dijiste incrédulo - ¿Yo soy un Dios?
- No, aún no lo eres. Eres como un feto, que está creciendo. Una vez que hayas vivido cada vida humano a través de lo que llamas tiempo, habrás crecido lo suficiente como para nacer.
- Entonces… todo el universo, es sólo…
- Un huevo - te respondí - Ahora es tiempo de que te muevas a tu siguiente vida.

Y te envié a vivir tu vida. Esta vida, ahora que me lees.

—  The Egg, Andy Weir.

Hablas de valentía…

Rebelde es tu cabello
Cuando llega el viento y te lo enreda por completo.

Cuando no quieres que miren una sola lágrima, dejando huellas, en tu cara.

Cuando gritas “¡lo quiero!” con la mirada, luego pretendes no haber dicho jamás nada.

Cuando ocultas la tristeza en ti, con una sonrisa encantadora. No pasa nada, todo fue broma.

A veces da coraje no ser fuerte. Y a veces, dejamos que la fragilidad nos refleje.


Hablando de mujeres valientes…
Mucho gusto, un placer conocerte.

—  Sad Eyes