que tal si te digo

Prefiero tatuar mis pensamientos en palabras, crear un universo paralelo en hojas que quizás nunca leas. Prefiero escribirte, escribirte en silencio, imaginar que te beso en un universo paralelo cuando te veo. Porque cuando estoy frente a ti no me contengo, millones de chispas encienden mi cuerpo y tiemblo, mis piernas entorpecen, mi boca no dice lo que quiere, no conecto ideas coherentes ni logro verme por mucho brillante e inteligente. Siento mucho, todo percibo, de alguna manera cada cosa, encuentro, rechazo, tiene sentido para mí y nunca vuelvo a ser el mismo. Por ello prefiero escribirte, soñar entre mis letras un planeta donde me quieres. Sé que tal vez te vayas si no digo lo que le provocas a mi corazón, pero también existe la posibilidad de que te marches al momento en que desenvuelva lo que guardo y con toda mi esperanza te lo regale. No sé como hacer que te quedes ni como evitar que te vayas. Mi anhelo es que tu memoria recuerde mi piel y mi aroma como un instante que no te canses de repetir. Dudo que la realidad nos depare un destino, pero tú estás conmigo, en mis fantasías de medianoche, en los cuentos sin tinta, en la tarde por el parque y el café o la cerveza interrogante, estás conmigo…cuando te escribo
—  A la vuelta de la casa by Quetzal Noah

anonymous asked:

Bueeeeno... Si no se te antoja un evento... Que tal un comic? Digo no uno muy largo pero interesante, con los personajes , talvez el comic ayude a que las personas pregunten. Igualmente solo sugiero la ultims palabra es suya...

solo llevo una pagina de el de abigail :’v

No tenía ni idea de como expresarte todo lo que sentí o sentía… Y en vista de que con letras soy un poco menos asquerosa, de que no puedo verte a los ojos y de que tal vez si te lo digo a la cara me acuerde de todos los buenos momentos que pasamos y lo que quiera decirte se me olvide y termine besándote, te haré leerlo porque sé que quieres saberlo, y pues ya esta; ¿como te voy a explicar en unas simples líneas todo este amor (si es que así puede llamarse) que siento por ti? ¿Cómo explicarías tú qué la única persona que puede hacerte feliz sea la misma por la que has sufrido por tanto tiempo? Yo no puedo explicarlo, ni siquiera entenderlo. Sé que te amo, porque cada vez que te veo aún siento nervios y, peor aún, cuando te veo con alguien más me siento triste; porque cuando me siento triste y necesito un abrazo pienso, aunque yo no lo quiera, en ti, y en todas las veces que me abrazaste y me consolaste, y me imagino que estas conmigo diciéndome que no llore porque no te gusta verme llorar; pero tú ya no estabas ahí.

Recuerdo muchas cosas, demasiadas. Hasta las que no debería, pero jamás igualaremos esas cosas. Ni el amor que nos teníamos en ese entonces.

He cambiado, has cambiado. Ya no somos los mismos niños jugando a quererse. Te volviste más tú, y yo al no saber quien era en realidad (porque siempre fui la persona que te amaba ciegamente y al irte esa persona también se fue), cambie demasiado.

¿Lo has notado? Ya no soy ‘esa’ chica de la que te enamoraste.

Me convertí, y gracias por la ayuda, en alguien a quien le cuesta confiar y enamorarse.

¿Aún después de leer eso sigue pareciéndote atractiva la idea de amarme?

Porque yo no me amaría, honestamente.

Y tampoco quiero que me ames mas porqué, por motivos que tú ya sabes, no podemos estar juntos.

Pero eso no quiere decir que no te ame.

Quiere decir simplemente que ya no podemos estar juntos.

Y si lo estamos ¿donde quedarían mis “creencias” mis “principios”? ¡Ya sé que lo sabíamos incluso cuando todo esto inicio! Pero ahora es diferente. Ahora en realidad lo sabemos, consciente mente. Ya no es más estar juntos porque queremos demostrarles a nuestros padres que podemos hacer lo que se nos de la gana.

Va a ser difícil decir adiós, va a ser difícil hacerme a la idea de que definitivamente ya no voy a tener tus abrazos ni tus palabras de apoyo para cuando mis momentos difíciles.

Ni tus tonterías, ni tus playeras; y te confieso que volvería a intentarlo si fuera menos complicado, solo por tener una de tus playeras con tu perfume (si aun sigues usando el mismo que me encantaba) para dormir.

¿Estás seguro que no quieres dejarme una de recuerdo? ¿Que hay de un ultimo beso?

Quiero recordar la sensación en mi estómago al besarte antes de tener que hacerme a la idea de que nunca más volveré a sentirla.

Espero que lo hayas comprendido; pero por si no:

Te amo, ¡te amo! Pero se terminó en un pasado por una razón…

Y de todas esas canciones que un día te dije que me recordaban a ti, escucha por lo menos una -solo una- y tal vez me entiendas.

No quiero terminar esto

Porque cuando termines

De leerlo

Realmente se habrá terminado

Pero ambos tenemos que entender

Que todo

Al fin y al cabo

Se termina

—  Estoy a punto de decirte adiós.
Un día cerca de navidad. -OneShot-

-Y bueno ya estamos en diciembre de nuevo, este año se pasó volando ¿eh? -me pregunto mi amiga mientras tomábamos un café-

-Sí, bueno eso creo, estaba tan sumido en mis estudios y mis cosas que la verdad todo fue en un abrir y cerrar de ojos -le respondí tratando de simular una sonrisa-

-Pues nada, que este año para mí fue espectacular -dice mientras trata de acomodar su bolso- Bueno nos vemos luego tengo que ir a ocuparme de mis asuntos -dice mientras se va-

Siempre había disfrutado hablar con ella desde que estábamos pequeños, pero últimamente le estaba perdiendo el gusto a sus conversaciones todas terminaban en lo mismo y cada vez se me hacía más monótono y predecible. No es ella, soy yo eso creo, o quizás es la época del año, donde todos van por el mundo profesando amor y haciendo buenas acciones y yo sigo aquí esperando hacer algo relevante con mi vida, soy un total desastre, las oportunidades que se me presentaron este año en el amor las deje ir por tonto, nada más. Y no puedo negar que ya a esta edad viene siendo tiempo de sentar las bases y comenzar a compartir experiencias con alguien cercano.

Después de terminar mi café, o bueno intentar hacerlo tome un taxi y me fui hasta mi departamento, al entrar lo note muy tétrico y vacío, quizás por el contraste que hay entre luces navideñas y guirnaldas en todas las calles y paredes blancas con cuadros dentro de mi departamento, como sea aún faltan unos días para navidad quizás el espíritu navideño me invada en ese tiempo, aunque lo dudo. Decido ir a tomar una siesta en el sofá cuando suena mi teléfono:

- ¡Te llevaste mis llaves en tu mochila Guillermo! -escuche a mi amiga decir entre risas- me quede sin efectivo y tengo mis tarjetas dentro, podrías venir a traérmelas yo te pago lo que te cobre el taxi.

No sé bien porque accedí a ir hasta su departamento, pero a los minutos ya estaba esperando un taxi, quizás quería evitar estar solo conmigo mismo, me estaba haciendo mal pensar en tantas cosas. Al llegar al departamento la vi con su novio Samuel, el que de por si me causaba bastante intriga la manera en la que me miraba cuando mi amiga le daba la espalda, pero trato de pasar el menor tiempo con él porque no quiero que pase algo raro.

- ¡Muchas gracias guapo! -me dice mi amiga abriendo la puerta- si gustas puedes quedarte un rato así nos ayudas a decorar con lo que he comprado.

Lo dude un poco, pero termine accediendo a la oferta, así no estaría solo en mi cuarto lamentándome y no puedo negarlo siempre me ha gustado decorar para navidad. Samuel puso música para que el silencio no fuese tan perturbador dentro del departamento de mi amiga y mi amiga puso a hacer chocolate en la estufa, en el momento que ella salió hacia la cocina Samuel se me acerco a hablarme:

-Se te ve algo triste, pensativo, no es común en ti, siempre has sido muy callado pero estos días sí que me preocupas

-Es el cambio del clima supongo, el frio viene, el calor se va, supongo que es eso -Y ahí tienen la mejor excusa que se me ocurrió por los nervios que tenia de que me hablara Samuel y el hecho de no querer decir que me he estado sintiendo muy solo últimamente-

-Bueno no entiendo mucho sobre eso, pero si tú lo dices -dice Samuel riendo-

Yo me reí para no parecer descortés, por suerte ya estaba entrando mi amiga, y comenzamos a decorar, a las pocas horas ya estaba todo ambientado con guirnaldas luces y un pequeño árbol navideño que mi amiga usaba año tras año como una tradición. Cuando llego el momento de poner la estrella se la di a mi amiga para que pusiese, pero ella insistía que lo hiciera yo, por ser el invitado.

-Bueno en todo caso, no sería mejor que la pusieran tú y Samuel -les dije bromeando- en las películas siempre lo hacen los novios.

Ambos se miraron y rieron, en realidad no sabía porque, pero les seguí la corriendo, pronto los dos se acercaron al árbol y colocaron la estrella

-Bueno chicos, yo me tengo que ir, me entraron ganas de decorar mi departamento también -les dije para que me dejaran ir pues me imaginaba que querían quedarse conversando un rato más-

-Oh, pues a mí me sobraron muchas cosas que podrías usar, Samuel porque no vas con él y lo ayudas a decorar, así yo limpio un poco el desorden que dejamos -dice mi amiga-

Samuel acepto la oferta y a al rato estábamos los dos, en camino a mi departamento, creo que mi habilidad para cagarla en ese momento hizo su mayor debut, no sabía bien cómo reaccionar al estar con Samuel a solas en mi departamento, solo deseaba que no pasara algo extraño, pero no podía engañar a nadie él me parecía bastante apuesto, sigue siendo el novio de mi mejor amiga no puedo traicionarla, me repetía en mi cabeza.

-Está muy acogedor tu departamento ¿Eh? -decía Samuel-

-Eh Gracias!, hago lo que puedo, aunque la verdad disculpa el desorden no tuve tiempo de limpiar hoy -le conteste-

Lo deje un momento solo en la sala para ir a buscar las decoraciones mías del año pasado para terminar esto lo más rápido posible, ya me estaba poniendo aún más nervioso, pues el se quedaba callado y por momentos solo me miraba.

Estábamos comenzando a decorar y él hablaba mientras lo hacía:

- ¿Sabes? No soy muy apegado a la religión, las iglesias y esas cosas, pero cuando llega diciembre de verdad me siento más lleno de amabilidad y me apetece hacer cosas buenas, creo que hay un poco de magia en esta época de año -dice Samuel mientras coloca guirnaldas en las ventanas- Nos la pasamos todo el año ocupados en nuestros asuntos, trabajo, colegio, universidad y cuando llega diciembre que tenemos más tiempo para nosotros y descansar nos damos cuenta de lo miserables que somos, y de cuantos amigos hemos perdido a lo largo del año, es gracioso si lo vez así -dice Samuel-

-Tienes razón, nos preocupamos tanto por estupideces en el año, que no le dedicamos tiempo a lo que de verdad importa -le dije tratando de no balbucear alguna estupidez de las mías-

Nos quedamos un rato en silencio y pensé en sentarme un rato pues me dolían los brazos de estar colocando cosas en las ventanas, Samuel había movido el sofá de donde yo lo tenía, no le tome importancia pues estábamos moviendo algunas cosas así que me senté, Samuel al verme se volteo y caminaba hasta el sofá, el mundo se me caía encima, no quería que esto se pusiera incómodo.

-Y Guillermo, una pregunta ¿Quién te conto que tu mejor amiga y yo somos novios? -Me pregunta Samuel mientras se sienta-

-Nadie, solo que siempre los veo juntos cuando nos reunimos y se ven muy unidos -le respondí nervioso-

-Mmmm… y que tal si te digo, que ella y yo no somos novios -me dice Samuel acercándose a mí-

-Pues no pasaría nada, pero entonces porque siempre estas con ella -le pregunte tratando de no titubear o parecer nervioso-

-Bueno en si tú te respondes la pregunta, siempre que TU nos ves estamos juntos, pues siempre que ella me decía que saldría contigo yo me auto invitaba para poder verte, pero siempre estabas tan distante y callado que no me atrevía a hacer nada. -me dijo casi susurrando-

-Pues que bien disimulabas eso -le dije riendo nervioso-

-Joder, la verdad contaba cada segundo para poder estar así de cerca de ti, y poder oler ese perfume tuyo -me decía Samuel -

No me podía creer lo que estaba pasando todos estos meses que salía con Samuel y mi amiga no pude descifrar que el también sentía cosas por mí, todo estaba pasando tan rápido que aún no me recuperaba del todo.

-Mira arriba -me dice Samuel señalando el techo, donde había colgado un muérdago, supuse que por eso había movido el mueble-

- ¿Quién puso un muerdag… -no pude terminar y Samuel ya me estaba besando, no pude resistirme solo podía pensar en todo lo que puede pasar un día cerca de navidad-

FIN


Espero que el espíritu navideño este en el corazón de cada uno de ustedes, sin importar sus creencias, para mi la navidad siempre sera ese tiempo de pensar en todo lo bueno y malo que paso en el año y tomar deciciones que duelan (si porque esas son las que mas sirven) para cambiar nuestra vida para bien.

Andaba un poco triste por cosas que pasan y que se salen de nuestras manos y pensé en escribir algo de wigetta que hace rato no hago, espero sea de su agrado y recuerden siempre traten de ser felices. 

Cartas de amor XVI

Mi amor, mi vida, mi hombre, mi sol, mi única razón de ser…

Perdón. Perdón por no haber podido ver la verdad tras tu coraza. Perdón por no haber entendido. Perdón por no haber visto esa parte frágil de tu corazón. Perdón.

Pero ¿Cómo puedo convencerte? ¿Cómo hacer que me creas? ¿Cómo hacer que veas que nunca jamás te haría daño?

Sí, ya sé que te lo han dicho antes. Sé que te cuesta creerme.

Te amo. Te amo como nunca amé a nadie.

Mi amor no está hecho de puñales en la espalda ni segundas intenciones. No hay dos verdades, solo una. Un solo llamado y una sola oportunidad. Porque como vos decís, hay cosas que solo se dan una sola vez en la vida. ¿Cúantas probabilidades hay de que ame a alguien como te amo a vos de nuevo?

Aunque no me creas, aunque no puedas verlo, mi amor por vos es algo más fuerte que la tentación o las dudas. Incluso los miedos. Te amo más de lo que temo. Y tal vez nadie me crea si digo que te voy a amar para siempre, ni siquiera vos.

Pero como te amé y te amo, sé que te amaré.

El amor no es un juego de ciegos y locos. A veces el amor pasa por temporales. Pero estamos juntos mi amor, eso es lo que cuenta.

Probablemente nunca leas esto y yo nunca tenga el coraje para decirte todo. Pero cambiaste tanto mi vida, mi forma de ver las cosas, mi pensamiento…

Tenés miedo. Por más que no quieras ni siquiera reconocerlo para tus adentros, lo tenés. Yo sé como es tener miedo. Pero te pido, te ruego, que no lo tengas, que me dejes ayudarte a vencerlo.

Soy yo mi amor ¿no me reconocés?. Soy esa chica torpe que a veces se equivoca, pero que te ama. La misma que está llena de errores, pero llena de amor también. Sobretodo, soy esa chica que haría cualquier cosa antes de lastimarte.

Pero como no hay garantías ni palabras para convencerte…

Quizás me lleve todo el tiempo del mundo hacer que me creas, pero lo que tenga que hacer, simplemente lo voy a hacer.

Porque aunque seamos tan diferentes, hay algo muy grande que tenemos en común. Me amás y te amo. Los dos tenemos el mismo miedo y las mismas ganas de no ser lastimados de nuevo.

Confiá en mí, amor. Paso a paso y beso a beso, te vas a dar cuenta. Dame tu mano, dame tu corazón, dejame ser tus ojos, dejame guiarte. Va a valer la pena. Siempre lo vale, cuando se trata de amor.

Deja te digo una verdad que tal vez duela
si no crees en ti, no existes
eres un desperdicio de masa y átomos
le estás quitando vida a los que luchan por ella
si no crees en ti nunca llegarás a ningún lado
tienes que sentirte el mejor
cuando digo esto no es para compararte
debes saber del sol que mora adentro de ti
todos los secretos y las serpientes de sabiduría
que nos acompañan en el camino
pero tienes que alejarte, escucharte a ti
conocerte, vivir en el presente
porque quién no sabe vivir el momento
se puede decir que prematuramente ha muerto
no hay pasado ni futuro, en ellos no se vive
si no crees en ti, vas a vivir con miedo
verás como los otros suben peldaños
¿Sabes por qué ellos lo hacen y tú no?
Porque ellos lo hacen sin importar lo que digan
el mundo es para los que saben escucharse
para los que no se engañan ni se resignan
aunque no sea cierto, tienes que creer
que en aquello en lo que haces eres el mejor
que nadie lo hará con tu esencia, tu chispa
la mente no distingue de lo real ni la fantasía
uno termina por convertirse en lo que pensaba
sea grande o sea pequeño
te cuidado con lo que estás pensando de ti
—  Preparando las alas, Quetzal Noah
Que tal si te digo que no te quiero. Que amo tu sola presencia y tu risa a las tres de la madruga. Que tal si te digo que no solo te quiero, sino también te adoro. Pero que tal si dejamos las palabras a un lado y vienes a darme un beso, te doy otro, y hacemos de la noche algo inolvidable.
—  A la chica de mis sueños, Jorge Muñoz
“El otro día vi a un chico que llevaba unas zapatillas como las tuyas. Ayer sonó en la radio tu canción favorita. Los ojos de mi gato tienen el mismo color que los tuyos. A veces parece una tontería, pero quién sabe, tal vez lo entiendas ... quizás sepas de que te hablo si te digo que todo me hace pensar en ti”.