que puto

Quizás no tengas quien te mande un mensaje a las 00:00 del 1 de enero.  Pero este año tendrás 366 días para conocer a alguien que luego te mande mensajes de “Buenos días” todas las mañana.
Y nos quedamos ahí, en aquel banco observando nuestra pequeña ciudad. Y juraría que las luces de los edificios me susurraban; «ámala» y la luna me pedía a gritos; «bésala» Y yo sonreía. Joder, sonreía. Porque estar a su lado me bastaba para ser feliz. Recuerdo la luz de la farola alumbrar sus siluetas y me quedaba penetrado, era jodida belleza. Que jodida. Porque cada segundo la amaba más. Y me quitaba el aliento cada vez que rodaba sus ojos para mirarme. Y moría por ella y… Y ella vivía por mí. Y aquella noche con su simple; «hola» movió una vez más, aquel mundo vacío. Mi mundo. Ahora mi mundo es ella. Y yo… Yo era su todo.
Y ahí, todo cambió. Joder, ahora la veo a mi lado. En mi puta cama y es lo puto mejor que he podido pedir. Porque ella no era esas estrellas fugaces, es mi estrella polar. La que esta siempre en mi cielo.
—  Guns, fragmento.
Me siento muy afortunada de haber podido coincidir contigo en esta vida, afortunada de haber podido probar el sabor de tus labios, el tacto de tus manos, afortunada de haberte conocido aunque sea un poquito porque como dicen nunca se acaba de conocer a nadie. Afortunada porque te fijaste en mí, millones de chicas que hay en este puto mundo y me hablaste a mí, justo a mí con lo imperfecta que soy y la cantidad de fallos que tengo… Espero poder siguiendo sentirme afortunada durante el resto de mi vida, eso significaría que te quedaras en ella. No sé que has visto en mi pero espero que nunca dejes de verlo.
Cuando nos veamos al espejo no veamos nuestras inseguridades, no veamos las cosas que la sociedad dijo que no eramos buenos, porque somos mucho más que eso.