que lindos eles

Siempre me acuerdo de tu cumpleaños, es una fecha muy común me imagino. Feliz Cumpleaños. No te voy a negar, que todavía hay días en los qué se me cruza por la mente hablarte, contarte ocurrencias y cosas que me pasan, preguntarte que tal te fue hoy o si por algún aumento de sueldo tuviste que bailarle sensualmente a tu jefa, decirte quizás que tuve que hacer talleres para jóvenes y casi los ahorcó a cada uno, que me cruce con un chico que era igual que tú y me dormí en su hombro o decirte que sigo escuchando la misma estúpida canción que odio, pero me recuerda tanto a ti.
Quisiera poder olvidarte, aunque creeme, casi ya ni me acuerdo de tu rostro. Pero es lo que sentí, la ilusión qué tuve que me hace sentir que vivo. Lo siento tanto, por no ser lo suficiente como para que creas que valía la pena, aunque creí qué podía valer la alegría.
Deseo de corazón que te este yendo bien en el trabajo, en casa, con tu papá, enamorada o qué se yo, pero que te este yendo estupendo, aún creo que eres kul.
Pero te detesto. No eras quién para burlarte de mi. Y me da mucha pena que intentaras conmigo olvidar a otra y no pudieras. Me llegas, porque aun con mi 1.61 siendo una hormiguita para ti, un simple insecto, me sentí importante, aunque quizás ni eso fui. Te quise y aún te tengo cierto cariño.
Estas mayor, literal tu dni lo dice.
Ojalá te regalen algo que odias.
Y la persona que esperabas te salude, se olvide. Y la torta sea del mercado.
En resumidas cuentas, que tengas un bonito día. :algo confuso mi saludo, pero de verdad ten un lindo día: Que el primer abrazo sea de alguien que ames. Y que llegues a robar un banco! Digo, ser el gerente de algún banco.
Adiós.
—  Brenda Ramírez. Feliz Cumpleaños.

             “El poder es la voz del conflicto y la anarquía la de la libertad”.

       Había oído rumores, conversaciones mantenidas en madrugadas en aquellos roñosos bares donde no se cuestiona el actuar. Quizás había dado información de más; horarios de algunos guardias, entradas que no eran de conocimiento público, puede que hasta un mapa dibujado en una servilleta les haya otorgado. 

     “Nadie es más opresor que esos seres que suben de la nada”.

   Un intento de pasar desapercibido, ropas oscuras en las cuales intenta disfrazarse; probablemente terminarían atrapándolo igual. Los últimos comentarios que ha tenido en torno a algunos miembros reales solo ayudarían a volverle alguien fácil de culpar y, sin embargo, un gorro negro cubre su cabeza, pañoleta negra cubriendo la mitad de su rostro. Sí, funcionaría.

         “El miedo es el arma invisible, que usa el poder para que no te rebeles”.

     Vale, fue parte de ello. La iconografía, la imagen como comunicadora, recayendo en el tema de que sus manos le inculpaban. Manos manchadas de rojo como un fiel cómplice de los rayados que tenían lugar en la fachada del palacio. Se encontraba en los jardines a punto de correr, ir hacia otro lugar junto a sus compañerxs de lucha, cuando divisa una silueta que no debería estar allí. “Tú.” Su voz suena extraña contra la pañoleta en su rostro. “Entra al palacio antes de que me arrepienta.”