que hicimos mal

Cada día sin ti.

Sabes que pasó cuando me separaste de ti?
El primer día fue un “se fuerte y ya llorarás cuando llegues a casa”, el segundo fue cuando no tenía ni puta idea de como seguía echando lágrimas si ya me había llorado la noche entera queriendo entender el porqué. El tercer día fue cuando comencé a notar mas tu ausencia, empecé a extrañarte un poco mas y una parte de mi sostenía que te pasaría lo mismo y que eso te haría volver. El cuarto día espere un mensaje, un simple “podemos hablar” que daría comienzo a algo mejor. Pero ya pasaron meses y ese mensaje aun no ha llegado y dudo que mandes un “te extraño” o “la he cagado” y al escribir esto me doy cuenta que nada dura el tiempo que uno espera, aquello que prometes, aquello que juramos que nunca acabaría, acaba. El primer mes fue cuando entendí que todo lo que simplemente fuimos no iba a volver, empecé a dar un paso, y otro, y otro hasta poder afrontar el estar sin ti, pero no faltaban noches en el que extrañaba tus abrazos, tus besos, tus caricias, y aquella cara que creía conocer, también la extraño.
Siempre necesité tiempo para mi misma, pero nunca me di cuenta que te necesitaba cuando lloraba; y es que simplemente con tu sonrisa controlabas mis días, calmabas mis demonios y si el motivo era yo, valía mas que nada en el mundo.
Hoy ya puedo decir que estoy mejor, pero siempre al terminar el día, me acuerdo de ti, eso no me permite conocer a nadie que me llene y me complete de la forma que solo tu lo hacías, y da tanta bronca que sea así, que ya ni me recuerdes, que tu si pudiste seguir adelante, empezar una nueva relación y dejarme acá hecha mierda. No digo que esta mal, porque cada uno debe seguir por su lado, pero me olvidaste tan rápido, te fuiste en un abrir y cerrar de ojos, llevándote todo.
Pero ahora soy yo la que no sabe donde ir cuando me siento muy sola, ni a quien pedirle ayuda cuando quiera tirarlo todo a la borda. Dirán que soy cobarde al no decirte todo lo que me consume por dentro y muero por soltar, pero es que nada va a cambiar, porque no quiero interrumpir, sé que eres feliz. Y solo me basta y conformo pensar en ese “algo” que algún día fuimos.
Porque pase lo que pase, sea cual sea el daño que me hayas hecho, como o con quien estés, yo siempre voy a estar verdadera y completamente enamorada de ti y voy a esperarte, con esto no digo que voy a dejarte entrar a mi vida cuando se te de la gana, quizás con el tiempo nos veamos una vez más y podamos cambiar todo lo que hicimos mal, y no me importa que me llenen la cabeza diciendo que no vales la pena, porque si vales. Vales las lágrimas, las risas, la espera y aunque hayas roto una parte de mi, que me dolió hasta el alma, gracias; porque de todas formas estamos hechos para que nos rompan el corazón y un gusto que lo hayas roto tu, así uno aprende a levantarse y seguir caminando por su propio pie. Solo por eso voy a esperarte. ¿Te puedes imaginar tanto amor?

Qué lindo es darse cuenta de como uno cambió, lo que maduramos y reconocer los errores del pasado; qué fue lo que hicimos mal y no volveríamos hacer. Darse cuenta que las cosas que ayer dolieron, hoy día ya no te provocan nada. Qué lindo es sanarse y ver la evolución de uno mismo. Qué lindo es reconocer los avances, los méritos y las mejores de uno, qué lindo es formarse y exprimir lo positivo de las experiencias. Qué lindo es que uno, después de tanto dolor, aprende y hoy es mejor. 

Tiene los ojos más comunes del universo. Su sonrisa no es nada especial. Su mirada es igual de simple que cada facción de su rostro. No tiene hoyuelos. Y eso, que me fijo cada vez que se le escapa una pequeña sonrisa.

Sus manos no son suaves. Pero sabe como acariciar un rostro. Sus labios no son nada carnosos. Pero saben dar un buen beso. Todo él, es simple. Pero a mi me volvió loca. Completamente loca. Y realmente no recuerdo cuando comencé a perder la cordura. Cuando me volvió más loca o menos cuerda.

Había perdido el control sobre mi. Tanto, que tuve que alejarme de él. Y lo hice. Solo por un tiempo. Pero el destino es igual de caprichoso que la luna en sus órbitas de cambio. Y sin planearlo nos volvimos a ver.

Dos besos en la mejilla no eran necesarios cuando un año atrás nos habíamos comido la boca. Y con ganas. Un cruce de miradas y adiós. Ni una palabra. Tal vez, ni siquiera estábamos listos para un reencuentro. Y así, igual de caprichoso, los planetas se aliaron para probar suerte con otro reencuentro. Un reencuentro en el cuál, necesitaste la ayuda del alcohol para poder acercarte a mi. Y intentaste hablar conmigo. Pero yo estaba dolida. Todo, absolutamente todo, me recordaba a lo feliz que fuimos y ya no somos.

Por que lo estropeamos? Ni siquiera recuerdo que hicimos mal. Simplemente, dejamos de ser. Dejamos de vernos. De hablarnos. Intestaste tener algún tipo de contacto conmigo. Y un simple roce de tu piel junto a la mía, me ardía. Me ardía hasta tal punto que no pude dejar que me tocaras ni un segundo. Te conformaste con estar solo sentado a mi lado. Me preguntabas sobre mi, pero mi mente estaba tan bloqueada que no era capaz de captar cualquier tipo de palabra ni mucho menos elaborar cualquier tipo de respuesta. Y no se bien si fue por culpa del alcohol o simplemente necesitabas saber si me habías echo añicos el corazón. Y mi respuesta fue una simple carcajada. Tal vez pensé que si me reía, no notarías lo vacía que me dejaste. Porque no tienes ni idea de cuantas lagrimas he llorado en las madrugadas. He llegado a llorar sin derramar una sola lagrima. Y ese tipo de lágrimas, son las peores.

Mi mente ha pasado por un millón de fases y todas negativas. Y realmente no me duele que te hayas ido. Me duele que me hayas dejado sola, cuando más te necesitaba. Porque te necesitaba. No tienes ni idea del año que me he echo. Y cuando creí que tú podrías ser la persona que me ayudaría a ser feliz. Vas y me vuelves a empujar al precipicio. Un precipicio el cuál he acabado cogiendo cariño. Un precipicio por el cuál sería capaz de tirarme yo misma una y otra vez.

Porque la soledad es buena. Hasta que te daña la mente. Entonces es tú peor pesadilla. Por que también es adictiva. Y cuando creí que la noche ya se había acabado. Vas tú, con todo el alcohol en tu sangre para confesarme delante de mi hermana y unos pocos amigos tuyos, que yo sería tu futura novia. Y ojala no me hubieras dicho eso. Ojala me hubieras ignorado toda la noche. Ojala me hubieras echo más daño. Ojala hubieras acabado con la pequeña esperanza que tenía. Pero no… te volviste experto en jugar con mi corazón. Nos volvimos expertos en hacernos daño.

—  L.D.L.
Después de todo...

Y estoy parada en frente de ti, he de decir que me siento nerviosa y estoy temblando. Se que termino todo, se que yo hice que terminara todo, pero ahora digo que te extraño. Tal vez el hecho de que ahora platicamos menos, tal vez el hecho de que ya no somos ni amigos. Tal vez fue un horrible y grave error el haber llegado tan lejos, tal vez no debimos dar el primer paso. Tal vez no debimos de haber salido de ahí. Todo se ha complicado, desde el principio paso, desde el principio supuse que tal vez ya nada iba a ser lo mismo. 
Ahora no puedo mirarte con sentir algo, culpa, cariño, tristeza, enojo. Son tantos sentimientos que tal vez en un pasado tenia miedo experimentar, o estaba tan emocionada para que llegaran y ahora que están es tan extraño que me están consumiendo. Se que tu estas mal, hasta yo estoy mal, todos estamos mal. 
No se que hice mal, no se que hicimos mal, pero todo simplemente se ha convertido en blanco, todo se esfumo tal cual cigarro que fumabas en las tardes al final del día, todo se esfumo como las metas que teníamos juntos. Todo se ha borrado. Después de todo llegamos al punto final de la historia.

La forma más cruel de herir a alguien, es hacerle creer que te importa y luego irte.

“Me imagino que incluso personas como tu deben estar en este momento preguntándose ¿Por qué a mí?, sé que olvidan fácilmente a todas aquellas personas a las que les han hecho daño, son tan egoístas que no perciben más emociones que las propias y son incapaces de sentir remordimiento al pasar por encima de quien sea necesario para llegar a su cometido, son esclavos de sus propias vanidades y pretensiones, y no perciben más allá que lo superficial, pues eso es lo que realmente les importa.
Estoy segura de que la vida siempre consigue ajustar las cuentas con personas como tú, creo firmemente en el karma, y sé que tus acciones en algún momento tendrían una retribución, pero en esta ocasión no quisimos esperar a que las consecuencias de tus actos hicieran eco en el universo, sé que estuvo mal pero hicimos justicia por nuestras propias manos y principalmente por el hecho de que queríamos que supieras exactamente porque estabas siendo castigado y que sepas indudablemente aún conservas la deuda de lo que le hiciste a todas las demás chicas.
Resulta que mi mejor amiga tuvo el infortunio de toparse contigo una mañana cuando salió a correr, y tú con esa sonrisa cautivadora y sexy la invitaste a tomar un café, a ella le pareció que eras un ángel, pues sin saberlo llegaste en el preciso momento en el que ella se encontraba más vulnerable, ella confió en ti casi de inmediato y no se percató que eras solo un sinvergüenza con suerte, que llego en el momento exacto en el que ella se encontraba con la guardia baja.
A pesar de que le advertimos sobre ti, ella se negaba a hacernos caso, quería más que nada confiar en ti, aunque no tuviera un argumento válido para sostener esa confianza, pues habías hecho creerle que realmente te importaba, y ella abrió su corazón y te contó su historia, aquella historia con rosas y espinas, te dio lo más preciado que ella tenía, de hecho te lo dio todo, y tu escupiste sobre sus tesoros más preciados cuando al pasar una chica más atractiva simplemente la dejaste, te fuiste como los perros que persiguen a una perra en celo y la abandonaste, sin siquiera tener el tacto para contarle algún pretexto que no la hiciera sentirse como basura, o al menos dando la cara antes de partir, pero nada de eso hiciste.
Ahora te toco a ti estar del otro lado, pues fui yo quien pretendió interesarse por tu vida y de alguna manera extraña confiaste en mí y abriste tu corazón, pero para mí nada de ti vale, eres basura y debo admitir que sentí asco cuando tuve que besarte y pretender que te quería, lo hice solo para vengarme en honor de mi mejor amiga, ahora vete de aquí a lamer tus heridas a otra parte porque no me interesan tus llantos, así como a ti no te interesaron los de mi amiga.

Sé que esto que hice contigo no está bien, sé que en algún momento tendré que pagarlo, pero al menos siento que valió la pena, porque ahora sabes lo que se siente estar del otro lado. ”

Y es así, aveces conocemos a esa persona con la cual creemos que fue hecho y mandado para nosotros, incluso sin que se esa la intensión de el, terminamos ilusionandonos, y nos pasa las típicas cosas que le suelen pasar a personas con mayor “experiencia” en amores, y hablo de esas cosas de sonreír con solo leer un mensaje suyo o hasta con solo oír su nombre, y creemos que también sienten lo mismo que sentimos, que también piensan en nosotras, que también sonríen al oír nuestro nombre y que termina hablandole a sus amigos de nosotras, pero aveces nos da ese bajón del cuando ya no nos responde como antes, o cuando se tarda mucho mas en responder un mensaje, o cuando ya no hay temas de conversación o incluso cuando ya no te dice para verse y es ahí donde nos cuestionamos que esta pasando,el que hicimos mal, que nos falto o hasta incluso nos sentimos mal y echamos la culpa a nuestro aspecto físico y hasta creemos que no somos lo suficiente para esa persona o que se merece a alguien mejor, pero no es así, se que es difícil ese momento cuando crees que todo se va deteriorando, hasta que llega el momento en que deja de responderte de un día a otro, y ese mensaje que esperas nunca llega y mientras los días pasan te cuestionas mucho mas del que hiciste mal o si ya encontró a otra persona mucho mejor que tu, incluso con mas tiempo te das cuenta que no eras la única para esa persona como tu creías y te puedes sentir hasta estúpida por creerlo y por aun mantenerlo en tu cabeza, quizá por haber estado pendiente de el ya sea viendo sus publicaciones o sus fotos y por mas que trates no sale de ahí y es que es así, de eso trata la primera ilusión, del cuando sentimos el corazón echo trisas porque es ahí donde mostramos y entregamos nuestro corazón limpio, sin nada de pasados o rompimientos, hasta que llega esa persona que se encarga de ilusionarlo y destrozarlo, pero tranquila, nunca cuestiones tu físico o trates de cambiar tu actitud por alguien porque créeme que hay una persona en el mundo echo para ti, aunque suene imposible pero es verdad  y es quien te querrá con todos los defectos que tengas por mas grande que sea, lo único que me queda por decirte es que no busques el amor, no desesperes, ten calma y espera porque eso llega solo, pero tampoco te cierres a eso, entrega tu amor mas sincero a quien venga y si te rompen el corazón una y otra vez no te des por vencida, has que eso te sirva de lección para que no cometas esos errores que cometieron contigo con otras personas, pero repito, ten calma, esas cosas del amor no son fáciles porque en algún cuando menos lo esperes llegara esa persona y te darás cuenta que es el indicado cuando esa persona te haga mejor de lo que ya eres, cuando te muestre que eres única en lo que haces, cuando te haga sentir especial, cuando te apoye en los peores y mejores momentos, cuando este dispuesto a darte lo que realmente te mereces y cuanto sin pensarlo quieras hacer lo mismo por esa persona. El amor trata de eso, de entregarse y no me refiero a entregar tu cuerpo específicamente porque en eso no solo se basa el amor, me refiero a entregarte en tu totalidad, a entregar tus sentimientos, entregar tus mas grandes sueños, entregar tu vida por esa persona, eso es el amor verdadero, por eso es que tarda.

cesargoro  asked:

Holaaa necesito un consejo he vuelto caer en mi depresión, me siento de lo peor, vivo en un infierno me siento solo, quisiera estar feliz pero no puedo,extraño al yo de antes cuando todo era de maravilla cuando estaba enamorado pero de la persona equivocada por eso si q sufrí ese tiempo,pero ya no lo es algo en mi se apago, estoy arrepentido de las decisiones q he tomado y ahora estoy pagando los errores por no pensar bien las cosas, no estoy estudiando, no tengo novia, no se q hacer con mi vi

el problema que casi todos tenemos es que pensamos demasiado en las cosas que hicimos mal en el futuro casi siempre nos lamentamos, y es verdad, no somos perfectos cometemos errores sufrimos la pasamos mal en ocasiones, pero eso debe quedar en el pasado deja que el pasado se vaya, y tampoco pienses en el futuro, vive el presente no dejes que la depresión te consuma, tienes que salir ahí afuera y enfrentarte al mundo.

Había pasado ya más de un año desde la última vez que nos habíamos visto, esa que terminó de lo peor, como cada encuentro furtivo que teníamos, donde siempre terminaba diciéndote que no quería volver a saber nada de tu vida. Y a pesar de eso el destino nos jugaba esa mala pasada y volvía a encontrarnos. Ahora fue caminando casualmente por la calle, que forma tan normal de encontrar a la persona que jurabas era el amor de tu vida en su momento, y a pesar de los esfuerzos por cruzar hacia la otra calle para no verte de frente, me viste antes y fuiste hacia mi sin pensarlo. No me quedó más que saludarte, y tú con la gran sonrisa que te caracteriza, esa que me enamoró millones de veces. Yo estaba algo pasmada, más de un año sin saber de ti y de repente encontrarte cuando menos lo esperaba, y tú como si nada, con una inmensa alegría que se desbordaba por tus ojos. Me preguntaste a donde iba, si estaba ocupada, que me invitabas a cenar a donde quisiera, porque solo querías platicar poco más conmigo, yo sólo pensaba en que no sería buena idea mezclar la noche contigo, nunca lo fue, después de todo. Pero me dije no tengo nada mejor que hacer, sé que si le hubiera contado eso a mi mejor amiga me habría dicho que se me había zafado un tornillo por la locura que estaba a punto de cometer. Acepté tu proposición y fuimos a ese restaurante de comida italiana que en su momento era nuestro favorito, Postodoro, sino mal recuerdo se llamaba. La pasamos de lo mejor, platicamos de todo y nada, de lo que habías hecho en tu vida, de lo que yo había hecho en la mía. Fue la primera vez que me contaste de ella, apenas habían empezado a salir, al momento de escuchar su nombre y lo mucho que te hacía feliz, la odié. No daba ni un peso por esa relación. Quien diría que esa chica terminaría quedándose con lo mejor de mi vida. Yo te conté de la persona con la que salía en ese momento, Daniel, tan guapo, tan loco, tan perfecto conmigo, pero no eras tú. Recuerdo que te dije que lo quería mucho y me divertía montones con él. Ocho meses solo me duró el gusto. Era algo que se veía venir. No se me olvida que me dijiste que te sentías feliz de que me fuera de lo lindo en la vida. Dejamos un poco de lado la vida con nuestras respectivas parejas y seguimos hablando de nosotros, y comenzaron a hacerse presentes los recuerdos. Risas y más risas siguieron a continuación, acompañadas de clericot la plática era perfecta. No sentí el tiempo y las horas pasaban volando, cuando nos dimos cuenta ya era más de media noche y debíamos irnos, nuestra mágica noche de reencuentro estaba por terminar. Me propusiste acompañarme a mi casa, te dije que no era necesario, pero terminé accediendo. Comenzamos a caminar para buscar un taxi, sólo recuerdo que mientras caminamos íbamos riendo de las tonterías que decíamos. Y de repente paraste en seco, no dijiste nada, me extrañó ese cambio de actitud, y sólo se me ocurrió decirte ¿Qué pasa? Y tú te acercaste a mi y atinaste a decir “Ana, yo te amo, eres la mujer que más he amado en la vida, y si me dices que podemos volver a empezar yo dejo todo por volver a lo que teníamos” me quedé muda, pasmada, no supe que decirte, después de esas palabras todo se quedó en silencio, no me di cuenta de nada más, sólo el silencio sepulcral que reinó en la calle, y la forma en que nos observabamos, como si fuera la primera vez que lo hacíamos o como si estuviéramos redescubriendonos, lo siguiente que pasó fue que te acercaste y me besaste , pero fue un beso rápido, como para ver cual sería mi reacción a eso. Cuando te apartaste mi corazón latía a mil, no sé si fue el clericot o que sucedió pero yo no podía dejar todo así nada más, y realicé algo que sobria jamás habría hecho me acerqué y te besé, pero fue un beso con pasión, con reclamo, de esos que quitan la respiración por el deseo de ambas personas, recuerdo sentir que temblaba pero ya no sabía reconocer si eras tú o yo, la emoción y el deseo invadían mis adentros. Cuando reaccioné ya era muy tarde, me alejé al momento y tenías en la mirada un fuego que no recuerdo haberte visto antes. Sólo pude pensar en lo mal que estaba haciendo y alcancé a decirte que mejor me iba, reaccionaste pasmado y me dijiste que me acompañabas, respondí que no, que eso que hicimos estaba mal, que cada quien tenía su vida y estábamos haciendo las cosas terriblemente. Me recordaste en ese momento que me amabas y por eso habías reaccionado así, yo respondí que lo sabía, que yo también te amaba locamente pero lo de nosotros no iba a funcionar nunca, por mucho que pensáramos que eramos el amor de la vida de cada uno, que pasaras de mi y no me volvieras a buscar, que me dejaras seguir con mi vida. No dijiste nada, solo observaste como paré el taxi y me alejé de ahí al instante. Al poco rato llegó un sms a mi celular que decía “¿así siempre vamos a terminar nuestros encuentros? Dime tu dirección y voy ahora mismo para que hablemos” No respondí, tuve muchas llamadas perdidas después hasta que apagué mi celular. Al día siguiente había mensajes pidiendo una oportunidad de platicar, de vernos. Sabía como seguiría eso, te conocía perfectamente. Así que ese mismo día decidí cambiar de número de celular y lo hice, y con mi antiguo número se fueron las ganas de volver a verte , o de siquiera pensar en volver a tener algo que ver contigo.
Fuimos lo que contamina el amor.

Éste texto habla de nosotros, de cuando quieres y te sales de la raya, de cuando ingieres algo y te intoxica, de cuando no recortas sobre la línea punteada, de cuando rompes las reglas de un juego, de cuando fallas una canasta, de cuando te falta una ficha, de cuando alguien no cabe en un taxi, de cuando pierdes cien pesos, de cuando se te quema tu comida favorita, de cuando se muere tu perrito, de cuando a un niñx se le cae su helado, de cuando me caí al abismo contigo y desapareciste, de cuando empezamos y nos llovió, de cuando nos caímos de la bici y tu ex novia nos vio, de intentos y despedidas, de escapes al cielo y entradas a tu boca.
Habla de eso que tuvimos que me duele en el intermedio, entre el amor y los fajes que tuvimos, entre el odio puro y las fiestas en las que bailamos, entre la alegría y los chistes tontos, habla de todo eso que hicimos mal, habla de la inmadurez con la que nos quisimos, de cuando corrimos al tocar timbres y casi me da un ataque de asma, de cuando casi tenemos sexo pero llegó tu mamá, de cuando te conté ese secreto tan mío que me sigue doliendo, de cuando lloramos en la vida de nuestro amor tóxico, habla de todo eso que ya no es, ni de lo que fue y si tengo suerte, ya no será.
Habla de los fracasos que me trajeron a ti, mis defectos hicieron que cayera contigo y no me refiero a que seas mala persona, sino que todo lo que pretendíamos hacer y sentir no fue tan sano, al final nuestra historia fue amenzadoramente tóxica para todos, no somos aptos para la vida juntos.