que

Al tiempo le da igual que tú no estés preparada para seguir con tu vida. No le importa que seas incapaz de hacer cosas sólo porque toque hacerlas. El va a la suya, marcando los segundos y esperando que le sigas el ritmo.
—  Más razones para odiarte.