puzl

Me enamoré. Me enamoré de él, de su sonrisa, porque me importaba una mierda lo que pasara si él estaba sonriendo. Y me enamoré de su boca, de cada palabra. Me gustaba incluso cuando se enfadaba, deseando que fuera por detrás y lo cogiera para no soltarlo y ojalá no lo hubiera soltado nunca. Me enamoré joder, pero ya no me cuesta decirlo, porque me enamoré de sus ojos, ¿Y qué me importa que no sean de un color especial? Me enamoré de sus ataques de éxtasis, de cuando cantaba bajito porque estaba feliz, pero no quería que lo escuchara. De cuando me cogía fuerte porque decía que tenía miedo de perderme, porque solo yo sabía que era entonces cuando tenía que quererlo más que nunca. Me enamoré de lo listo que era y de lo tonto que se ponía a veces. De cuando me insultaba porque era así como él disfrazaba las palabras bonitas, y eso solo lo sabía yo. De sus brazos y aún, a veces, echo en falta alguno. De cómo se tapaba la boca cuando lo veía comer, de cuando se tapaba la cara cuando decía que estaba feo y yo no podía dejar de mirarlo quizás porque para mi, fuera como fuera, siempre estaba precioso. De eso me enamoré, de lo bueno y de lo malo. De sus ganas de estar conmigo, pero también de su orgullo, porque cuando creía que iba a perderme del todo, se lo tragaba. Que inocente, si era yo la que perdía el culo por él. Joder, me gustaba. Me gustaba cuando rodeaba mi cuello con sus manos y jugaba a estar dos centímetros de mi boca sin besarme, solo para ver quien aguantaba más sin hacerlo. De sus prisas, de sus ganas de tenerlo todo siempre controlado, y de la voz que ponía cuando le desmontaba todos sus planes, como si de repente volviera a tener cinco años. De su vergüenza y de lo nervioso que se ponía a la mínima cosa. De cómo temblaba, de cómo era capaz de calmarme. Me enamoré. Me enamoré de su risa por muy fea que dijera que estaba cuando lo hacía. Nunca se lo he dicho, pero aún hay veces que recuerdo su risa y la extraño. Por eso y sus “te quiero” que tanto le cuesta decir, ¿es qué no lo entiendes? Me enamoré de cómo era, de como hacía lo mismo que todo el mundo y a la vez conseguía ser diferente, no sé. Su forma de quererme. Que él creía que no me daba cuenta, pero sé que me quería, por mucho que le costara demostrarlo. Lo quería, con sus más y con sus menos. Con sus idas y venidas, con su mal humor, con sus mensajes en los que me decía que me echaba de menos. De todas las conversaciones, incluso las que borré cuando acabó todo. De sus intentos de ponerme celosa y de lo celoso que se ponía cuando me veía con otro. Nunca le entro en la cabeza que él era único, de todas las canciones, de su voz y de su olor que siempre aparece cada cierto tiempo para recordarme que sigo sin él. De su forma de ser, de cómo me pedía que me fuera porque creía que lo pasaría mejor sin él. De sus cursilerías cuando le daba por recordarme lo importante que era para él y de su “cállate” cuando imitaba con su voz ronca. De cómo se burlaba de todas esas cosas cursis, incluso de su nombre escrito en mis cuadernos. Me gustaba su intento de cuidarme, aunque, sinceramente, me gustaba mucho más cuando era él el que se sentía protegido a mi lado. De nuestros mil momentos y bueno, de ellos sigo enamorada. Es que, por gustar, me gustaban hasta sus ojeras que le aparecían cuando se quedaba hablando conmigo hasta las tantas, de su pelo encrespado cuando llovía, de su voz en formato susurro cuando hablábamos desde la cama y no quería que sus padres lo escucharan, de cómo corría cada vez que llegaba tarde por mi culpa. De sus besos, aunque siempre quisiera más. Ahora ya es solo un recuerdo, pero es un recuerdo que prometí no olvidar. Duele ver cómo alguien que un día fue tu vida, deja de formar parte de ella, pero duele más ser la persona que decide que así sea. Él era la pieza perfecta de mi rompecabezas, pero después de un tiempo me dio la impresión de que pertenecíamos a dos puzles diferentes. Pero cuanto lo echo de menos, y cuanto daría por volver a tenerlo a mi lado, por romper sus esquemas y convencerlo de que quizás a mi lado no se esta tan mal.
—  Una noche sin café.
Necesito soluciones.Respuestas. Deshacer el puzle y volverlo a hacer, colocando bien las piezas. Necesito una canción con estribillo alegre y una película que tenga un bonito final. Necesito ser feliz de una vez por todas. Despertarme por las mañanas animosas y dormir por las noches sin desvelarme. Soñar con sueños que me alejen de la realidad, poder ponerle una pizca de felicidad a mi vida. Eso es felicidad, Lo que le falta a mi vida es felicidad, Y no llorar más de frustraciones, sino derramar lágrimas de alegría.
SVE STVARI KOJE SU NAS POGREŠNO UČILI U DETINJSTVU
  • <p> <b>Pored zabranjenog sedenja na ’ladnom betonu i kupanja sa upaljenim bojlerom od malena smo dresirani da se panično čuvamo promaje, ne izlazimo napolje mokre kose i pazimo da nam neko ne sipa drogu u piće. To su bile glavne smernice deci rođenoj krajem XX veka i svima su nam bile jasne kao dan. Međutim pored tih tehničkih saveta za preživljavanje u svetu koji nas čeka izvan zone roditeljske nadležnosti, odrastajući pokupili smo i neke netačne, izlizane fraze koje se kao bubavšvabe provlače kroz avliju u svim njenim epohama. Kad u pubertetu krene da ti se događa život shvatiš da od promaje sigurno nećeš najebati, ali da od ljudi i te kako hoćeš. Iz foldera prikupljenih podataka tokom odrastanja vadiš brošuru za slučaj nužde i čitaš fraze kao što su:</b> „Čuvaj se neznanaca“ – a znanci te povređuju… „Ko zna zašto je to dobro“ – a tebi nikad gore… „Strpljen – spašen“ – a ti vidiš da čamci za spasavanje prvo odvoze one koji najglasnije kukaju… I zapitaš se, a šta ako je u ovom naopakom svetu najispravnija odluka shvatiti sve te savete baš tako – naopako? Škola sistemom kazne i nagrade a roditelji uz pomoć vaspitnog štapa i šargarepe uče nas da moramo biti bolji od svih. Onda shvatiš da su to neka uzaludna takmičenja i bezvezne rang liste jer se pobede te vrste ne beleže ni u kakve životne tabele. Stariš shvatajući da te niko nije učio kako da budeš najbolja verzija sebe, bez upoređivanja sa drugima. To su svi prevideli u svojoj dobronamernosti i ostavili te da tu bitku saznanja biješ sam. Shvatiš da si učen da budeš dobar ali najviše za druge, a najmanje za sebe. Na tim visinskim pripremama omladinaca za predstojeću sezonu i prelazak iz kadeta u seniorsku ligu uče nas da moramo biti spremni na sve. Ti utreniran, u punoj snazi željan života i na sve spreman – a život krene da ti daje Ništa. Shvatiš da te niko nije učio kako da preživiš kad umesto svega počne da ti se događa jedno veliko Ništa. Za to nismo prolazili obuke, nismo imali skripte, nismo išli na simulacione testove. Tada kreće da se događa Život u svom punom sjaju i da demantuje svo tvoje unapred stečeno znanje a trenira istrajnost i zahteva veru.<p/><b></b> Kad smo plakali obično su nas smirivali učeći nas tad da moramo biti hrabri. Kao, hrabri ne plaču. „Ustani i bori se, ne daj na sebe.“. Onda čuješ potpuno drugi eksterm da „kad te neko povredi ti okreni i drugi obraz.“ Zamisliš se… Jebote, tebi oni rade o glavi, teraju te u šizofreniju. Ništa ne razumeš. A zapravo ti niko nije objasnio da i hrabri plaču, a da i drugi obraz udarcu na volju umeju da daju samo oni koji znaju da ga mogu podneti na nogama. A za to treba mnogo ljubavi. Ne lude hrabrosti, a još manje mazohizma. Vođen zdravorazumskom logikom i učen na primerima predatora i plena tako zelen živiš u pogrešnom uvrenju da u životnim bitkama najbrže bivanju ranjeni oni koji su slabi. Kad te reka života izlupa o svoja korita shvatiš da u razumu, logici i jačini nema nikakvih odgovora. Shvatiš da su najhrabriji samo oni koji se usuđuju da pokažu sopstvenu ranjivost. Da samo iz nje može izaći ljudskost, humanost, saosećanost, ljubav, kreativnost, predanost… A da je panično skrivanje sopstvene ranjivosti zapravo najveća ljudska slabost. Sve će doći na pravo mesto kada završiš škole, odslužiš armiju, zaposliš se, oženiš se… Sve to ti govore, baš tako i baš tim poretkom. Niko ti ne govori da sve može drugačije i da stvari dolaze na pravo mesto samo onda kada je unutar tebe sve na svom mestu. A ne izvan. Tokom slaganja te puzle unutar sebe, nema ni roditelja, ni vaspitača, ni profesora, ni trenera. Na toj avanturi pakovanja sebe u smislenu celinu pridruži se srećnima poneki Anđeo, kog mi, smrtnici sa ograničenim vokabularom, oslovljavamo rečju Prijatelj. I na kraju, shvatiš da je jedini tačan odgovor iz detinjstva koji si mogao čuti od starijih bio „Kad porasteš kaz’će ti se samo“ i obično si ga dobijao na pitanja kako se prave deca, kako sam ja došao na svet i čemu služi kondom. Shvatiš da sve što danas zaista znaš jeste ti se samo kazalo. Mogu te drugi naučiti jezike, ali samo ti odlučuješ šta ćeš njime govoriti, mogu te drugi naučiti kako da koristiš kompas, ali samo ti odlučuješ kojim ćeš putem ići, mogu te drugi naučiti kako se preživljava, ali samo ti odlučuješ kako ćeš živeti. Shvatiš da čoveka najbitnijim lekcijama ne uče, već ih on uči sam.<p/></p>

“Puede pasar de todo, ¿verdad? Cualquier cosa. Puedes amar tanto a una persona que tan solo el miedo a perderla haga que lo jodas todo y acabes perdiéndola. Puedes despertarte al lado de alguien a quien hace unas horas ni siquiera habías imaginado conocer y mírate ahora. Es como si alguien te regalara uno de esos puzles con piezas de un cuadro de Madrid, de la foto de unos ponys o de las cataratas del Niágara; y se supone que ha de encajar, pero no.” 
-Cosas que nunca te dije, Isabel Coixet

Escorpio

“Cuando el amor me entra fuerte, mi cabeza vuela alto. Muy alto. La razón se esfuma… y mi corazón toma el mando. Cuando me enamoro, lo doy todo. De verdad. Mucho más de lo que debería, lo se… pero yo soy así. Doy todo de mí, sin esperar lo mismo a cambio. Lo único que pido es igualdad. No ser la única pieza del puzle que hace algo para que la llama siga viva. Lo único que exijo, es amor en mayúsculas. ♏

Las fiestas, son al fin de cuentas una convención de hipocresías. Todos riendo, todos bailando, todos comiendo, todos bebiendo. Todo es un festival de mentiras y pacífica blasfemia de comprensión sin medida. La euforia del olvidó preconcebido, casi vomitivo, abraza el ambiente. Los vientres duros de tanta rojiza sonrisa desvergonzada, conversaciónes triviales, y el tivio aire de una esperanza que, difusa, parece se ha condenzado en una promiscua amistad sin prejuicio alguno. Los enemigos se abrazan y besan, el odio se desdibuja con aparente delicadeza, casi de un protocolo elitista de rango presidencial. La inocencia es cacheteada con una delicadeza tal que parecen caricias cargadas de el “mejor deseo” para todos. Al final, es inevitable; la tristeza se hace manifiesta. Me invade cual hijo pródigo, y de pronto me convierto en “el extranjero”, en el quinto as, en la pieza sobrante después de que el puzle ha sido completado. Eso que no debía estar ahí. Y hago lo que la dignidad haría en nombre de si misma, marcho. Sin que mi ausencia sea percatada. Todos ganan al final, eso quiero pensar, al menos.
—  Blaster —Conversaciones casuales