pusistes

Olvídate. De los viejos amores. De esa sonrisa que se partió en medio de la tormenta. De esa grieta que llevas como si nada hubiese dolido. De las veces que corriste a esconderte en el armario cuando huías de los monstruos. De ese laberinto en el que te encuentras y no encuentras la salida por más que busques. De los falsos amigos. De si mañana vas a estar o no. De si todos los caminos te llevan a la misma Roma en ruinas. De los malos días. De aquella vez que le hiciste caso a la razón cuando el corazón siempre tuvo la jodida cordura. De las noches que lloraste hasta dormirte. De las veces que pusiste una canción para apagar lo que por dentro no se movía. De las tierras movedizas por las que la vida te pone a veces a caminar. Del océano que rebalsa por los ojos cuando ya no hay más cosas que caben dentro. De las tonterías que hiciste por alguien que no merecía ni un fracción de tu tiempo ni un gramo de tu amor. De las puestas en escena que tuviste que actuar para que nadie te preguntara el porqué de esos ojitos tristes. De los mañanas inciertos. De los ayeres sin presente. De cuando te has levando con el pie izquierdo, aunque eso ya se haya convertido en un bucle. De los demonios. Del infierno que arde en algún rincón del alma. De cuando soltaste la mano por última vez. De las noches de hospitales en las que te derrumbaste ante un resultado. De cuando en pleno día se puso la oscuridad. De las metidas de pata. De las últimas veces. De las personas que se han ido. De quien no volteó a ver atrás. De quien siguió su camino y dejó el tuyo viendo en una sola dirección: anhelando que volviera y te abrazara fuerte. Del desierto de cuando no sientes nada. De la desolación cuando, rodeado de un millón de personas, te sientes más solo que nunca. De los aeropuertos. De los trenes de ida. De la soledad. De la tristeza. De los atardeceres. De los consejos. De los villanos de la historia. De las páginas de tu vida que se escribieron mientras te carbonizabas. De cuando apostaste todo y no funcionó. De cuando apuntaste a ser feliz y la bala se dirigió al que querías ser. De los poetas. De los poemas. De las canciones. De la poesía. De la amargura. De los cementerios. De la nostalgia de sentir que nada volverá a ser como lo era antes. De la melancolía con la que ves pasar a dos que se aferran a una única vida. Olvídate. Acuérdate de ti. Sé feliz, joder.

Olvídame, California.
—  “Sé feliz, lo mereces”, Benjamín Griss
No puedo seguir negando esto que siento cada vez que te miró, mi corazón se pone a latir de manera desenfrenada y me siento bien, porque tienes el poder de hacer que todo a mí alrededor se ilumine. Fueron tantas las veces en que quise acercarme y que te dieras cuenta de lo que me haces sentir, pero supongo que nunca tuve el valor suficiente como para hacerlo. A pesar de todo, quiero atreverme a expresar cuanto me gustas y lo feliz que me hace tenerte cerca. Puede que te parezca una locura, algo irracional tal vez. Lo cierto es que no puedo evitarlo. Llegaste y pusiste mi mundo de cabeza, me hiciste cambiar la percepción que tenía de las cosas. Es difícil describir como una mirada tuya, hace que mi ánimo se mantenga durante el resto del día. Tienes un poder que verdaderamente no me puedo explicar y tampoco estoy seguro de querer encontrarle algún sentido. De verdad me dan ganas de ir corriendo hacia ti solo para decírtelo lo más fuerte que pueda. Como en este momento en el que lo hago con palabras. Tan solo me gustaría decirte, que sea cual sea tu pensamiento después de enterarte de esta confesión, no dejaré de amarte ni de admirarte por la maravillosa persona que eres, ni de las cualidades por las que has conseguido quedarte con mi corazón. Eres lo más especial para mí y no te imaginas lo que provocas dentro de mí. Por favor, nunca te apartes de mi lado.
—  ismael R. (carta de declaracion)

México, 1953
Sr. mío Don Diego:

Escribo esto desde el cuarto de un hospital y en la antesala del quirófano. Intentan apresurame pero yo estoy resuelta a terminar ésta carta, no quiero dejar nada a medias y menos ahora que sé lo que planean, quieren herirme el orgullo cortándome una pata… Cuando me dijeron que habrían de amputarme la pierna no me afectó como todos creían, NO, yo ya era una mujer incompleta cuando le perdí, otra vez, por enésima vez quizás y aún así sobreviví.
No me aterra el dolor y lo sabes, es casi una condición inmanente a mi ser, aunque sí te confieso que sufrí, y sufrí mucho, la vez, todas las veces que me pusiste el cuerno…nó sólo con mi hermana sino con otras tantas mujeres…¿Cómo cayeron en tus enredos? Tú piensas que me encabroné por lo de Cristina pero hoy he de confesarte que no fue por ella, fue por ti y por mi, primero por mi porque nunca he podido entender ¿qué buscabas, qué buscas, qué te dan y qué te dieron ellas que yo no te di? Por que no nos hagamos pendejos Diego, yo todo lo humanamente posible te lo di y lo sabemos, ahora bien, cómo carajos le haces para conquistar a tanta mujer si estás tan feo hijo de la chingada…
Bueno el motivo de esta carta no es para reprocharte más de lo que ya nos hemos reprochado en esta y quién sabe cuántas pinches vidas más, es sólo que van a cortarme una pierna (al fin se salió con la suya la condenada)… Te dije que yo ya me hacía incompleta de tiempo atrás, pero ¿qué puta necesidad de que la gente lo supiera? Y ahora ya ves, mi fragmentación estará a la vista de todos, de ti… Por eso antes que te vayan con el chisme te lo digo yo “personalmente”, disculpa que no me pare en tu casa para decírtelo de frente pero en éstas instancias y condiciones ya no me han dejado salir de la habitación ni para ir al baño. No pretendo causarte lástima, a ti ni a nadie, tampoco quiero que te sientas culpable de nada, te escribo para decirte que te libero de mí, vamos, te “amputo” de mi, sé feliz y no me busques jamás. No quiero volver a saber de ti ni que tú sepas de mí, si de algo quiero tener el gusto antes de morir es de no volver a ver tu horrible y bastarda cara de malnacido rondar por mi jardín.
Es todo, ya puedo ir tranquila a que me mochen en paz.

Se despide quien le ama con vehemente locura, Su Frida

Anoche no te acordabas de mí
te pusiste borracha
bailaste en ese bar que tanto te gusta
entre el humo de los cigarros
fingías que la pasabas de maravilla
pero hoy te despiertas
y te sientes otra vez vacía
¿Hasta cuándo será así?
y comienzas a extrañar
que alguien te quiera
y tenga ganas de estar a tu lado
para abrazarte y besar
lo que aún te duele
ya no quieres vivir en esos lugares
del vicio y la mentira
que lleva la vida nocturna
cuando eres joven
estás hecha un desastre
yo podría quedarme
pero te da tanto miedo el amor
—  Para Sofia, Quetzal Noah
  • Sagitario: 您好!你好吗?
  • Capricornio: ¿Desde cuándo hablas chino?
  • Sagitario: 我没有,但我不能把这个,不知道该怎么办
  • Capricornio: Lo pusiste en chino y ahora no sabes cómo quitarlo, ¿verdad?
  • Sagitario: 所以我想说的!!!
  • Capricornio: ... Siempre es lo mismo contigo...
  • .
  • > Ofiuco <
El amor como vicio.

En la escala de los vicios el amor es el más mortal.

Llega causándote felicidad y una sonrisa que no puedes quitar de tu boca.

Hablar, ver, tocar, abrazar, besar y hacer feliz a esa persona se vuelve tu mayor adicción. No tienes nada más en mente.

El amor te vuelve un poco tonto, te distrae, te lleva al cielo en sus hermosas alas y te hace creer que podrás tocar el sol sin quemarte.

Pero cuando se termina te das cuenta de que no solo te has quemado, te has incendiado por completo, estás cayendo a toda velocidad en un profundo mar de tristeza con todo el dolor tirando de ti como peso. Te das cuenta de que no estabas ciego por la otra persona sino que tú mismo te pusiste la venda en los ojos y ahí la dejas para evitar ver tus heridas. La felicidad se marchita, tu sonrisa se rompe y quieres comprar otra aún sabiendo que ninguna te sentará tan bien como la que te produce el estar enamorado. Y es en ese momento que decides levantarte y volver a buscar el amor solo para sentir toda la ilusión y alegría del principio, incluso conociendo todo el dolor que te causará en su final.

CARTA DE AMOR de FRIDA KAHLO A DIEGO RIVERA.

“México, 1953 Sr. mío Don Diego:

Escribo esto desde el cuarto de un hospital y en la antesala del quirófano. Intentan apresurame pero yo estoy resuelta a terminar ésta carta, no quiero dejar nada a medias y menos ahora que sé lo que planean, quieren herirme el orgullo cortándome una pata… Cuando me dijeron que habrían de amputarme la pierna no me afectó como todos creían, NO, yo ya era una mujer incompleta cuando le perdí, otra vez, por enésima vez quizás y aún así sobreviví.

No me aterra el dolor y lo sabes, es casi una condición inmanente a mi ser, aunque sí te confieso que sufrí, y sufrí mucho, la vez, todas las veces que me pusiste el cuerno…nó sólo con mi hermana sino con otras tantas mujeres…¿Cómo cayeron en tus enredos? Tú piensas que me encabroné por lo de Cristina pero hoy he de confesarte que no fue por ella, fue por ti y por mi, primero por mi porque nunca he podido entender ¿qué buscabas, qué buscas, qué te dan y qué te dieron ellas que yo no te di? Por que no nos hagamos pendejos Diego, yo todo lo humanamente posible te lo di y lo sabemos, ahora bien, cómo carajos le haces para conquistar a tanta mujer si estás tan feo hijo de la chingada…

Bueno el motivo de esta carta no es para reprocharte más de lo que ya nos hemos reprochado en esta y quién sabe cuántas pinches vidas más, es sólo que van a cortarme una pierna (al fin se salió con la suya la condenada)… Te dije que yo ya me hacía incompleta de tiempo atrás, pero ¿qué puta necesidad de que la gente lo supiera? Y ahora ya ves, mi fragmentación estará a la vista de todos, de ti…

Por eso antes que te vayan con el chisme te lo digo yo "personalmente”, disculpa que no me pare en tu casa para decírtelo de frente pero en éstas instancias y condiciones ya no me han dejado salir de la habitación ni para ir al baño. No pretendo causarte lástima, a ti ni a nadie, tampoco quiero que te sientas culpable de nada, te escribo para decirte que te libero de mí, vamos, te “amputo” de mi, sé feliz y no me busques jamás. No quiero volver a saber de ti ni que tú sepas de mí, si de algo quiero tener el gusto antes de morir es de no volver a ver tu horrible y bastarda cara de malnacido rondar por mi jardín. Es todo, ya puedo ir tranquila a que me mochen en paz. Se despide quien le ama con vehemente locura,

Su Frida.“

No te distraigas camarada
mantente en la línea
ojos fijos donde pusiste
tu sueño sobre la adversidad
tu voluntad ante el obstáculo
tu fe ante la prueba
son los secretos
que debes llevar contigo
vas a ver como la soledad
no es tan mala
y creer en ti
te convierte en una luz
y eso eres
una luz para los que apenas
sueltan chispas y no brillan
por no saber tomar riesgos
hazle el amor a la vida
coquetea con la eternidad
todo lo que creas
tarde o temprano se hace realidad
—  Sábados con Cirerol en Guadalajara, Quetzal Noah
#TeamFuego lol
  • Aries: ¿Perdón? ¿Quién te hizo el jefe del grupo?
  • Sagitario: Tu lo hiciste.
  • Leo: Tu dijiste "Leo debería ser jefe".
  • Sagitario: Y entonces tu dijiste "vamos a votar" y fue unánime
  • Leo: Y entonces me hiciste esta pequeña placa, que dice "Nuestro jefe", y le pusiste estrellitas, ¿Ves? *Se la enseña*
  • Aries: No volveré a tomar... *Se va sosteniéndose la cabeza*
  • Leo: ¡No puedo creer que funcionara!
  • Sagitario: *Muriéndose de la risa* ¡Tenemos que poner más de "eso" en su comida!
  • .
  • > Ofiuco <

Te dije que te amaba una noche de noviembre cuando empezaste a sentir retortijones en el estómago al verme. Te costaba distinguir entre amor y hambre, me dijiste y yo sólo reí. Esperaba un te amo de vuelta pero me quedé con la risa a mitad de la garganta entre todas mis palabras de amor y mis lágrimas.
Te tomé la mano una tarde de diciembre y tus dedos fríos rozaron mi piel como si fuera mármol. Estás helada, comentaste. Y cuando te iba a decir que me calentaras tomaste tu suéter y me lo pusiste encima. Cómo si tus brazos no hubieran bastado para derretir el polo norte. Y me callé.
En silencio una tarde de febrero te besé. Cerraste los ojos y los apretaste como si te hubiera insertado una bala y me pregunté si te había atravesado el corazón o la garganta, porque no dijiste nada. Y caminamos rozándonos los dedos.
Hasta que, finalmente, una tarde de marzo te pregunté cómo nos llamábamos. Me dijiste mi nombre seguido por el tuyo, y te pregunté quiénes éramos juntos. No alcanzaste a decir un nosotros y caminamos hombro a hombro sin tomarnos las manos. Y te iba a decir que tenía frío pero no llevabas suéter y tus brazos parecían una solución amarga.
Me dejaste en casa y lloré toda la noche poniéndonos definiciones de lo que nunca existió.
¿Por qué será que los amores que no quieren ser duelen más que los que alguna vez fueron?

Perdóname

Mis palabras torpes y sin intención
dirigidas a ti por culpa de mi orgullo
que se convirtieron en anclas férreas
y a las que pusiste demasiada atención.

Mis gestos llenos de falsos sentimientos
que marcaron en ti tristezas y dolor
deteriorando la fe que colocaste en mí
y llenándote de tormentos a granel.

Hoy pido perdón por mis ofensas
no dejemos que se creen más espejismos 
olvida esas crudas e intensas palabras
que nunca fueron sentidas en mi corazón.

Tal vez me falto aceptar mi equivocación
El ego se apropió de mis sentimientos
Se inundaron mis venas de rabia y rencor
Y quede sumido en una nube negra y densa

Solo deseo de corazón que cese tu ira
y que desde el fondo de tu corazón
me tiendas las mano a este ser imperfecto
que hoy reconoce con dolor tu perdida.

Riberpa

anonymous asked:

Porque solo tu sabes como funciona mi interior, porque me toleras hasta el máximo berrinche, porque tienes las cosas que alcanzan a arraigarme a alguien, porque algo me dice que eres tú y que nadie tiene que involucrarse, porque mereces cosas buenas, mereces lo mejor, y en verdad, gracias a ti por darme lo mejor, y ofrecerme la sensación de hogar e incondicionalidad. De una virgo para un escorpio :v

Ay te pusiste sentimental​😭. Muy lindo lo que escribiste💓

-Marti