punto letra

Escribiría un libro y después otro y otro, llenando toda una biblioteca con ellos, rodeándome de sus letras, sus comas, sus puntos seguidos y apartes… y me dormiría con todos y con cada uno de sus títulos, despertándome de nuevo entre ellos, recordando con tierna alegría lo protegido y querido que fui por la literatura.