puntiagudos

anonymous asked:

Hola, puedes escribir algo sobre una chica de 19 años que todavía no puede olvidar a su ex, que mientras hablaba con ella para volver ella lo quería dejar ir porque sabía que nada sería lo mismo y su ex se fue con otra chica más fácil y se fue a EU.

Me quedé atrás. Donde los miedos puntiagudos me atraviesan sin compasión.

Y te fuiste.

Te fuiste.

Y que bien te queda ella.

Como su sonrisa se macha de indiferencia. Como sus labios rojos quedan en cada universo de tu cuello. Como se ríe de tus enojos y como te hace feliz sin un grano de cordura.

Como te baila la falda en los ojos y te mueve el mundo en un santiamén. Como termina de romperte en pedazos.

Que bien te queda ella si eres de esos que observan paredes de concreto y no lo que hay después.

Si eres de esos que sólo besa para calentar comisuras.

Si eres de esos que llevan el corazón congelado.

Que bien te queda destrozando tus esperanzas y descontrolando tus nubes para hacerte tormenta.

Y que bien me queda mirarme, conocerme, enamorarme, amarme y luego hacerme el amor.

Me quedé atrás conmigo.

Tú te fuiste de ti mismo. Cariño, ¿Quién está en la ruína ahora?

xbeatinghearts asked:

Alice: " ¡CABELLOS PUNTIAGUDOS AYÚDAME! ¡ EL CABEZA DE ALGAS, ESTA SALIENDO CON LA BASKERVILLE CABEZA DE SALMÓN!"- Esta entrando en pánico-

              — ¡¿Puntia–?! — primer round — ¡¿AH?! ¡¿Hablas de Gilbert?! — segundo round. 

               Luego vino la asimilación.

               — Tch. Ese idiota… cómo si me importara lo que hiciera con su vida de adulto irresponsable — mentira, tenía que correr a preguntar si o si.

Hey, decapitada ¡ Haz algo con esto!”

“ Tsk..mocosa, no se a que te refieres, deja de molestar y vete a jugar con tus muñecas o algo. ”

Tu eres hermana de cabellos puntiagudos ¿verdad? ¡ SI NO ME AYUDAS EN SEPARAR A RAVEN Y ESA BASKERVILLE, VINCENT NO TENDRÁ A QUIEN  ACOSAR, Y TENDRÁ QUE ACOSARLO!”

“…Llamen a Madre y a mis hermanos, esto no quedará así. ”

Siempre Mastretta

El novio de Clemencia Ortega no supo el frasco de locura y pasiones que estaba destapando aquella noche. Lo tomó como a la mermelada y lo abrió, pero de ahí para adelante su vida toda, su tranquilo ir y venir por el mundo, con su traje inglés o su raqueta de frontón, se llenó de aquel perfume, de aquel brebaje atroz, de aquel veneno.

Era bonita la tía Clemencia, pero abajo de los rizos morenos tenía pensamientos y eso a la larga resultó un problema. Porque a la corta habían sido sus pensamientos y no sólo sus antojos los que la llevaron sin dificultad a la cama clandestina que compartió con su novio.

En aquellos tiempos, las niñas poblanas bien educadas no sólo no se acostaban con sus novios sino que a los novios no se les ocurría siquiera sugerir la posibilidad. Fue la tía Clemencia la que desabrochó su corpiño, cuando de tanto sobarse a escondidas sintió que sus pezones estaban puntiagudos como dos pirinolas. Fue ella la que metió sus manos bajo el pantalón hasta la cueva donde guardan los hombres la mascota que llevan a todas partes, el animal que le prestan a uno cuando se les pega la gana, y que luego se llevan, indiferente y sosegado, como si nunca nos hubiera visto. Fue ella, sin que nadie la obligara, la que acercó sus manos al aliento irregular de aquel pingo, la que lo quiso ver, la tentona.

Así que el novio no sintió nunca la vergüenza de los que abusan, ni el deber de los que prometen. Hicieron el amor en la despensa mientras la atención de todo el mundo se detenía en la prima de la tía Clemencia, que esa mañana se había vestido de novia para casarse como dios manda. La despensa estaba oscura y en silencio al terminar el banquete. Olía a especias y nuez, a chocolate de Oaxaca y chile ancho, a vainilla y aceitunas, a panela y bacalao. La música se oía lejos, entrecortada por el griterío que pedía que se besaran los novios, que el ramo fuera para una pobre fea, que bailaran los suegros. A la tía Clemencia le pareció que no podía haber mejor sitio en el mundo para lo que había elegido tener aquella tarde. Hicieron el amor sin echar juramentos, sin piruetas, sin la pesada responsabilidad de saberse mirados. Y fueron lo que se llama felices, durante un rato.

-Tienes orégano en el pelo -le dijo su madre cuando la vio pasar bailando cerca de la mesa en la que ella y el papá de clemencia llevaban sentados cinco horas y media.

-Debe ser del ramo que cayó en mi cabeza.

-No vi que te tocara el ramo -dijo su madre-. No te vi siquiera cuando aventaron el ramo. Te estuve gritando.

-Me tocó otro ramo -contestó Clemencia con la soltura de una niña tramposa.

Su mamá estaba acostumbrada a ese tipo de respuestas. Aunque le sonaban del todo desatinadas, las achacaba al desorden mental que le quedó a su niña tras las calenturas de un fuerte sarampión. Sabía también que lo mejor en esos casos era no preguntar más, para evitar caer en un embrollo. Se limitó a discurrir que el orégano era una hierba preciosa, a la que se le había hecho poca justicia en la cocina.

-A nadie se le ha ocurrido usarlo en postres -dijo, en voz alta, para terminar su reflexión.

-Qué bonito baila Clemencia -le comentó su vecina de asiento y se pusieron a platicar.

Cuando el novio al que se había regalado en la despensa quiso casarse con la tía Clemencia, ella le contestó que eso era imposible. Y se lo dijo con tanta seriedad que él pensó que estaba resentida porque en lugar de pedírselo antes se había esperado un año de perfúmenes furtivos, durante el cual afianzó bien el negocio de las panaderías hasta tener una cadena de seis con pan blanco y pan dulce, y dos más con pasteles y gelatinas.

Pero no era por eso que la tía Clemencia se negaba, sino por todas las razones que con él no había tenido nunca ni tiempo ni necesidad de explicar.

-Yo creía que tú habías entendido hace mucho -le dijo

- Entendido que? -Pregunto el otro.

-Que en mis planes no estaba casarme, ni siquiera contigo.

-No te entiendo -dijo el novio, que era un hombre común y

corriente-. ¿quieres ser una puta toda tu vida?

Cuando la tía Clemencia oyó aquello se arrepintió en un segundo de todas las horas, las tardes y las noches que le había dado a ese desconocido. Ni siquiera tuvo ánimo para sentirse agraviada.

-Vete -le dijo-. Vete, antes de que te cobre el dineral que me debes.

El tuvo miedo, y se fue.

Poco después, se casó con la hija de unos asturianos, bautizó seis hijos y dejó que el tiempo pasara sobre sus recuerdos, enmoheciéndolos igual que el agua estancada en las paredes de una fuente. Se volvió un enfurecido fumador de puros, un bebedor de todas las tardes, un insomne que no sabía qué hacer con las horas de la madrugada, un insaciable buscador de negocios. Hablaba poco, tenía dos amigos con los que iba al club de tiro los sábados en la tarde y a los que nunca pudo confiarles nada más íntimo que la rabia infantil que lo paralizaba cuando se le iban vivos más de dos pichones. Se aburría.

La mañana de un martes, diecinueve años después de haber perdido el perfume y la boca de la tía Clemencia, un yucateco se presentó a ofrecerle en venta la tienda de abarrotes mejor surtida de la ciudad. Fueron a verla. Entraron por la bodega de la trastienda, un cuarto enorme lleno de semillas, sacos de harina y azúcar, cereales, chocolate, yerbas de olor, chiles y demás productos para llenar despensas.

De golpe el hombre sintió un desorden en todo el cuerpo, sacó su chequera para comprar la tienda sin haberla visto entera, le pagó al yucateco el primer precio, y salió corriendo, hasta la casa de tres patios donde aún vivía la tía Clemencia. Cuando le avisaron que en la puerta la buscaba un señor, ella bajó corriendo las escaleras que conducían a un patio lleno de flores y pájaros.

Él la vio acercarse y quiso besar el suelo que pisaba aquella diosa de armonía en que estaba convertida la mujer de treinta y nueve años que era aquella Clemencia. La vio acercarse y hubiera querido desaparecer pensando en lo feo y envejecido que él estaba. Clemencia notó su turbación, sintió pena por su barriga y su cabeza medio calva, por las bolsas, que empezaban a crecerle bajo los ojos, por el rictus de tedio que el hubiera querido borrarse de la cara.

-Nos hemos hecho viejos -le dijo, incluyéndose en el desastre, para quitarle la zozobra.

-No seas buena conmigo. He sido un estúpido y se me nota por todas partes.

-Yo no te quise por inteligente -dijo la tía Clemencia con una sonrisa.

-Pero me dejaste de querer por idiota -dijo él.

-Yo nunca he dejado de quererte -dijo la tía Clemencia-. No me gusta desperdiciar. Menos los sentimientos.

-Clemencia -dijo el hombre, temblando de sorpresa-. Después de mí has tenido doce novios.

-A los doce los sigo queriendo -dijo la tía Clemencia desamarrándose el delantal que llevaba sobre el vestido.

-¿Cómo? -dijo el pobre hombre.

-Con todo el escalofrío de mi corazón -contestó la tía Clemencia, acercándose a su ex novio hasta que lo sintió temblar como ella sabía que temblaba.

-Vamos -dijo después, tomándolo del brazo para salir a la calle. Entonces él dejó de temblar y la llevó de prisa a la tienda que acababa de comprarse.

-Apaga la luz -pidió ella cuando entraron a la bodega y el olor del orégano envolvió su cabeza. El extendió un brazo hacia atrás y en la oscuridad reanduvo los veinte años de ausencia que dejaron de pesarle en el cuerpo.

Dos horas después, escarmenando el orégano en los rizos oscuros de la tía Clemencia, le pidió de nuevo:

-Cásate conmigo.

La tía Clemencia lo besó despacio y se vistió aprisa.

-¿A dónde vas? -le preguntó él cuando la vio caminar hacia la puerta mientras abría y cerraba una mano diciéndole adiós.

-A la mañana de hoy -dijo la tía, mirando su reloj.

-Pero me quieres -dijo él.

-Sí -contestó la tía Clemencia.

-¿Más que a ninguno de los otros? -preguntó él.

-Igual-dijo la tía.

-Eres una… -empezó a decir él cuando Clemencia lo detuvo:

-Cuidado con lo que dices porque te cobro, y no te alcanza con las treinta panaderías.

Después abrió la puerta y se fue sin oir más.

La mañana siguiente Clemencia Ortega recibió en su casa las escrituras de treinta panaderías y una tienda de abarrotes. Venían en un sobre, junto con una tarjeta que decía: “Eres una terca”

De pronto apareció Bowen Marsh frente a él, con las mejillas llenas de lágrimas. — Por la Guardia. —Apuñaló a Jon en el vientre. Cuando retiró la mano, dejó el arma clavada. Jon cayó de rodillas. A tientas, agarró el puñal y se lo arrancó.
La herida despedía humo blanco en el frío aire nocturno,. —Fantasma —susurró.
El dolor lo invadió. «Hay que clavarla por el extremo puntiagudo.»
Cuando el tercer puñal se le hundió entre los omoplatos, dejó escapar un gruñido y cayó de bruces en la nieve. No llegó a sentir el cuarto. Solo el frío..
—  Danza de Dragones

Ya la Termine Yo soy Ellas  Ellas Son Yo  y No se por que le puse fondo de acoiris

Pero Sonia Es Rodocrosita y Scarlet Agata y Yo Soy Cuarzo Morado

Arma De Sonia: Estrellas Ninja
Poderes: Baile Hipnotizador, Curacion, Transformacion, Simpatia, Agilidad Atravez Del Agua y Terrenos Rocosos, Equilibrio Fisico Y Mental, Manejo de Objetos Puntiagudos, Buen Manejo De La Telequinesis, Pasiencia y Un Agudo Sentido Del Gusto Tanto como Del Oido.

Arma De Scarlet: Una Cadena de Metal Puro e Inrompible.  
Poderes: Ojo Paralizador (A traves de una Vision que Causa Terror en la Persona o Arrepentimiento), Agilidad A travez de Hielo y El Fuego, Vision Nocturna, Equilibrio Fisico, Simpatia Con Felinos De Otras Especies, Perdida De Control al Separala De Algo que Ella Ama, Buen Manejo De la Super Velocidad y un Agudo Sentido del Olfato y El Oido.

Luego les Dire las Mias…….

El diablo no viene vestido con una capa roja ni cuernos puntiagudos, viene como la persona que siempre has deseado
—  @leilaquinox (yo)
10

Top Ten de autos extraños!

Extravagantes, extraños, feos, graciosos… hay de todo en esta lista de carros cuyos diseños llaman la atención por su particular estilo.

Es impresionante ‘la capacidad’ o ‘la calidad’ de las empresas automotrices para imaginar, crear y mostrar vehículos de aspecto realmente raro. ¿En qué se inspiran? ¿Pretender ser acaso ultra innovadores?

A primer golpe de vista, simplemente mirando su diseño, podemos decir que tal carro es feo o bonito. Pero algunos de los autos que vamos a mostrar a continuación ya se ‘pasan de la raya’. Veamos los diseños de autos más peculiares del mundo.

10. Mazda Nagare

Presentado en el Salón de los Angeles del 2006, este auto se caracteriza por la fluidez de sus líneas en una carrocería lisa. No es feo el diseño. Acaso es el futuro estilo de Mazda.

9. Toyota EX III

Exhibido en el Auto Show de Tokio de 1969, su característica era el cuerpo alargado y puntiagudo. Futurista quizá para su época.

8. Colim<

Lo llamaban también ‘Colores de la vida en movimiento’ y tan rimbombante como su nombre era su diseño: una especie de auto y vehículo camper a la vez. Dos por uno.

7. Magnet Car

Este es un auto -en forma de zapato- hecho para aprovechar sus imanes de la misma polaridad de las pistas para que pueda elevarse. Es decir, para recorrer camiones magnetizados. O sea, para no andar nunca.

6. Aurora Safety

Diseñado por el Padre Alfred A. Juliano en 1957, nació como el supuesto auto más seguro de su época, pero lo que se llevó -y lleva hasta hoy, creemos- es el rótulo de auto más feo de todas las épocas.

5. BMW Lovos

¿Será esto un pez-auto? Diseñado por Anne Forschner para BMW, la particularidad de esta gracia son sus 260 escamas móviles que ayudan a la aerodinámico del auto y/o cargar sus baterías. Igual está feo.

4. eRinGo

Singular vehículo eléctrico en forma de anillo. Las ruedas de los costados ayudan a la del centro o a veces ésta última hace equilibrio para andar. Sí, parece una nave alienígena. Qué feo gusto.

3. Dream Car

Desde Illinois, EE.UU., llega este auto eléctrico construido por Greg Zanis. ¿Se inspiró en alguna pirámide de Egipto? Así parece. ¡Por favor, esto ya no es un carro!

2. Peugeot Egochine

Queda claro que este no es un diseño oficial, sino que es parte de un concurso. Igual, la imaginación vuela, pero desviada. Esto más parece una máquina de afeitar con ruedas.

1. Dodge Deora

1965 fue el año en que vio la luz esta pick up. Su diseño es realmente extravagante y lo más llamativo son la falta de puertas. Un modelo fácil de olvidar.

Los juanetes son más frecuentes en las mujeres que en los varones

(www.neomundo.com.ar / Fuente; Boletín UNAM-DGCS-374) El Hallux valgus, como también se conoce al “juanete”, se presenta más en mujeres, en una proporción de tres o cuatro por cada hombre, explicó Octavio Sierra Martínez, académico de la Facultad de Medicina (FM) de la UNAM.

La pérdida del arco transversal no es el único factor de predisposición a esta deformidad: se ha descubierto que los antecedentes hereditarios, el uso de calzado puntiagudo y la artritis reumatoide lo favorecen.

Los casos con antecedente hereditario ocurren en la adolescencia. “En ocasiones se produce dolor por la presión generada en la articulación metarso-falángica del dedo gordo, también se enrojece y se forman callos en esa zona”, abundó el también ortopedista del Hospital General MEDIDAS CORRECTIVAS

Antes de determinar alguna medida correctiva se evalúa la manera de caminar del paciente, la fuerza de los músculos del pie y cómo lo apoya. Si el diagnóstico es positivo se colocan plantillas especiales con elevación de entre seis y ocho milímetros que levantarán la parte caída del arco, de tal forma que los dedos medios suban y los exteriores se alineen con el suelo.

Si los juanetes causan dolor, dificultad para caminar o calzar, se requiere tratamiento quirúrgico como la osteotomía, en el que se corta el hueso para cambiar su posición y corregir la curvatura del dedo. La técnica debe elegirse con cuidado, según la edad del paciente, el grado de deformidad y el análisis de ángulos para saber dónde se tiene el problema.

No obstante, aclaró el experto, la cirugía no es suficiente porque el pie es una estructura sometida a diversas cargas. Para mejorar el apoyo deberán usarse plantillas hasta que desaparezca el dolor y, en algunos casos, de por vida para evitar nuevamente la deformidad. También son necesarios ejercicios constantes que fortalezcan los dedos y evitar calzado que favorezca el crecimiento de juanetes.

“La importancia de atenderse adecuadamente va más allá de la estética, pues en varios casos la deformidad progresa y puede ser muy grave; todo depende de la forma de los huesos”.

Los métodos tradicionales son medidas pasivas con efectos relativos; por ejemplo, los aparatos de uso nocturno pueden hacer una corrección momentánea, pero la acción de los músculos durante el día regresa el pie a la posición anterior, concluyó.
——————————————————————————————————————-
Visite el sitio WWW.NEOMUNDO.COM.AR y vea más noticias de salud y ciencia (Haga click sobre el logo de NEOMUNDO, arriba a la izquierda).
——————————————————————————————————————-

FREDDY

 Hay ciertos rumores por el cual se encuentra un cambio exageradamente drástico en los personajes de este juego, uno de ellos es; que Scott recibió unas criticas muy fuertes sobre que el juego no daba un terror real no te envolvía, y creo que muchos llegamos a la conclusión de que es por eso que ocurrió. Esta imagen es un claro ejemplo de lo que a pasado con los adorables personajes; Freddy esta totalmente deteriorado, su pequeño sombrero esta destruido y podemos observar su dientes puntiagudos y mirada furiosa creo que ahora tengo una gran duda; si en la tercera entrega de el juego freddy era un Phantom (fantasma) sera posible que en esta cuarta entrega vuelva de la vida o si pueda atacarte; realmente esta duda se resolverá en 31 de octubre del presente año.¿Qué pasara ahora?

Una tendencia elegante y sofisticada de esta temporada, es el calzado puntiagudo. Desde apilados tacones cubanos, hasta delgadísimos tacos de aguja, durante este otoño invierno es un must tener zapatos puntudos. Y en la última colección otoño invierno de Karen Millen, esta tendencia estuvo presente, especialmente la bota puntiaguda. ¿Lo mejor de todo? ¡Estas botan van con todo!

En los looks que propone Karen Millen podemos apreciar estas botas con vestidos, pantalones, shorts y polleras. Con cremalleras dobles y cierres de hebilla, este modelo es clave para lograr el estilo rebelde en esta  temporada. Además, estas botas pasan de día a noche sin problema, se pueden combinar de tantas formas, que pasan de un look casual a un look elegante o punky. Las hay de distintos tipos: de gamuza, de cuero, con toques metálicos, detalles brillantes, tacos altos y bajos… Pero siempre espectaculares.


Fotografías gentileza de Luxury Press.cl

Karen Millen nos presenta una pieza estrella: La bota puntiaguda. Una tendencia elegante y sofisticada de esta temporada, es el calzado puntiagudo. Desde apilados tacones cubanos, hasta delgadísimos tacos de aguja, durante este otoño invierno es un must tener zapatos puntudos.