youtube

El puente de Leonardo da Vinci.

Sin ensamblajes de ningún tipo, “se sujeta a sí mismo”.

No pido un “Buenos días princesa”, es más, los odio. Llámame fría, pero supongo que ya gasté mi lado cursi con la persona equivocada. Tampoco quiero que pintes un “Tu y yo a 3 MSC” en un puente, ni un diario que cuente toda nuestra historia, ni todas esas cosas que aparecen en las películas. Yo solo quiero que tu insomnio tenga mi nombre, vacilarte a todas horas, ponerte el mundo del revés y que al final te vuelvas loco de tanto quererme. No quiero que seas mio, ni quiero ser tuya, nos quiero nuestros. No te necesito, ni quiero que me necesites, pero quiero que nos hagamos falta. Lo pillas? No quiero que me prometas ni el cielo, ni un “ Para siempre”, ni nada. Prefiero los echos a las palabras. Por que las cosas al hacerlas, se dicen solas.
—  L.D.L