pueblo rico

Esta es ella. Para l@s que no la conozcan, hoy se conmemora el asesinato de Antonia Martínez. Una joven de Arecibo que vino a Río Piedras a estudiar para hacerse maestra. Se hospedaba en Santa Rita igual que yo, como la mayoría de nosotras. Y allí fue testigo de mucho dolor e injusticia como también hemos sido mis compañeras y yo. Faltaban pocos días para graduarse por fin y cumplir su sueño cuand…o todo pasó. El 4 de marzo de 1970 en una manifestación política en la Universidad de Puerto Rico, recinto de Río Piedras, la policía se replegó por todo el campus y luego por todo Santa Rita golpeando y macaneando a toda persona que encontrara en su camino. Al ver la brutalidad policíaca que abusaba de ciudadanos en plena calle, en sus propias residencias a plena luz del día, Antonia se indignó. Les gritó asesinos en su cara, como hubiera hecho yo. Solo que ese policía abusador tenía el arma en la mano y en ese momento la miró, que estaba en el balcón de su hospedaje gritando desde arriba viendo todo lo que pasaba en la calle. Entonces disparó. Así el canalla silenció a una testigo. Así mató los sueños de una joven como yo, que vino a Río Piedras a estudiar y hacerse maestra. Así el pueblo de Puerto Rico perdió una mujer valiosa con la capacidad de indignarse y gritar cuando se debe. Antonia pude haber sido yo en verano de 2010. O una de mis compañeras frente al capitolio en el 2011. Antonia no se olvida. No olvidaremos que la brutalidad policíaca contra nosotras existe y pretende callarnos. Y pretenden que no haya testigos, que nadie vea nada. Pretenden que tengamos miedo. Pretenden que no alcancemos nuestros sueños. Que no luchemos. Que no llenemos de orgullo a nuestras viejas. Pero la lucha sigue. Antonia está viva en nuestras mentes y en todas nuestras luchas. Y mientras la injusticia exista, seguiremos firmes. No nos callarán jamás. 4 de marzo de 2013.