pruebitas

Codicia del Modelo a seguir ajeno.

… Y es que uno siempre tiende a codiciar lo de los demás, no?
Aunque, hay veces en que la diferencia de calidad se hace muy notoria y, pues, empezamos a pensar: por qué yo no tengo eso?
Si bien mirar el bien ajeno no es lo mío, hay ciertas cosas que sí me gustarían que mejorasen, o más bien, que se parecieran un poco más a lo ideal. Un ejemplo claro de esto es mi padre.
A pesar de que no es un mal padre (como esos que recién ven la pruebita de embarazo en positivo se largan eternamente a comprar cigarros) quisiera que fuese más mi amigo que mi jefe.
Me hubiese gustado que mi padre se hubiese sentado conmigo a ver mis caricaturas en vez tan sólo quitarme el control y poner la repetición del documental “Diego Maradona, la mano de Dios”. Me hubiese gustado que mi padre me sacara a montar bici en vez de comprarme un Atari para mantenerme ocupado. Me hubiese gustado que, en vez de sacarme las cosas en cara cuando le pido algo, me explicara por qué no podría tener tal cosa. Me hubiese gustado que mi padre me diera argumentos de por qué tiene la razón y yo no, en vez de pegar un grito y mandarme a callar sin dejarme decir nada. Me hubiese gustado que cuando pasaran fotos de mujeres con poca ropa por T.v mi padre, en vez de morbosearlas y luego taparme los ojos, me explicase lo importante que era apreciar a una mujer no sólo por su físico, si no por cuán persona es esta. Me hubiese gustado que mi padre, en vez de decir que mi madre está en la cocina porque le toca, hubiese dicho que mi madre está en la cocina porque nos hace un gran favor. Me hubiese gustado que mi padre, cuando llegase de un día muy pesado, hubiese llegado a jugar conmigo en vez de regañarme por mínima cosa que él considere “mal hecha”. Me hubiese gustado que mi padre pasara menos tiempo hablando por celular y más tiempo teniendo charlas conmigo. Me hubiese gustado que mi padre, en vez de querer controlar mi vida, me hubiese guiado a como llevar una vida próspera y (un poco) feliz. Me hubiese gustado que mi padre no fuera homofóbico, sino que sepa que los homosexuales son personas con gustos diferentes. 
Ahora ya es demasiado tarde, y ya mi padre no es más que el tipo con el que vivo y me brinda manutención. Aún más triste es saber que ya no quiero ser querido por él.