procesed

We Fight, We Breakup, We Fuck, We Makeup- Derek Luh Smut

Request: Could I request an imagine with Derek where we’ve been together for 2 years and we get into a huge fight but we make up with something a bit smutty

Warnings: Cursing and I’ve never written smut before so this might be crappy 🙈😩

I was sitting at home scrolling through Instagram and checking out my Twitter mentions while watching Catfish simultaneously. I put my phone down for a couple seconds to channel surf when I hear a car pull into the driveway.

Derek’s home from the studio. Finally. Lately Derek has been going to the studio and coming back late, but I’ve always fallen asleep before he gets back. I hope there’s nothing I should be worried about.

My thoughts are soon stopped in place when I hear the keys jingle in the door it opens ever so slightly. He walks in and a gust of wind blows through the house. I’m suddenly slapped in the face by a strong scent of alcohol mixed with… weed.

Is he serious right now? We’ve talked about this shit, over and over and he thinks he can get away with it?! No. Not today. Before he sees me, I turn around and walk towards the staircase and sit on the fourth step, my feet resting on the third. Phone in hand, and ready to yell.

He closes the door behind him and stops in his tracks when he sees me sitting on the steps. “Hey baby. How are you,” Derek smiles. I look at him up and down and notice that his eyes are bloodshot red. He’s high right now.

When he notices that I don’t reply, he asks, “What’s wrong, baby?” Still ignoring his questions, I finally speak up. “Did you have fun at the ‘studio’, Derek?,” I ask putting air quotes around studio. “Um, yeah. I got a lot done today,“he lied straight through his teeth. His perfect white teeth that seemed to blind people whenever he smiled. Fuck, Y/N focus.

“Oh really, like what?,” I challenged. I wanted to catch him in his dirty ass lie. “Um, I published a song, wrote some more lyrics, and here I am.”

“Really, Derek? Because you were gone since 8 tonight and currently it’s 2 in the morning. You’re trying to tell me that it took you 6 hours to write a couple songs and publish one? Do you think I’m stupid Derek?,” I ranted standing up on the stairs from getting angry.

“Okay, I’m gonna need you to chill because you’re raising your voice.” Was I raising my voice? I didn’t even notice.

I stepped down that stairs and made my way over to Derek, bringing his clothes towards my nose. Just to show him that I knew he was lying. I look up at him and I see he has a worried expression on his face.

“Huh, smells a little familiar don’t you think? The perfect mix of alcohol and oh what’s that? Weed?,” I say with anger and irritation laced in my voice. “So Derek, is the studio your final answer because I caught you in a damn lie and right now I’m very aggravated.”

He stays silent.“That’s what I thought. You know what Derek, I am so fucking tired of you always lying to me! I’m over it,” I say raising my voice. Yeah, I noticed this time.

“Woah, what do you mean always lying to you? When have I ever lied to you, Y/N?,” Derek asked raising his voice to same level as I did.

“Hmm,” I pretended to think. “How about the fact that you told me you were going to the studio when in reality you went to the club, you promised you’d stop smoking but look at where we are right now and let’s not forget - -.” He cut me off,“OK hold up, who said I smoked weed. You’re always assuming shit, and it’s getting on my fucking nerves,” he yelled at the top of his weed filled lungs. He can’t fool me.

“Oh, I’m assuming shit? Derek, your eyes are bloodshot red, you smell like fucking weed. I’m so done with your shit,” I say walking up the stairs. I get into our shared bedroom, grab my Adidas duffel bag and start stuffing my shit in there.

I jump up in fear when I feel snake their way around my waist. As soon as my brain proceses that it’s Derek, I immediately shake him off of me considering I was still pissed at him. “C'mon babe it was one blunt,” Derek whined. “So you did lie, you’re a fucking, ugh,” I grunted being too angry to finish my sentence.

“Come on, Y/N, we’ve been together for 2 fucking years and you want to leave just because I smoked a blunt tonight,” Derek protested. “It’s not even that Derek,” I say turning around. “It’s the fact that you promised me you’d stop smoking and you went behind my back and still did it. You probably even smoked this whole week, but got away with it because I fell asleep before you got back. So you know what, yes I am leaving,” I say ever so calmly and turning back around to finish packing my stuff.

I’m almost done packing when I am pulled from behind and spun around. I feel pain in my back when I am slammed against the wall with two hands on each side of my body.

I am confused as to what’s going on when I hear Derek whisper,“ I guess now I have to fuck you to remind you how good I am when I’m high.” I almost moan at his words. He moves his lips down to my neck and starts kissing it roughly. I can tell there going to be hickies there in the morning.

Derek continues his actions until I moan. He whispers in my ear again,“Bounce.” I jump up and wrap my legs around Derek’s waist.

Let’s just say we had a lot of fun that night. Maybe I’ll let Derek keep smoking weed.

A/N: Thanks you guys so much for reading. This was requested by the lovely lady: almoststupendousparadise. I love you guys and I’ll talk to y'all soon ✌️🤘👋

Why do many galaxies appear as spirals? A striking example is M101, shown above, whose relatively close distance of about 27 million light years allows it to be studied in some detail. Observational evidence indicates that a close gravitational interaction with a neighboring galaxy created waves of high mass and condensed gas which continue to orbit the galaxy center. These waves compress existing gas and cause star formation. One result is that M101, also called the Pinwheel Galaxy, has several extremely bright star-forming regions (called HII regions) spread across its spiral arms. M101 is so large that its immense gravity distorts smaller nearby galaxies.

Object Names: M101, Pinwheel Galaxy

Image Type: Astronomical

Credit: Subaru Telescope (NAOJ), Hubble Space Telescope, European Southern Observatory

Procesing and Copyright: Robert Gendler

Time And Space

Enfrentamiento entre amigos

Los amigos cercanos, incluso si se conocen de toda la vida, pueden envolverse en discusiones y conflictos de difícil pronóstico. Lamentablemente, hay sucesos que pueden echar por tierra una relación de muchos años.

¿Qué pasa si tú te sientes traicionado o muy molesto por lo que ha hecho tu amigo? ¿Qué reacción puedes esperar de él/ella cuando, cara a cara, le demuestres tu malestar?

Aries: Si buscas a Aries, lo encuentras. Este signo jamás rehúye los enfrentamientos. Da la cara, tanto si el lío es con él/ella, como si te metes con uno de sus amigos.

Y, como combatiente, ya conoces al guerrero de Marte. Juega duro. Va a saco con las palabras y, si te pones flamenco, la emprende a puñetazos, patadas… o lo que encarte.

Tauro: Al contrario de su vecino, Tauro emplea la estrategia del desgaste. Se mantiene en sus trece, mientras que tú te desgañitas intentando que vea las cosas desde otro punto de vista.

No vas a convencerle. Si acaso, ya se convencerá él/ella a su paso, cuando le dé la gana. Lo peligroso es que, si colmas su paciencia, ese ser tan apaciguado estalla transformándose en una fuerza destructora de la naturaleza.

Géminis: Muy afable y divertido, sí. Pues el signo de los gemelitos, ahí donde lo ves, es implacable con los amigos que le juegan sucio. Si el asunto es serio y tú vas a reclamarle o a buscarle las cosquillas, te llevarás la sorpresa de que actúa tan distante como si no te conociera.

No te engañes. Estás fuera de su vida. No es una estrategia para herirte porque esté dolido. Es que Géminis es realmente bueno catapultando fuera de su corazón a la gente que se lo ha roto.

Cáncer: Sacas a relucir el tema que te indigna y Cáncer se hará el desentendido. ¿De qué estás hablando? Intentará rehuir la confrontación, manteniendo un tono tranquilo o hasta amable.

Después, cuando procese lo ocurrido, lo verás con cara seria (los morros, llegando al suelo).

Por si acaso, intenta no tensar la cuerda demasiado, por si se pone violento. Este signo es tan emocional como imprevisible cuando entra en cólera.

Leo: ¿Vas a enfrentarte a Leo? Buena suerte, porque la vas a necesitar. Aquí tienes a un experto en darle la vuelta a la tortilla. Aunque hayas sido tú el peor parado de la situación, Leo le dará la vuelta y se situará como víctima.

¿Consecuencia? Todos sus familiares, amigos, fans… y hasta tu mascota, estarán de su lado.

Virgo: Estás que te lleva el diablo, alzando la voz de lo indignado que estás con tu Virgo. ¿Qué hace este signo tan discreto? Contestarte sin gritar. Así, sin decibelios de más, Virgo te cuenta su versión de lo ocurrido.

Y, aunque tú decidas romper la amistad a raíz de la pelea, ten la seguridad de que por su parte no trascenderá lo sucedido.

Libra: Discutes con tu amigo del alma Libra. Llueven las descalificaciones, los insultos… El signo de la balanza trata de mantener la ecuanimidad, hasta que se deja arrastrar por el festival del reproche.

Entonces, te sigue el ritmo. Te masacra con palabras hasta que tú estás cansado, te vas a casa y ves que en tu teléfono se acumulan los mensajes de texto con más palabras desagradables.

Lo desconcertante es que al día siguiente actúa como si no hubiera pasado nada.

Escorpio: Si te has portado mal con Escorpio, es casi seguro que este signo aguarde el momento apropiado para devolverte el doble de daño. Como sabes, es un maestro en el arte de la venganza.

Y, como el asunto sea muy grave, prepárate a que todos los trapos sucios que te conozca Escorpio salgan a la luz.

Sagitario: Llegas a montarle la gresca a Sagitario y se queda mirándote con sus ojitos asombrados. Te dirá que estás haciendo una montaña de un grano de arena.

¿Le insistes enervado? Bueno. Sagitario espera a que se te pase el mal rato y superes lo ocurrido. Y, si no lo superas, no hay bronca. Sagitario lo supera por ti.

Capricornio: Te dejará que formes la madre de todos los escándalos, mientras que él/ella mantiene la compostura.

Con aplomo, te pedirá que te calmes y que entres en razón para arreglar el asunto de una manera civilizada (por las buenas). Y cuenta te trae… Porque, si sigues con el ataque, a Capricornio se le va lo cordial y te arruina la vida. Por las malas, este signo es de los más peligrosos.

Acuario: Un enfrentamiento serio es una pérdida de tiempo. Acuario lo ve así. Te contempla enardecido, pataleando, refunfuñando y recordándole hasta de lo que se va a morir. Y sale por la puerta como si tú no fueras… nadie.

Se arregle o no el asunto, a ti te queda la frustración de haberte desgastado para nada.

Piscis: Los reclamos van a más. Pierdes los estribos. Atacas al amigo Piscis sin medir tus palabras… El pescadito aguanta el chaparrón hasta que ve la ocasión de huir de escena.

Cuidado, porque Piscis es muy bueno, pero si le faltas al respeto, él/ella se resiente. Es difícil que se restaure la relación de confianza.

Originally posted by angel-sublime

Pablo.-

ya sabes como soy
primero voy a ver la situación
después voy a sacar mil conclusiones erróneas según como lo procese mi cruel cerebro (quédate tranquilx que sólo es cruel conmigo)
y despues me voy a sentir para el orto
por horas, días y meses hasta que encuentre otro motivo para sentirme mal

Christian witches/occultists vs. mainstream Christians

The Christian witches/ occultists vs. mainstream Christian tumblr fight has seriously brought out the worst of ignorance in Christians and has made me facepalm harder than ever before. It’s just become long-winded rhetoric about not judging others while failing to get to the core of the misunderstandings. The occult can be a good or bad thing, just like the study of any philosophy or spirituality. Many Christians don’t know that most western occult traditions stem from Judeo-Christian philosophy and are mere variations of mystical Christianity. Some study it to grow in union with God and draw knowledge from the angels and saints; others use it to conjure demons to do their bidding. Some try to do both.

You can’t just lump everyone together and claim that the Bible preaches against discovering how the spiritual universe works. Let’s not forget that the most prominent of Catholic saints were mystics, visionaries, and healers who used their ability to speak with God and the angels for the benefit of others: writing down their conversations in volumes of books with the good of the faithful. Ven. Mary of Agreda, St. Teresa of Avila, St. Hildegard von Bingen, and St. Julian of Norwich are the first to come to my mind. This isn’t some recent fad that’s come in as a form of syncretism between occult and Christianity; it’s an ancient path that has been paved by the saints which is almost just as old as the Church (other forms are even older). The most prominent of alchemists and herbal healers were Catholic monks and priests who covered massive ground in discovering alchemical and spiritual proceses that would form the basis of modern chemistry. It’s not just about mixing fancy chemicals and chanting around circles with the names of God and angels; it’s about the transmutation of the soul to its highest form to unify with God.

What us Catholics do is almost indistinguishable. Blessing ourselves with salt infused holy water, walking around in glimmering robes and Latin chants, consecrating churches and altars with holy oil, swinging incense, touching sacred relics and icons, and using a variety of sacramentals that range from wax figures to blessed ropes and cords, are all ways we connect with God. Personally, I use the Lesser Banishing Ritual of the Pentegram from the Golden Dawn to spiritially cleanse areas, ask the Holy Spirit’s presence when I’m fixing up some whacky herbal teas when my friends and relatives are sick, cast circles before I do Lectio Divina, read loads on Jewish and Catholic mysticism to deepen my understanding of God, and pray to specific angels to illuminate me with the information and wisdom I need at that moment. What exactly in this contradicts the basic tenats of Catholicism?

What are most mainstream Christians’ definition of Christian occult anyway? Is it necromancy and conjuring Satan? Summoning demons from the Goetia? Is it trying to predict the future? Because I can assure you that the Christian witches and occultists I know don’t do any of those things and focus on hermetic philosophy, spellwork (literally intention infused with ritual- an elaborate form of prayer), and the angels. What exactly are the objections that mainstream Christians have towards this? It just seems to be a knee-jerk reaction without much research into what it actually is.

flawlessblowjob  asked:

Hi! I was just wondering which translation for 'food' is the best and why. If there is no translation, can you tell me what the differences are? The three words that are in my dictionary are: едá, пища, and продовольствие.

Hello! 

First of all i want to say that your icon is absolutely incredible

And food YAS! Thank you for the question!

Еда is the one that people use the most in everyday life. You can use this one and it will most definitely be correct.
There’s some food in the fridge - в холодильнике есть немного еды
Chinese food is my favourite - китайская еда - моя любимая
I will grab some food on my way home - Я куплю еды по дороге домой
.
And a loooooooot more!

Пища and продовольствие are more official and ummm.. scientific?
For example  
Food supply - поставки продовольствия
The gear and food of the South Pole expedition - Снаряжение и продовольствие для экспедиции на Северный полюс 

So you want to use продовольствие when talking about expeditions or army or logistics…. Serious stuff!

And пища, I would say, is more abstract.
protein food - белковая пища
spicy food - острая пища
healthy food - здоровая пища

It’s also used to talk about biological proceses
digest food - переваривать пищу
.
And all the other weird things or body does with food.
Very very often used in idioms пища богов, пища для ума, пища для размышлений, духовная пища
And a nice little proverb in the end Щи да каша - пища наша! Very ruusian

I hope this is not to hectic and even a little bit helpful. If you have any questions let me know

anonymous asked:

do you like Sen Mitsuji with his new long hair or his old short hair ?????

…hi dear anonymous…:)….*screams*…i swear i never thougth that Sen could have long hair!!!!!….OMG!!!!..*faints*……i saw him….and i love it!!!.*silent tears*…it’s pretty nice!!!!….however….it’s rly difficult to say….*silent tears*…but…at least to me …his short hair is my fav….*tears*….however it doesn’t mean that i like less his hair now….it’s just that i’m still procesing his new look…*screams*…dear lord Sen always kills me…*dies*…srly he’s a real and total GOD to me!!!….and one of my all time fav!!!….icon!!!!!!..*sigh*..i just love him!!!!!!!!…*tears*…HUGE THANKS 4 asking and have a wonderful day and life!!!…:D!!

4

12•04•17 || Que clase de estudiante de derecho soy que no tenía la constitución de la nación? 😅 igualmente ya la tengo, hoy la compre! Ahora sí estoy completa jajaja
Hoy planeo estudiar derecho Público y estrenarla. También leer Procesal y Economía que se me viene la fecha del final.
Aprovechemos semana santa para estudiar y sacarnos buenas notas !!
🍂🍂🍂

“Lydia, you’re so smart I could kiss you right now”

Do you know what i love about this scene? 

I love that Stiles is still the only one who knows how smart Lydia is. He keeps saying it to her and making sure she knows. But he’s way more confident with her than he used to. And not only he says she’s smart, but he also proves his enthusiasm with the “i could kiss you right now”. 

You can see it takes Lydia off guard and she doesn’t laugh or say thank you or anything. She still doesn’t want Stiles to know how much she loves him, so she just says “do now kiss me”.

But Stiles do it. He kisses her on her cheek. He doesn’t care she told her not to do it. He’s way too excited. He’s just so proud of Lydia that he has to kiss her. He looks like a 8 years old boy who has been told not to play with that toy because he has to do his homework. But he doesn’t care and he goes for it. “I did it anyways”

But what really killed me was Lydia’s face when he kisses her. It’s the first time he does something like that. Yes, he has told her how smart she is. He has even told her how beutiful she is. But she didn’t expect him to kiss her. And she’s in shock, procesing what has just happened. And then she realises how much she cares about him. How many things she’s been through and the way Stiles was always there. She realises how much she loves him. 

And she smiles. She smiles because he told her she’s smart. She smiles because he kissed her. She smiles because she has no clue how she can be in love with such a dork. But she is. And she doesn’t regret it. 

PORNOGRAFÍA

La pornografía te quita la sensibilidad en tu corazón. No hay ningún pecado que sea mas malo que otro, pero, la pornografía es algo que entra por tus ojos y comienza a contagiar cada parte de tus sentimientos y cada parte de tu alma. Comienzas por ver, después quieres sentir, pero cada vez quieres mas y mas y mas.

¿Sabes por qué hay tantas categorías de aberraciones sexuales como la zoofilia, necrofilia y pedofilia? Porque el ser humano quiere mas una vez que prueba. No se sacía con un poco. No se sacía con sentir. Quiere mas, pero jamás lo obtendrá porque el mundo no te da nada que te pueda llenar completamente, pero Dios sí.

“Huid de la fornicación. Cualquier otro pecado que el hombre cometa, está fuera del cuerpo; mas el que fornica, peca contra su propio cuerpo.” 1 Corintios 6:18-20

No te dice “aléjate” no te dice “no veas” claramente te dice ¡HUYE! ¿sabes por qué? porque una vez que ves pornografía, eso comienza a contaminar todo tu cuerpo.

Pero tienes que huir al lugar correcto: a los brazos de Jesús.
Si sientes que ya no puedes mas, que tu corazón está contaminado y que necesitas de una salida, te presento al perfecto amor de Dios. Solo eso puede llenar tu vida de una manera que ya no necesites ver pornografía para sentirte lleno.

Recuerda que la lámpara de tu cuerpo son tus ojos. ¿Qué estás viendo? ¿Ves a una mujer o a un hombre pasar por la calle mas de lo que deberías? ¿En redes sociales te pones a ver fotos?

Recuerda que: Dios siempre estará dispuesto a perdonarte, limpiarte y pelear por ti, pero debes someterte a que te procese.
Dios es mas grande que cualquier problema, te llena mas que cualquier cosa en el mundo, y te da una paz y felicidad que sobrepasa todo entendimiento.

Si mi pueblo, que lleva mi nombre, se humilla y ora, y me busca y abandona su mala conducta, yo lo escucharé desde el cielo, perdonaré su pecado y restauraré su tierra.

2 Crónicas 7:14

Sensaciones Pasadas || Capítulo 17 || Wigetta

-Narra Willy-

Trabajo. Un monótono y largo, o más bien eterno, día de trabajo. Normalmente intentaba entretenerme mientras trabajaba, pero aquel día las agujas del reloj se pusieron de acuerdo para girar al revés. Cada hora laboral parecía un día entero, así que -considerando esta información que acababa de inventarme- pasé más de una semana trabajando, sin descanso. Definitivamente deberían pagarme horas extras. Cada cinco minutos mi atención se desviaba hacia la ventana, me preguntaba qué estaría haciendo Samuel. ¿Estaría en casa, solo y aburrido? Según me había dicho cuando despertamos, aprovecharía el día para recorrer la zona en busca de trabajo y quizá volvería a hacer una visita a Jessica. A partir de ahora sus encuentros con su ex se volverían algo frecuente, como recoger el correo o vaguear los domingos. Era lógico dado que tendrían un hijo en común, algo a lo que no podía ni intentaría oponerme, pero tampoco me entusiasmaba. El día anterior, tras haber visitado a Jessica, Samuel había vuelto sintiéndose culpable. Puede que después consiguiera distraerse con un absurdo “ritual” que él mismo había inventado, pero era cuestión de tiempo que tras la próxima visita, la culpabilidad volviera a hacer su aparición. Aunque habíamos acordado comenzar de nuevo y dejar atrás nuestros irreparables errores del pasado, conocía a Samuel, para él no era tan sencillo dejar atrás sus preocupaciones. Conseguía evadirlas por unos días, quizá durante semanas, pero siempre volvían con más fuerza, era como arrojar un boomerang. No es que no estuviera orgulloso de su iniciativa de querer empezar de nuevo haciendo las cosas bien, pero no terminaba de creerme que cumpliera con lo dicho, aunque me encantaría que así fuera. Bajé la vista hacia la configuración que estaba ejecutando, la última de mis tareas antes de poder decir adiós al cubículo gris que ocupaba y volver a casa con él. O no, depende de si había salido. Empezaba a considerar este trabajo como algo temporal, una fuente de ingresos mientras pensaba en otro tipo de empleos. Quería volver a ser el chico que tenía mil proyectos en mente y luchaba por llevarlos todos a cabo, no el que se conformaba con trabajar en una aburrida empresa. Volvería a encontrar algo a lo que dedicarme que también me divirtiera. Me gustaba ganar dinero, sí, pero también disfrutar con la manera de conseguirlo. Dejaría volar libre mi ambición, quizá pudiera montar alguna especie de negocio con Samuel, ambos estábamos buscando un trabajo que nos llenara, y tenía guardados algunos ahorros desde hacía ya unos años. Si la idea funcionaba, a lo mejor en unos años teníamos la estabilidad económica suficiente para irnos a vivir juntos, preferiblemente al extranjero, últimamente Madrid parecía una jaula, como todos los lugares en los que permanecía durante demasiado tiempo. Me recosté contra el respaldo y di un pisotón para desplazarme hacia atrás gracias a las ruedecillas del asiento. Es lo que tiene esperar a que un ordenador procese la información, empiezas mirando a la ventana y terminas fantaseando con irte a vivir al otro lado del mundo con la persona que quieres. Pero estaba ante una triste realidad: Nada es eterno. En realidad, normalmente triste, porque en esta ocasión me alegraba que nada fuera eterno, no querría estar eternamente trabajando. Terminé lo que estaba haciendo, me aseguré de dejar todo en su lugar y me despedí de mis compañeros de trabajo.

Recorrí al menos tres calles antes de llegar hasta el sitio donde tenía aparcado el coche. No me arrepentía de haberlo dejado algo lejos del trabajo, llevaba todo el día sentado y necesitaba estirar las piernas. Además el temporal era muy favorable, ni frío ni calor. Sólo una leve brisa que acariciaba la piel y la refrescaba sin llegar a ser molesta. Estaba revolviendo mis bolsillos en busca de las llaves del coche, cuando identifiqué un objeto extraño enganchando en el parabrisas. Me acerqué y reconocí que era un papel. ¿Publicidad? ¡¿UNA MULTA!?.-Me cago en todo..-Maldije, sin comprender que tipo de infracción había cometido esta vez. Rodeé el vehículo y desprendí el menudo papelillo del parabrisas. No, no se trataba de una multa, era demasiado pequeño. Era un post-it amarillo, escrito por delante y por detrás con bolígrafo azul. Fruncí el ceño y empecé a leer, intuyendo quien era el causante. “ Tengo una sorpresa que sólo verás, si a las 11 te presentas en la dirección que hay detrás ” Divertido giré el papel, mientras me preguntaba cuánto tiempo le habría llevado al mayor conseguir escribir una rima tan cutre. Me lo imaginé diez minutos sentado frente al post-it, mordisqueando la punta del bolígrafo y sonriendo satisfecho al terminar la rima, sintiéndose el mismísimo Pablo Neruda. Como la indescifrable pista indicaba, detrás estaba escrita la dirección de una calle, y debajo de ésta su firma terminada en un corazón, como si fuera necesario que lo firmara para hacerme saber que era suya. Sonreí dulcemente, doblé la nota y la guardé en el bolsillo trasero de mis vaqueros. No podía quejarme, prefería que perdiera el tiempo dejándome cosas en el parabrisas a que lo hiciera poniéndose triste por lo sucedido con sus padres y Jessica.

Me senté en el coche, coloqué ambas manos sobre el volante y esperé que me atendiera la llamada. Tenía la opción manos libres, para así poder hablar por teléfono mientras conducía. Giraba la primera curva colindante a una carretera más amplia cuando me atendió la llamada. Intenté concentrarme en la hilera de coches que tenía detrás para evitar que su particular tono de voz me distrajera, prefería evitarme un accidente.-¿Hola?.-Contestó interrogante. Conduje hasta la siguiente desviación y giré el volante para adentrarme en una nueva carretera con menos tráfico. Que estuviera anocheciendo no significaba que hubiera menos conductores, el tráfico nocturno en la ciudad capital era tan abundantemente agobiante como el diurno.-¿Qué es esa sorpresa que me tienes preparada?.-Cuestioné juguetón, con una sonrisa de oreja a oreja. Me costaba desprenderme de aquel estado de alegría permanente, me sentía como si hubiera encontrado la felicidad tras haber pasado extraviado cuatro años en un laberinto de tristeza. Ya no había nada que esconder. No tenía que torturarme imaginando que dormía en otra cama, volvíamos a compartir la almohada y los sueños.-¡No, Willy!.-Su queja sonó tan aguda desde el altavoz que incluso juraría haber visto agitarse al ambientador de pino que colgaba del espejo retrovisor.-No tenías que llamarme, simplemente te tenías que presentar a esa hora en esa calle.-Protestó, molesto por la violación a las pautas de su nota. Me alegraba oírle enfadándose por tonterías, mi estómago aún se revolvía cuando recordaba su llanto días atrás, la desgarradora forma en la que había llorado hasta caer dormido sobre mi pecho. Detuve el coche frente al semáforo. Rojo.-¿Quién haría eso sin asegurarse antes?.-Pregunté, pues dudaba que alguien acudiera a la dirección escrita en un post-it hallado en el parabrisas de su coche sin antes llamar al autor del crimen y asegurarse de que también acudiría a la cita. Esa clase de encuentros estaban bien para las películas románticas, pero habitábamos en un mundo llamado realidad.-Yo lo haría.-Exclamó Samuel casi al instante. Volví a mirar al semáforo, el coche permaneció inmóvil. Rojo. -A ver..-Empecé a decir, mas la frase se vio interrumpida por mi propia risa.-¿Qué persona NORMAL haría eso?.-Rectifiqué, pues el mayor siempre sería un caso particular. Visualicé su almendrada mirada recriminadora, esa que me dirigía cada vez que intentaba burlarme de él, esa que tanto me gustaba. Claro que no pude verla, pero apostaría el coche con ambientador de pino incluido, a que ahora mismo miraba de ese mismo modo a su teléfono móvil.-Pedazo de tonto. ¿A qué te quedas sin sorpresa?.-Amenazó, y dio resultado. La curiosidad ya estaba ahí, necesitaba saber que sorpresa me tenía preparada, pese a que viniendo de Samuel.. me esperaba cualquier locura. Pero, acostumbrado a sus locuras, empezaba a disfrutar de ellas. No fue hasta que las perdí, años atrás, que me di cuenta de cuán horrible es estar cuerdo. Sin dudas su mundo loco era más liberador, hilarante, prefería pertenecer a él ¿Qué importaba que estuviera mal visto? Podíamos disfrutar juntos su demencia, compartir la camisa de fuerza con el fin de permanecer cerca. Negué con la cabeza, como si pudiera verme por una mirilla a través del teléfono.-No, no. Ahora la quiero, quiero mi sorpresa.-Declaré, escuché un claxon y volví a mirar al semáforo. VERDE. Seguí conduciendo, no veía el momento de llegar a casa.-Pues ya sabes lo que tienes que hacer.-Me recordó, refiriéndose a las indicaciones que él mismo había escrito. Llegado a cierto punto conducir se convierte en algo automático, por lo que no me resultaba difícil hacerlo mientras conversaba con él.-¿Estás en casa?.-Le pregunté, ya que ahora vivíamos juntos, no entendía el porqué de citarme en una dirección concreta, pudiendo ir juntos. Samuel no tardó en despejar mis incógnitas con su contestación.-No, vamos por separado.-Explicó tajante, como si lo tuviera ya más que planeado. Me pareció tonto, pero decidí dejar de seguir llevándole la contraria. Miré el reloj que tenía en la muñeca para saber que hora era, y así calcular de cuánto tiempo disponía hasta la hora citada.-Me da tiempo a darme una ducha.-Expresé en voz alta, pues me apetecía bastante después de un aburrido día de trabajo. Tuve que volver a detenerme en un paso de cebra, maldiciendo mentalmente la pareja de ancianos que estaba tardando tanto en cruzar la calle.-Ponte guapo.-La sugerencia de Samuel consiguió que volviera a preguntarme qué clase de sorpresa estaba preparándome.-Vale. ¿Pero no podías llamarme desde el principio? Lo de dejarme un post-it como si fueras una colegiala..-Me mofé para fastidiar, en realidad el detalle de la nota no me pareció mal, inclusive había hecho ver más soportables las mil horas encerrado en esa calurosa oficina. “ Pip – Pip – Pip ” Esa fue la única respuesta a mis burlas, se defendió colgándome sin despedida previa. Me reí, quizá el ritual de los macarrones había funcionado y todo.

Aparqué el coche y subí corriendo las estrechas escaleras que daban a los pisos de nuestro edificio, saltándome algún que otro escalón durante el frenético recorrido. No fue hasta que estuve frente a la puerta que me acordé: No llevaba encima las llaves de casa, se las había prestado a Samuel por si las necesitaba. Deseé con todas mis fuerzas que a mis compañeros de piso no les hubiera dado por hacer vida fuera de casa, golpeé la puerta hasta que me dolieron los nudillos y esperé. Pasó un minuto hasta que escuché su voz a través de la madera.-Para pasar deberás decirme la contraseña, si eres un verdadero Gryffindor la sabrás.-Exigió teatralmente desde el otro lado de la puerta. Normalmente tenía paciencia para aguantar este tipo de cosas, pero ahora no me sobraba el tiempo. Volví a golpear la puerta, esta vez con más ímpetu.-Sebastian, ábreme la maldita puerta.-Grité, sin molestarme en fingir que conocía la dichosa contraseña de la que estaba hablando. La puerta se abrió y el rapado se apartó del umbral para dejarme entrar.-Menudos humos, estúpido muggle.-Me insultó, ladeando una sonrisa felina. Recorrí la estancia rápidamente, una especie de atasco se me había cruzado en el camino mientras conducía, temía haber perdido demasiado tiempo esperando que el tráfico volviera a la normalidad.-Ahora no tengo tiempo, cuando quieras hacemos maratón de todas las películas de Harry Potter si es necesario, pero ahora no tengo tiempo.-Expliqué atropelladamente, agachándome y empezando a desatar los cordones de mis deportivas rojas. Sebas no parecía ofendido, cerró la puerta y se quedó mirándome divertido. Según estaba enterado, había tenido sexo toda la noche con un atractivo turista Alemán, lo que suponía, subía el animo de cualquiera.-Primero, sabes que nunca terminarás un maratón, siempre te quedas dormido.-Percibía sus ojos esmeralda clavados en mi nuca mientras me hablaba, pese a que quizá fueran imaginaciones mías.-Segundo.-Se río.-Pareces el conejo de Alicia en el país de las maravillas.-Y dicho esto, empezó a imitarme, sin obtener parecido alguno.-¡No tengo tiempo, no tengo tiempo!.-Exclamó de forma escénica, gesticulando con las manos como si tuviera un reloj de bolsillo. Mientras Sebas intentaba hacerse el gracioso, yo conseguía desatarme un zapato y procedía a hacer lo mismo con el otro.-Y tercero.. ¿Porqué tanta prisa? Relájate hombre.-Su mano nudosa me palmeó el hombro. Terminé, me quité los zapatos y me levanté.-He quedado ¿Qué hora es?.-Le pregunté, aunque fue absurdo, dado que yo mismo llevaba un reloj en la muñeca. Pero las prisas hicieron que lo olvidara, así que Sebas revisó la hora en un aparato que teníamos sobre la tele y me informó con indiferencia.-Las 10:45.-Tenía solamente quince minutos para ducharme, vestirme y conseguir llegar a la dirección que figuraba en el post-it. Las dos primeras podría hacerlas fácilmente en siete u ocho minutos, pero desconocía cuán lejos estaba nuestro lugar de encuentro.-Gracias.-Exclamé apurado, corrí por el pasillo y abrí la puerta del baño con tal impulso que casi la tiro abajo. Eli estaba dentro, envuelta en una toalla azul que impedía que la hubiera sorprendido como dios le trajo al mundo. Se sobresaltó por la violencia con la que abrí la puerta, el ámbar que tenía por ojos me fulminó.-Hijo de tu madre, me has asustado. ¿Qué problema tenéis en esta casa con llamar a las puertas?.-Preguntó y retornó a lo que estaba haciendo antes de mi intrusión, desenredarse el cabello con un cepillo de cerdas metálicas. Mientras ella se peinaba, no pude evitar fijarme en lo pálida que estaba y en que las pecas también le salpicaban los hombros y la zona de la clavícula.-Perdón.. ¿Puedes salir? Tengo prisa, quiero darme una ducha.-Musité algo tímido, sonrojado por la incómoda situación, desde que compartía piso siempre llamaba antes de ir al baño. Pero la pelirroja no parecía incómoda en absoluto.-Claro hombre, pasa.-Me alentó y abandonó el cuarto de baño sin dejar de cepillarse en ningún momento.

Dada mi escasez de tiempo, me duché velozmente. Me puse una camiseta negra bajo mi chaqueta de cuero marrón y un pantalón tejano. Aún con las prisas me rodeé el cuello con la chapa metálica que me había regalado y me cambié el pendiente por uno del color de mi camiseta. Así salí de casa, con el pelo todavía húmedo por la ducha y las gotas rociándome la frente, convencido de que fuera pescaría un buen resfriado.

https://www.youtube.com/watch?v=t3MftmdWrts

Seguí las indicaciones del post-it arrugado por los vapores de la ducha, lo había rescatado del bolsillo trasero de mis pantalones sucios. Afortunadamente la dirección aún se distinguía, y de lo contrario siempre podíamos dejarnos de tanto misterio y llamarle por teléfono. Terminé en mitad de una especie de pequeña plaza circular rodeada de locales, cerrados en su mayoría. Fue suficiente con un vistazo para asimilar que Samuel no estaba ahí. Aún yendo justo de tiempo y teniendo que correr para no llegar tarde, había llegado antes que el mayor. No me importaba esperarle unos minutos, pero pensaba recriminar hasta la saciedad su falta de puntualidad. Miré las palmeras de la plaza, cuyos estrechos troncos estaban rodeados por lucecillas de colores intermitentes que parecían navideñas, pero era mera decoración. Bajo cada palmera se hallaba un banco de piedra, y junto a éste una cilíndrica papelera de metal. El sitio me resultaba familiar, seguramente habría pasado por ahí en alguna ocasión, durante el día. Que hubiera caído la noche no evitaba que la bonita plaza fuera concurrida, varias personas bien vestidas paseaban tranquilamente por la zona. No pude evitar fijarme en el factor discordante del paisaje: Se trataba de un artista callejero, que se dedicaba a tocar el acordeón instalado sobre unos viejos cartones. Era un hombre mayor, con la barba surcada de canas y un golden retriever durmiendo sobre sus pies descalzos. Contrastaba con lo sofisticado de la zona, pero la música que tañía era agradable y otorgaba al lugar un ambiente típico de las películas. Cada nota que desprendía su extravagante instrumento, daba ganas a uno de cerrar los ojos y mover el pie al son de la melodía. Me aproximé al músico y arrojé varias monedas al sombrero de copa colocado boca abajo que actuaba como recipiente receptor de sus ganancias. Ya le habían tirado varias monedas, pero en general pocas considerando su talento y la cantidad de gente que paseaba, era obvio que la mayoría no quería ni acercarse. Al ver que donaba, él hombre me sonrió e inclinó la cabeza, secundé el gesto y retrocedí varios pasos para no distraerlo en mitad del apogeo de su canción. Entonces sentí un pequeño tirón en mi dedo meñique, y acto seguido cinco cálidos dedos se entrelazaron junto con los míos. Me giré para encontrarme con Samuel, que también había caído bajo el embrujo de la pintoresca pero agradable melodía del acordeón.-Llegas tarde.-Murmuré, mientras él usaba la mano libre para revolver en el bolsillo de sus vaqueros grisáceos y sacar una moneda.-He llegado antes que tú.-Declaró, mirándome con una sonrisa. Me llegó el aroma de su perfume, que al embotarme las fosas nasales resultó peculiarmente agradable, pues era el olor que asociaba a Samuel. El mayor se había acicalado para nuestra cita, usando una dosis inusual de loción y estrenando una camisa de botones color cobalto. Estaba guapísimo, en lugar de afeitarse la barba, como solía hacer siempre en ocasiones especiales, optó por arreglársela. El vello facial, un tono más oscuro que el de su cabello, daba un aire maravillosamente atractivo a su rostro.-Si supuestamente has llegado antes ¿Porqué no te he visto? ¿Y porqué no me has dicho nada?.-Al oírme, su blanca dentadura fue partícipe de la más traviesa sonrisa que hubiera visto nunca. Me soltó la mano. Actuaba con seguridad, como si tuviera todo bajo control, muy distinto al Samuel depresivo y culpable con el que llevaba tratando durante los últimos dos días.-Me he escondido, quería ver lo que hacías.-Confesó, arrojó unas monedas al sombrero de copa y empezó a pasear tranquilamente por la plaza, esperando que lo siguieran. Y eso hice, me puse junto a él y caminamos juntos.-No tienes remedio.-Dije, pues no me molestaría en analizar su comportamiento, Samuel era raro por naturaleza.-¿Cuál era la sorpresa?.-Pregunté curioso, fijándome en su cuerpo por si traía encima algún tipo de regalo. Aunque no estuviéramos tan cerca, la melodía seguía deleitando nuestros oídos y se mantenía constante puesto que nuestra caminata no salía de los límites de la pequeña plaza. El mayor miraba hacia el frente mientras paseaba, de vez en cuando sonreía a las personas sentadas en los bancos y les saludaba con un asentimiento.-¿Recuerdas cuando nos acostamos por primera vez en mucho tiempo? La noche que Jessica se fue con Sarai, y estuvimos juntos en mi casa.-Explicó Samuel, mas no fue necesario, claro que me acordaba de aquella noche, ni hacía tanto tiempo ni me creía capaz de olvidar algo tan especial. Afirmé con un gesto de la cabeza, sin terminar de comprender porqué mentaba aquella noche.-Te quejaste de que ni podíamos pasear juntos por la calle, entonces tuvimos que fingir que lo hacíamos, paseando por el salón.-Sonreí al recordar aquella situación, la estúpida manera en la que había saludado a un perchero como si se tratase de cualquier peatón. Asentí una vez más, queriendo que terminara de explicarse.-Estoy listo, Willy.-Declaró, con una intensidad estremecedora. Entonces volvió a cogerme la mano, entrelazó nuestros dedos y noté un hormigueo extenderse desde la palma de mi diestra hasta el resto de extremidades que conformaban mi cuerpo. Estreché su mano, y no nos detuvimos, seguimos paseando e hicimos testigo a aquella plaza de nuestro primer gesto romántico en público sin miedo a ser descubiertos, sin necesidad de escondernos. Sin subscriptores, haters, ni terceras personas.. solamente nosotros, entregados a un paseo sin rumbo al son de un acordeón.

Ladeé una sonrisa cuando nos detuvimos. Todavía debía acostumbrarme a las miradas de curiosidad, admiración u odio de la gente, pero aún con eso la caminata había sido perfecta. Samuel también lucía feliz, una aniñada sonrisa se había instalado permanentemente en su cara de adulto.-Me ha gustado tu sorpresa.-Comenté meloso, fijándome en sus relucientes ojos castaños. El mayor me soltó la mano y colocó el dedo índice sobre mis labios, sellándolos.-Shhh, cállate pequeño Willy.-Ordenó el tontaco con socarronería. Expresé mi descontento frunciendo el ceño y con un delicado manotazo me aparté su mano de la boca. Mi corazón todavía latía sin control desde que había pronunciado aquellas palabras, no podía creer que estuviéramos viviendo una situación tan idílica, que después de tantas penurias estuviéramos juntos de una forma que hacía un tiempo hubiera considerado inalcanzable.-Aún no has visto nada, te tengo una cenita preparada.-Añadió, y señaló uno de los restaurantes cercanos a la plaza, el único abierto. Se trataba de un lujoso establecimiento, decorado con extravagantes muebles monocromáticos.-Ese sitio es carísimo.-Mascullé mientras nos acercábamos al local. Siempre me había gustado cenar en restaurantes, sobretodo en los que parecían más sofisticados, pero este sobrepasaba el límite de nuestras posibilidades. En las mesas del exterior cenaban varias parejas, sentados con una vela entre ellos.-No te preocupes, yo invito.-Se ofreció el mayor con seguridad, sorteó todas las mesas de la terraza como si estuviera en una carrera de obstáculos y se esfumó por la puerta del establecimiento. Estuve esperándole cerca de cinco minutos en la puerta, hasta que escuché su agitada voz procedente del interior y decidí entrar. Samuel estaba frente a un mostrador de cristal, lucía alterado mientras discutía -sin emitir ningún improperio, pero en voz alta- con el camarero. Era un hombre mayor, enjuto y menudo, que llevaba puesta una sencilla camisa blanca de botones y una pajarita negra, al igual que el resto de empleados. Me acerqué a ellos mientras oía como Samuel señalaba en dirección a la terraza y pedía reiteradas veces que nos consiguieran una mesa.-¿Qué pasa?.-Pregunté al mayor, algo preocupado. No comprendía qué estaba sucediendo, el desconcierto hizo que sintiera una presión en el pecho. Esperaba la respuesta de Samuel, pero el camarero se adelantó y me respondió en su lugar.-El señor quiere una mesa para dos, pero ya le he explicado que no puedo dársela si no tiene una reserva.-Explicó el camarero de manera condescendiente. No me pareció del todo desagradable, no como para ponerse como Samuel.-Venga ya hombre, hay mesas de sobra.-Se quejó Samuel, e hizo el amago de golpear sobre el cristal, pero se contuvo.-Hoja de reclamaciones.-Protestó, y consiguió hacer palidecer al camarero, visiblemente incómodo por todo el escándalo.-No importa, vamos a otro sitio.-Anuncié, y tuve que cogerle por el brazo para tirar de él hacia afuera y conseguir que dejara de quejarse por un estúpido restaurante. Caminamos hasta el final de aquella calle, entonces le solté y recostó la espalda contra la pared.-¿Estás loco? Armar tanto escándalo solamente porque no tienes reserva..-Regañé, aún impresionado por la inusual actitud del mayor. No acostumbraba a ser un hombre escandaloso, no en este tipo de situaciones, solía demostrar educación, sobretodo con las personas que no le conocían.-Había mesas de sobra.-Repitió.-Quería que cenáramos ahí, era perfecto.-Suspiró, como si se tratase de una cuestión de vida o muerte. No comprendía porqué tanta insistencia con cenar en aquel restaurante, puede que fuera llamativo, pero había muchos más.-¿Qué más da? Vamos a otro sitio.-Propuse y Samuel resopló, me hizo creer que debía seguir susceptible con el tema de sus padres, pero que lo había pagado con aquel pobre camarero para desahogarse.-No estropees nuestra cita.-Al oír la recriminación suavizó la expresión de su rostro, e incluso el fantasma de una sonrisa se le apareció en la comisura derecha.-En el fondo te ha gustado lo del Post-it.-Afirmó, y recordé como le había tachado en el coche de usar técnicas de colegiala antes de que me colgara. Sonreí mientras notaba como la ansiedad que me provocaba ver a Samuel a punto de derrumbarse desaparecía de mi cuerpo.-No ha estado mal, pero me ha gustado más lo del paseo.-Confesé, aún sintiendo el calor de su palma contra la mía, como quien pierde una extremidad pero sigue notando su presencia. El mayor enganchó los dedos en dos de las trabillas de mis pantalones y dio un tirón hacia sí para pegarme contra su cuerpo.-¿Ya estás más calmadito?.-Pregunté, me apoyé con las manos en sus caderas e inhalé su fragancia de vainilla. Quise recordarme que estábamos en mitad de la calle, y aunque ya no teníamos que escondernos, tampoco debíamos faltar por completo al decoro. Asintió con la cabeza, mas no logró convencerme.-Si llego a saber que no nos dejan cenar ahí, entonces habría dejado preparadas las sobras de tu ritual macarronil.-Bromeé, consiguiendo que la sonrisa de Samuel renaciera de sus cenizas. Apartó los dedos de mis pantalones, pero me mantuve pegado a él.-Tonto.-Me insultó, empleando en ello un tono de enamoramiento tan evidente que disfruté aquel insulto como nunca antes. Coquetamente echó el rostro hacia adelante y me atrapó el labio inferior entre los dientes, mordisqueándolo con una lascivia capaz de escandalizar a cualquiera que nos viera. El gesto me atravesó la piel y calentó mis venas hasta casi hacer que la sangre hirviera, tuve que apartarme de él para serenarme.-Vamos a buscar otro restaurante.-Propuso él, con las mejillas arreboladas, como si hubiera olvidado que estábamos en la esquina de una calle y no bajo las sábanas de mi habitación. Asentí con la cabeza y empezamos a recorrer las zonas cercanas en busca de otro establecimiento abierto.

Mientras caminábamos me explicó que había estado recorriendo la ciudad en busca de un empleo, después había ido a casa de Jessica a recoger algunas de sus pertenencias pero entonces ella no estaba así que no pudo intentar conseguir que las cosas entre ambos se tornaran menos tirantes. Sobre sus padres no mencionó nada, por lo que decidí que lo mejor sería no preguntar. Durante nuestro trayecto encontramos varios restaurantes, todos ellos cerrados, hasta que dimos con un único local abierto cuyas luces blancas de neón relucían en mitad de la negra noche.-¡Al fin algo abierto!.-Exclamé alegremente, señalando el establecimiento mientras aumentaba la velocidad de mis pasos. Me sentía hambriento, mi estómago rugió sólo de percibir que el momento de cenar estaba cada vez más próximo.-¿Un Mcdonalds? ¿En serio?.-Cuestionó irónico el mayor, que no parecía en absoluto entusiasmado por tener que cenar en un local de comida rápida. Entramos pese a sus quejas, la hamburguesería estaba desértica excluyendo la presencia de una única encargada tras el mostrador. La mujer -Karen según su chapa de identificación- nos informó amablemente de que ya estaba cerrando pero accedió a prepararnos dos hamburguesas rápidas, siempre y cuando nos resignáramos a comerlas fuera del recinto. Pedí una hamburguesa doble con queso y mi compañero se conformó con una de pollo y lechuga. Pagamos por ambas menos de lo que nos hubiera costado un café en el primer restaurante al que habíamos entrado y abandonamos el local. Caminé hasta el límite de la acera mientras deshacía el envoltorio de la hamburguesa y me senté en el bordillo ya que no teníamos cerca ningún banco. Con el trasero sobre la acera y los pies en la carretera, di el primer mordisco seguido de un segundo que me supo a gloria. Sin duda prefería la comida casera, pero cuando uno está hambriento no hace ascos a nada. El queso no se deshizo en mi boca, más bien fue como tragarse una lámina de plástico, pero no quitaba que tuviera buen sabor. Samuel se sentó a mi lado, dobló el envoltorio de su hamburguesa y se quedó mirándola con un gesto de repulsión.-¿Sabes las calorías que tiene esto?.-Me preguntó, y apretó la hamburguesa bajo sus grandes pulgares. Escuché crujir la lechuga supuestamente fresca al ser aplastada.-¡Mira, mira! Hasta chorrea grasa, que asco.-Espetó. Decidí ignorarle, no quería que me hiciera sentir repugnancia hacia la única comida que tenía cerca.-¿Qué te pasa?Desde que ha pasado lo del restaurante no dejas de quejarte.-Comenté, preocupado por su notoria irritación. Volví a morder la hamburguesa, pensando que quizá podría comerme la suya si tanto asco le daba.

Por mi parte estaba tranquilo, era suficiente con tenerle a mi lado y ser plenamente consciente de que volveríamos a casa juntos.-Me pasa que esto es un desastre, Willy, quería hacer las cosas lo mejor que pudiera.-Empezó a decir, terminando por quitar el envoltorio blanco y arrojarlo a la carretera. El papel rodó arrastrado por el viento y se alejó de nosotros.-Quería llevarte a ese restaurante perfecto y cenar contigo algo que no chorreara aceite.-Dejé de comer para escucharle atentamente, enternecido por la manera dulce y atenta en la que había imaginado nuestra cita perfecta. Al principio me costaba acostumbrarme a su faceta romántica, pero sabía que cuando Samuel se volcaba en algo lo hacía de lleno, y por fin había decidido volcarse en nuestra felicidad juntos. Recordé sus dulces palabras en mi habitación, explicándome las razones por las que estaba enamorado de mí, y dando por hecho que esas mismas razones le habían llevado a querer regalarme un encuentro ideal.-Y quería hacerte reír, que bebiéramos vino.. pedirte que fueras mi novio. Pero ha salido todo mal, estamos sentados en un bordillo comiendo una hamburguesa del Mcdonalds.. no puede ser peor.-Terminó por sentenciar con fastidio, mirando su hamburguesa como si fuera culpable de todos nuestros males. Sonreí. No esperaba que él pretendiera pedirme que fuéramos novio de manera oficial, creía que ya había dado por hecho que estábamos juntos y que tenía suficientes problemas como para preocuparse por algo así.-¿Pensabas gastar dinero en una botella de vino? ¿Y si te decía que no?.-Pregunté divertido, pretendiendo que Samuel dejara de afligirse por banalidades. Éste dejó de mirar a su hamburguesa y me dedicó la más auténtica falsa mirada de odio que jamás había visto.-Mira Willy.. si te pido que seas mi novio y me dices que no después de todo lo que hemos pasado para estar juntos, entonces te hubiera estampado la botella de vino.-Se colocó la comida en el regazo para gesticular con la manos, fingiendo que cogía algo y después lo impactaba contra mi cara, que cubrió con la palma de su diestra.-No, no te rías, no es gracioso.-Aseveró, y yo me reí más fuerte, produje carcajadas hasta que me dolieron las mejillas y el estómago. Hasta que mis ojos se cerraron tanto que ya no pude ver más que una pequeña franja con su sonrisa. Fue un ataque de risa tonta, el que me había provocado pensar en su cabreo si después de todo yo decidía que no quería ser su novio. Aunque tenía razón, si sucediera no sería nada gracioso, factor que lo hacía todavía más gracioso. Me pasé las manos por los ojos, mientras que él me miraba como si estuviera loco y eso le gustara.-Esto es perfecto. Me gusta reírme de ti mientras comemos una hamburguesa asquerosa. Gracias por la sorpresa.-Agradecí, para hacerle sentir bien, y porque lo único que necesitaba una cita para ser perfecta, era su presencia. Claro que no podría decírselo de esa manera, pues sonaría demasiado cursi y por tanto Samuel no dudaría en recordármelo eternamente, le conocía bien.-Tú eres perfecto.-Me aduló, mirándome con tal afecto que me produjo una extraña sensación, que consiguió hacer que mi cuerpo empezara a temblar. Extendió su mano hacia mi rostro, me acarició la piel con el dorso y me besó sobre los labios. Llegado a este punto de la noche yo ya me sentía más amado que nunca, y el cariño de sus ojos combinado con las cargas eléctricas que sentía recorrerme la piel cada vez que me tocaba, me tenían desconcertado. ¿Dónde está el límite de la felicidad? Pensaba que la mía estaba llegando a su tope, pero entonces Samuel me dejaba notas en el coche, me cogía la mano delante de la gente y hacía que un trozo de asfalto junto a un aparcamiento pareciera un lugar maravilloso. Entonces el tope rebalsaba, se nos derramaba la felicidad y nos hundíamos en ella, dándonos la muerte más dulce. Correspondí el beso, cerní mis labios sobre los suyos y sentí hormiguear cada recoveco de mi cavidad bucal cuando nuestras lenguas se rozaron, al principio tímidas y luego pasionales, como el reencuentro de dos viejos amantes. Me sentía muy afortunado de tenerle conmigo, de haberle encontrado. Recordaba que dijo que yo había cambiado su vida, pero él también cambió la mía. Enseñándome a querer, siendo el único capaz de atravesar la coraza de desconfianza que años de burlas y menosprecio consiguieron que forjara, para así enseñarme lo que significaba amar y ser amado. De tener un amigo incondicional, un socio inseparable. ¡Que maravilloso era sentirse parte de algo! Algo único, que no puede explicarse con palabras, que nadie más podría entender de no habernos acompañado durante todo el difícil trayecto. Porque Samuel había erigido un lugar al que siempre podía volver, y él era ese lugar. Dejamos de besarnos cuando el beso se tornó tan cálido que nos ardieron las venas, le miré con el corazón latiendo con tal fuerza que apenas escuchaba mi propia respiración.-Gracias por ser mi compañero de aventuras.-Susurré, casi inaudible, para que ni los grillos cantarines pudieran escucharnos. Sus comisuras se alzaron, transformando lo que había sido una tierna sonrisa en algo más burlón.-Gracias por ser mi compañero de aventuras.-Repitió socarrón.-Ay, Willy, que poético.-Se burló, y entorné los ojos. ¡Lo sabía, sabía que no debía intentar ser romántico con él! La intensidad del momento me había arrancado esas palabras del corazón, aunque verdaderamente las sentía.-Cállate.-Desvié la mirada, conteniendo una sonrisa nerviosa. Él me cogió la mano y siguió riéndose sin inhibiciones.-Venga venga, no te sonrojes, me ha gustado la frase, te has lucido.-Felicitó jocoso, acercó la boca a mis sonrosadas mejillas y repartió varios cariñosos besos sobre ellas. Cada roce suyo dejaba calidez sobre mi piel, un reconfortante ardor que tardaba minutos en esfumarse. La noche anterior me había reído a carcajadas tras confesar haberle ganado haciendo trampas por lo que, después de todo, sus burlas ahora estaban más que justificadas. Me debía más de una.-Las tuyas son mucho más empalagosas.-Protesté y volví a llevarme la hamburguesa hacia la boca, empezaba a enfriarse y no me apetecía cenar un trozo de carne congelada. Él me miró mientras comía, cogió la chapa metálica que caía sobre mi clavícula y repasó el contorno de la W con el pulgar.-Hoy me ha llamado mi madre, me ha dicho que ella y mi padre querían verme.-Me explico distraído, aparentando que lo que decía carecía de importancia, cuando era evidente que tenía muchísima para él. La noticia me sorprendió, tragué saliva y le miré interrogante.-¿Y? ¿Has ido?.-Pregunté impacientemente. No me gustaba cómo le habían tratado sus padres, pero no dejaban de formar parte de su familia y por cruel que hubiera sido su comportamiento merecían ser perdonados siempre y cuando se mostraran verdaderamente arrepentidos.-No.-exhaló una bocanada de aire y negó con la cabeza.-Sé lo que crees, no es sólo para pedirme disculpas. Les conozco. Mi madre me pedirá perdón, probablemente, pero mi padre no. Dirán que estaban muy enfadados y todo eso, nos arreglaremos.. pero después intentarán convencerme de que vuelva con Jessica, de que estoy confundido.. sé que lo harán.-Me mordí el labio inferior mientras oía su relato. Desde que nos conocíamos, aunque Samuel mostraba afecto hacia su padre, las historias que contaba sobre él no me inspiraban ninguna confianza. Siempre insistía en que era una buena persona, y no dudaba de su palabra, pero sus relatos siempre dejaban claro que se trataba de un hombre huraño, distante y estricto.-Aún así deberías ir, quizá te sorprendan.-Le aconsejé, pues no era bueno que diera las cosas por hecho y esto le impidiera intentar limar asperezas con sus padres. De momento me mantendría al margen, pero jamás perdonaría a los padres de Samuel si volvían a partir su corazón como lo hicieron el otro día. El mayor daba demasiada importancia y admiraba tanto a su familia, que me dolía que se lo pagaran de semejante manera, me dolía tanto como si lo hubiera vivido en mi propia piel. Ya éramos uno, nadie podía hacer daño a Samuel sin que yo sangrara por sus heridas.-Mejor otro día, en un tiempo. Aún me siento enfadado y triste cuando recuerdo lo que pasó, quizá en otro ocasión no me hubiera afectado tanto.. pero Willy, realmente necesitaba a mis padres en aquel momento.-Confesó apenado, con sus ojos marrones brillando en la oscuridad y sujetando su hamburguesa intacta. Asentí. Recordaba a Samuel en la puerta de casa, empapado y triste, haciendo imposible la tarea de distinguir sus lágrimas de las gotas de lluvia que le rociaban el rostro. Su vulnerabilidad, su desesperada necesidad de ser comprendido. Claro que había necesitado a sus padres en aquel momento, su cariño y aprobación.-Lo sé. Habla con ellos cuando sepas que puedes perdonarles de corazón.-Le aconsejé, sintiéndome impotente por no poder ayudarle haciendo algo que no fuera dedicarle una estúpida frase hecha. Él me lo agradeció, aunque no sirviera para nada, y empezó a comer al ver que era lo único que yo hacía. Pasó toda la cena quejándose de la comida, hasta que finalmente admitió que no tenía mal sabor, pero recalcando que era nociva para el aspecto y la salud.

Terminamos de comer, hice un revoltijo con el envoltorio y lo arrojé a la carretera junto con el suyo. Samuel se levantó, se alisó la ropa y recolocó los puños de su camisa.-¿Nos vamos?.-Preguntó una vez consiguió volver a verse impecable. No fue nada difícil dejar aquel incómodo bordillo que me dejó las posaderas frías y adoloridas.-¿Aquí termina nuestra cita?.-Cuestioné tras levantarme, el tiempo juntos voló con la rapidez de un águila y se perdió en un simple pestañeo. Él se me acercó, se me acercó tanto que sólo por unos centímetros no compartimos el mismo aliento. Su zurda sobre la cintura, su diestra en el bolsillo trasero de mi pantalón. Sus labios.. demasiado cerca, escandalosamente cerca para no estar besándome.-Bueno, en realidad esperaba que terminara dentro de tu habitación.-Murmuró seductor, tentándome al instante, aún siendo obvio que acabaríamos dentro de mi habitación ya que compartíamos cama. Intenté pensar una buena frase para no arruinar el coqueteo, pero en mitad de una exposición de frases típicas con pretensiones de sensualidad, me acordé de lo que había dicho antes.-¿No tenías algo que pedirme?.-Pregunté tras recordar sus intenciones de pedirme que fuéramos pareja-Claro.-Samuel miró a nuestro alrededor, repasó cada rincón de la calle: La carretera desierta perdiéndose en la oscuridad, el edificio en obras junto al aparcamiento y finalmente el McDonald.-Pero no lo imaginaba aquí, macho, que cutrez..-Añadió protestando. En realidad no habría hecho falta que dijera nada, la expresión de su rostro delataba lo poco agradable que el paisaje resultaba, sin necesidad de emplear palabras.-La realidad nunca supera a nuestra imaginación. Además.. deja de quejarte, no ha sido tan malo. Yo he disfrutado cada momento de nuestra cita.-Declaré sinceramente, pues no me sentía en absoluto decepcionado. Samuel me sacó la mano del bolsillo y afirmó con la cabeza.-Yo también, pero..-Murmuró el mayor. Entorné los ojos e interrumpí la oración antes de que pudiera terminar de formularla.-No hace falta que pongas excusas, si no quieres ser mi novio está todo bien.-Bromeé juguetón, me separé de él y empecé a caminar en dirección a casa. Él se apresuró para seguirme.-Es sólo que si llego a saber que íbamos a acabar aquí, te lo habría pedido en la plaza.-Explicó mientras andábamos, su cara de fastidio pobremente alumbrada gracias a la luz de unas cuantas farolas.-¿Qué más da dónde lo hagas? Te recuerdo que me llevaste a un descampado.-Espeté, rememorando el día en que nos habíamos convertido oficialmente en amantes. Claro que entonces no me importó tener que ir a un descampado, y ahora no me importaba estar aquí.-Ya pero ahora es diferente, ahora no tenemos que escondernos.-Que deliciosamente bien sonaron esas palabras cuando treparon por su garganta y le escaparon por los labios. “Ahora no tenemos que escondernos” La mejor combinación de veintiocho letras que había escuchado nunca, hasta me las tatuaría en la frente.-Da igual, ni tienes que pedírmelo tú, puedo hacerlo yo.-Añadí con desinterés, ya que no se me ocurrió antes. Su rostro mutó a una mueca pensativa, se quedó callado mientras caminábamos hasta que al cabo de un rato preguntó.-¿Quién lo pidió la primera vez?.-Me quedé pensando, hice memoria de la época en la que empezamos a estar juntos. Recordaba muchísimos momentos en nuestra casa de los ángeles, pero éste no era uno de ellos. Fui incapaz de recordar cuál de ambos había pedido salir al otro, incluso dudaba que eso hubiera ocurrido.-No tengo ni idea.-Confesé. La sorpresa le abrió los labios, fingió una excelente expresión de indignación.-¡Hala! Menudo novio.-Recriminó, a lo que alcé ambas cejas.-Tú tampoco te acuerdas.-Afirmé, con total convicción. De haberlo sabido no preguntaría, y su indignación sería auténtica.-Claro que me acuerdo, Willy, por favor..-Contestó, delatando todavía más con su manera de hablar que tampoco tenía la más remota idea de quién había sido. Le pregunté cuál de ambos había pedido a salir al otro, a lo que me respondió que no pensaba decírmelo, medio riéndose porque tampoco se acordaba.-Pues olvidemos el tema, vamos a casa.-Exclamé serio, acelerando la velocidad de mis pasos, convirtiéndolos en zancadas. Samuel caminó detrás de mí, intentando alcanzarme sin echarse a correr.-¡Espera! ¡Sé mi novio!.-Gritó. Aproveché que estaba de espaldas para reír y seguí caminando, simulando que estaba enfadado. El mayor me alcanzó, me abrazó por detrás y me pegó los labios a la oreja. Se me erizó la piel cuando sentí su respiración acelerada por la carrera.-Sé mi novio.-Volvió a pedir, en un susurro estremecedor. ¿Quién en su sano juicio diría que no? Volteé para mirarle.-Sólo si tú eres el mío.-Condicioné, esbozando una sonrisa ladina.-Eso no tiene senti..-Y le callé la boca de un beso.

/////

Holi <3 Como siempre, espero que os guste el capítulo.

Y que sepáis que agradezco mucho los comentarios que me dejáis (Leo absolutamente todos los de Wattpad, aunque no respondo porque la mayoría son comentando el capítulo y no hay nada que responder, pero me río mucho leyéndoos, me encanta que comentéis) Y también respondo todos los ask en tumblr que también me gustan mucho <3 Y adoro cuando me citáis o mandáis vía twitter frases que os han gustado, así que en general gracias por todo eso que me aún más ganas de seguir. Un beso a todos !! <3