primer planos

Prólogo

“Cada humano es un ángel que se suicidó”

¿Han oído hablar sobre los ángeles de la guarda?, bueno les interesara saber que si existen, pero no crean que ellos los protegen porque así lo quieran, ellos solo lo hacen para poder sobrevivir, los Ángeles de la Guarda, son conocidos como los parásitos del segundo plano, el titulo más bajo en la jerarquía angelical, ellos se alimentan de la energía que produce el aura de los humanos, mientras más fuerte sea esta aura más fuerte será tu parásito, y él tendrá más influencia en el primer plano y podrá intervenir en tu vida diaria, solo te protegerá para cuidar su fuente de energía y alimentación.

Ellos son como nosotros, tienen forma humana, son como una persona más, pocas personas pueden verlos y los que lo hacen no pueden notarlo a una distancia más o menos larga, la diferencia entre ellos y nosotros son el dorado de sus pupilas. Básicamente ellos son los humanos del segundo plano. Algunos de estos ángeles protegen a los humanos así su aura aumenta por lo que la cantidad de comida también lo hace, ganan fuerza e influencia en el plano terrenal, por lo que pueden manifestarse en forma humana o de algún animal amigable, ya sea un pequeño cachorro o un gato, a veces pueden hablar con nosotros darnos ayuda cuando estamos perdidos o un empujón en la calle cuando estamos distraídos, incluso ayudarte a tener suerte, dinero, amor, trabajo, mientras mayor sea su influencia, más suerte tendrá el humano, y así él se hará más fuerte, mientras más fuerte sea podrá conseguir sus alas.

Pero hay algunos que no les gusta proteger a sus humanos, u otros que no les gusta el aura que producen porque ya no los beneficia o no producen la energía suficiente para saciar su hambre.

Los humanos podrían vivir eternamente pero cuando envejecemos nuestra energía y aura disminuye, por lo que el ángel determina que ya no le es útil el humano y termina con su vida, esto también lo afecta a él, sin un humano, el parásito no tendrá alimento y no tendrá la energía suficiente para sobrevivir por lo que morirá.

Cuando el ángel decide terminar la vida de su humano, se considera suicidio por lo que ese ángel se le borra la memoria, pasa al primer plano y nace como un bebe humano, pero este proceso es un poco largo, tarda un poco en borrarse bien la memoria, por eso algunos niños pequeños hablan solos se ríen se divierten con sus “amigos imaginarios”, los que están expuesto demasiado a estas influencias cuando crecen conservan esa habilidad, pueden ver lo que ocurre en el segundo plano, ven fantasmas, espíritus, demonios y un sin fin de criaturas, pero su memoria de que fueron parásitos ya no está.

Al contrario los humanos que quedaron con asuntos pendientes, o quedaron en el limbo por alguna razón, pasan a ser parásitos y se adhieren a un humano para poder sobrevivir, necesitan ser fuertes porque en el limbo los demonios y criaturas se alimentan de los seres inferiores que tienen menor energía pero esto se da en pocas ocasiones, así se genera un círculo vicioso entre humanos y parásitos que permite mantener el equilibrio.

Hay ángeles que los afecta el aura del humano, si el humano comete delitos, robos y asesinatos, su aura se vuelve oscura y eso afecta al ángel, lo vuelve frío, despiadado, necio, orgulloso y calculador, poco a poco va perdiendo el deseo de obtener sus alas, cuando el humano de un ángel que obtenga alas, daña o asesina a otro, este pierde una porción de sus alas, y las sigue perdiendo hasta que se convierte en un Caído, cuando esto pasa el ángel ya no depende del humano porque el humano le enseño a obtener energía de otra forma eso hace que se revele y mate al humano porque es un daño para el equilibrio y ya no le hace falta para sobrevivir de ahí viene el “Karma” haz cosas malas y te ocurrirán cosas malas, haz cosas buenas y obtendrás cosas buenas.


Sigueme en Wattpad @Killa_Curioso con el titulo “Caído”.

si les gusto reblog y compartan n.n

40. Abre el primer libro que veas por la página 23. Escoge la tercera frase de la página y úsala como la primera oración de tu relato.

 - …El trazo es directo y espontáneo, y diferencia el término medio del trazo del fondo. -Explicó mientras dibujaba líneas rápidas y precisas sobre el dibujo- ¿Ves cómo, a medida que se va dibujando, va saliendo la imagen hacia fuera?
- Sí -respondió no muy segura de saber hacerlo después, cuando estuviese sola.
- Ve marcando las sombras, pero con cuidado. Si las dejas muy nítidas luego tendrás problemas para realzar lo que se encuentre en el primer plano. Procura que queden intermedias entre éste y el fondo.

Cuando Lidia, su profesora, se hubo marchado, se quedó con el carboncillo en la mano sin saber muy bien qué hacer con él. Las indicaciones que le había dado eran claras, y las líneas que acababa de trazar a modo de ejemplo mostraban el resultado que debía obtener, pero temía que, si apoyaba la barrita negra sobre el papel, se cargaría todo.

Tomó aire y miró la imagen de muestra. Copiaba una fotografía en blanco y negro de un paisaje de montaña. Consistía en un castillo medio en ruinas rodeado por un bosque frondoso. A pesar de no ser nada del otro mundo, le parecía bonito; por eso la escogió.

Trazó más con miedo que con soltura, obteniendo una línea que se desviaba ligeramente hacia la izquierda de donde le habría gustado que estuviese. Prosiguió el dibujo con más calma, realizando las líneas más despacio, pero se podía apreciar en algunas zonas que le temblaba ligeramente la mano.

Suspiró mientras echaba un vistazo a su alrededor. A la derecha, Lorena dibujaba otro paisaje, éste urbano. Movía la mano con fluidez y soltura, casi sin despegar la vista de la imagen modelo. El dibujo no estaba mal, aunque se le había ido un poco la perspectiva y las líneas no terminaban de ser precisas. A la izquierda estaba Marina. Ella se había decantado por un jardín, según había dicho, porque tenía elementos urbanos y naturales en la misma foto. Dibujaba con precisión, manteniendo la nariz casi pegada al papel. De vez en cuando se alejaba y comparaba su trabajo con la fotografía, tomando medidas y referencias, y soltando pequeños chistidos de fastidio cada vez que comprobaba que no se correspondían.

Clara no pudo evitar sentir envidia al ver su obra. Por mucho que se quejara la autora, estaba perfecta. Las luces, las sombras, las texturas… Si no fuese porque estaba a medio hacer y sobre el caballete, cualquiera que la viese podría decir que se trataba de una fotografía.

Resignada, volvió a centrarse en su trabajo. Poco a poco, a medida que pasaban los minutos, se iba involucrando más en la obra. Solo de vez en cuando volvía a la realidad al escuchar algunos de los chistidos de Marina o al percibir algún movimiento un poco más brusco de Lorena.

Cuando quedaban pocos minutos para el final de la clase, la profesora se paseó examinando el trabajo de sus alumnos. Se detenía en cada uno, corrigiendo los errores y alabando los éxitos. Cuando llegó hasta Marina, se detuvo y lo contempló durante unos instantes. La alumna permanecía a su lado nerviosa.

- Impresionante, como siempre. -Afirmó finalmente Lidia- Técnica depurada, proporciones bien medidas, las luces bien representadas…
- No, mira. -Interrumpió Marina- Esta rama es más larga que en la foto, y aquí se me ha manchado y he tenido que inventarme un poco esta sombra.
- Bueno, pero has sabido solucionarlo. Son detalles que no se ven si no se señalan.
- ¡Pero no es igual!
- Lo que tú digas, Marina -sonrió la profesora dirigiéndose hacia Clara- Dime, ¿qué tal se te ha dado a ti?

Clara se encogió de hombros. Después de ver el de Marina el suyo le tendría que parecer una basura. Sin embargo, al igual que con sus compañeros, recibió elogios y correcciones. Incluso se sintió orgullosa cuando alabó la corrección del trazo mal hecho.

Empezaba a recoger sus cosas cuando escuchó la valoración del trabajo de Lorena.

- Fascinante -se limitó a decir. Lorena, a su lado, la contemplaba satisfecha- ¿Habías pintado antes paisaje urbano?
- Con carboncillo no. Me parece muy sucio.
- Cualquier técnica es sucia si no la trabajas bien… -murmuró sin apartar la vista del papel rugoso- Tienes una línea muy buena. Me gusta mucho.
- ¡Gracias!
- Marina, Clara. Venid un momento y ved esto.

Ambas se acercaron a ver el trabajo de su compañera. Había logrado representar la imagen que copiaba, pero si se observaba detenidamente, se veía que solo había trazos, líneas y manchas sueltas. No llegaba a ser una abstracción, pero tampoco predominaba el dibujo.

- ¿Qué veis? -preguntó Lidia.
- La perspectiva está mal -respondió Marina al momento- Hay proporciones erróneas. Aquí, por ejemplo, el tamaño de esta ventana no se cuadra con el del resto del edificio. Y este árbol está más a la izquierda que en la foto, por lo que ha tenido que inventarse ese trozo de acera. La gente no está bien definida, y hay algunas sombras muy gruesas en comparación con otras.
- ¿Y tú qué ves, Clara?
- El trazo es suelto y ágil. Igual no tiene las medidas exactas, pero parece que está donde ella quería que estuviese. Se reconoce la calle de la foto, pero en el dibujo parece que hay movimiento.
- ¿Algo más?
- Está terminado -añadió Clara al ver el suyo aún por terminar.
- Haciendo cuatro rayajos yo también lo acabo en un suspiro… -murmuró Marina.
- ¡Ese es tu error, Marina! ¡Eso es lo que quiero que veas: que veáis las dos! -intervino Lidia- Os he pedido que dibujéis un paisaje, no que lo calquéis. Copiar está muy bien para aprender, pero a la hora de dibujar hay que hacer cosas únicas. Lorena se ha dejado llevar por su instinto, ha trabajado disfrutando sin preocuparse por calcar. Ha medido para ver que los edificios se corresponden, ha calculado la profundidad y el foco de la luz, pero le ha dado vida.
- A mí no me gusta que quede todo desigual, y eso es lo que hace que mi estilo sea tan realista.
-Y está genial, pero tampoco te vendría mal soltarte. Para ver la realidad la gente no necesita un dibujo.
- Y para dibujar a base de rayujos no se necesita venir a clase… -murmuró volviendo a recoger sus cosas.

Lorena hizo una mueca mientras la veía apartarse. Luego se centró en Clara.

 - ¿Opinas igual que ella? -preguntó Lidia
- Entiendo ambas partes y creo que ambas tenéis razón.
- Pero ves lo que quiero decirte, ¿verdad?
- Que no me obsesione con lograr que salga igual y que disfrute lo que hago.
- Eso es. Haremos trabajos de copiar y os pediré precisión y exactitud, pero en general, cuando dibujéis por vuestra cuenta, tendréis que hacerlo cómodos y ofrecer algo nuevo.
- Lo tendré en cuenta.
- Y yo lo sabré cuando corrija tus trabajos a partir de ahora.

Lilith en Libra: The Promiscuous Bitch

Rodeada siempre de amigos, parejas y socios, Lilith en Libra posee un don innato para tener siempre gente a su alrededor. Lilith en Libra es vanidosa, seductora, manipuladora y a veces hipócrita. Libra, es un signo regido por Venus planeta de la belleza y el amor, con Lilith, esta Luna Negra tenderá a buscar la belleza, pero de un modo no saludable a veces obsesivo y sin control en su fisico y en los demás. Pues con esta Luna Negra la apariencia fisica y material es un factor importante para lograr sus objetivos. 

Libra es el signo de la pareja, del otro, del romance, con Lilith, habla de alguien que exige bastante de su pareja, puede hasta seducirlo para conseguir lo que quiere.Es muy coqueta, libidinosa y mantiene un grupo grande de amigos. 

Las personas con esta Luna Negra tienden a poner las relaciones en un primer plano, causando que afecte todas las áreas de su vida prejudicándola.

Es una defensora a morir de las causas justas, sobre todo si se trata de defender a su pareja o grupo de amigos. 

Lilith en Libra es coqueta innata, cuando su Luna Negra está mal integrada existe una contradicción en esta posición, por un lado Lilith en Libra puede ser muy celosa y exigir atención y fidelidad a su pareja, pero por otro lado a Lilith en Libra se le dificulta tener un solo romance; a lo largo de su vida tendrá muchos amoríos y quizá no esté sola, pero SÍ puede sentirse sola debido a su desorden emocional y necesidad de recibir afecto . 

Lilith en Libra debe aprender a no asfixiar a su pareja y  a no controlarla.

Los hombres con esta posición se sienten incómodos frente a una mujer en exceso amigable y atractiva, muchas veces temerosos a la infidelidad. 

Imagina que nunca encontrarás al amor de tu vida ¿Qué pasaría si ahora mismo tuvieras una bola mágica de cristal que predijese tu futuro y vieras con claridad que nunca encontrarás al amor de tu vida? Lo que te pido es algo muy triste, lo sé. Todo este tiempo has esperado encontrar a “esa persona especial“ o a alguien que encaje al menos un poco contigo y con quien puedas estar lo que te queda de vida. Sí, yo sé, no eres tan ingenuo como los demás y no crees en eso de las almas gemelas; pero aún así esperas encontrar a alguien que vaya un poco más allá de un simple gusto; alguien a quién abrazar al final de un día largo, quien te cuide cuando te enfermes y que cada noche después del trabajo escuche tus historias. Todos tenemos esa esperanza, todos somos personas. La búsqueda del amor tiene una característica especial y es que influye en nosotros constantemente. El amor está en el primer plano de nuestras acciones, incluso si en nuestra mente todo está dibujado de otra manera. El amor es la razón por la que fuiste a comer con tus amigos aunque en realidad no querías, es la razón de tus miedos e inseguridades con respecto al futuro, pero también es lo que te inspira a hacer grandes cambios. Entonces, si supieras con plena y absoluta certeza que el amor nunca tocará a tu puerta ¿con qué ojos verías el resto de tu vida? ¿cambiarías algo en tu día a día o quizá tus planes a futuro? Tu primera reacción sería algo así como ”bueno, pues qué más da". Al fin de cuentas eres una persona inteligente y tienes planes que no dependen de la influencia de nadie. Todos pensamos igual, pero date la oportunidad de reflexionar por algunos instantes, y es que hay algo con respecto al amor que no queremos admitir: es como una muleta que usamos todo el tiempo; la idea de que vamos a encontrar a alguien que va a aceptar y amar (o al menos aceptar) todos nuestros defectos es una razón para no esforzarse en mejorar lo que falla. El principio de las dos mitades de la naranja nos dificulta cada vez más ser una buena mitad. Si supieras que el amor no será una opción para tí ¿qué cambiarías algo para lo que te queda de vida? ¿te enfocarías acaso en tu carrera o en tener éxito? ¿o quizá invertirías en tí, irías de vacaciones más seguido y saldrías de tu zona de confort?. Te hago esas preguntas porque tiendo a pensar que la perspectiva de no encontrar el amor de la vida sería más bien un punto de inflexión. Mirar desde otro ángulo lo que inicialmente consideramos algo malo puede al fin de cuentas, liberarnos. Al no tener miedo de morir solo se abren ante nuestros ojos posibilidades sin precedentes; ahora podemos intentar vivir en cada continente, o tener una carrera espectacular; podríamos volver a la universidad y obtener al fin el título que siempre habíamos querido sin tener que preocuparnos por la carga financiera que puede recaer sobre los hombros de la otra persona. El amor ejerce sobre nosotros una presión muy sutil pero constante y en algunas ocasiones ni siquiera lo entendemos. Quizá su ausencia puede ser el pago por disfrutar de la libertad absoluta. Porque cuando no necesitamos buscar el verdadero amor entendemos al fin que también tenemos derecho a amarnos a nosotros mismos, que podemos vivir y desarrollarnos, retarnos, mimarnos y subir tan alto como un rascacielos al ser cada día más capaces; entonces encontraremos en nosotros mismos lo que inicialmente buscábamos en otro. Hay algo que debemos dejar de hacer y es esperar el momento en que alguien venga y cambie nuestra vida; sé esa persona que esperabas, vive cada día como si estuvieras enamorado de ti mismo porque hay algo que sabes con certeza y es que serás tú y nadie más quien sobrelleve cada triunfo, cada derrota, cada miedo y cada victoria. Serás tú quien te de la mano cuando caigas y serás tú esa persona que sufra los arañazos cuando las fuerzas se acaben. Debemos empezar a valorar todo lo que representamos para nosotros mismos en nuestras vidas. Hay algo irónico y es que somos más atractivos cuando ni pensamos en ello; cuando caminamos por la vida seguros, libres y sin fronteras irradiamos un tipo incomparable de energía que es imposible imitar si las condiciones fueran otras. Esa energía es capaz de cambiar no sólo nuestra vida sino la de aquellos a nuestro alrededor. Por eso es mejor dejar de buscar a "esa persona especial" y ser para sí mismo ambas mitades de la naranja.
Escrito para él, mi excusa perfecta.

Porque tu eres la excusa perfecta para deshacerme de esta timidez que me ha agobiado desde la primera vez que te vi.

Porque no imaginas lo dificil que es estar sentada de aquél lado sólo viendote cuando quisiera caminar hacia a ti con la misma seguridad con que me miran tus ojos entre la multitud y mostrarte que a pesar de todo lo que ha pasado, las anteriores y esos cuentos, hasta antes de mi jamás te habían besado.

Déjame mostrarte que es amar y ser amado, dejame mostrarte, cariño, como los labios deben ser usados, dejame mostrarte como antes de ti nadie te había acariciado y seré yo la única capaz de ver más allá de lo que muestras a todos en primer plano.

Deja que tome tu corazón entre mis manos para suavizarlo con el amor y intensidad con la que me han forjado. Deja que tome tu mano y caminemos a mostrarnos todo aquello que jamas a nadie hemos revelado.

No se desgastarán nuestros besos,
no se desgastaran nuestras manos,
no se desgastará si quiera el amor que día a día nos demostramos.

Por eso acercate a mi hoy que eres la excusa perfecta para develarte mi esencia, para deshacerme de la timidez y entregarte un corazón que a nadie se le muestra.

(Escrito directamente a él, el día 28 de Abril a las 12:07 am)

Cámara. /Wigetta

Samuel salía de la universidad. Era tarde a lo que un sujeto se le acerca.

-Hola. -Dijo aquel tipo de quizá unos cuarenta años.

-Hola? -Respondería el castaño con prisa.

Aquel sujeto no es que escogiese una persona al azar. 

Él en definitiva esperaba al castaño, ya era una obsesión que tenía con aquel tipo que gustaba el color purpura y la ropa ajustada.

-Estoy haciendo una encuesta. Te importaría si respondieses a unas preguntas? -Aquel tipo sacó unas hojas, su plan ya había dado el primer paso.

-La verdad ahora estoy con poco tiempo. -El castaño se puso la maleta y caminaba de prisa.

-Solo son unas preguntas. Prometo que solo es un momento. Si gustas camino contigo. -Aquel sujeto era insistente.

Samuel accedería y aquel sujeto lo acompañaría hasta tomar el bus que lo llevaría a la estación.

Pasaba el tiempo mientras caminaba y aquel tipo daba pregunta tras pregunta. A Samuel esto no le parecía cosa del otro mundo excepto cuando empezó a hablar de dinero. Aquel era un tema que a Samuel lo atormenta constantemente.

-En estos momentos piensas o sientes que necesitas mas dinero que tiempo o piensas lo contrario? -Aquel sujeto sabía por donde flaquea Samuel.

 No era un tonto, él en definitiva lo había estudiado todo. 

Sabe con exactitud todos los gastos del castaño, cuantos trabajos tiene y que no tiene tiempo y si lo tuviese seguramente estaría trabajando.

-Pues… -Titubeo Samuel. Realmente no quería responder a ello. Miraba desesperadamente con la esperanza que su transporte llegara e irse.

-Si no quieres responder está bien. Disculpa si  soy entrometido, pero no es mi intención.

-Está bien, no me molesta pero si es un tema que prefiero no hablar. Y si, tengo problemas con el dinero.

Aquel sujeto guardo sus hojas.

-Bueno. Eso era todo.

-Tan rápido? -Preguntó el castaño, aquel tipo sabía que la primera parte de su jugada había ido mas que bien.

-Si. Bueno esto era para un proyecto. Soy Damian hago casting para una agencia de modelos.

El transporte llegó. Samuel y Damian subieron. 

-Un gusto el poder haberte ayudado. -Samuel dejó de dudar y como no había asientos le tocó estar parado junto a Damian. Un viaje de poco mas de media hora a su trabajo.

-Tienes presencia para modelo, te lo han dicho? -Damian estaba acertando una y otra vez con su plan y Samuel sin saberlo iba cayendo.

-No. Pero gracias.. -El castaño respondería agradecido por aquel cumplido.

-Podría tomarte unas fotos y pagarte por ello.

-No creo que llegué a ese punto. Eso es mucho.

-Tienes muy buen  cuerpo, mas que trabajado. Vas mucho al gym?

-No. Practico mucho natación y corro cada mañana.

Damian lo sabía. Él ha acosado durante mucho tiempo a Samuel y conoce los horarios, hasta los lugares y con quien a veces frecuenta en esos sitios.

Una pregunta lleva a otra.

El móvil de Samuel sonó. El castaño respondería para que le comunicaran, que no iba a trabajar aquel día.

-Estas bien? -Preguntó Damian.

-Si. Me dijeron que no vaya a trabajar y..

-Necesitas el dinero, verdad? -Otra persona fuese honesta en preguntarle pero Damian pese a que sonaba sincero no lo era. Él sólo quería una cosa de Samuel.

-Si. -El castaño respondería desinteresado.

-Podría invitarte a comer. Si confías claro está.

Samuel desconfiaba, bueno y quien no. Pero en ese momento no lo pensaría mucho pues estaba con una nevera casi vacía y en su trabajo era donde comería.

-Claro.

Damian estaba mas que feliz  pues su plan marchaba mas que perfecto. Y grabado desde un plano directo estaba Samuel, pues sin que éste lo supiese era y estaba siendo filmado. Samuel se había vuelto en una obsesión desde hace mas de seis meses, desde aquella vez que lo vio correr cerca de ese parque con el torso desnudo.

Caminaban ya a un local de comida rápida en un centro comercial, Samuel no era tan confiado pues acepto si, pero él escogió el lugar.

Samuel ya estaba en la mesa con una hamburguesa extra grande y soda de igual tamaño, una porción de ensalada y una manzana. Damian solo la bebida y ensalada.

Su plan estaba yendo bien.

-Entonces las fotos, te puedo pagar por ello.

Samuel lo vio fijamente. Él no creía que algo así pasara.

-No lo se.

-Por favor come.

Así lo hizo. Pero no estaba ya cómodo.

Ya habían terminado. Samuel seguía desde primer plano con la bebida.

Damian sacó su billetera para entregarle $50.

-Si me dejas ver tu abdomen y pectoral por un momento.

Samuel los tomó. Era claro que no estaba bromeando pues en la cara de Damian no había ese gesto.

Samuel se vio con el dinero en la mano y era lo que necesitaba para comprar algo de comida por un par de días. Observó a todos lados.

-Ven. -Respondería Samuel luego de guardarse el dinero.

Damian estaba seguro que todo iría mas que bien.

Llegaron a un parque, casi no había nadie y ya estaba oscuro.

Atrás de los baños había muchos árboles.

Samuel se quitó la camisa.

Miró nervioso por si alguien viniese.

-Adelante. -Dijo el castaño.

Damian estaba algo nervioso. No era la primera vez que hacía esto pero si la primera que se sentía así por esperar tanto por alguien.

Tocó despacio el cuerpo de Samuel. Era cálido, velludo.

Así por un par de minutos a lo que Samuel se puso la camisa para salir de tal lugar.

Damian lo siguió.

-Un buen modelo debe contar con buenos centímetros. Cuantos tienes Samuel?

-QUE?!

Damian sabía que ese era en definitiva el paso mas difícil.El cúal podía hacer que todo se vaya a  la mierda.

Sacó de su billetera $300. 

-Toma. 

Samuel ya no podía con esto. Pero el dinero en sus manos era tentador. Un par de guardias caminaron hacia ellos.

Samuel tenía el dinero en su mano. Damian caminaba junto a el.

No quería aceptar pero…

Samuel se guardo el dinero pero no respondió a ello. Pues eso solo lo sabía su novia.

-Si quieres vamos a ese lugar y me lo muestras.

Samuel alzó la mirada y era claro que aquel lugar era un MOTEL. Si, con las letras igual de grandes.

Samuel estaba por devolver el dinero pero pensó en muchas deudas que tiene y en definitiva esto le iba bien pese a que la propuesta no le agradaba en absoluto.

Entraron a tal sitio. Samuel no se acercó para nada al mostrador. Damian le dio la señal para que siguiese al ascensor.

-Es esta la habitación. -Dijo Damian. 

Era, ya seis meses que se había imaginado a Samuel así y finalmente su obsesión se veía realizada.

-No te lo diré por que eso lo sabe mi novia. 

Damian se sentó en la cama. El angulo era perfecto, para Damian Samuel lo era, su camisa purpura y su cabello peinado hacia atrás, su barba de una semana y la forma de caminar.

Samuel no es que se sintiese de ganas por ello le resultaba algo complicado.

Damian bajó el cierre de Samuel y este no puso objeción. 

Samuel desabrochaba el cinturón dejando que el pantalón cayese dejando su gran bulto, lejos de la imaginación de Damian. Era claro que no lo imaginaba así y eso que no estaba en su pleno vigor.

Pues Samuel no se sentía atraído por un hombre, al menos eso él lo imaginaba siempre y lo tenía claro.

Damian paso la mano despacio. Samuel no decía algo, no se movía.

-Vaya. -Replica Damian.

El castaño veía como era despojado de su ajustado interior negro. Damian sacó su billetera dejando en las manos de Samuel $500.

Pero no, Samuel no se imaginaba nada. Era hasta absurdo que no lo dedujera. Todo era planeado, incluso a Damián se le escapo llamarlo por el nombre antes que pasara lo de la comida como si lo conociese de otro lugar, hasta mencionando un lugar que Samuel va solo y que fuese como si lo hubiese visto.

 Todo era tan obvio, menos para Samuel.

El castaño era obvio que no lo estaba pasando muy bien. Pues en él no había una erección y eso que Damian parecía que si.

El dinero nuevamente estaba en las manos del castaño. Ya no hubieron mas palabras para Samuel de parte de Damián.

Era claro lo que el tipo quería.

Damian tomó aquel miembro y lo introdujo en su boca, Samuel estaba tan confundido pero vamos. Entrar a un MOTEL no te indica que algo ya esta mas que claro?.

Que, el juego de preguntas ya dejo de ser un juego?, que, las insinuaciones pasaron a ser hechos concretos que se enfatizan con el dinero?.

Que ya esto es mas directo imposible.

Samuel estaba sintiendo placer pero no el mismo que sentía con su novia.

Damian se puso de pie.

-También estoy con ganas de jugar.

Aquel tipo dejo de lado tantas palabras. Bajo sus pantalones dejando el claro su miembro al castaño. Tomó suavemente la cara del castaño hasta acercar su miembro a la boca de éste.

Pero no, Samuel no pudo. Entregó el dinero y salio corriendo de tal sitio.

-Espera! -Gritó Damian.

Pero el castaño no se detenía.

Damian corría hasta ver que el castaño se detuvo en el semáforo de una gran calle.

-Te devolví todo. -Respondería el castaño para apartarse de Damian.

-Lo siento. -Dijo Damian, pero era falso. 

Pues la realidad era otra.

Él tenía una segunda parte por si esto fracasara.

-Por favor acompáñame. Prometo no tocarte. -Dijo Damian quien aplicaría la parte de su plan si esto fracasara.

Ya que en tal tipo existía un morbo inmenso. Y aunque no sea con él directamente quería que Samuel se muestre en su fantasía, aunque esto signifique que esté con otro tipo.

Samuel accedió. Se metieron a un café. Sin embargo en la mente del castaño sólo venía la turbia imagen del instante es esa recamara de dicho motel.

Damian pidió un par de café  y pasaron en silencio por varios minutos.

-Hagamos un trato. -Dijo ansioso Damian sin que se notase mucho su desesperación.

-No. -Respondería el incomodo castaño quien prefería no tener contacto visual con Damian.

-Mira. -Bajo el tono de su voz para posterior dejar ver de su chaqueta un fajo grande de billetes de $100

Samuel no podía creerlo.

-Te ofrezco $2.000 por un vídeo tuyo y un tipo, cualquiera, que tu escojas esta noche. -Dijo Damian al tomar la mano de Samuel y que tocase el dinero, de la misma forma sádica que lo hizo en dicha habitación.

-Entiendo que no quieras estar conmigo. Sin embargo tienes la libertad de escoger a cualquier tipo ahora y llevarlo a una habitación y grabarlo todo para mí.

Samuel no creía que todo esto le estaba ocurriendo. Pero era real, todo, absolutamente todo pasaba aquí y ahora.

El café estaba caliente y su mano izquierda que sentía lo áspero de los billetes.

Pero Samuel retiró la mano pues se disponía a irse.

-Espera. $2.500. Te ofrezco eso. Aceptas?

Su desesperación era tal que aumentar el valor no sería un problema.

Samuel se sentía con el corazón en el cuello y totalmente desnudo ante Damian y no solo metafóricamente hablando. 

-Sabes, debo irme y…

-$3000. Aceptas por eso?

Samuel se acercó nervioso nuevamente a su asiento dispuesto a insultar a  tal tipo. Cuando…

-Disculpa… -Dijo un tipo de quizá unos 20 años de sonrisa amplia y ojos rasgados.

Aquel tipo tropezó con Samuel y éste no le presto mucha atención y cedió el paso.

Samuel se sentó y Damian dijo.

-$5.000. Es mi última oferta.

Samuel ya no sabía que decir. Era claro su incomodidad pero mas por el dinero, éste era un tema que siempre a ignorado pues para él esto lo jode de todas las formas posibles y ahora en una noche normal aparece un tipo y de una forma indecorosa le ofrece mucho mas de lo que creería.

Pero Samuel aceptó.

Pasaron unos minutos mas a lo que Damian le había dado las indicaciones. Donde estaba la cámara y que recibiría su paga al darle la cámara.

-Entonces quien? -Preguntó Samuel a Damian.

El castaño veía a su alrededor hasta que el tipo que tropezó con el hace minutos atrás lo había estado viendo por rato. Por la forma en la que le dijo Damian al castaño parecía su presa mas fácil.

Samuel camino al tipo quien suspiro de manera tan obvia.

Sería fácil?

-Samuel, un gusto…

Dijo el castaño al estrechar su mano al tipo quien estaba sentado con una pareja, un sujeto de gorro y una bella rubia quien se le escapa cada dos por tres su lengua natal.

-Guillermo, hum un gusto también… -El menor sonreía y se notó en la forma nerviosa en la que  hablaba. Era  irrebatible su felicidad.

Así fue por un par de minutos.

Samuel tenía toda la noche para llevarse al menor a dicha habitación. De que aceptase y tener su dinero.

-Quieres ir a un lugar mas calmado? -Dijo el castaño.

Damian se había ido ya. Samuel tenía las llaves de la habitación de un hotel, que por cierto no es la misma en la que había estado con Damian.

-No se. Yo.. -Respondería nervioso Guillermo.

Samuel solo quería su dinero y acabar con esto.

El castaño no dejaría escapar esta oportunidad. Tomó las manos del menor y las dirigió a su entrepierna. En otras circunstancias esto jamas lo hubiese hecho pero ahora era diferente. Maldita sea, todo lo era

Samuel tomó los labios del menor evitando que se notase su primera vez en los labios de un hombre y sin saberlo la primera vez también en los labios de  Guillermo.

Fue entonces que el menor se regocijó en el cuello del mayor. Era notoria su primera vez. Pero, pero esto para los sentidos de Samuel se escapaban. Desaparecían los pensamientos al sentir lo cálido, lo normal que parece ante el frío viento y sus sentidos tan expuestos.

Guillermo asintió, que más podía hacer si las palabras ya no le pertenecían. Si acaso el aliento era algo que con complicaciones aún mantenía en leves choques que Samuel hacía con sus labios y los de él.

Guillermo se acercó a la mesa de sus dos amigos para decirles que iba a marcharse un momento cosa que a la rubia no le agradaba pero a su amigo de gorro si. Y no porque quería que se marchase, más bien porque ese era el plan. Llevar a su amigo y que disfrute y al fin conozca a alguien.

Samuel caminaba al lado de Guillermo sin decir nada, era de noche, ya se veían a tantas parejas caminar de la mano y no importaba el sexo, Guillermo quiso tomar la mano de Samuel pero éste se le adelanto al tener que cruzar la calle.

En la mente de Guillermo existían tantos pensamientos y todos eran de felicidad.

Sin embargo, la felicidad son momentos. Y que son momentos que se viven y otros que se evitan, mas aún es demasiado complicado el poder diferenciarlos cuando se está feliz pues no se piensa y sólo se actúa. 

Somos impulsos que quizá sea adrenalina u otra cosa que nos invade y cuando nos damos cuenta lo vivimos sin medir las consecuencias, sin hacer otra cosa que sentir el paraíso leve que viene y va en cada latido.

-Es ahí.. –Dijo Samuel.

-Vaya… -Respondería Guillermo.

Era el Motel.

Era, si era el momento de decidirse.

En ambos hay dudas, y sin saberlo un futuro de cosas buenas y malas.

Guillermo quien aún tomaba la mano de Samuel estaba muy nervioso, sin decir nada seguía observando tal lugar, Con las luces igual de fuertes que  a las del árbol de navidad.

Samuel por otra parte no se escapaba a sentir algo parecido a lo de Guillermo. Sólo que él debía mostrarse mas seguro. En su pecho los latidos no eran rápidos, eran mas intensos y lentos. Ya esto era un paso del que era difícil retroceder y en el que no podía decir nada a el hombre que tomaba su mano.

-Claro… -Respondería Guillermo, queriendo sonar seguro.

Samuel dio el primer paso.

Al entrar en el motel una mujer delgada, que era una total desconocida para ambos pero que Samuel no dejaría que lo tomase como alguien que recién va.

-Puedo ayudarlos? –Diría aquella mujer de nombre María.

-No gracias. Tengo una habitación. -Respondería Samuel al dirigirse directo al elevador.

Sin soltar la mano de Guillermo pensaba en como continuar con esto.

Como seguir?

Acaso sería igual que con su novia?

Llegaron al piso, la habitación 14, entraron. Lo primero era una gran sala.

Guillermo dejó la mano de Samuel.

El castaño volteó, notando la cara sonrojada de su acompañante.

-Estas bien? –Preguntó el castaño.

-No se si pueda seguir. Estoy muy nervioso. Yo…

-Tranquilo, si quieres no lo hacemos.

-Jamás lo he hecho. –Tomo aire con gran dificultad el menor evitando el contacto visual.

Samuel quiso salir y dejarlo todo ahí. Se notaba que lo que decía Guillermo era verdad, que sus manos se notan temblar y que mira a todas partes.

Samuel se acercó a Guillermo.

Puso las manos del menor en su pecho dejando que acariciara lo cálido de éste.

El menor seguía nervioso. Samuel no tomaría a alguien por la fuerza y recordó que su primera vez no fue tampoco lo que él imagino.

Entonces, porque no hacerla más que buena para otro?

Terminando de quitarse la camisa y quedando solo con la corbata puesta notó que Guillermo no había quitado la mano ni de su pectoral o abdomen. Era claro que estaba más a gusto.

Tomando al menor en peso hasta llegar a la cama, a la gran cama.

Lo que Samuel no sabía era que en la habitación existían más de cuatro cámaras captando absolutamente todo, estabas bien escondidas, diminutas por si Samuel trataba irse y borrar la evidencia.

Los besos eran diferente para Samuel, por alguna razón se sentían más de todos los sentidos con ese chico que con su novia. Acaso era por ser una primera vez?

Acaso, esto le podría gustar?

Muchas preguntas invadían la mente del castaño, pero nada era forzado. Bueno con miedo de tocar por parte de Guillermo, quien era torpe en esto.

Y no es que Samuel sea más experto pero ya  no tenía eso que le impide seguir, excepto que era un chico esta vez.

-Puedes sentirte cómodo. No te diré nada.. –Quiso reír Samuel al decir ello, al sentir con claridad como las manos de Guillermo no paran de temblar.

Guillermo sin poder responder solo humedeció sus labios y empujó sutilmente a Samuel para ahora él poder estar encima y despojarse de su sudadera.

 Seguía temblando.

Samuel acercó su mano a la nuca de Guillermo y así juntarse en un beso, quizá  de esta forma dejase de temblar.

Se escuchaba sutilmente la letra de una canción que a Guillermo siempre le ha gustado. 

Que muchas veces hizo que su imaginación volase al visualizar un instante perfecto, pero que ahora eso no era para nada lo que estaba pasando, pues eso no se iguala en nada al sentir los labios y lo cálido de Samuel.

En su mente seguía la letra..

That salvation lets their wings unfold
So when I’m lying in my bed
Thoughts running through my head
And I feel the love is dead
I’m loving angels instead

And through it all she offers me protection
A lot of love and affection
Whether I’m right or wrong
And down the waterfall
Wherever it may take me
I know that life won’t break me
When I come to call, she won’t forsake me
I’m loving angels instead


Samuel oía la letra, pero no se la sabía, pero no era difícil notar que Guillermo se movía al compás de esa melodía.

Esto, hizo que el mayor se alejase por unos instantes de los labios del menor y quitarse sutilmente el Jean sin romper el contacto visual.

Sus cortos bóxer blancos y la mirada de lo que está pasando.

Samuel se sentó encima del abdomen de Guillermo.

 Éste sin embargo no podía terminar de creerlo.

Cada vez la canción era más repetitiva, como si las casualidades no existiesen.

-Quítamelo… -Susurro el castaño.

 Siendo un instante que para el menor se congelo. 

Sus manos que se dirigían al bóxer.Temblando, feliz.

Fue lento, hasta que notó las manos de Samuel en su rostro que lo tomaron en un beso intenso. Siendo una respiración complicada, una primera vez para ambos, una sutil melodía que ambos seguían..

Guillermo tomó el miembro de Samuel, el castaño seguía en su beso y el menor notó como éste crecía cada vez más.

Ahora lo que vendría sería más que complicado por ser una doble primera vez.

Su respiración quiso que se igualara a la de Samuel, la que  parecía un poco mas calmada.

Samuel desabrochaba finalmente y bajaba el jean de Guillermo quien quiso romper el contacto visual, mas aún esto era imposible.

Las cámaras desaparecieron por es instante. Samuel sólo quería tener el momento y evitar que se note esto sea un momento que fue pagado.

-Date vuelta. -Dijo Samuel al ya estar despojado de sus prendas.

Guillermo obedeció. Su respiración fuerte y sus manos que tomaban las sabanas.

Samuel se dirigió a besos a la espalda de Guillermo, eso le quemaba al menor.

Él jamas se había sentido tan bien. Tan diferente, así como lo era todo.

Samuel tomó el trasero de Guillermo apretando lentamente y con fuerza estos. El menor volteaba notando lo cauteloso del mayor.

Subiendo un poco a la altura del espaldar y tomando la almohada, abrió un poco sus piernas y Samuel dirigió la punta de sus dedos acariciando su orificio.

Se podía sentir como Guillermo se aguantaba el placer, la manera como obviaba sus labios al éxtasis que eran los dedos del mayor.

El mayor se había olvidado totalmente de la protección pues con su novia no los necesitaba, nunca tenía preservativos ya que aunque mirase a otras chicas jamas pensó en serle infiel.

Dudó, si. Lo hizo 

-..Pasa algo? -Preguntó Guillermo al sentir que la pausa lo carcomía.

-No traje protección. -Respondió. Bajando de Guillermo y siendo consciente que el momento lo alejaba de la realidad.

El menor lo tomó de la mano. Evitando mirarlo directamente, con sus ansias por vividlo, por tenerlo, por ya ser de Samuel.

-…Te dije, que no he estado con nadie. No tienes de que preocuparte. Soy sano.. -Las pausas que hacía Guillermo eran dignas de la ocasión.

Samuel jamas se imagino en tal circunstancias, la cara del menor eran de estar listo. Y Samuel por otra parte se veía parado ahí sí, pero es como si no fuese verdad.

Guillermo se acercó, tomando las caderas de Samuel y tumbarlo en la cama.

Tomó el miembro del castaño dirigiéndolo a su boca. Era la oportunidad perfecta, se acercó abriendo lentamente su boca, era la emoción en sus latidos.

Sus labios tocaban el glande, bajando y subiendo.

-mmm.. -Se escucho a Samuel.

El castaño tumbo su cabeza. Sus manos que se apoyaban en la cama y Guillermo quien sentía como la erección del castaño se pronunciaba en pocos segundos. 

El menor lo sentía y sabía que era el momento en el que ya no puedes retroceder. 

Era cierto que Samuel no le había respondido a Damian por su tamaño, pues era también cierto que no lo había medido, sin embargo Guillermo sabía de tallas y no porque sea un experto  en miembros sino por que sus estudios son de medidas. Calculando Samuel pasaba los 20 cm, esto en la cabeza de Guillermo  era mucho pese a ser inexperto.

Samuel ya estaba decidido. Tomó a Guillermo subiendo el nivel de la ocasión.

Las cámaras amputaban directo a la cama.

Guillermo boca arriba observaba tan deseoso el cuerpo definido del mayor mientras éste colocaba su miembro en la entrada del menor.

Se hacía complicado, sin medios para prepararlo. Samuel solo empujaba su dedo e intentaba nuevamente introducirse en Guillermo.

-Mmmm.. -Se escuchaba a Guillermo gemir. Dolor, placer, la forma en como se reprimía.

Samuel estaba listo al poder meterse casi en Guillermo.

-MADRE MÍA! -Exclamo a la vez que se impulsaba adelante y atrás. Guillermo sentía dolor, mucho dolor.

Mas aún no cesaría el dolor pues era placer también.

Samuel lo embestía sin evitar el dolor pues él creía que estaba siendo sutil.

Realmente Guillermo no decía que parase pues a  él le gustaba. 





%70 de %100

Continuara…

Nuevamente me quedé sin tiempo. Gracias a quien la sigue. Tratare terminarla de noche o quizá mañana en la tarde. :3 Gracias z4

anonymous asked:

quiero mas Smut!!

Aprovecho este pedido anónimo de Smut para publicar un pedido privado.
A Carol no se le ve la cara, por lo que he incluido el detalle de sus botas y cuchillo en primer plano para que nadie fantasee con que es otra persona jaja.
P.D. Daryl ya podría tener una Vespa, (aunque no de morbo alguno) que me he pasado más tiempo dibujando detalles de la moto que otra cosa jajaja.

SOBRE EL VIDEO EN 360 SUGERENCIA

Bueno, esto va para alimentar sus instintos de FBI, puede que les sea útil.
Hay una aplicación llamada tubemate, con esa aplicación puedes descargar casi todos los vídeos de youtube (si, un poco ilegal es) si tienes un teléfono/tablet android.
La cuestión es que, cuando Willy subió el vlog con frank, yo lo bajé con esa app, y sorpresa, el vídeo aparece completo, PERO en primer plano.
Osea, Frank y Willy aparecían en la pantalla al mismo tiempo, y no tenía que torcer el teléfono para verlo. Lo único malo es que algunas partes aparecían mas pequeñas, pero toso se podía ver de una vez.

Que es esto? Pues una forma de facilitar el examen al que someterán el vídeo. Pueden verlo una vez de un lado y otra del otro para darle la visita a willyrex, y bajarlo para examinar a conciencia.

El link de la app está aquí.
tubemate-youtube-downloader.en.uptodown.com/android

Primero deben ir a ajustes, seguridad y activar la instilación de fuentes desconocidas (una vez instalada la app la pueden desactivar). Una vez descargada, la instalan desde la notificación, ahí pueden buscar el vídeo en youtube.

Bueno, eso es todo, solamente era una sugerencia, a algunos les parecerá fácil examinarlo así, a otros dándole vuelta al vídeo.

La imagen de la cabecera es para que vean como queda el vídeo al bajarlo.

PD: si creen que es interesante, pueden dar RB para que no se pierda.
Y sí...

Y sí las apariciones de Vegetta en las animaciones simbolizan su momento actual de relación? No sé si es flasheo mío o qué, pero en la primera animación Vege no figura y es justo el momento en el que se volvía de Los Ángeles a España. En la segunda animación Vege aparece como cameo, que sería que están reconstruyendo lo suyo de a poco. Y en ésta salió en primer plano… *cofbodawigettacof*

NO SÉ, SI CUELA CUELA Y SI NO ME LA PELA 😂😂😂

La cucharada estrecha

Un fama descubrió que la virtud era un microbio redondo y lleno de patas. Instantáneamente dio a beber una gran cucharada de virtud a su suegra. El resultado fue horrible: esta señora renunció a sus comentarios mordaces, fundó un club para la protección de alpinistas extraviados, y en menos de dos meses se condujo de manera tan ejemplar que los defectos de su hija, hasta entonces inadvertidos, pasaron a primer plano con gran sobresalto y estupefacción del fama. No le quedó más remedio que dar una cucharada de virtud a su mujer, la cual lo abandonó esa misma noche por encontrarlo grosero, insignificante, y en todo diferente de los arquetipos morales que flotaban rutilando ante sus ojos.

El fama lo pensó largamente, y al final se tomó un frasco de virtud. Pero lo mismo sigue viviendo solo y triste. Cuando se cruza en la calle con su suegra o su mujer, ambos se saludan respetuosamente y desde lejos. No se atreven siquiera a hablarse, tanta es su respectiva perfección y el miedo que tienen de contaminarse.


—Julio Cortázar, Historia de cronopios y famas.