porta

No quiero despertarme una mañana y darme cuenta de que no hice nada de lo que siempre quise hacer. No quiero tener 50 años y no haber podido conocer mis países favoritos. Tampoco quiero llegar a vieja sin haber abrazado a mis ídolos de la adolescencia. No quiero despertar una mañana, ahí, casada con la persona incorrecta. No quiero a nadie que me impida ser quien soy, quien realmente quiero ser. No quiero negatividad en mi vida. Porque ésta vida es una, y no quiero desaprovechar ni un puto segundo. Vivir al máximo, de eso se trata.
Deixe vir a aflição - Deus me provou. Pobreza, pode bater à minha porta, mas Deus já está dentro da casa e Ele me provou. Doença, pode chegar, mas tenho o bálsamo pronto. O que quer que recair sobre mim nesse vale de lágrimas, sei que Ele me ‘provou’ (Isaías 48.10).
—  Charles H. Spurgeon – Dia a Dia com Spurgeon: Manhã e Noite