porque porque

¿Qué forma le ves a esa nube? —Preguntó a la primera persona que pasó en la cercanía. Glenda reposaba sobre el pasto, sus manos encima de su abdomen, y sus ojos examinando el cielo, de un tono azul claro. Hacía un buen clima en Londres esa mañana, lo cual alegraba a Chittock.