política

Somos hijos de nuestra época
y nuestra época es política.

Todos tus, mis, nuestros, vuestros
problemas diurnos, y los nocturnos,
son problemas políticos.
Quieras o no,
tus genes tienen un pasado político,
tu piel un matiz político
y tus ojos una visión política.

Cuanto dices produce una resonancia,
cuanto callas implica una elocuencia
inevitablemente política.

Incluso al caminar por bosques y praderas
das pasos políticos
en terreno político.

Adquirir significado político
ni siquiera requiere ser humano.
Basta ser petróleo,
pienso compuesto o materia reciclada.

Los poemas apolíticos son también políticos,
y en lo alto resplandece la luna,
un cuerpo ya no lunar.
Ser o no ser, ésta es la cuestión.
¿Qué cuestión?, adivina corazón:
una cuestión política.

—  Poesía no completa: “Hijos de la época”, Wisława Szymborska

Podría decir que no me gusta la vida tal y como es en la actualidad, pero supongo que esta no tiene la culpa de que no sepamos utilizarla. Conozco demasiada gente infeliz, y otros incapaces de conformarse con nada. Cada vez la vida occidental ha ido penetrando más en su propia huella y olvidando lo que hay fuera. Todos dependemos del papel moneda, vivimos en un Monopoli donde nadie se fija en el bienestar de los demás, donde todos malgastan su tiempo para acumular papeles inservibles cuando uno ya está muerto.

Realmente no entiendo a las personas de este siglo, o a ser sinceros, no entiendo a la raza humana en general. Somos una epidemia exterminadora que vive sin remordimientos y ve natural el sentirse una especie superior, o una raza, o un clase social, o un género, o simplemente una persona superior a las que le rodean.

¿En qué momento se ha convertido en algo tan normal este sentimiento de superioridad?

—  Srta Tass.
Un recuerdo que espina la piel

Queda en la memoria del pueblo mexicano la herida abierta y sangrante de 43 familias que jamás volvieron a saber de uno de sus hijos, hermanos, primos, nietos. 43 personas que fueron evaporadas sin rastro alguno por expresar lo que los grupos de poder no quieren que la gente sepa, por abrir la boca y sacar la verdad a los tendederos públicos. 

Hoy hace tres años los exterminaron como cucarachas pero YO aún lo recuerdo. Pese a sus letales cortinas de humo, aun cuando el tiempo sigue corriendo y México se llena de tragedias, YO aún lo recuerdo, recuerdo su lucha y sus ideas, recuerdo el dolor, pero ante todo recuerdo que aún nos faltan 43. 


-Bloody Phoenix- 

#NOSFALTAN43