poesia feliz

Ella siempre llora.
Los ojitos se le nublan,
pero me abraza.
Sueña que seré algo grande,
Y yo que ella estará
allí para verme.
Cada año, cada paso
es un momento más
junto a ella.
Y yo la quiero,
y ella lo sabe.
Se lo repito diario,
despacito…
Es que ella es importante.
Y si es que ella llora,
es porque es así,
siempre llora
de felicidad…
—  Clara Ajc
Un año mas, no es un año menos a mi vida, simplemente un año mas. ¿Cuál es la diferencia? Sencillo, hoy soy la suma de mis partes que se dividen en 365 dias, y no los restos de 365 historias, renazco no nazco, porque nacer sería iniciar de nuevo y yo no me rompo el cuello mirando hacia atras y menos me alojo en algún si hubiera, al contrario, al renacer me acuerdo de todo aquello que he hecho aprendo, desaprendo y continuo. Un año mas y lo grito a los envidiosos, al desafio, al desatino, a la incertidumbre, a las piedras con las que he tropezado, al frio de una ausencia, a las cicatrices que más que ser eso son trofeos de vivencias de las que he salido adelante. Estoy y avanzo otros 365 pasos que (espero mas tarde que temprano) me llevan a una visita sin retorno al más allá, y el proposito es el mismo: Quien gobierne aquel lugar me reciba con aplausos y honores por la trayectoria de mi vida.
—  Tito Anaya (via- Cumpleaños 22)
Era asombrosa, pero extraña, cuando la conocías no podías quedar más sorprendido respecto a ella. 
De lejos solo parecía"alguien más" pero entonces la conocías y caías de bruces bajo su encanto, un encanto del que ni siquiera era consciente.
Era ciertamente misteriosa, pero no era totalmente así, en realidad, era más bien un amor, era mi amor,y de misteriosa tenía poco, era tan expresiva…
Le gustaba estar a solas con sus libros e historias, le gustaba andar por la casa descalza cantando en voz baja o en voz muy alta sus canciones favoritas, la veías cerrar los ojos y abandonarse a lo que la hacían sentir.
Eso pasaba con ella, te hacía sentir tanto que dolía, que confundía.
Estaba decidida a comerse el mundo detrás de esa apariencia callada y algo distante, detrás de esa sonrisa brillante.
Ojalá la hubieras conocido, amigo mío, era increíble, impredecible.
¿Sabes? Yo estaba decidido a no dejarla ir nunca,me volvía loco de una manera inexplicablemente preciosa.
Ella era simplemente asombrosa.
No preguntes que pasó, porque entonces tendrías que comprender demasiadas cosas, cosas que quedaron solo entre nosotros dos, solo te diré que la quise tanto y ella a mí que la intensidad de ese amor no podía ser.
Fue tanto que simplemente todo explotó, dejándonos lejos, demasiado lejos para regresar al punto de partida.
Por lo que cada quien decidió seguir con su camino.
No preguntes más, ahora cada quien continua, siendo feliz o solo fingiendo serlo. De todo corazón, desearía enserio que ella esté siendo feliz en donde está, que aunque me duela que alumbre a más personas con su sonrisa, que eso no me hace olvidar lo mucho que me gustaba cuando me la dedicaba a mí.
—  Misterioso sin sonido.