planeta salvaje

tres miradas a La planéte Sauvage

Emilio Rodríguez, Nelson Díaz y Mariana Gutiérrez

1.

La planète Sauvage es una película que no deja de sorprender cada vez que uno le presta atención, pero más allá de la problemática de convivencia entre esta raza pseudoanfibia  gigantesca y las reminiscencias de la civilización humana, ahora mascotas incontrolables, me parece súper interesante la cultura Draag y su propósito como civilización.

Creo que los Draags en principio no son muy diferentes a nosotros, se organizan en parejas, tienen entretenimiento, y los niños manifiestan un poliformismo perverso como bien se muestra a lo largo de la película. A primera vista esta cultura parece inteligentemente sostenida, con un consejo organizado y una tecnología de milenios de avance, una realidad de orden y armonía casi utópicas, si me permiten. No se conoce mucho de la religión de esta fascinante cultura, se sabe que hace mucho tiempo en el principio de la era por la que atravesaba la civilización, una persona de esta raza logró trascender en un proceso político y enseño al resto de su pueblo una técnica de meditación particular que luego para todos los Draags será la actividad más relevante de toda su existencia.

Todos estos anfibiodes extraterrestres a una edad particular, (la adolescencia de la especie), adquirirán el conocimiento de la práctica de meditación que representa la madurez intelectual. Y es este punto particular el que me interesa. El fin de esta práctica meditativa me recuerda un poco a los mitos del amor en el banquete escrito por Platón, que de algún modo le han dado forma a la idea del amor en la civilización humana, esto me hace pensar que esta práctica de meditación lleva como filosofía intrínseca un mito del amor totalmente nuevo, surreal, híper-estético, y es que la naturaleza del mito es imaginaria, es una ficción, como resolución de un imposible, en este caso la sexualidad, conformado por una estructura de lenguaje.

La práctica de meditación de la sociedad Draag en general se basa en que una dimensión de ellos (mas mental) viajaba hasta un planeta vecino donde habitaban entidades parecidas a esculturas griegas sin cabeza, lugar donde se posarían las “consciencias” de los interesantes seres azules, estas entidades posaban estáticas y siempre en pareja, y para que los Draags se pudieran reproducir era necesario sostener una danza extra-terrestre y extra-corpórea cada vez que posaban sus conciencias sobre estos cuerpos sin voluntad, que como estatuas atemporales habitaban inertes en un planeta lleno de nada. No es de extrañar que cuando los humanos empiezan a destruir a los gigantes de piel de mármol, los Draags enloquecen a gran escala social. ¿Disolución del mito? ¿Falla del simbólico? ¿Encuentro masivo con lo Real?

Puede ser que esté inventando mucho pero sin duda este film tiene muchas aristas que lo hacen súper interesante y surreal, en esta magia del cine francés de principio de los 70’s cualquier explicación es posible.

2.

Si hay una cuestión que me ha intrigado es el asunto de la moral, de lo bueno y lo malo, así como también la santificación del ser humano, de la cercanía a lo divino del hombre, lo importante que nos creemos, esto último para mi tiene que ver con cómo Dios se hizo parte hombre y el hombre se hizo parte Dios con la figura de Jesucristo, que es Dios encarnado en un ser humano. Esto me hace pensar que si existiera una realidad objetiva, pura, de las ideas podría decir Platón,  entonces, si existiera ese universo puro en realidad Dios podría ser lo que sea. Todo, nada, un sapo, una piedra, en todo caso ha habido y hay muchas maneras de concebir y de hacer existir a Dios, pero la posición del psicoanálisis no es platónica, la realidad se percibe a través del fantasma y tiene estructura de ficción, esto se asemejaría mas a planteamientos Kantianos, o al menos, el podría estar más de acuerdo en eso que Platón.

Pues bien, en esta película animada realizada después de la guerra fría se muestran los Oms (humanos), y a los Draags, estos últimos originarios del planeta donde se desenvuelve la historia que muestra en principio a nuestros semejantes Oms en una posición desfavorable. En ocasiones como animales salvajes, en otras, domesticados o exterminados por los Draags por ser considerados como una amenaza.

Ahora, si bien no quiero dañar la idea principal de la película, que era la de mostrar después de la guerra fría cómo al final de la historia dos sociedades distintas podían estar en paz, yo tomo a los Oms como cualquier animal o especie habitante del planeta, y a los Draags cómo a los humanos de esa realidad y me hace pensar en que tal vez tengamos nuestras propias vidas sobrevaloradas, y esto además de tener impacto en el resto de las especies y ecosistemas,  nos ha convertido en unos seres temerosos de la muerte, o al menos eso pienso yo.

Estamos en un mundo en el que cada momento se compra con gran fe puesta en el mercado, cualquier invento, teoría, idea, o producto, o cualquiera como se quiera llamar, que evite, reduzca, o pacifique la muerte, porque si hay algo en lo que podamos estar de acuerdo es que el tema de ser mortales no es algo sencillo.

También es interesante que el conocimiento, la ciencia, y la tecnología, giraron alrededor de  tener el saber, un saber del control, de la objetividad, que en ese entonces cuando se realizó la película, estaba en auge, y al final, este saber fue la clave para que estas dos sociedades estuvieran en paz. No lo bueno, o lo malo, sino la lucha por el poder, la lucha por ese saber del control en la modernidad.

3.

La planète Sauvage nos aproxima a eso que es interno y externo a la vez. Hay un marcado odio entre dos civilizaciones que a lo largo de la película, revelan tener más de lo que quisieran en común. Llevémoslo a algo concreto: el racismo ¿Qué es el racismo, sino un rechazo del goce del otro, ese goce que es diferente al mío pero que me remite a mi propia naturaleza? Nos quejamos de si los europeos huelen mal, si los asiáticos se reproducen demasiado, y en fin, de la manera de gozar de todos. Pareciera haber una insistencia en unificar lo que a cada uno lo hace particular, en encontrar un modo de gozar universal, bien visto, productivo.

Es inevitable no dividirse ante el conflicto que se genera en esta historia, ¿Cuál cultura es la merecedora del planeta salvaje? ¿Cuál raza? ¿Cuál orden? Y más importante, ¿Por qué? Esta película es perfecta para mostrar algo que por contingencia nos es invisible, el imperialismo de la raza humana como merecedora del planeta tierra. Es perfectamente normal para nosotros acabar con la vida orgánica de otra especie si obstaculizara nuestros fines. ¿Quién no arranca una planta que arruina su jardín? ¿Quién no se deshace de las ratas que ensucian su hogar, o de insectos que dañan su decoración? En ese sentido hay una sobrevaloración de la vida humana, por encima de cualquier otra especie que habite este planeta, pero cuando el conflicto escala a dos subjetividades, a dos ordenamientos simbólicos distintos, la respuesta casi siempre es la misma: guerra.

       

youtube

Imaginemos que estamos en una futuro tal vez no muy lejano o no muy cercano, donde el humano pasa a segundo plano y se vuelve equivalente lo que para nosotros son las hormigas…. al menos a mi me hizo sentir, que somos una casualidad del universo.

la pelí, se llama “planeta salvaje” de Rene Laloux hecha en 1973

youtube

the gaslamp killer - shattering inner journeys

Watch on serialtila.tumblr.com